martes, 18 de julio de 2017

Ha ocurrido

Después de:
  • Descubrir que cuando lees en algunos artículos la palabra "modesta" en realidad quieren decir CUTRE.
  • Saber desde el primer minuto que puse el pie en ese lugar, no quería estar allí, ¡y era en la entrevista!...
  • ... y que una vez ya allí, no podía parar de pensar en largarme.
  • De darle la razón al universo cuando por tercera vez me ha puesto delante a una persona de falsa humildad para encubrir soberbia y, nadie sabe si es por falta o por una sobrada de ego monumental, pero que hace uso de su cargo para hacerte saber que está por encima... sepa o no del tema del que está hablando... que quiera ser el perejil de todas las putas salsas aunque esa salsa no lo lleve... de que crea que tenga gracia cuando a los demás no les hace ni puta ídem... de que vaya pasando los marrones a alguien que está por debajo pero que le da mil vueltas en cuanto a conocimientos y gestión... y que además sea un pelota de puta madre y la mayoría lo sepa, lo vea y lo comente (aunque nunca llegue a quien debería llegar)...  Vaaaaaaale, universo, vale, es así: no congenio, ni congeniaré nunca con este tipo de caracteres. Me rindo a la evidencia, no soy tan adaptable como pensaba y de ahora en adelante los evitaré. Y si no puedo, será mejor que alejes de mí las armas de fuego, la gasolina, los mecheros o cualquier cosa de ser susceptible de ser arrojada para hacer pupita.
  • Saber que, sí, es cierto, he estado distraída, he cometido errores y me avergüenzo. Pero también me he aburrido como una ooooooostra, he fffffflipado con jerarquías y procedimientos eteeeeeernos y esssssstúpidos que hacían inexistente la eficacia y la eficiencia, pero eh, cuidadín, que "es que hay que estandarizarlo". Ya... no sé, tal vez se podrías empezar POR DEJAR A LOS DEMÁS HACER SU PUTO TRABAJO SIN QUE TENGAS QUE RETRASARLO TODO.
  • Oh sí, he descubierto una nueva unidad de medida: el pelo. Un pelo arriba, un pelo abajo...
  • Y el pelito. Un peliiiiito arriba, un peliiiiito abajo... Manda 🍳🍳
  • También el concepto despixelar. Desde aquí hago un llamamiento para que alguien me lo explique o, LE explique al ailuminado, que no existe.
  • Y con Pantonario... oullea.... que debe ser donde van los colores a morir (y mis ganas de seguir viva) directos a la RAE.
    Manda 🍳🍳
  • Pero cuidadín con tener alguna mini-explosión del tipo "estoy harta de estas estupideces" después de llevar toooooda la puñetera mañana, no sólo tú, otras personas también, haciendo cambios, sobre cambios, sobre cambios que te trastornan nivel El Resplandor. Sí, cuidadín, porque antes de que tú puedas recapacitar y pedir disculpas a quien sea para que no se lo tome a mal, porque una tiene conciencia, te acusen de haber dicho algo inapropiado y de mala actitud sin preguntar primero la razón de que lo digas. Primero tira la piedra y luego esconde la manita, cuando te enteras del porqué de esa reacción 😒
  • Para saber estas cosas, tal vez deberías haber estado presente digamos que.... no sé... en algún momento, en vez de estar de reunión en reunión, que no tiene porqué ser necesariamente real/productiva/útil/poner aquí cualquier palabra aplicable.
  • Oh sí, cuando te dicen que "no me gustan los enfrentamientos y estas cosas me producen tensión". Ya bueno, pues tal vez hacer como que diriges un departamento despiporramiento pendiente 3 millones de estandarizaciones jamás iniciadas, añadir más tareas que otros harán por ti y tal y tal... no es el puesto que más te corresponde, aunque te encaaaaaaante tener un título tan laaaaaargo.
  • "No puedo trabajar con personas así" Vaya, pues menuda casualidad, yo tampoco puedo trabajar con personas así. Así como tú.
  • No quiero olvidarme de los trepas. Siempre hay alguno. Oullea. De los que son competitivos hasta para ver quién planta un pino más grande. Besitos.
  • Sorprenderme con no haber sido capaz de encajar en un trabajo ni una mínima parte de mí. Nada. Nothing. Res. Rien.
  • De haber superado jornadas de 8 horas donde unas 6-7 de esas horas no tenía NADA que hacer a pesar de pedirlo porque "espera a que termine de responder este email, pregúntale a..." y que cuando me apoye más en "a..." luego se me eche en cara. Manda 🍳🍳
  • Superar dos gloriosas semanas sin aire acondcionado en plena ola de calor isleño, sin que abran las ventanas, con el ruido de chorrocientos ventiladores grandes y pequeños removiendo aire caliente y humanidad, de estar sudando como una cerrrrrrda mientras te invitan a helados (gran detalle, by the way, pero insuficiente) o, ojito, cuidao, te regalen un puto abanico... y menos mal, porque podrían habernos dicho eso de dobla, dobla, dobla... Repetid conmigo: manda 🍳🍳
  • Que ese aire acondicionado viejuno no se haya puesto hasta junio. Repito, hasta junio, cuando vivimos en un lugar donde en mayo ya sobrepasábamos los 25ºC... Manda 🍳🍳 Será por lo de ser "modesto" (os remito al primer punto de esta bonita lista). Y no se puso hasta junio, no porque no funcionara, ¡por no gastar!. Afortunadamente se cambiaron los aparatos por otros nuevos, pero aún así: Manda 🍳🍳
  • Comprobar que cuando quieren decir "creativo" en realidad quieren decir "ejecutador de MI visión fresquita, modernita, premium, porque no soy diseñador, pero he trabajado con diseñadores". Y yo con una banda de rock, pero aquí me tienes, sin salir de world tour 😒
  • Tener que elevar mi portátil esperando a que haya papel para reciclar de la impresora, para ponerlo debajo del susodicho.
  • Ver un claro favoritismo, que no sólo yo veo, sino que además está comprobado.
  • Y algunas cosas más que han hecho de estos últimos poco más de cuatro meses un puto infffffierno que jamás creí que llegaría a pasar (otra vez, gracias universo por hacer que me dé cuenta de que sí, efectivamente, se puede estar peor).

