miércoles, 18 de julio de 2018

🎤 Y me miro en el espejo y me gusta mi reflejo 🎶

Será la edad, alguna alineación cósmica en una galaxia muy, muy lejana, una predicción no publicada del Nostradamus... o qué coño... pero lo cierto es que es verdad que es como si las cosas (la vida) se van calmando y las piezas empiezan a encajar.

Me gusta un misticismo...

Como ya os conté, tengo hipotiroidismo autoinmune, urticaria alérgica, una bonita tendinitis en mi mano derecha y, ya para rematar, artritis en un dedo de la mano izquierda (gracias, tiroides de mmmmierrrrrda).

A ver, mis achaques, NO son precisamente las piezas que más me gusta encajar, no voy a mentir, porque sobre todo por trabajo, he tenido que reorganizar mi estudio que sin con almohadillas ergonómicas, que si los brazos así, la pantalla asá... un escándalo.

A la vejez, viruelas.

Tengo canas, pero me la pela mucho.

Estoy muy estupenda. Ni una arruga.

Y la foto de mi nuevo dni es decente. Soy la persona entre miles, que tiene una foto divina en el dni y que está mucho mejor que hace una década.





Al mismo tiempo, los "duelos" que yo siempre he sufrido en temas amistosos, ya no lo son tanto. A lo mejor es porque se convierten en crónicas de una muerte anunciada y como que te haces a la idea. No sé, tengo yo esa sensación o es lo que me viene a la cabeza para explicarlo.

Y no, no se trata de que salga más y conozca a gente y tal y bla bla blaaaaaaa....



NO.

Porque, aunque a veces tenga muchas ganas de ver a gente, de hacer cosas (como los catalanes... 🤦), de socializar... ya hace mucho rato que me he habituado a estar muy dancing with myself.




Y, obviamente, NO estoy hablando de parejas de fugaz, corto o (im-po-si-ble-ble*) largo plazo. 

Soy muy consciente de que tengo un gusto implecable para los hombre. LO SÉ. De nada.

Pero también tengo un imán para gggggilipollas y a mí no me pillan más. 



Y con esto no quiero decir que mañana no me dé un parraque (por favorrrrrr, lo que me gusta esta palabra) y me líe a salir y meterme en saraos varios, como en mi juventud. Esa época en que pisaba poco mi casa, you know.

Lo segundo, lo mantengo anyway.

Mis 20 fueron bastante mierda.

Mis 30 fueron convulsos pero ya haciendo limpieza y redecoración. 

Y mis 40, ¿qué queréis que os diga?, me dieron vértigo. Que es una cifra respetable. Pero aquí estoy y eso se respeta, hijueputa.

Lo que pasa es que ahora, las limpiezas y redecoraciones ya no son tan traumáticas como antaño. Las disfruto. Mancantan. Muy fan. Antes era todo muy doloroso para mí. La película probablemente estaba en mi cabeza y lo vivía todo muy intensa a la par que dramáticamente.

Muy mi estilo, btw.






Así que aquí estoy, haciendo frente a unas posibles crónicas de unas muertes anunciadas que me dan mucha pena. Mucha, creedme. Pero creo que ya es el momento de dejar que las cosas caigan por su propio peso y no alargar la agonía de lo que no tiene que ser y punto.

Atesoraré un buen montón de buenos recuerdos, de risas, achuchones, confidencias, abrazos, sensaciones, admiración y gratitud por haber tenido a esas personas en mi vida. Porque otra cosa no, pero han estado en mi vida en ciertos momentos emocionantes que yo agradezco muchísimo.

Oye, que a lo mejor se arregla. Todo es posible. Aunque no igualmente probable.

Ya veremos cómo va la cosa, pero yo creo que antes de que acabe este año, habré salido de dudas.

Por otro lado, este post también me ha servido de excusa para deciros que voy a compensar mis 90% de rockera haciendo uso de mi 10% de mamarracha. Me ha venido muy estupendamente la canción que os he puesto anteriormente porque #MEREPRESENTA y este fin de semana voy a ver a las Nancys Rubias y pienso dejar salir a la drag-queen que llevo dentro para que haga lo que le salga de la peluca.



Por favor, los aplausos que me merezco...






Your're welcome, gurl!



🎤 LA PAREJA IDEAL JUSTO EN FRENTE DE MÍ
BAILANDO CONMIGO MISMO 🎶



* jamás, no sin mis tacones, never, hasta el coño, tú verás, vete, olvida nombre, mi cara, mi casa y pega la vuelta... NO

miércoles, 11 de julio de 2018

#PJLIVE2018

Muy probablemente, el concierto en Barcelona de Pearl Jam (10 de julio 2018), haya sido uno de los mejores conciertos a los que haya tenido la suerte de asistir en toda mi vida hasta la fecha.

Una amiga, con la que me he vuelto a reencontrar hace casi un año, a raíz de un asunto muy triste, y la menda (obviamente), fuimos juntas. Nos conocimos en la universidad y las dos teníamos un sano (= muy a tope de power) fanatismo por Pearl Jam en general y Eddie Vedder en particular.

Como ya os comenté en otro post, Eddie Vedder para mí es uno de esos ejemplares masculinos que dejan en la mierda a los pobrecito perros babeadores de Paulov comparados conmigo cuando le veo. Este hombre ha ganado con los años. O puede que siempre me hayan gustado los señores con cierta edad. Con su experiencia. Con barba. Rockeros. Con pelazo. De voz profunda. Pro-fun-da. Ay. Omá.

