viernes, 17 de febrero de 2017

MaraDubs, edición viernes

- ¡¿QUÉ DÍA ES HOY?!

- ¡VIERNEEEEEES! 

- ¡¿QUÉ SIGNIFICA?! 

- ¡FINDEEEEEE! 

- ¡¿Y QUÉ QUEREMOS?! 

- ¡QUE RICKY MARTIN SEA HETERO! 🙏🏼



Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el



Lo siento... No, es mentira, no lo siento. Me gusta Dubsmash, es la última pardalada a la que me he enganchado. Tengo chorrocientos dubs.

Pero, eh, yo controlo. Esto yo lo dejo cuando quiera.

Lo que pasa es que de momento no quiero. ¡JA! 👅

 

miércoles, 15 de febrero de 2017

Autobombo

Así es, nenis, hoy paso de contaros sobre los Bafta porque me parecen súper aburridos. Ya si acaso a final de semana y tal.

Ahora mismo lo que me apetece es enseñaros mi último trabajo, porque me voy a dedicar a hacer una serie (no sé si larga o corta, ya veré, todo dependerá del flow que me lleve) de remodelaciones o customizaciones de pin-ups clásicas.

Sí, básicamente lo que hago cada año para protagonizar la cabecera de mi blog, pero esta vez me he decidido a hacerlo por que sí. Porque la verdad es que me lo paso muy bien cambiendo, añadiendo (lo que más, para mí nuncan tienen suficientes tetas, excepto la de este año, Wanda, que no le he tenido que aumentar nada), quitando y todo lo que haga falta.

Esta vez me he decidido por una preciosa chica de Pearl Frush. Súper mona y coqueta.



Y así ha quedado después de hacerle un extreme makeover de los míos 💅👠💄


Ahí está. Ahora le gustan las fustas, los tacones más altos y finos y tatuada, por supuesto. Espero que lo paséis bien buscando las diferencias 😂

Pues eso, que a esto me he dedicado en vez de repasarme la alfombra de los Bafta. ¿Qué coño pasa este año? El sosismo se ha instalado en este tipo de eventos. Ya sólo me quedan los Oscar para remontar la anonidez y aburrimiento de trapos.

Y nada, que aquí os pongo algunas de las cosicas que podéis encontrar en mi apartado de RedBubble con esta señora modernizada.








Y hasta aquí mi autobombo de hoy. Porque sí, porque yo lo valgo y para eso esto es mi blog.

lunes, 13 de febrero de 2017

Grammy 2017

Mi entrega de premios más favorita de todo el año. Los Oscar, guay, sí, pero los Grammy son los premios de la música y todos sabéis lo que yo en realidad soy: una futura rockstar. Por tanto, tengo más que ensayado mi discurso de agradecimiento para cuando llegue el momento.

Más vale prevenir.

Como ya pasara con los Golden Globes, la alfombra roja ha sido bastante insulsa, así que casi que esto va a ser muy, muy aburrido. No hay emoción. PERO, tengo que deciros, que va a suceder algo por primera vez en la historia de mis crónicas alfombriles. Ya veréis.

Las actuaciones bien. Pero si sabéis quiénes han actuado, sabréis que me voy a pasar por el forro el desastre de Metallica y Lady Gaga Plasta. No puedo con ella, lo destrozó todo y me da igual lo que me digáis. Payasa. Basura.

Yo soy James Hetfield, desenchufo la puta guitarra y me largo dejando a la pedorra esa hacer la mierda que estaba haciendo.

Estoy indiganada.

Ni lo voy a linkear.

Adele, vale, bien. No la odio. Pero es cansina. Y no puedo con eso. Ahora, el pedazo homenaje que le hizo a mi querido George Michael... los pelos como escarpias... Y a todos nos dio igual que te equivocaras y quisieras empezar de nuevo. Hiciste lo correcto.



Y Beyoncé, jo-der, mirad que tampoco es que sea ultra-mega-fan de ella, pero reconozco que la tía se lo sabe montar muy, muy bien. Su puesta en escena fue maravillosa, no estoy muy puesta en sus canciones, pero me pareció todo muy conceptual y que quedaba muy bien.

También tengo que decir que lo suyo ya es un poco de falsa modesita a lo Meryl Streep. Porque la tipa sabe que tiene talento, que es buena y que eso no se lo van a discutir. Sea quien sea. Nadie va a discutir que Beyoncé es un artista portentosa. La tía se lo curra y no hay anda al azar. Ha debido de ser un hostiazo muy grande que no le dieran el premio al mejor álbum y se lo dieran a Adele, que han dado taaaaaaanto coñazo con su álbum 25, que ya parece que es viejo. Adele, desde el cariño, pesada.

Pero que tú, Bey, querida, me vengas ahora con el palo de la imagen de virgen, de figura de máxima representatividad de la maternidad y blablablá... Bueno, yo he disfrutado de esta actuación, pero ya sé del peñazo que nos van a dar por todas partes hasta que esta señora tenga a sus gemelos.

Y bueno, luego cuando consigan las primeras fotos de los susodichos. PE-ÑA-ZO.

Eso sí, me rindo a esta actuación. Jefaza.


Beyonce 59th Annual GRAMMYs 2017 Live Performance por leiadiehl


Pero ahora, ay ahora, AHORA llega el turno de profesar mi amorrrrrr y todo lo que le tengo que profesar a...



¡Mi BruBru! Mi adorado 😍Bruno Mars😍, mi BruBru, my future husband, que no sólo actuó una, si no dos veces. Una para hacerle este pedazo de homenaje a otro de mis grandes ídolos que tampoco están ya este año, Prince (directos al minuto 3:30, pero el previo también mola, lo sepáis).


The Grammys Pay Tribute To Prince por videosuploaded


Artistón. Talentazo. Temazo. El puto amo. Me lo como.

¿Alquien puede decirme algo que este chaval no haga bien?.

Pero ahí no se queda la cosa queridos. No. Luego subió al escenario, en chándal, vale, lo puedo pasar, porque yo sé que cantaba directamente para mí. Pa la menda. Toh locah me tieneh! (el vídeo es una porquería, pero aún no han soltado los derechos del original para poderse reproducir fuera de Estados Unidos, en cuanto pueda, os lo pongo*).




Se acerca San Valientín y sé que me lo ha querido dedicar aunque estemos lejos. Más adorable y picaruelo que es... Y es que encima estamos hechos a medida. Casi a escala diría yo.

BruBru... pichón... call me!


Sí, incluso con esas pintas, con chándal... sin nada. Tú llámame 😉😉

Ains... qué subidón... con todo el amorrrr que yo tengo para darrrrr... estoy segurísima de que él es mi ÉL. Talmente.


Total, la lista de ganadores, aquí, y yo a lo mío que es hacer el repaso a la alfombra roja. Aunque obviamente, ya os habréis dado cuenta de que de estos premios es lo que menos me importa.