He dado los 15 días.



Y estoy aliviada, sí. Joder, si lo estoy.

Pero también en un poco en shock, porque jamás en mi vida, cuando he dicho que me iba de algún curro, he vivido una situación tan surrealista.

Que si me iba porque no estaba cómoda. ¡Gallifante para el caballerooooo!

He intentado ser diplomática y he dicho que no he encajado en la empresa, ni la empresa en mí. Demasiada jerarquía, dificultad para ser eficiente... en general y en particular... que reconocía que yo tampoco he sido un hacha... Ya sabéis, a pesar de todo, no quieres irte de malas. 



Y de repente, con "no te lo digo como crítica pero...." ha empezado el monólogo.

Que si he cometido muchos fallos, que no he sido eficiente (me pregunto si sabrán el significado de ese palabro), que no me ha dado responsabilidades porque cree que no puedo asumirlas (sin probarlo ni nada, ahí, con todo su potorro, dando por sentado que no sería capaz), que si no me ha visto relacionarme con los demás (¿y a tí qué carajo te importa con quién me relaciono?), que ha tenido dificultades para comunicarse conmigo (sinceramente, casi que me alegro porque conexión -4573) y que, al loro, esperaba más de mí.


Ya, bueno. El sentimiento es muy mutuo y mucho mutuo. Ya tal.

Más personas de las que te imaginas no te aguantan aquí y de donde vienes. Te rehuyen y hacen el paripé porque de momento parece que eres un protegé. Disfrútalo.

Tiempo al tiempo.

No te lo digo como crítica.



O sí, porque este es mi blog y escribo sobre lo que me sale de las narices.

Así que nada, yo ahí flipándolo, mientras mantenía las formas y no sabía si me estaba sintiendo bastante fatal o me imaginaba más o menos esto:





Bah, es verdad, consiguió que me sintiera incómoda y mala empleada, yo tengo parte de culpa por haberme agobiado pensando que estar ahí sería para el resto de mis días ( = la muerte en vida), en vez de concentrarme en hacer bien un putos banners con un diseño guiado tan horrible que jamás reconoceré que los hice yo*, que es para lo que me pagaban (pero no era esa la moto que me habían vendido).