🔥🔥 BURRRRRRNNNNNN! 🔥🔥

Vamos, que aunque me estuviera leyendo las Páginas Amarillas, yo, lo primero...



... y lo segundo...




Puede ser, sí. Lo que viene siendo que tengo un patrón bastante definido en cuanto a señores*.

Entotá, que las dos muy lóquer por Eddie Vedder. Así que imaginaos el poder ir a un concierto, que ninguna de las dos los habíamos visto en directo. Una vergüenza a estas alturas de nuestra vida, de verdad.

Si el concierto fue el martes, desde el domingo las dos ya empezábamos a entrar en modo fan. Nerviacos. Mi amiga volaba antes y le cancelaron el vuelo (nenis, Vueling nunca mais) pero al menos tuvieron la decencia de recolocarla en otro avión.

Yo llegué al día siguiente, sin problemas (Air Europa es bien), muy centrada en llegar a mi destino en la ciudad Condal y no subirme directamente al Palau Sant Jordi a dejarme las amígdalas gritando lo que fuera por si Eddie andaba por allí.

Soy fan. Lo sabéis. Yo, de profesión, FAN.

Nos distrajimos yendo de paseo hasta el Museo del Diseño (deformación profesional) y haciendo chistes chorras con la forma de la torre Agbar... 🍆😂 ... Ya tal.



Después, fuimos a reponer fuerzas con un poke bowl...



... y a por una siesta reparadora, que no era plan de ir como una mamarracha sudada.

Creo que ninguna de las dos pudidmos pegar ojo. Buah, es que Pearl Jam nos retrotraía a esos años de universidad dándolo todo en nuestro bar favorito, desgañitándonos con el Rearviewmirror, po'jemplo.

Llegamos.





Pasamos los controles.

Nos verifican la entrada.

Nos dejan entrar.

GRITAMOS.

Pero no fuimos unas ridículas, porque no fuimos las únicas.

Derechitas a comprarnos camiseta.

Cola mega-kilométrica.

Pasando. Vamos a buscar nuestros asientos.

Y teníamos como una hora de espera por delante.

Fotos. Risas. Nervios. Momento "tíatíatíatía". Una cerveza. Clavazo. Le dimos una oportunidad más a la camiseta.

Tenemos camiseta.

Volvemos a nuestros sitios y empezamos a ver a la peña que se nos pone por alrededor.

Todos ya con una cierta edad. Algunos haciéndose los adolescentes. Señores talluditos que se rapan lo que les queda de pelo, porque total, ya son calvos de la azotea. Bebiendo cerveza non stop. Haciéndose selfies con los cuernos rockeros, sacan la lengua y diciendo "yeah, hijos de putaaaaaaaaaa".


La gente empieza a hacer la ola.

21:30, no salen.

Todo el mundo sabe que, a no ser que seas Madonna o Jamiroquai, no se empieza puntual ni de coña.

21:45. Salen.

Se desata la locura.

LA

LO

CU

RA

Se me puso la piel de gallina, los pelos como escarpias, me dio un vuelco el corazón... TODO.

Y desde la primera palabra, to quisqui cantando.

Una cabrona que estaba en la fila de delante de nosotras llevaba una puta bandera de Sudáfrica (para da información, no ofense) que no hacía más que subirla tapándonos la visibilidad de vez en cuando. ¡Cómo si te fuera a ver tontalculo! Tuvimos que decirle, amablemente, pero a grito pelao, que como subiera más la bandera se la íbamos a introducir por cierto recoveco de su anatomía por donde lo normal es que sólo sea de salida.

En fin... a lo que voy, que es al ESTUPENDO sonido que había. De flipar, en serio. Que no sólo porque la voz de Eddie sonara maravillosa, era todo el conjunto instrumental junto con la voz. Maravilloso, así da gusto.

Mike McCready se marcó unos solos... unos solos de subirlo a un paso y sacarlo de procesión. Ahí lo dejo. De esos que no tienen fin y quedan genial y no tienes ni puta idea de cómo puede hilar tantas notas y la composición resultante sea tan fabulosa como espectacular.

Creo que se debió batir algún record mundial de air guitar durante el concierto. Sin contar con los que al día siguiente debieron tener algún latigazo cervical. Un escándalo.

Como ya sabéis, a mí me gustan más las baterías. Y sí, me llevé mi batería imaginaria conmigo.

Empezaron tranquilitos. Suaves. Que te daba por pensar que tan mayores no eran para ir tan soft por la vida con los que ellos han sido.

Y son. Porque empezaron a aumentar el nivel y aquello fue un no parar. Hilaban canciones unas con otras que no sabías cómo carajo le quedaba aire a mi Eddie para sonar tan genial, moverse y tocar la guitarra al mismo tiempo. Yo creo que aprovechaba para recuperarse cuando alucinaba viendo a la gente cantándolo todo. Miraba al resto de la banda con cara de incredulidad. Supongo que por mucho tiempo que lleves sobre un escenario, no debes de ser consnciente de las masas que mueves. Creo que si lo supieras te daría un parraque. A mí me lo daría. Pero nada ni nadie me impediría volver a subirme a un escenario y colocarme con la adrenalina que te da ese fervor.