Voy a empezar con las Meh, para que se me pase un poco el subidón pre-boda-con-BruBru-que-él-todavía-no-sabe-que-ocurrirá.



Tinashe (Alexander Wang)... pues chica, es que ni fu, ni fa. Esto es un vestido negro con unos cortes y unos tirantes cruzados y poco más. Demasiado normalero para lo que podrías haber llevado teniendo en cuenta que a lo mejor el año que viene no te recuerda ni el tato.

Maren Morris: "Conmigo no te puedes meter porque vengo de morado, tu color favorito, ese sexy a tope de power, con sus transparencias y su espaldas descubierta y... " MEEEEEEEEH... más de lo mismo darling. Más. De. Lo. Mismo.

Trace Lysette, ese traje NO es para llevar a los premios más grandes de la música. Póntelo para una puñetera after party pero no para la puñetera ceremonia. Sólo estás aquí porque no es horrible. Y Laverne Cox (Bryan Hearns)... tía... qué te costaba alargarle la falda a  ese vestidazo. Con ese cuerpazo. Con ese pelazo... con todo ese -azo que tú tienes. Que no.



¡Hola pavisosa! "No soy pavivosa, me llamo Camilla Cabello y... " sí, sí, sí, te has ido de una banda prefabricada de chicas porque te crees mejor que ellas y tú vales más que para compartir tu talento con unas paludas que sólo quieren enseñar cacha. "Bueno, es que soy mejor". No me importa lo más mínimo, has venido vestida de comunión y no era el momento. "¡Pero si mi vestido es muy bonito!". Ya, y por una vez no tienes que ir conjuntada con las otras. "Cierto". Meeeeeeh.

Kristin Cavalari... "Yo soy madre de tres hijos y fíjate que tipazo tengo y... " Me la pelas, es un vestido negro con escotazo llevado por una rubia que ni se dedica a la música ni nada de nada. Que te pires.

Kelsea Ballerino (nes de Santo), no me voy a meter contigo querida, porque el vestido es muy mono. Pero, ¿sabes qué pasa?. Es que ya esta muy visto. Y ese pelo a lo Drew Barrimore (por cierto, que pestiño Santa Clarita Diet, aburrida como ella sola esa serie, menuda decepción) ya está tope visto y tal, ¿sabes?. Pues eso.

Katherin McPhee, tú te has puesto tetas, confiesa. En fin, que lo que llevas no lo recordaré el año que viene ni nunca. Y que no sé qué pintas aquí si tú ya ni cantas o nadie te escucha o lo que sea.


Señoras, esas que da igual lo que se pongan, tienen unos ovarios tan gordos que a ver quién les elige el modelito.


Dile tú a Rihana (Armani Privé) que eso le queda mal y que se ponga otra cosa. Te va a mandar a la mierda en menos tiempo de lo que tarda en enrrollarse con Drake, hacerlo público y luego dejarlo colgado. Así es ella. Pero RiRi, tengo que decir, que a mí esto que llevas me gusta. De verdad, me gusta pero estás aquí porque tú eres Señora y nadie te quita ya eso.

Andra Day suele tener un estilo retro que me alucina, pero hoy querida, la has pifiado con ese pelo a Liz Taylor y una de sus túnicas mal cortadas. Mancanta que tenga un degradado tan bonito en esos tonos anaranjados, muy fan, y que lo hayas combinado con un azul pastel para las uñas y los zapatos. Hasta ahí, genial. pero el conjunto es algo así como espantoso.


Perdonadme que os diga, pero aquí la Señora entre las Señoras es Solange, que es la hermana alternativa y conceptual de Bey. A ella se la pela si tiene que venir envuelta en una manta térmica de esas que dan en las ambulancias (Gucci) como si son unos visillos de rayas. Di que sí, coño, porque encima yo creo que te quedan de puta madre. Muy fan de Solange, nenis, muy fan. De ella y todo su me importa un pepino (= una mierda).



Cortas, Cortitas.


Taraji P Henson, ídola, pero no con este Marc Jacobs. Lo siento. Aquí yo esperaba tu lado más Cookie. 

Giuliana Rancic, es todo tan artificial... la maldita pose, el triple contouring que llevas, ese pelo perfectamente colocado... El vestido NO es para los Grammy. Pero me gusta.

Heidi Klum (Philip Plein), no a esos zapatrancos, LO PRIMERO. Y no a ese vestido insulso para este tipo de evento.

Tori Kelly, y esto que me llevas, para cuando vayas a un cóctel o alguna mierda de club de campo, pero no para los putos Grammy. 

Me desquiciais.



Separadas al nacer, unidas por... CASI el mismo vestido.


Faith Hill (chica, dile a tu marío, Tim McGraw, que se mire al talla del sombreraco)
vs
Carrie Underwood (Elie Madi)


Rojo, raja frontal, escote delantero, manga larga... si las miras así un poco de reojo, dan el pego. 

Faith, vigila el largo de la falda, así no. Carrie, esas mangas no.



Me gusta.


Chrissy Teigen (Roberto Cavalli) siempre suele ser una de mis favoritas. Y esta vez también lo ha sido. Mancanta ese vestido. Y ella también mancanta, tiene un sentido del humor muy divertido y lo ha usado muchas veces para ir repartiendo unos zascas muy grandes. Ay, y ese John Legend que tiene por marido... ¡qué asco me dáis de lo monos que sois juntos!

Bey y su Jay. Ahí esta sella, con su bombo y cubiertísima de lentejuelas rojas. Está estupenda.

Jennifer Lopez (Ralph and Russo Couture). A ver, yo este vestido lo veo más para unos Oscar, pero me vale. A lo mejor la floritura del cuello es como too much, pero me gusta mucho el vestido jamía. ¿Te has puesto tetas?. estoy muy obsesionada últimamente con el temamen de las famosas.

Demi Lovato (Julien MacDonald), muy, muy fan de tu vestido de ganchillo. ¿Qué os ha dado a todas ahora por este tipo de escote?. Es por curiosidad, a mí me parece estupendo. Todo escote me parece una buena idea. Y tu vestido me lo quedo. Es un HMLP (Hoy Me Lo Pondría).


Sí, pero no.



Kat Graham (Jean Paul Gaultier), quiero que sepas que estoy muy a favor de las rayas y que tu vestido me gusta. Pero hay algo que falla y me parece que es que lo prefiero todo largo y que tal vez la cola esté detrás. Queda raro. Algo está falland ahí. ¿Te queda un pelín ancho, tal vez?

Lea Michelle (Roberto Cavalli), este rollito folk, no sé yo si es el más apropiado. Tal vez para los premios del country o algo así. Pero claro, es que tú no cantas country. Así que cómo lo vas a llevar allí si no te invitan. No sé, Este no es el lugar. Y la falda, a mi entender, no está bien estrechada en las caderas, queda como colgandera. No me termina de convencer.