Aunque, cómo no, otra vez el universo se ha confabulado para hacerme ver que no estaba equivocada, que puedo confiar perfectamente en mis instintos/corazonadas/punch/loquesea. He odiado cada día de ese trabajo y sólo puedo decir:



Pero como no quiero acabar este post de mal rollo, también diré que estoy sssssúper agradecida por:
  • Todo lo que he aprendido: a tener más paciencia, a callarme muchas cosas que hubiera dicho pero que probablemente hubieran provocado mi inmediata expulsión de esas "modestas" oficinas, a identificar aún más a alguien que necesita dejar mal a los demás para estar por encima, a poner cara de póker cuando lo que en realidad pienso es que me parece una gran mierda seca y que, sí, se puede estar peor, pero siempre tendré las fuerzas, el empeño y las ganas de ir para mejor.
  • Esas personas nuevas que he tenido la suerte de conocer (porque SÍ me he relacionado con la gente), con las que tanto me he reído, me he sincerado, se han preocupadao por mí y que no saben cuánto me han ayudado confirmando que he tenido razón todo este tiempo y es que ese sitio no era para mí. Ni yo para ese sitio. Personas maravillosas que se merecen un lugar donde se las valore por cómo son y por los conocimientos, que superan con creces a los de algunos de esos superiores tan rimbombantes. Suerte, os merecéis lo mejor.

Y todo eso para decir que tuve que aceptar este curro porque yo era joven y estúpida y no me quedó más remedio y necesitaba la pasta.


Y creo que algo me dejo por ahí, pero supongo que os hacéis a la idea.








* A día de hoy puedo decir que al menos he conseguido que se aceptaran algunas cosas que considero más que decentes, teniendo en cuenta las circuntancias.

domingo, 2 de julio de 2017

Mes musical y tal

Puede que este año no vaya a poder viajar mucho 😖 pero musicalmente no me puedo quejar.

El mes de junio ha sido especialmente bueno musicalmente hablando. Primero fue el Tone Attack Fest, que se hizo para recaudar fondos para Bull Skull del luthier Vicente Morella, porque unos atontados entraron en su taller a robarle. Pero lo bueno de hacer felices a tantos músicos, es que cuando han de dar el callo, lo dan.

Hombre Lobo Internacional, los fffffabulosos Hattori Hanzo Surf Experience y, haciendo honor a su nombre, Los Frenéticos. Una noche impre-sionante, llena de tone, de reverb, de rock del bueno, mucho bailoteo y un caloraco quepaqué.


No tenéis ni idea de lo que disfruto de estas cosas, música casi artesanal, tan difícil de escuchar en estos días. Sólo los músicos, sus instrumentos y se acabó. Nada pregrabado, nada enlatado. Yo la batería la llevo en corasssssón, pero una buena guitarra me pone hasta las pestañas de punta.

Ni qué decir tiene que me lo pasé genial y que ojalá tuviera más personas con las que poder ir a estas cosas, porque me cuesta la puta vida tener que darle la paliza a alguien para que se apiade de mí y me acompañe.

Bueno, y seguimos con los legendarios The Beach Boys, que fue el regalo de mi parte para SSMom, puesto que ella cumple una semana antes que SSDad y la menda. Pues eso, que nos fuimos las dos a darlo todo con el Good vibrations, Darlin', Surfer Girl y Wouldn't it be nice, entre otras maravillosísimas tonadas surferas que se marcó Mike Love y secuaces. Allí había amor. Verdadero amor por la música, por los días soleados, por la playa, el olor a mar, a crema solar y a cera de las tablas de surf. Lo que para mí viene siendo, la perfección.

Algún día lo conseguiré, no tener que imaginarme estar en esas playas, porque estaré allí.

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el


Alucinantes, leyendas vivas de la música surf con sus edades y con un buen rollo y talento que eso no lo van a tener las siguientes generaciones* por mucho que se empeñen.

Además, mientras les escuchas, ver vídeos originales de su formación inicial con Brian Wilson, los que ya no están, con The Beatles, en programas de televisión, las pelis de Anette Funicello... Un montón de gente mayor, sí, pero también otro montón de gente joven, yeah. Luego estaban los del postureo, que no pueden faltar, sólo para decir que estaban allí. Y luego los culturetas, que no te dejan escuchar ni una puta canción entera si no comenta hasta los arreglos originales que ahora no son los mismos y que antes molaban más y, además, hace de traductor simultáneo a los papás, porque él habla inglés, aunque luego traduzca literalmente al castellano lo que digan... y a cachos.