Aquello seguía y seguía, nos faltaban canciones, pero iban saliendo. Con las primeras notas de casi cada canción chillábamos al reconocerlas. Saltos, micrófonos imaginarios, que si baja la puta bandera loca del coño, más gritos, más saltos...

Llega el descanso. ¿Ya? ¿Pero qué invento es esto?

Unos minutos después salen de nuevo, Eddie ya con su botella de vino, abierta... lee unas palabras en español... más majo... que se ha pimplado un par de cervezas en el descanso y eso... vuelven a dar caña y el Palau no se cae a cachos de milagro.

Pero el momento en el que Eddie sale con el ukelele y canta...





Hola Eddie. Yo. Aquí. Tuya. Pasiempre.

Y diréis, ¿pero tú no tenías un future husband?. Pues sí, pero me temo que mis indirectas del palo "y pa cuando el anillo" no le han llegado, así que dejadme que explore otros territorios. Será por variedad lo mío...

Si empezaron de tranquis, aquello era sólo una falsa alarma, porque aunque fueron tocando temas tranquilos... Inciso: con Yellow Ledbetter creo que estuve muy, muy, MUY cerca de saber lo que es rozar la luna con mis dedines. Cierro inciso.... aquello fue un desparrame de rock del bueno, del que llevan haciendo más de 20 años, del que no defrauda, del que sabes que te corre por las venas aunque no tengas ni puta idea de cantar y/o tocar un instrumento. Del que sabes que a ti un festival te lo pasas por el arco del triunfo porque se queda en una mierda pinchada en un palo comparado con las 2 horas y 45 minutos que estuvieron dando leña.

Tanto le dieron que me empecé a preocupar. ¿Cómo os atrevéis a provocar semejante subidón a toda esta gente sin ir paciguando poco a poco para que, al salír, no te confundan con una cabra?

Me faltó algún clásico como Spin the black circle o Last kiss/Nothingman (llegan a tocarla y aún sigo detenida por acoso y secuestro), pero en general hicieron un pedazo recorrido por su discografía que se agradeció muchísimo. Y es que como hasta el año que viene no sacan disco nuevo, no hay presiones. Pueden tocar los que les dé la real gana. Lo moló todo.

Daughter, Hail hail, Jeremy, Go, Even flow, Do the evolution, Elderly woman behind the counter in a small town, State of love, Mind your manners, Corduroy, Once, Oceans, Animal... Smile con Eddie tocando la armónica.

Quise ser armónica.

Me muero si llegan a toca Hunger strike (DEP Chris Cornell).

Nos quedamos con la duda de saber quién era esa "special people here tonight" que estaba en un lateral viendo el concierto. Y eso que llevábamos las gafas puestas, pero nada. Somos señoras. Señoras rockeras que necesitan gafas.

Luego, leyendo las crónicas, resulta que estaba Tom Morello... Tom FuckingCrack Morello.






Y es que viene al Cruilla con Prophets of Rage, ese mix total entre RATM +  Cypress Hill + Public Enemy. Me pillo en el lateral contrario al que estaba, porque si lo localizo... pffff... Tom Morello...



Hubo tiempo para que hicieran un homenaje a un fan que no pudo ir al concierto porque había fallecido y a un niño que les hizo llegar un dibujo hecho por él. Eddie le regaló una pandereta que había usado.

Puto crío. Con 9 años en un concierto de Pearl Jam. Llegará lejos.

E hicieron como que se iban.

Ya. Claro.

Llegaron los bises y se marcaron un Baba O'Riley de The Who que me dejaron con las patas colgando.


Su escenografía, sin duda, ha sido una de las más elegantes y versátiles que he visto. Sin contar los consabidos focos superiores y laterales, un juego de luces que iba desde unas bolas a unas simples barras, todo móvil, que podían convertir ese escenario en algo grandioso, para esos momentos de rockanroleo máximo, a una intimidad digna de un antiguo unplugged. Dos pantallas, no muy grandes, a ambos lados del escenario, que primero emitían en blanco y negro y luego en color.

Y nada más. Porque si tu sonido es bueno, tu música es mejor y te has ganado a tu legión de fans durante más de dos décadas... ¿pa qué más parafernalia?

A lo bestia. Acabaron a lo grande, toda la banda en el escenario, juntos, dando las gracias y saludando como los GRANDES que son.

Y se acabó.

REPITO: 2 horas y 45 minutos después, se acabó ese monstruo de concierto que jamás olvidaré.

Me reafirmo: prefiero un buen concierto a un festival. Yo quiero ver a X artista en exclusiva y quiero dárselo todo y más. Y prefiero estar rodeada de fans reales que de una mayoría postureísta.

Por supuesto, me costó dormirme, porque el concierto se rememora en mi cabeza. Subí alguna cosilla a mis redes, pero nada como las imágenes que ya tendré grabadas para siempre en mi memoria.

Y cuando llegué a casa, estaba hecha un trapo. Es la otra parte de mi proceso de fan: cuando digo que lo doy todo, LO DOY. Así que atentos a cuando en mi siguiente vida sea LA rockstar que merezco ser, porque si siendo fan me entrego tanto, imaginadme sobre un escenario 😎



A message for Eddie Vedder:










* para luego tener un historial que deja bastante que desear... Ojalá me gustaran las tías, la verdad.

sábado, 30 de junio de 2018

No pudo ser... otra vez

Efectivamente. Aquí estoy. Escribiendo en este MI blog, de la misma manera que en el último post (que me da que esto de actualizar va a ser mensual, al paso que voy y ya veremos).