A ver, aquí tenemos a la que yo creo que será una de las futuras malcriadas de las nuevas generaciones de hijos de famosos. Convierte ese mono-loquesea en un vestido. Si quieres déjale los dos cortes frontales. convierte ese escote en halte y deja la espalda descubierta. Así sí. O déjalo en mono pero sin cortes. Así también me valdría. No sé, a veces Balmain, por mucho que lo lleven las Kardashian, tampoco es para tanto.


Llegó el momento del espantajismo, que esto ha estado escarchadito, queridos. Las Espantajas.


Rose McGowan... la verdad... yo te prefería con la redecilla esa que llevaste cuando salías con Marilyn Manson más que este rollito Matrix trasnochado.

Adelen, jamía, para una vez que no vas de negro. Justamente este vestido en negro hubiera pasado totalemnte desapercibido a mi radar. Pero en este color... que no me desgrada para nada... no... en serio, tienes que buscarte un estilista. Por favor. Y dejar de hacer canciones en las que te deja tu novio o lloras porque no tienes novio o lo que sea.

Big Freedia, ¿en serio tengo que explicarlo?.


Halsey (Christian Wijnants), en pijama. Ya está.

Celine Dion le robó el vestido a Joan Collins de cuando hacía de Alexis Carrington. No puedo creerme que eso sea de Zuhair Murad.

Charli XCX (Vivienne Westwood), hizo lo mismo que Celine.



Lady Gaga Plasta creyéndose guay. Y eso. Qué pedrada tiene la pobre.

Katy Perry, decepcionante. ¿De qué mierrrrrda va? No sólo ha caído en la chorrada de convertirse en rubia platino, que me ha perdido todas sus curvas maravillosas y posa con cara de atontada, es que ahora ya va de moderna, de llevar obritas de arte de la moda. Y lo peor es que es de Tom Ford. Vais a acabar con mi vida. No, en serio, Katy, ¿por qué?. Tom, ¿por qué?.

Pero si todas estas titis os han parecido espantajas... esperad, porque la auténtica Reina Espantaja os va a dejar con las patas colgando.


Joy Villa (Andre Soriano), la tipa que más sola debió estar en toda la puta gala. Ahí la vemos con un delantal al que le ha añadido unos tules laterales por los que podemos ver perfectamente las bragas. Con todo su coño, va y se pone semejante esperpento y encima mostrando su apoyo al hombre Cheeto, que, entre otras cosas, está totalmente en contra de las artes, los derechos de la mujer, otras religiones y razas... Allá tú querida, pero si esto lo has hecho para conseguir que se diga tu nombre, lo has conseguido, pero que sepas que pasarás a la historia como "la tontaldelantal del racista ese".

Una tendría una pedrada, pero tú tienes un guantazo bien dao.



Ha llegado el momento que tanto me gusta y es el momento de las Superstars. Me fffffflipa esta parte. Pero es que te año ocurre una cosita, que aquí no hay más que Reina Superstar. Es así y me tengo que rendir ante la envidencia. Y además, es que por primera vez, la elegida ya ha aparecido en otra categoía. Yo tampoco me lo puedo creer, pero es que es así y yo me rindo a la evidencia. Rendíos vosotros también.

Queen Bey is here.

Me en-can-ta.

Un más es más, EL dorado, las transparencias, los bordados, las flores metálicas y el halo, los pulserones y collarones... Ahí la tenéis. Y, repito, yo sin ser especialemtne fan, tengo que reconocer que esta mujer está impresionante y que no ha  habido ninguna otra que la haya superado. Este look no es de la alfombra roja, pero se lo podría haber puesto perfectamente. 

No puedo dejar de mirar toda la pieza en su conjunto. Es absolutamente maravillosa.



Y ya si eso, mañana los Bafta, pero me he quedao de un agusto con los Grammy este año....








* Aquí el vídeo de su actuación en los AMA del año pasado y está brrrrrutal.

lunes, 6 de febrero de 2017

Los Goya y Super Bowl 2017

Sobre los Goya:

- Me han aburrido. 

- No puedo con Dani Rovira. 

- Ridículos los 👠 👠
 
- La alfombra roja me ha parecido insulsa e irrelevante. 

- Felicidades Raúl Arévalo 👏🏼👏🏼👏🏼



Sobre la Super Bowl.

- El partido me la pela...

- ... pero yo quería que ganaran los Falcons, porque el Brady me cae como el puto culo.

- Y su señora también.

- Lady Gaga Plasta me es indiferentes haga lo que haga.



Paso dedicar tiempo a estas inutilidades.


Y esto es todo lo que voy a decir este año de ambos eventos.




 
Chimpún.

jueves, 2 de febrero de 2017

MaraDubs

Yo ensayando para cuando tenga mi fabuloso puesto ambulante de bragas.

Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Prefiero mi lado mamarracha a dejar que el pánico me venza.

Chimpún.

martes, 31 de enero de 2017

Mi vecindario



TH: ¡Hoooolaquétal!

MJ: ¡Voooooy! ¡Un momentitooooo!

TH: Abre que hace una rasca que no veasssss...

Ding-dong, ding-dong, ding-doooong...

MJ: ¡Par favaaaar! ¿Quién coño será? Pesao de m... ¡MADRE MÍA!

TH: Ay, porfa, déjame pasar que me ha pillado la lluvia, no encuentro las llaves de casa...

MJ: ¡MADRE MÍA!

TH: ... chica, que me he liao, como en el rodaje llevo tan poca ropa, luego no me acostumbro a los bolsillos...

MJ: ¡MA-DRE MÍ-AAAAAAA!

TH: ¿Pero por qué repites eso todo el rato?

MJ: Porque eres Tom Hardy.

TH: Sí, el mismo. Soy yo. Sí. Tom Hardy.

MJ: ¡MADR...

TH: Si vuelves a decir ¡MADRE MÍA!, me piro.

MJ: Uy, no, no, nooooo... Con el frío que hace ahí fuera y tú ahí tan... mojado... tan...

TH: ¿Tan?

MJ: Eeeeehhhh... a ver, quítate la camisa... que no se te borren los tatuajes estos tan gonicos que tienes.

TH: Gracias guapa, menudo favor me haces.

MJ: Ya te digo... favor... uno... mínimo...

TH: ¿Cómo?

MJ: Veo Taboo.

TH: ¿Ah sí? ¿Y qué te parece? Yo creo que hago un personaje con mucha profundidad. Con un trasfondo complicado y un pasado que le atormenta. Muy dramático y ambientado en una época que ya de por sí lleva una dureza intrínseca que se ha tratado muy poco. ¿Qué opinas?

MJ: Mmmmmpppfffff.... - es lo que pasa cuando tú sólo oyes blablabla y por tu cabeza sólo aparece estooooooo

TH: ¿Eh? ¿Tú qué opinas?

MJ: Veo Taboo.

TH: Ya, ¿pero dime qué opinas?

MJ: Que tengo yo por aquí una batamanta que te va a quitar el frío y toh er sentío... (y lo que yo te diga moreno)




Pd: Tom Hardy... call me!