Menos mal que yo estaba muy metida en mi emoción de "joder, joder, joder, los putos Beach Boys", porque si no le suelto un par de zascas de esos que hacen que mi santa madre se avergüence haberme traído a este mundo cruel y postureísta.

Lo disfruté, pero mucho más porque a SSMom le encantó y eso para mí vale más que cualquier cosa. Hace ya tiempo que a mi madre no le regalo cosas materiales, o al menos lo evito, prefiero regalarle recuerdos. Las cosas se rompen, se pierden, te dejan de gustar, no te las puedes llevar siempre contigo... los recuerdos se quedan. Sobre todo cuando los compartes. Y yo lo de compartir recuerdos con mi familia soy muy fan.

En fin, que ahí no acaba la cosa, queridos. Hace un par de días, estuve disfrutando del flipamiento colectivo que tuvimos todos los presentes que presenciamos el concierto de otras leyendas vivas del rock: Aerosmith.







¿Qué puedo decir?

El concierto de 10. Me refiero a ellos, espectaculares. Steven Tyler es el showman por excelencia, pero Joe Perry... es el puto amo, el genio. Menudo crack.

Fue todo un recorrido por su discografía, con temas legendarios, pasando por esas maravillas de blues que taaaaaaaaanto me gustan. Tyler con todo su glamour rockero, pelazo, pantalones de cortar la circulación, to sexy... pero aquí la menda, por quien ha tenido siempre cuelgue has sido por Perry, que guapo, guapo, no es, pero ayomá... Es el perfil de rockstar clásico que me encanta. Y con ese mechón blanco que lleva... señoraaaaaaassssssss...

Emoción, subidones varios, unas risas, unas palmas, unos bailes, unos air guitar y yo unos air drums, el blues, el rock, momento piano, la gente dándolo todo, Aerosmith más. Steven Tyler eructa de maravilla y puede hacer flexiones que ni yo en mis años mozos**, a Perry sólo le faltó destrozar alguna guitarra contra los altavoces, y el resto de la banda: cojonudos. Hablo sobre todo de Steven y Joe, porque son lo más carismáticos, pero toda la banda estuvo impresionante.

Ni os cuento la que se lio con I don't want to miss a thing, que la cantamos como si estuviéramos en la peli cuando yo sólo puedo acordarme de "esa" escena de La cosa más dulce.



No puedo tomarme en serio esta canción, lo siento.

Como he dicho, el concierto de 10, pero la organización del puto Auditorio Miguel Ríos, es de puta pena. Porque si yo pago para estar en grada, LO MÍNIMO, es que alguien controle quién tiene entrada de grada y quién no. Esto para empezar.

Para continuar diré, que hacía un frío de la hostia. Que me la pela bastante que la semana anterior estuviera Madrid a 40ºC, el frío que hacía era atroz. Menos mal que se nos ocurrió la brillante idea de compranos unos leggings en ese antro consumista*** de Gran Vía, porque íbamos con ropa de verano. De verano mallorquín. De verano mallorquín y trabajando en un sitio CUTRE que no pone el aire acondicionado hasta junio y que, cuando se estropea, no te deja abrir las ventanas, pero eh, te invita a un helado 😒

Así que eso de "tráete una chaquetita que refresca", cuando se lo digáis a uno de las islas, decidle directamente que se traiga un abrigo, zapato cerrado y nada de pantalones cortos. Que así estaba luego Steven Tyler diciendo que hacía un fucking frío y que cómo teníamos los pezones.

Pero vale, eso no es culpa de la organización. Lo que sí es de traca, es que NADIE avisara de que había que comprar una ticket para los autobuses de después, porque había huelga de metro y, hoygan, el auditorio ese está en ca na puta. La expresión mallorquina para decir que está donde Cristo dio las cuatro voces. Pero más p'allá. La policía diciendo que bajáramos la puta cuesta que habíamos subido previamente a toda hostia, a riesgo de escupir medio corazón, porque con la mencionada huelga de metro, todo iba de puta pena, que más p'abajo habían reforazdo el servicio de bus.