Que podría haber sido desde un jet privado hacia alguna ciudad europea donde my future husband, BruBru (Bruno Mars para el populacho), fuera a actuar. Y yo a su vera, con un gintonic en la mano y viendo Game of Thrones en exclusiva.

Pero no.

Porque el talento que tiene este señor, que llevo desde su primer disco gritando a los cuatro vientos, por fin ha llegado all around the world y, claro... de verlo cerquita en Vistalegre, y gracias a la chusma de esa compañía que tiene el monopolio de la venta de entradas e plan mafioso, que espero que le explote en el culo, y que ahora actúa para las grandes masas... cojo aire... pues esta vez ya me podía poner yo un escote hasta los tobillos que el muchacho no me iba a ver ni con un catalejo.

Ni siquiera Catalejos Paco, ese que patrocinaba la presencia de un señor con cerebro casado con una supuesta influencer que sí, también tiene cerebro. Pero el de un moquito. Pero tiene. - Para entender este comentario, deberíais haber visto un stories de @mercrominah donde pude comprobar que esta pareja estaba más lejos que la menda.

En fin, que no lo tuve a tiro.

No.

No tuve a tiro a mi BruBru, que yo estoy segura de que me conoce y me lo gano.

Por mi chispeante personalidad, claro, porque claro, a ver cómo compito yo con la chorba que tiene. Que es un pibón latino, el cual no pienso enseñaros porque mi misión es alabar a my future husband.

Pero conseguí entrada, que está más que bien, teniendo en cuenta que me quedé sin conseguirla el año pasado. Menudo disgusto.

Para empezar, llegábamos tarde, mis amigas y yo fuimos a cenar, pero yo estaba ya en modo fan y ya no podía comer nada. Con lo cual, ellas cenaron a toda prisa y yo sufría en silencio.

Llegamo al Lluis Companys y nuestra puerta de acceso estaba AHÍ. Pero una linda muchacha nos indicó con todo su coño que teníamos que dar toooooooooooooooooda la vuelta al estadio.

Repito: tooooooooooooda la vuelta.

Y como no llevábamos todo el santo día de pateo, pues nada, ahí que estábamos. Ellas abriendo paso y yo rezando para que no empezara puntual.

Me debió de oír la diosa del talento porque empezó media hora tarde.

Aunque yo creo que estaba ya preparado, porque el chorrazo que quedaba por entrar todavía era de órdago.

Bueno, llegamos. Localizamos las gradas. Pero no los asientos. ¿Pero qué coño...? Este es la grada, el nivel, la fila... La fila completa... Me voy a cagar es su puta estampa... miramos las entradas... bajamos escaleras... subimos escaleras... yo rezando que este hombre no salga hasta que estemos sentadas... engancho a una muchacha de la organización y activo mi mirada de asesina a cualquiera que se quisiera entrometer del tipo "abre esa boca mientras nos estan atendiendo y te rrrrrrajo la vida".

Resulta que 3 campeonas, que se sentaban a tomar por culo, nos habían cogidos los sitios.



¡IRSEN!

Nos sentamos.

Han pasado 10 mintuos desde la hora en que oficialmente debería haber empezado el concierto.

Nadie se interpone entre servidora y un concierto.



Pues nada, 20 minutos esperando, viendo cómo seguía entrando gente para la pista general. Que digo yo, que tenían el acceso más fácil y tuvieron el coño más colgandero. Mientras tanto una dj dándole fuerte a su Macbook mientras en las pantallas aparecían escenas de pelis noventeras de bailoteo hip-hop y tal. La cosa ya se pone tensita y empiezan los abucheos.

Muchos.

La pobre dj aguatndo el tipo mirando para un lado como diciendo "menudo papo tenéis dejándome aquí aguantando a esta jauría". Una campeona.

Se apagan las luces, no ha sonado ni una miserable medio nota y yo ya estoy de pie, chillando como la fan enloquecida que soy y sintiendo los graves de sonido hasta en las meninges.

FU-ROR.


Mensajes en las pantallas agradeciendo la espera. La larga, larga espera. Luces. Sale la banda. Sale ÉL. Mi BruBru.



MUE-RO.


Con una de mis amigas ya había ido a otros conciertos, pero a la otra la debí dejar muy lóquer, porque por más que le advertí que yo de profesión soy FFF (Fan Fatal Forever), me parece que no se lo debía de creer mucho.

Le quedó claro

¿Qué voy a decir yo de este señor hawaiano que me ha robao el corasao? Pues que el concierto fue ¡MUY CORTO!. Pero magnífico.

Es todo un espectáculo, como no podía ser de otra manera. En un escenario más grande, con varias pantallas y un juego de luces espectacular, sin contar con la calidad de músicos y su propio arte, se nos metió en el bolsillo. Ni qué decir tiene que esos momentos de pirotecnia le dio ya el toque total.