******************************


En el Hoooolaquétal anterior: Pita Taukatofua
(el muchacho de Tonga en los JJOO)

  

******************************

jueves, 26 de enero de 2017

Necesito que salga el sol

Mi vida es un puro aburrimiento últimamente. Es así.

Este año tuve la deferencia de regalar mi presencia en las últimas fiestas de Sant Sebastià, que es el patrón de Palma (solo Palma, sin Mallorca). Y claro, esto se debía, básicamente, a que después de que mi campaña para que la gente votara por los Hattori Hanzo Surf Experience para actuar en uno de los escenarios surtiera efecto... Pues oye, tenía que ir. Para saborear el triundo del trabajo bien hecho.

Que me bromean con convertirme en la que parta la pana con la comunicación de la banda, pero yo voy a seros muy sincera, nenis: estaría más que encantada de la vida. Porque si algo me mola, me sale de por todas partes que todo quisqui los disfrute tanto como yo. Por si no lo había dejado cris-ta-li-no antes. Así que, ahí lo dejo.

Total, que fui. Y me lo pasé estupendamente. Que con el fresquete que hacía y habiéndose pasado todo el sssssanto día lloviendo, estuvo muy bien que parara para que estos gañanes lo dieran todo.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Pues tal cual, acabé con unos sudores y unos calores de esos en los que, si es por ti, te despelotas para aclimatarte. Pero tu lado "adulto" (la voz de tu madre en tu cabeza, más bien) te dice que como lo hagas te vas a resfriar y ya no estás para esos inconvenientes. Que llevo todo el santo invierno tomándome mi brebaje de cúrcuma y demás especias, y ahí sigo resistiendo cual jabata. Inaudito, yo que caigo, mínimo, dos veces al año en sendos resfriados semi-mortales.

A parte de eso, me obsesioné muchísimo con mi nuevo vinilo, el de Los Mambo Jambo. Porque en un mundo donde el reguetón se considera música, alguien tiene que mantener un mínimo de calidad.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y qué coño, el disco está diseñado por Iván Castro, el fucking master del lettering, y que tuve el placer de ver en una charla el septiembre pasado. Yeah.

El tiempo fue una movida muy tocha en esta isla. Se lio pardísima. Que no, no era por la nieve, a la que me negué en redondo a ir a ver, igual que hice con las putas luces de navidad. Me toca los cojones y ya está.

El caso es que aquí pasó un vendaval que ni en la granja de Dorothy en Kansas. Casi me mata la planta esa del dinero que SSMom me coló vilmente en mi balcón. Mis cactus anegados... y no salió todo volando porque sacrifiqué mi calor personal saliendo para meterlos en casa y protegerlos.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Un frío... ¡Un ffffffrío!... Aquí no estamos acostumbrados. Ni con humedad, ni sin humedad. Que no, joder, que no estamos acostumbrados a estar por debajo de los diez/quince grados. Y no voy a decir nada sobre la factura de la luz, porque yo me he tenido que poner una cuota fija o no me llega para pagar la puta factura. Por primera vez en el tiempo que llevo viviendo en MaraMansion, he tenido que usar la bomba de calor. Y yo odio el aire caliente.

Sin contar con que toda yo estaba envuelta en diferentes prendas polares y entre sábanas nórdicas, el edredón y una magnífica combinación entre la batamanta y la manta más amorosa del mundo, he podido sobrevivir.

Estoy más que preparada para protagonizar la segunda parte del anuncio de Amstel.

Salir, he salido poco de mi madriguera. Durante un rato estuve entretenida, aprovechando las poquísimas veces que me he visto obligada a soportar el temporal... y que me había maquillado... tuve mi momento egocéntrico y estuve haciéndose selfies. Maravillándome de que, para que salga una sola foto decente, haya tenido que tomar chorrocientas.

Nada de filtros, solo luces y eso. Juro.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Y también quiero deciros que soy una enferma del Dubsmash. Hace poco que me he puesto a compartir alguno, pero una vez hecho, from lost to the river.

Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Así que, desde hoy, queda inaugurada una nueva etiqueta: MaraDubs. Os pienso martirizar de vez en cuando, según me dé.

Y ya, para acabar, sí, Frida sigue siendo una de mis fuentes de alegría, amorssssote y risas.

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el





Os dejo con una de mis piezas más prefes de Los Mambo Jambo, que no es del disco que os he puesto arriba, pero a ver si os pica la curiosidad y os hacéis fanes*



Fucking chimpún.



* Igual que de los fabulosos Hattori Hanzo Surf Experience ;)

lunes, 16 de enero de 2017

El tiempo

No voy a hablar del frío, porque ya sabéis el profundo horror que me produce y lo que pienso del jodido invierno.



Ni qué decir tiene que yo ya estoy esperando el siguiente verano desde noviembre.

Yo me refiero al tiempo, ese que pasa, no a la meteorología. Pues dicen que el tiempo lo cura todo o que pone todo en su sitio.

La verdad es que he terminado aceptando que esos dichos tienen su razón.

A ver, que no es que no me lo creyera antes, a mí lo que me jode es tener que esperar. Porque cuando quiero algo y lo quiero mucho, tiene que ser cuanto antes. No lo puedo evitar.



Durante mi vida he tenido altibajos. Cuando he estado arriba, todo lo arriba que haya podido llegar, ha sido muy, muy guay. De un guay que he disfrutado, pero dado mis experiencias, un poco sospechando si eso no sería demasiado bueno. Cuando he estado abajo, todo lo abajo que yo haya podido llegar, ha sido horrible. De esas maneras en que sólo piensas que no podrás superarlo y que cada vez duele más todo.

Pero no os equivoquéis, he sido y soy feliz. Mi vida no ha sido desgraciada. Todo lo contrario. No importa si no he tenido suerte en el amor o no he conseguido sentir que encaje del todo en ningún lugar, he sido y soy feliz. Y seguiré siendo feliz. No sé si será por la edad, pero tengo la sensación de que seguiré siendo feliz y, aunque sabiendo que no se puede ser feliz todo el rato, soy una tipa con suerte. Mi naturaleza, por lo visto, no me permite estar abajo todo el rato. Aunque sé perfectamente que si algo me preocupa, me puede afectar profundamente.

Tal vez sea porque sé demasiado bien cómo se siente una cuando está abajo. La tristeza, desesperación, debilidad e impotencia que que te invade por dentro y que a veces es tan fuerte que no hay fuerza humana que te haga pensar que las cosas puedan ir a mejor.

Pero, como os he dicho soy feliz. Aunque empiezo a ver un poco cómo el pánico me acecha. El tema empleo no se está solucionando y, aunque estoy activa y siguiendo p'alante, me da miedo no saber mantener la compostura.


No sé, intento no pensar mucho en este tema, porque ya me he visto antes así. Y fue un periodo bastante largo que me hizo conocer muy de cerca la desesperación y el pensar que por mucho que lo intentara, no valía la pena.