Y UNA MIERDA.

Allí se formó un pifostio de coches que JAMÁS habíamos visto (básicamente porque si se monta eso en Mallorca, se nos salen los coches de la isla). Ni un bus, ni taxi, ni uber, ni su puta madre. La gente parando coches particulares a ver si los podían acercar a Madrid. EL FRIACO. Ni por teléfono, ni por app, no se podía conseguir transporte privado proque estaba todo saturado. HORA Y MEDIA esperando a la intemperie y vimos cómo uno de esos buses del ticket que nadie nos avisó con la entrada (#nuncateloperdonaréticketmasterdeloscojones), tardó 45 minutos en recorrer 100 metros.

¿Por qué?

Pues porque a la policía no se le ocurre otra cosa nada más que ponerse a hacer un control de alcoholemía, obviamente por la salida más concurrida. Sin dejar un carril libre o pensar cómo hostias dejar pasar a los que no pensaban parar. De manera que era imposible salir de alí y dejar entrar a otros vehículos.

Hora y media después, mi amiga casi se tira en medio de la carretera, desde la parada de los supuestos buses de refuerzo que iban a llegar (y que JAMÁS llegaron), para parar un taxi que nos dijo lo que estaba psando y nos advirtió que iríamos por otro sitio, para que no nos asustáramos por el voltazo que íbamos a dar. El taxista más majo que las pesetas rubias, con su música de salsa, dándonos conversación y que nos dejaba en el hotel rapidito. A él le gusta el frío, pero se cerró su ventana para que entráramos en calor. Tenía taaaaaaanto frío, que intentando encontrar transporte en las app, el tlf ya no notaba el tacto de mis dedos.

Cuando vimos el atascazo supino que habían montado los de la policía... ¿en serio?... ¿EN SERIO LO MONTAS EN UN LUGAR DE UN SOLO CARRIL DESPUÉS DE UN CONCIERTO DE CHORROCIENTAS MIL PERSONAS EN UN PUEBLO DE A TOMAR POR CULO SIN OTRO MEDIO DE TRANSPORTE?

El fliple era muy alucinante y mucho alucinante.

Eran ya cerca de las 2 de la mañana, ni cenamos, directas a la cama a caer en coma.

A un concierto allí va a volver su puta madre.

Por suerte, quitando EL FRIACO, es así queridos madrileños, hacía frío, vuestro calor es seco y pica, no como el nuestro que es húmedo, pero vuestra sombra ha sido fría de cojones, todo fue fenomenal. Y eso de llegar como mucho a 22 grados, sólo lo entiende un mallorquín en marzo, pero en julio, nones. Dejad de intentar venderme la moto de que "se está muy bien así". Si se está tan bien así, ¿qué coño hacéis todos lo veranos yéndoos a las playas del Mediterráneo?

De buen rollo y desde el cariño.



Nos pusimos hasta arriba en el Yakitoro y el Wagamama (nuestra primera vez en Spain, es mucho menos picante, pero rico todo y la camarera con tatujaes old school de rosas en el antebrazo izquierdo, un encanto), pasé por La Fiambrera, muy fan de este sitio y de allí salió un regalito sorpresa por mi cumple (futuras fotos en mi Instagram) y disfrutando del ambiente festivo del World Pride 2017. ¡Qué grande!

Porque, ¿qué porras me importa a mí a quien quieras o con quiente vayas a la cama si eres una persona maravillosa tal como eres? Y me da igual si eres mujer, hombre, mujer en cuerpo de hombre u hombre en cuerpo de mujer. Me da igual, eso no es lo importante. Lo important es que todas las peronas deberíamos respetarnos por lo que realmento somos y nos hace sentir bien.

Y porque aunque yo sea una rancia y me cuesta mucho aceptar abrazos y muestras de cariño, reconozco que al final #LOVEWINS

Seas quien seas.





* excepciones, haberlas, haylas, pero... todos sabemos que talento y autotune no van de la mano ✊

** y ni aunque hubiera podido entonces, porque ooooodio el ejercicio repetitivo

*** al que solo he ido 3 veces en toda mi vida y mi gasto total asciende a 10€