Fue una fiesta 90's en toda regla, que es en lo que está inspirado todo su tercer disco, 24K Magic, sin olvidarse de sus clásicos. Para tener sólo 3 discos en el mercado, y que ninguno haya sido un petardo, se lo sabe montar genial. Tiene su mérito. Una maravilla de voz y bailes, incluidos los músicos, que eso ya es para darles de comer a parte. ¿Cómo carajo lo pueden hacer, sobre todo los vientos, lo de tocar y pegarse esos bailes?. Es todo tan old school que no puedo evitar morirme de envidia.

Pero he de decir que se notó la ausencia de Philip Lawrence (@philsmeeze), debido a una lesión, porque es su mano derecha. Quien le da la réplica a Bruno y con quien tiene canciones a dúo que, ya podrá sacar mil discos, pero The Lazy Song con su "OMG this is great" es ya mítico.

90 minutos de no parar y con breves pausas de respiro con When I was your man o Versace on the floor para recuperar fuerzas. Pero ay señoras... aaaaaay señoras cuando le dio caña a That's what I like, Perm, Treasure, Chunky o Runaway Baby... Me faltaba sitio para darlo todo.

Y claro, cuando llegó I think I wanna marry you... Yo lo intenté.

En los 3 idiomas que chapurreo.

Levantando la mano como en clase.

Pero que nada... que ni "sí, quiero", ni "yes, I do", ni "vente pacá moreno que no te va a dolé"...

¡MALDITA SEA!



¡NADA!

Una pena BruBru, una pena. Sigues sin saberlo, pero somos perfectos el uno para el otro.

Una semana ha pasado ya y estoy con un acongoje...

En Barcelona, todo bien, como siempre. Fue algo muy fugaz, pero nos dio tiempo a hacer algunas rutas de arte urbano...




... algún homenaje...



... y a comprarme una camisa hawaina para quitarme la pena. Un poco al menos.

Así que nada. Lo dicho, una escapada muy fugaz a una de mis ciudades favoritas para profesarle mi amor a ese híbrido entre James Brown, Elvis Presley y Michael Jackson que yo estoy decidida a hacerle saber de mi existencia.

Tiempo al tiempo.

En breve vuelto. La visita será aún más fugaz, que si no me dio tiempo a ver a nadie esta vez, me da que menos para la siguiente.

Pero tiempo más que suficiente para hacer unas gárgaras y calentar la voz, que tengo que contarle unas cosicas a Eddie Vedder.



Por cierto, este mes de junio, MI mes, también me he dado el gusto de ir a The Hole Zero. Así que ya os lo contaré. Que junto con los homenajes conciertísticos que me estoy marcando este año... no tendré fiesta de cumple, pero los auto-regalos se me dan de coña.

Otro día os cuento mis miserias y compenso tanta felicidad.

Chimpún.








Pd: Yo Bruno Mars! Great show!


And c'mon: CALL ME!!

lunes, 28 de mayo de 2018

No-one puts baby in the corner

Siempre he querido ser artista.

No sé cuántas veces habré dicho yo que menuda artista se ha perdido este país.

Este mundo.

La galaxia al completo.

Estrella del rock y de musicales Broadway. Todo.

Me gusta un baile y un cante, una purpurina, un maquillaje a prueba de focos, un pestañazo, lentejuelas, un micro, un drama, una histeria detrás del telón... ¡MÁS ES MÁS!

Allá por noviembre-diciembre del año pasado (mah o menoh), cuando era una asalariada pudiente, pensando que ya tenía solucionado el regalito de reyes de SSMom, me llega una newsletter diciendo que el musical de Dirty Dancing venía a Palma.

Era una señal.

SSMom es FAN del pobrecito Patrick Swayze, que paz descanse allá donde esté. Pero fan de que se ve todas sus películas, no importa el millón de veces que las pongan en la tele.

El regalo perfecto.

Y ya de paso, la acompaño, que me hace falta mi dosis de musical.

Imaginaos lo que ha sido para mí guardar absoluto silencio, porque el cumple de la mía mamma es a finales de mayo. Osea, en nada. Hasta 1 semana antes no le dije que no planeara nada para ese día.

No solté ni prenda, a pesar de la batería de preguntas que ella me hizo. Porque es una ansias y no soporta no saber. El concepto sorpresa mi madre no lo tiene muy claro. Pero ni para ella ni para los demás, porque te las fastidia sin más. No lo puede evitar, no se puede callar.

Pero a mí se me da estupendamente. Boom, in your face, mamá.

Se lo dije el día de antes para que empezara a subirse por las paredes.

Y llegó el día. Y mi madre ya estaba nerviosa.

- Madre, ¿sabes que el Patrick palmó, que él no sale, ni siquiera su holograma, verdad?

- ¡Calla! Estará allí en espíritu... ¡Y no me llames madre que me hace mayor!

Entradazas, nenis, fila 5 ó 6 en el centro. Ahí, viéndolo en su esplendor.

Empieza.

Mis pelacos como escarpias, que parece que soy yo la que tiene que salir a escena.

Os digo una cosita, para resumir: ESPECTAULAR. Estáis tardando en comprar vuestras entradas.

Mi madre ya me había dicho que había obligado a mi hermano a buscarle por interné cosas. Que ya sabía ella que un actor de Velvet (ni idea de esta serie, too much culebronera me parece que es para mi gusto y que no soy muy fan de la peloPantene) hacía de "el Patri". Mi madre lo llama así. Jamás te podrá decir el nombre de los personajes que interpretó, es el Patri. En todas las pelis es el Patri y los demás.