Me ha costado mucho llegar a donde estoy. No voy a compararme con nadie, es cosa mía, yo me lo he currado, yo lo he luchado. Mis problemas de autoestima, de ser más o menos prudente o más o menos temeraria, si he tenido o no autoconfianza... ha influido claramente en lo que soy ahora. Ni más ni menos. 

¿Querría haberme ido a estudiar en una universidad fuera de aquí? Seguramente, si me hubiera sentido menos acobardada. ¿Que me hubiera gustado haber hecho algún Erasmus? También, pero no me moví por un círculo donde hiciera especial ilusión y yo, la verdad, estaba tan perdida que ni se me ocurrió planteármelo. ¿Tener más iniciativa y menos miedos? Totalmente, pero supongo que no estaba preparada. Cada uno requiere de sus procesos y sus tiempos. Algunos necesitan más tiempo, otros menos. Lo importante es llegar. Aunque cuando dicen que nunca es tarde... Yo creo que sí, que a veces sí se hace tarde. No se puede ser tan jodidamente positivo, coño. Hay que reconocer que a veces las cosas se nos pasan y cuando las queremos coger, ya no llegamos. Es así y hay que aceptarlo. 



Pero también es cierto, que si bien puedes ponerte las pilas y apretar el paso para poder alcanzar aquello que se haya podido pasar, hay otras veces que ya puedes ser medallista olímpico, que no llegas ni de coña. Pero tampoco pasa nada. Te puedes lamentar y te puedes sentir muy hundida, triste y como que todo se ha acabado. Pero llega un momento en que te tienes que dar cuenta, porque tienes que darte cuenta, que hay más cosas que todavía están ahí y otras que te pueden llegar. En ti está la decisión de dejarlas pasar. O no.

¿Por qué os cuento esto? Este blog tiene ya unos cuantos añitos. Me han pasado muchas cosas. He pasado por diferentes fases, diferentes personas han pasado por mi vida y yo por las suyas, con mayor o menor éxito. He reído un montón y he llorado otro montón. He estado triste, pero cuando he sido feliz, cada vez ha sido mejor, porque me han pasado cosas que jamás pensé que me pasarían.

Cuando yo empecé este blog, lo hice en plan "¿a ver qué pasa?". Nunca pensé que esto se pudiera alargar. Os he contado unas mierdas muy grandes en parrafadas demasiado largas. Aún recuerdo la época en que me pegó por poner cada párrafo de un color diferente. Hacía porquerías con el Paint antes de aprender por mi cuenta un poco de Photoshop. Luego me quise meter con el aspecto del blog y destrocé varias veces el html de la plantilla. Viví el boom de los blogs y recibía muchas visitas, no sé cómo, la verdad. Os he mostrado mi entusiasmo cuando me he ido de concierto, sabéis de sobra que bebo los vientos por U2 en particular y el rock en general, la ilusión con la que preparo las maletas cuando me voy de viaje o tengo la suerte de quedar con amigos, meterme en algún sarao o que, cuando me cabreo, el número de tacos por frase puede multiplicar mi disparo normal.

Os habéis zampado mi andanzas cuando me decidí a dejar un carrera aburridísima en la universidad para estudiar diseño gráfico, cuando me he convertido en diseñadora, la pedorreces que he podido hacer os las he mostrado, mis obsesiones y fijaciones, mis crónicas alfombriles, de cuando he hecho saber al mundo entero lo hasta el coño que estoy de que me pregunten que porqué no quiero ser madre, lo muchísimo que me gusta vivir en MaraMansion y habéis disfrutado de las preciosas pin-ups que han ido protagonizando año tras año la cabecera de este blog. Sois gente paciente.


Y también me he desahogado confesando que he tenido depresión, que estuve con alguien que me maltrató psicológicamente, de lo diferente que soy a mi familia, de lo sola que me siento, lo que me ha costado aceptar la desaparición de amistades, que perdí el control de mis sentimientos hacia una persona con la que sabía que no iba a haber nada más y que, aunque mi abuela falleciera hace ya 16 años, sigo pensando en ella prácticamente cada día.

Lo que no os he contado es que todas esas cosas que me han pasado, buenas y malas, tal vez no no las habría podido contar si una decisión que tomé en su día, me hubiera salido bien.

Para empezar, SSBro ahora sería hijo único y, para terminar, no voy a comentar nada más sobre este tema.

No tengo ni idea de cómo me va a afectar el contarlo aquí. Ni siquiera he entrado en detalles, pero supongo que os lo podéis imaginar. Y que conste que no me avergüenza para nada decirlo. Pero como comprenderéis, no es algo que una pueda contar sin más. Porque por una parte es como si otra persona que se parece a mí, haya sido capaz de llegar a algo así. Pero por otro lado, ni me temblaron las manos, ni tuve dudas y ni tuve el más mínimo miedo. ¿Sabes cuando quieres que algo se acabe y se acabe ya?


El 2016 fue un año duro en cuanto a trabajo. Extremadamente estresante y con muchos momentos de tensión. Pero también fue genial mi familia (incluida mi salvaje Frida, a la que quiero a lo bestia), la mayor parte de la gente a mi alrededor, todo lo que conocí, aprendí y viajé. Sí, me quedé sin trabajo, pero parece que fue la única forma de hacerme parar y descansar. Y una de las cosas más importantes que me han pasado es por dentro. Me he investigado y preguntado. Me he obligado a enfrentarme a mí misma. Me he obligado a ver todo el daño que yo misma me he causado. Y no, no me lo merecía. Porque bastante daño me han hecho o me he dejado hacer, para encima seguir hurgándome en mis propias heridas. He atravesado un momento muy doloroso, después de descubrir que puedo volver a sentir algo por alguien. Que fue estupendo volver a sentir algo así, aunque ese alguien no me correspondiera. He llorado mucho, como sólo se puede llorar cuando te rechazan. Pero he seguido adelante, tomándome ese tiempo que necesitaba para estar sola, para no querer salir de la cama, para apagarlo todo y no querer saber nada de nadie.



He entrado en 2017 conociéndome. Conociéndome más. Y no me caigo mal. Si yo no fuera yo, querría ser mi amiga. Creo que soy muy maja. Que tengo muy mala leche, pero soy maja. Y que tal vez eso haya hecho que ahora mismo pueda mantener el pánico a raya, al menos por el momento. Sigo manteniendo las ganas y el tirar p'alante. Y hasta que dure. Porque necesito que esta sensación me dure. Y si tengo algún tropiezo, sé que me levantaré. Porque necesito encontrar un trabajo. Lo necesito, como mucha gente en este país, pero ahora mismo sólo sé que yo necesito un trabajo y pagar mis facturas, como todo el mundo. Estoy en ello. Sigo teniendo mi portfolio y mi Behance, que poco a poco voy actualizando. Pero aún así, quiero que me conozcan, porque entonces verán que no miento, que soy maja. De verdad. Que el diseño es lo más para mí y me siento alucinamentemente agradecida de poder ganarme la vida haciendo lo que más me gusta.