Animalica mi madre.

El muchacho en cuestión es Pablo Ceresuela, que hace Johnny Castle y... ¡ay omá!



Esa escena en la que Baby y Johnny ya han consumado su floreciente amor... bendita la costumbre de las pelis americanas en las que to quisqui se pone los pantalones vaqueros sin ropa interior... en plan comando... y él sabiéndolo... con ese micro-mini-tanga... ese movimiento de stripper... de los buenos...

Señoras... Señores... ni un pelo de tonto tiene el tal Pablo. ¡Ni uno!

¡Por ningún lado!

Y qué bien baila.

Y qué sonrisa tiene el jodío... HO-LA

Y bueno, Laura Enrech, que hace Baby... ídola. Es adorable y lo hace genial. Jennifer Grey estaría orgullosa de ella. Y te ríes con ella con esos gestos que todos recordarmos de la peli: cuando Johnny la pilla por banda para bailar, la escena de las cosquillas... Divina.



Ahora, ese personaje que en la película te dan ganas de abofetear, Lisa, la hermana, en el musical, POR FAVOR, que salga más porque te mueres de risa con Lilian Cavale. Sorpresón total. El momento en que se entera que Baby ha entregado su flor o cuando está ensayando para la representación del hotel... méome.



Todo, todo y todo, los números, los diálogos, la versatilidad del escenario, todo el elenco... La fidelidad a la historia y algunas cositas que no salen en la peli, pero que pegan perfectamente con la historia, la manera de resolver las escenas en las que están en el agua: BRAVO.

Y sí, lo que todos os estáis preguntando: SÍ, HUBO SALTO.





Todo fue perfecto, todo el mundo lo pasó genial y al final, cuando todo el mundo se puso de pie para aplaudir y ver esas caras de felicidad de los actores... Porque soy una tía dura, pero casi lloro de la emoción.

Mi madre lloró, claro, porque ella es la moñas de la familia. Yo soy más de que me dé subidón y, ya en casa, me cueste la vida dormirme porque me dan ganas de enrolarme en alguna compañía teatral y esas mierdas que se me ocurren mientras doy vueltas en la cama.

Y nada, que me encantó hacerle este regalo a la mía mamma (una santa, recordadlo), porque hace tiempo que decidí que los regalos tenían que ser o tiempo especial para ella o recuerdos juntas. En navidad tocó unas cuantas sesiones de peluqueo y para el cumple, pues eso, el Patri.

¡Qué guapazo era el jodío!







lunes, 30 de abril de 2018

No hay dos sin tres

Porque claro, ya que me ha dado el parraque este mes, ¿por qué no hacer un tercer post en el último día de abril?

Señoras... señores... nenis todos... Soy millonaria.

Sí, lo soy.

Soy millonaria EN ESPÍRITU porque de otra manera no me explico el dispendio que con el que me he homenajeado todo el maldito mes.

Os cuento:

Pontingueo

Porque ya una es de edad madura y hay que cuidarse. Que yo venía usando mi protector solar, que si mi Nivea por aquí, una mascarilla por allá... No nenis, no. 

¿Sabéis lo contraproducente que es leer etiquetas? Que voy por el súper con las gafas de sol en la cabeza y las de ver puestas, ¡que parezco mi madre por favor! A mí esto hace 2 años no me pasaba. He desterrado un montón de basuras que venden como alimento. Suerte tengo de que en mi casa no hemos sido nunca cosas procesadas, pero alguna guarrada de vez en cuando... ¡Ni eso! A veces tengo un mono que aún no me creo la suerte que tengo de que no me muerda las uñas.

Bueno, pues una vez superada la barrera de la comida, llegan las etiquetas de todas las mierdas que pueda tener en el baño. Y me entraron todos los males. ¿Cuántos parabenos/siliconas/sulfatos y su puta madre le he estado endiñando a mi cuerpo serrano?

Así que aprovechando que se me acababan algunos botes de potingues, acabé arrasando entre el limpiador facial, tónico, sérum, hidratantes con textura gel para pieles mixtas y sensibles, protector solar, contorno de ojos, un cepillo de ultanosequé* y mascarilla. Sin contar la reposición del champú y el gel de baño.

He hecho felices varias marcas de cosmética natural y alguna viejuna que se ha modernizado.

Y no, seré "pobre", pero no he necesitado robar ninguna crema.


Pantonera

Gracias Wallapop, porque puedo conservar mi hígado intacto. Necesitaba una desde hacía tiempo y dada la situación en la que me hallo, ya era hora de tener la mía propia.

Para un ser humano normal, una pantonera puede parecer un montón de tiras de papel con cuadraditos de colores. Para un ser humano que se dedique al diseño gráfico es la biblia de los colores. Gracias a esas tiras con cuadraditos de colores, no importa a qué imprenta lleves tus trabajos, los colores serán siempre los mismos.

Aún así...


Libros

En fin, ahora que ya estoy dándole en serio a esto de intentar ser freelance, me puse a investigar sobre dónde podría tener yo unas referencias sobre del estilo de ilustración que me gusta y al que me quiero dedicar. Porque a mí me gusta el diseño de personajes, sí, pero yo me dedico a dibujar chicas y de estilo cartoon. Es asín y lo voy a mantener.

Así que 3 libros han caído en mis manos sobre el tema, por supuesto.


Luego me pongo a cotillear por instagram y me encuentro que el master-crack del lettering, Iván Castro, ha hecho otro libro. Y está en pre-compra en Amazon. Osea...


Rotuladores  y papelotes

Pues claro porque por el momento me da que a mi casera lo de que me marque unas pinturas rupestres en las paredes de la MaraMansion no creo que le hiciera mucha gracia. Y como, ya puesta a liarme la manta a la cabeza, me dije a mí misma: el edredón.

Hala, pues eso: chorrocientos rotuladores, papel vegetal, para dibujar y unos lápices de difuminar.


Me he venido arriba.



MUY arriba con el tema de la "inversión",  me lo tomo como eso**, después de haber presentado al mundo... al universo... a la galaxia... el último trabajo diseñil de Metro&medio Designs:


Es un digipack con su libreto y todo, bonicodeltó, que se realizó para la representación de la leyenda de Sant Jordi que cada año se hace aquí, concretamente en el pueblo que lleva el mismo nombre: Sant Jordi.

Toda la gente del pueblo se involucra en la representación actuando, cantando, preparando escenarios, trajes... Una tradición chulísima.

Si queréis ver más del cd, venid p'acá.

Pues eso, que he diseñado esto y estoy contentísima porque ha gustado mucho y eso mola miles.

Estoy on fire con el mundo musical, me encaaaaaaanta diseñar este tipo de cosas.


Si alguien está en un grupo, canta coplillas o lo que sea y necesita a alguien que le diseñe unas portadas chulérrimas...





Una parte de mi cabeza está en plan...


... y la otra parte (y mi cuenta bancaria) del palo...




Inversión, es todo inversión. He comparado precios, me he informado, leído/oído opiniones... es una inversión. Sí. Todo. Lo estoy usando todo y he elegido bien.

Creo que no voy muy desencaminada si voy digo que mayo va a ser un laaaaaargo mes a base de espaguetis con tomate.



* que me encanta, todo hay que decirlo. Pero he tenido que comprarlo en rosa porque por algún motivo en ese color era más barato. En fin, yo lo quería morado o turquesa.

** cada una justifica el despilfarro como le da la gana, unos rescatan las autovías de sus coleguis, yo en estas cosas a las que sí les voy a dar uso

domingo, 15 de abril de 2018

Estoy bien

Sí, sé que es el segundo post del mes y os estoy malacostubrando. Tranquilos, no me ha dado un parraque*.

Bueno a lo mejor me da un poco, porque sus voy a contá una cosita que me hace mucha ilusión.

Tengo una amiga, Sandra, con la que hice buenas migas allá por mis años mozos en la universidad. Cuando hice caso a mis padres y me metí a estudiar una carrera de "algo serio y estable" y me dejara lo de los colorinchis para mis ratos libres.

Una vez más, U2 haciendo mi vida un poco mejor. Yo debía llevar una de mis innumerables agendas/carpetas/libro casero decorado/forrado/customizado con esos collage que me encantaba hacer mezclando fotos, texto, letras grandes, anuncios... Pero creo que esa vez era una carpeta/clasificador exclusivamente decorada con cosas de U2. Y además, es que yo estaba on fire, porque ese mismo año iba a ir a mi primer concierto. Si ya de por sí me obsesiono, ahí estaba on fire.

Ninguna de las dos recordamos el momento, ni cómo, ni quién estaba por ahí ni nada de nada. Sólo que ella me dijo que había ido a la gira anterior (por la que yo hubiera ma-ta-do por ir) y que no podía la Pop Mart Tour.

Si eso fue en el 97. Haced cuentas.

Desde entonces, si he ido a 5 conciertos de U2, hemos ido juntas a 3, y con el de este año, serán 4.

FFF (Fanes Fatales Forever).

Nos disputamos el amor de Bono, por supuesto. Pero al final reconocemos que es un imposible y pedimos otra caña.

Pues nada, con el correr de los años, yo dejé ese bodrio de universidad y carrera, ella siguió, lo dejó, se aburrió, volvió, cambió de uni... y le dio por escribir. Pero ella en serio, no las mamarrachadas que hago yo aquí.

Y aquí viene mi entusiasmo: le he hecho la portada para su primer ebook.

Osea, me eligió A MÍ.

Ni idea tenéis de la emosssión que me da poderos enseñar por fin esto.

Su relato largo/novela corta** se titula Visibilidad e periscopio. Tribulaciones de una single urbana y está disponible en Amazon.


Es la primera publicación de Sandra, así que no ha querido pecar de demasiada longitud. Todos los que la conocemos, todos, estoy segura, la hemos animado para que se lance, porque ella escribe mucho pero no enseña nada. Igual que yo con mis garabatos. Pero en algún momento te tienes que tirar a la piscina.

Esta historia, va de una chica solitaria a la que todos ven como una rarita. Y aunque ella es muy amante de su soledad, le atrae mucho el observar a los demás.

Y bueno, por lo que cuesta el ebook, lo podríais comprar y saber más sobre esta historia ;)

Si hacéis clic en "Echa un vistazo", podréis ver la portada en todo su esplendor.

Para hacerla, ya es más que evidente que ya tengo un estilo propio en cuanto al diseño de personajes y mis señoronas ya van todas con estos rasgos. Todo muy cartoon. Porque la verdad, para intentar ser realista, ya están los ilustradores clásicos de pin-up y yo no les llego ni a la punta del pincel. Lo dicho, que me he pasado al estilo cartoon, que me da más juego con las proporciones y exageraciones.