¿Que si me arrepiento de haber tomado esa decisión? No, aún sabiendo que hubiera causado mucho dolor. Pero como yo no era consciente y mi sufrimiento era tal, que no me importó nada ni nadie. Porque precisamente pensaba que eso era lo que yo significaba para los demás: nada.

Pero sí, soy tremendamente consciente de que si aquel día, mi plan no hubiera salido mal, ahora no estaría donde estoy y vosotros estaríais leyendo las mismas crónicas aburridísimas sobre las alfombras rojas de las temporadas de premios en otros sitios, igual de aburridos.



Afortunadamente, hoy, ahora mismo, en este instante, soy consciente de la suerte que tengo. De que si dejé pasar oportunidades fue porque yo, yo misma, la que escribe, pensé que no me las merecía. Porque era tan mala persona y valía tan poco que no merecía nada y sí todo lo que me estaba pasando. Porque era mala persona, porque no era nada, ni nadie y mi existencia era un maldito error. Por eso.

Pero ahora, como he dicho, en este instante, sé que sí soy alguien, sé que sí merezco las cosas buenas que se me presenten y sí, merezco que me quieran y me traten bien. Yo decido qué hago y qué no. Y si sale bien, estupendo. Y si sale mal, pues salió mal y hay que ser consecuente. Pero yo soy la persona más importante de mi vida y aunque a veces me sienta cansada, triste y hundida, se acabará, porque si algo bueno tiene todo el sufrimiento que me ha llevado darme la vuelta, es que ese cambio es definitivo. Igual que muchas cicatrices que llevo y me recuerdan esos malos momentos, pero que ahora ya no duelen.

Puede que no consiga ser una Rockstar, al menos en esta vida, pero no pasa nada. Ser megaFAN* se me da estupendamente y encima soy diseñadora gráfica.

Estoy bien conmigo misma. Me gusto. Soy chachi.


I know, dahlin' 😘


Awwww, I'm still sooo in love with you, BruBru! 💘





* Aunque esta vez, por primera vez desde que los viera en 1997, no he conseguido entrada para ver a U2. Para mí suponía un gran esfuerzo, pero es algo que tenía que intentar. Gracias a las webs mierdas de siempre que hacen negocio con las entradas de los concierto, mis ganas se han ido a la mierda.

jueves, 12 de enero de 2017

Golden Globes 2017

Voy a retomar mi costumbre de compartir mi crónica sobre la temporada de premios que se avecina para este año y que ha comenzado con los Golden Globes 2017.

El año pasado me tomé un descanso, pero eso no significa que este año vaya a estar al pie del cañón como antaño. Es que, aunque me guste mucho escribir estas crónicas, me ocupan mucho tiempo y, la verdad, a veces me da mucha pereza porque conlleva mucho trabajo de buscar fotos, clasificar, componer... 

Así que si este año vuelvo a escribir sobre las alfombras rojas, lo publicaré cuando me dé la gana y si os lo haré saber a través de las redes sociales. 

Total, que con retraso allá voy. Y como siempre, voy a recordar que:
  1. Este es MI blog y MI opinión.
  2. Sólo voy a repasar los modelitos de las señoras, porque son las que realmente molan.
  3. La lista de ganadores, aquí.
A la mandanga.

Cortas, cortitas. Año tras año aparecen y lo más sorprendente es que encima ni se dan cuenta del horror que llevan puesto. 


Tracee Ellis Ross: mira, ya no es que ese bajo no esté en la bajura apropiada, es que, por favor, explícame qué te hace pensar que esa raya ahí, te hace creer que eso es un vestido apto. En que está en la parte baja de la cintura, vale, es parte del corsé, ¿pero la de abajoooooo?. Y mira que el vestido es bonito, ¿eh?, pero no puedo con ese largo.

Kerry Wahington, una vez más me destroza el corazón. Ya no sólo por el largo, dime qué coño significa esa cosa negra de la cintura. Laaaaaargo y sin los ribetes en las mangas y me parecería fabuloso. Es que encima es amarillo dorado que me entusiasma y con lo guapa que eres... No puedo contigo, en serio.

Heidi Klum: cabrona, con lo puto alta que eres, vas y te colocas ese vestido que parece que no es de tu talla. Tampoco me entusiasma, parece hecho de retales que les han sobrados a los diseñadores de Project Runway. Eso que llevas no hay por dónde cogerlo. Make it work para la siguiente gala.


Sí, pero no. Quitando o poniendo, lo que llevan estas señoras, es salvable. Pero ya no se puede hacer nada, a no ser que tengáis una boda o algo, esto ya no se puede repetir para los Oscar.


La novia/mujer/loque sea de Mel Gibson, Rosalind Ross. Así para empezar, no entiendo cómo tienes ganas de procrear con semejante energúmeno. Eso para empezar. Para seguir te diré, que me parece estupendamente que quieras lucir bombo, pero... así no hija. Así no. Lo siento, pero es que me parece que tienes unos gases tremendos. Para terminar te diré que si quieres lucir, luce. Pero medias tintas en algo así, no. Go big or go home.

Jessica Chastain: me sobran los bordaditos. Como si no les hubiera dado tiempo a hacer la otra parte y menos mal, porque hubiera sido too much. Por lo demás, me encanta le color, el corte, estás guapa, guapa, guapa. Pero tampoco es que vaya a recordar este vestido en el futuro. Esto es un mix entre un Me gusta y un Meh.

Hailee Steinfeld, a ver, chiquilla, ¿qué coño os pasa este año con las mangas?. Te hubieras arrancado esas mangas en la limusina antes de llegar y te pongo en en las Me gusta ipso facto. Si tú no te das cuenta que sobran, paso de decirte nada más. 


Regina King, te pongo aquí porque, aunque te sienta bien, ese escote tan p'arriba, da la sensación de que se te va a subir y te quedarás atrapada. No te digo que reboses ese escote, pero tan así, pues no.

Nicole Kidman: no me entusiasma el vestido en sí, pero por favor, no me negarás que esas putas mangas no tienen ni un mínimo de sentido. ¡Ni un mínimo! Me parece un pastiche, no tienen nada que ver. Fuera. ¡Unas tijeras!

Michelle Williams, de entrada siempre me ha parecido una pavisosa y soy de las que piensan que aquel vestido amarillo que llevó a los Oscar era terrible. Ahí te lo sigo dejando. Con esto que me llevas, NO a esas malditas mini-mangas que son un sinsentido. Me sube la tensión ese año con el tema mangas. Y, sinceramente, me parece que te queda demasiado ancho o es que tú lo llevas con poca gracia. Me pones de muy mal humor.



Sarah Paulson, no me voy a meter con tus mangas, pero la verdad es que esa falda no te hace justicia. Al menos ponte algo recto y con un corte en un lateral o atrás. Tía, sólo te ha faltado un cuello alto. Ese peinado a lo Mars Attack tampoco te hace ningún favor.