Materiales usados: acuarelas, lápices de colores, rotuladores con base de alcohol y toque final con photoshop.

Aquí os dejo la portada, con mi logo, marcas de agua y tal y tal. En un rato estarán también en mi portfolio online, mi behance, facebook e instagram (hartaos de mí, mmmmuuaaaahahahahahaaa).



¿Que si tengo alguna otra novedad? ¡Os parece poco esta!


Aunque sí, tengo más novedades, pero va a ir como las memorias de la Preysler en el ¡Hola!. Chimpún.


Para acabar, POR SUPUESTO, os dejo con una canción de U2, a los que volveremos a disfrutar en unos meses y estamos que no cabemos en nuestras costuras. Amor y fanatismo. Todo, todo y todo.







* es, junto con gilipollas, mi nueva palabra favorita

** todavía no estoy muy segura de cómo denominarla

martes, 10 de abril de 2018

Ni tan mal, hoygan

Pues aquí estoy, con mi post mensual, porque vamos, esto ya viene siendo la tónica (sin la ginebra) habitual de este blog.

Os resumo un poco, aunque tampoco hay mucho que contar, porque con lo que yo he sido... ahora soy la definición perfecta de agüela.

Frida está como una diosa. Esto es así y yo me alegro infinitamente.



Ya le quitaron los puntos, los drenajes, come como una bestia, juega como una bestia, suelta pelo como una bestia y salta como las cabras. Como una cabra muy bestia.

Frida es la perrificación del amorrrrrr. Y como siga dándome lametones de esta manera, en mí se hará muy real eso de "I can feel my face when I'm with you... but I love it, but I love it, ooooh".

Y sí, esta soy yo en modo odio a los críos pero mi perra es lo puto más, si te metes con ella jamás encontrarán tu cadáver.



Llegaron las primeras freesias a #MaraMansion, que ya era hora, puesto que son mis flores favoritas y esnifaría su olor hasta dejarlas secas. Son bonicasdeltó. Me bañaría en su esencia.

Fui a un taller de Lego Serious Play y me lo pasé taaaaaaan bien, pero taaaaan bien... que las 5 horas se me pasaron volando y me faltó tiempo para construir mi beach house ideal. Había hasta palmeras de Lego. No os digo más.


Vale, a lo mejor la beach house no me dio tiempo, pero un circuito de agility para Frida, sí. Sasto, Frida a tope en mi vida y en mis pensamientos. Lo único que nos separa es que yo casi siempre voy de negro o con ropa oscura y ella es de pelazo blanco y largo. Imaginaos lo que está siendo esta época de muda. Hay días que parezco el Yeti.

La semana santa... pues bien... lo que vienen siendo días de todo cerrado y tal... porque como ahora trabajo en casa, me da un poco igual si hay festivos o no. Pero aquí lo importante es que, junto con SSDad, hicimos panades (sí, ya sé que son empanadas, pero es que en Mallorca son panades de toda la vida de Dior). Y además, mis favoritas: de carne, guisantes y sobrasada.

Tela de ricas.







Lo casero suele estar siempre más bueno, pero es que estas panades... par favaaaaaaaar... y haberlas hecho con mi padre. Porque para mí, como no podía ser de otra manera, mi padre es el puto amo. Imaginaos cómo quedaron esas panades y lo bien que olía la cocian mientras se estaban horneando. Boom. In your face.

Sin contar que SSMom me hizo arroz con leche, MA-TO, y, POR SU-PUES-TO, torrijas. Ole. Torrijas buenorras que a mi madre le quedan jugositas y no demasiado dulces (así no empalagan y puedes comer más, yeah).

Os estaréis preguntando si voy rodando por ahí. Pues mirad, no. Una vez más mi amor peludo se encarga de mejorar mi vida: la cabrona es tan activa que aunque tú no quieras, te tienes que mover, porque no deja de perseguirte para que juegues con ella. Y tienes que jugar con ella porque con esta cara tan adorable-ble... ¡¿quién no lo haría?!



A parte de eso, qué bonito es que haga sol y poder salir a desayunar a mi balconcito...



... porque entre que acaparo un poco de vitamina D,  que entro, que salgo, sigo con proyectos (que aún no puedo contar pero que me mmmmmmuero por contarrrrrr) y mis garabatejos.








Por si no os lo había dicho antes, en mi INSTAGRAM de Metro&medio Designs, publico mis cosillas. Grabatos y garabatos finales. ¿Que si os estoy pidiendo que os hagáis fanes? Bitch, please. ¡HACEOS FANSES DE @metroymedio_net! ¡RAIT JIR, RAIT NAO!

Además, el mes pasado renové mi portfolio online. Y tenéis que verlo, porque me ha quedado rebonicodeltó. Y porque me lo he currao. Y porque estoy on fire. Y porque con tal de no volver a un agujero de presentismo y jerarquía empresaurial, voy a esforzarme todo lo que pueda.




Así que nada, en cuanto pueda contaros algunas cosillas que están ahí en plan latente a la espera de daros una exclusiva... el mes de marzo no ha estado tan mal.

Intento no entrar en pánico. Obviamente, pero no ha estado mal.