Sarah Jessica Parker: ¡LAS FUCKING MANGASSSSSS! Y ese adorno en la cintura, que parece un cinturoncito que se ha salido de las trabillas. No. Por otro lado, sería un bonito vestido de novia. Estás perdiendo status de fashionista, tía. Estás a un paso de convertirte en la tercera hermana Olsen.

Octavia Spencer: me en-can-ta el traje. Es sencillo, es fabuloso, el color azul marino te queda genial... pero esto no es una boda civil ni la comida previa a la entrega de los GG2017. No para la alfombra roja, demasiado informal.


Señoras, esas que se pueden poner lo que les dé la gana porque o bien son Meryl Streep o Helen Mirren o tiene una personalidad y talento que les da el nivel de que todo se lo pasen por el forro.


Natalie Portman, creo que el espíritu de Jackie O se te ha metido demasiado dentro, pero no voy a ser yo quien te diga que lo que llevas me parece una pieza exquisita de claro sabor sesentero. Y ese color. ¡Cuántos años me he pasado reivindicando el amarillo! ¡Aleluya!

Evan-Rachel Wood, no soy muy fan tuya, pero el esmoquin que llevas me en-tu-sias-ma. ¿Ves Octavia? Este sí, con esto, le plantamos un poco de brillo en forma de joyones, unos labios rrrrrrojos y un eyelines potente, y te me piras a los Oscar.

Meryl Streep. Punto. No importa si me gusta o no lo que lleva. Que no, pero es Meryl y le pueden dar todos los premios sólo por ver cómo exhibe esa falsa modestia de quien sabe que es una crack.


Meh. Ni me van ni me vienen. Jamás volveré a recordar estas prendas.


Amy Adams: te digo lo mismo que a Regina King con ese escote. Por lo demás, es un vestido negro. Sin más. "¡Pero lleva brillis!". Que te calles.

Blake Lively, no ha sido uno de tus mejores modelitos. "¡Pero yo siempre voy perfecta!". Me la pelas. "¡Pero soy famosa por no necesitar un estilista!". Pues hoy no te hubiera venido mal. "Tiene bolsillos" ¿Y qué te cabe ahí?. "Mmmmpfffff... ¡llevo un esmeraldón en el brazalete!". Y es lo único que recoredaré de tu paso por los GG de este año.

Brie Larson, "Conmigo no te metas, voy guapísima". Sí, pero ese vestido podría encontrarlo en Pronovias en la sección de invitadas o de madre sexy. "¿Cómo te atreves?". No, perdona que te disculpe, cómo te atreves tú.

Elsa Pataky, "Ya sé que no me soportas y que me vas a poner a caer de un burro". Pues no. "Entonces, ¿por qué estoy aquí?". Porque estoy hasta el coño de vestido transparentes que ya son muy del 2015 y ya estamos en el 2017. "Pero, pero... ¡mi marido es Thor!". Y bien bueno que está, no me provoques. Y péinate.

Hola Connie Britton. "Yo te caigo bien, ¿verdad?". Sí, ahí estás, tampoco soy tu mega fan. Tengo algo que decirte. "Ay..." Un poco pavisoso sí que es lo que llevas. "Snif..." No me llores, al menos el color te sienta muy bien.


Laura Dern, el patrón es clásico, sencillo y muy favorecedor. Con ese corte en la falda, le da un buen punch. "¿Y porqué estoy aquí?". Por el estampado de sofá. De nada.

Goldie Hawn, madre mía que estupenda estás... "Entonces... " Calla y déjame hablar. De sobra sabes porqué estás aquí. "¿Vestido negro, sin más, con un poco de cola, escote discretito y con mangas que sí tienen sentido?". Sí. "Ah, vale". Pues eso.

"A ver, lisssta, ¿qué le pasa a mi vestido, eh? Que bien bonito que es para una señora de mi edad que se conserva guapa y estupenda? Venga, dímelo si tienes lo que hay que tener". Siete palabras tengo par ti, Kelly Preston: vestido hecho con cortinas de los chinos.

Julia Louis-Dreyfus, "El mío es minimalista y muy de vanguardia". Esas son palabras que se usan para describir lo aburrido y/o lo ffffffeo. No estás en Espantajas. Saca tus propias conclusiones.

"No me negarás que estoy guapa". Y viva, Gillian Anderson, porque no he sabido de tu existencia en no sé cuánto tiempo. "¿No te gusta mi vestido?".  Es gonicodeltó. "¿Entonces?". Es que tampoco me entusiasma. Yo estoy viendo aquí otro vestido de novia, aunque me preocupa profundamente la costura en el bajo de una de las capas de la falda. "Ah...". Exacto.
 


Zazie Beez, voy a dejar que lo digas tú. "¿Que parece que no está acabado, la parte de arriba parece una camiseta y que como no vaya con cuidado se me sale una teta?". Lo has clavao.

Winona Ryder, no lo entiendo. Con lo que te ha costado resurgir de tus cenizas, que con Stranger Things te ha vuelto a ganar al público y vienes con eso. "¿Lo siento?". Deberías.

"Me da igual lo que me digas, sé que no te gusto y siempre me criticas, lleve lo que lleve". Genial Sienna Miller, tengo a otras señoras en las que gastar mi tiempo. Sosa, eso que llevas es un maldito vestido blanco don dos tijeretazos en los costados. Pírate.

Simone Biles, hola. "Tengo un poquito de miedo". No mujer, tu vestido no es feo... "Me dejas más tranquila"... pero tampoco me entusiasma. "Oh..."

Rachel Bloom y Aline Brosh McKenna, me viene estupendo que salgáis juntas en la foto. "¿Ah sí?". Sí, así o puedo decir al mismo tiempo que eso que lleváis, ni chicha, ni limoná.


Me gustan.


Kristen Wiig, no te preocupes, ya he dicho que estoy hasta las narices de vestidos mega-transparentes y las mangas, pero es que el tuyo me ha gustado. El pelo no tanto.

Angela Basset, el color te favorece, puntazo. Que lleves algo diferente con esos volantes simulando medias mangas y que sea un diseño sencillo, plus. Que te quede un poco apretaíto... un poco más de tu talla te hubiera quedado igual de bien.

Kristen Bell, me gusta muchooooo. Me das envidiaca, ese escote con un tetamen más grande podría quedar de lo más ordinario. Lo que no sé si te apreta mucho, mucho esa zona, pero en general me ha gustado tu vestido.

Gwendoline Christie, mmmmmmuy fuerte lo tuyo nena. Estupendez a raudales. Me encantas, me entusiasmas, tía qué cambiazo con respecto a tu personaje en GoT. Me maravillas.

Anna Kendrick, el vestido es uno más de esos de inspiración diosa griega y tal, pero me sigue gustando. Tal vez, repito, tal vez, la parte de las copas en el pecho... no es la más favorecedora.



Luciana Barroso, la mujer de Matt Damon. Bonito, sencillo, con un punto de brillo, con drapeados bien colocados... Simplmente guapa.

 Maisie Williams, otra que pega el cambiazo total en contraste con su personaje en GoT. Tanto, que no te acostumbras, pero el vestido AMARILLO (yeah) le sienta genial. Pero, a ver, para que sepamos que llevas bolsito, tal vez no es la mejor manera de colocarlo, que no estás en la teletienda.

Kristin Cavallari, me encanta. "¿Y por qué no estoy en Superstars?". Porque no me encanta tanto, confórmate, que no eres santa de mi devoción. Tampoco me explico, qué coño haces en estos premios.



Zoe Saldana, me sobra el lazo frontal, pero ese volanterío que me llevas me ha conquistado. Los dos colores de tu vestido son muy favorecedores. Muy gratamente sorprendida.

Viola Davis, viva el amarilloooooo. El vestido no podría ser más simple y no le podría sentar mejor.

Millie Bobby Brown, monísima. Ya veo que la han aleccionado para cla pose de cruzar las piernas y manos a la cintura. Sólo tiene 12 años, espero que no la echen a perder. Y no la vuelvan a peinar así jamás, le hacen unos orejones tremendos.


Más es más. Porque no les falta de nada.


Janelle Monae: corto y largo, lunares, volumen, tul, lentenjuelas... Te hubiera puesto ya unos adornos de plumas en el pelo.

Gina Rodriguez: no me malinterpretes, el vestido me gusta, pero creo que no se ha tenido en cuenta que los flecos del pecho, tal vez no deberían tener el mismo largo que en el resto del cuerpo. Ese vestido te deja un poco sin forma querida. Sin decir que tal vez es un super too much de flequerío.

Claire Foy, perdona, no puedo casi escribir. El puñetero fulgor de todas las lentejuleas que llevas me han dejado momentáneamente ciega. Da gracias que no estás en Espantajas porque no es totalmente horrible, comparado con las que sí están en esa lista. Odio esas mangas. Odio el cinturón.


Sofía Vergara, querida, celebro que no lleves un vestido sirena, pero vas de brocados hasta las cejas. Sigo sin encontrarle la gracia a esas mangas. Esto se lo quitas y te dejas un cuello halter con la espalda descubiertas, y lo flipamos todos muy fuerte.

Olivia Culpo, se ha envuelto en cortina enoooooorme con estampado de algún cuadro de Klimt. Tremebundo.

Lilly Collins, la otra, que eligió las cortinas de la casa de Barbie Malibú. Me matas, pero que conste que la parte del cuerpo me gusta muchísimo. El resto me produce diabetes.


Repetid conmigo: ¡ESPANTAJAS


Giuliana Rancic: estampado de sofá. Sin más.

Chrissy Tiegen: estampado de sofá + los visillos de la Condesa viuda de Grantham. No al peplum.

Carrie Underwood: los volantes de Zoe Saldana sí, eso que tu llevas, caca.

Caitriona Balfe: simplememte lo odio. No sé si es el estilo imperio o que salgan los drapeados de los lados, el broche. No sé, lo odio entero.

Busy Phillips: explícame el sentido de las putas margaritas en las caderas. Fuera esos bordados horribles de coleccionable en fascículos. Adorna ese vestido con joyones, con unas pedazo de sandarlias y ponte un peinado a lo Veronica Lake y dejáte de mierdas, por muy amarillas que sean.

Anna Chlumsky: esas pinzas, los drapeados, ese tirante sin sentido... ¡es un cúmulo de despropósitos! Pero el verde te queda genial.


Sophie Turner, con los restos de algún vestido destrozado de Khalessi después de alguna batalla.

Jessica Biel, te has quedado seca tía, tú sólías tener un buen escote y lo que llevas no te favorece nada. La falda es fffffea de cojones, otro estampado de sofá con apliques retalosos o como de plumas pegadas con pistola de pegamento caliente. No.

Karrueche Tran, recién llegada de algún baile de promoción de algún instituto... de los 80.

Keri Russell: este mismo vestido, en un sólo color como el azul eléctrico, un amarillo pastel, un granate... pero no, estampado de leopardo, que luego debía tener alguna boda gitana a la que ir. Sin hablar de lo que lleva al cuello y ese pelo que dejó secar según venía en el coche sacando la cabeza por la ventana.

Parece increíble, pero Riley Keough no ha coseguido ser Reina Espantaja. Se ha quedado a un pelito, pero la dejo como dama de honor porque ese despropósito tiene tela. Dile a tito Karl que te devuelva la pasta.

Jeannie Mai: tela de sofá de los 90. Y te queda grande. La telilla que une la falda al flaso crop top, es simplemente demecial.


Reina Espantaja 1, Judith Light, por desahogada, por esos pelos, por la pose, por tener las piernas abierta para que se vea que lleva una raja en la falda que se disumula con el dibujo de lentejuelas del vestido de estampado de cebra. Por todo eso y más, te lo has ganado jamía.


Helen Lasichanh y su acompañante, Pharrell. La una porque por mucho bolso de Chanel que lleves, eso que te has puesto lo has comprado en un mercadillo hippie en tus últimas vacaciones en Ibiza. Y el otro, porque va de príncipe de Zamunda con gorrito de natación más puesto.

Estoy deseando verlos en los Oscar.


Llega mi momento, las SUPERSTARS.


Drew Barrymore es la razón por la que el vestido de Kristin Cavallari me parece que no tiene comparación. Me encanta, me encanta, me encanta. El pelo no, pero el vestido es mágico. Es un HMLP (Hoy Me Lo Pondría).

¡Qué asco me das Emily Ratajkowski! Lo bien que te queda, joder. Y amarillo. Es sencilla, es sexy, es glamuroso e insinuante. 

Emma Stone... es simplememente precioso. Un vestido cuajado de estrellas. ¿Has visto Pedroche?. Esto es un vestido con estrellas. De nada.

Reese Witherspoon: maravillosa. Y de amarillo. Lo quiero.

Vamos con las Reinas SuperStar.



Hola Naomi Campbell, no me caes bien, pero admiro tu tirón como auténtica top model y, joder, para no tener curvas, este vestido de hace un cuerpazo. Me encaaaaaaaanta el drapeado y el juego de tablas con los colores. Se me quite esas pulseritas estúpidas o te las tapas con un pedazo de brazalete.


Mandy Moore, quiero tu vestido. Lo quiero, lo quiero, lo quiero. Es elegante, fabuloso ese escote, el detalle de la capa, es clásico y atemporal. HMLP que añado a la lista.


Dejadme en paz, este es mi blog y yo elijo quien es la más de mases. Y este año la Reina SuperStar es Trace Lysette. Yo me pondría este vestido. Me gust el color, el cuerpazo que le hace, el escote, ese detalle en torso, las líneas en las caderas... ¡TODO! 

Necesito ese vestido y necesito caber en él.



No, no me olvido, Chulazos y guaperas.


Ni Ryan Gosling (ay omá) ni leches, los chavales de Stranger Things. Serión.


Hala, s'acabaraon los Golden Globes por este año.