domingo, 7 de octubre de 2018

Vernuteo previo

No hay nada que me guste más que diseñar para la música. Porque ya que no puedo estar sobre un escenario, por lo menos poder participar de alguna manera en eso de ser una rockstar.

A este paso me descubren de forma póstuma, pero bueno, SuperSonicGirl por el rock.

Pero esta vez, queridas, queridos, querides... nenis todas, todos, todes... me he sumergido en el mundo punk.

Seh, toh punki.

He diseñado el último disco de... atentos al nombre del grupo... La abeja Maya, su hijo bastardo y la denostada imagen de su amigo Willy. Boom!



Banda legendaria Made in Mallorca de punk que ha cumplido 20 años dando la paliza donde les ha dado la gana, como les ha dado la gana y soltando las burradas que les ha dado la gana.

Así son. La definición de la frase "no tienen vergüenza, ni la han conocido".

La presentación se hizo este sábado en un videcoclub, sitiazo. Y fieles a su estética, ahí estaban arregladitos, resplandcientes y elgantones con sus batas de hospital, pasamontañas, arneses y crucifijo-mechero (sí, existen) colgado al cuello. Se pasan los diseñadores de moda por el arco del triunfo, claramente.

Algunos de los títulos de sus cancionzacas son: Las bujías antisociales de las tuberías del parque, Txoni, Hemoal, Askogastro, Líquido triunfal... Todo muy inspirador.

Como diseñadora, me llena de orgullo y satisfacción haber podido diseñar algo así, porque:
  1.  Los Abejorros se fían de la menda y me han dejado hacer y deshacer, siempre llegando a acuerdos, obviamente.
  2. El punk es algo que no toco mucho. Prácticamente nada y digamos que su estilo musical no es mi favorito. De hecho, los conocía y lo había visto anunciados varias veces pero... shame on me... nunca les había ido a ver.
Y nada, antes de ir a escuchar sus aterciopeladas voces, me dediqué a darle un repaso a las letras porque, será que me estoy haciendo mayor, pero no les distingo nada cuando... ¿cantn?.

No sabía qué esperarme, porque esta panda ha repartido desde gelocatiles a vibradores entre el público y, esta vez, el disco venía con un sangüis de Nocilla.

De la buena. Nada de marca blanca.

Y con aceite de palma, que todavía quedan botes por ahí.

Pero, sobre todo, porque a pesar de que pedí escuchar el disco antes de ponerme a diseñar (aunque la idea ya estaba en mi cabeza, sabiendo cómo se las gastan), palabras textuales: "no queremos que te niegues a diseñar el disco".

La única cosa que me dijeron que tenía que ser sí o sí, es el modelo que sale en la portada. Después me dijeron los títulos de las canciones.

Y yo ya tenía la imagen en mi cerebro: una cara tatuada con los títulos de las canciones, foto en blanco y negro, colores básicos y brillantes, algún tatuaje cutre de los 90, tipo Mike Tyson.

Fui a la sesión de fotos y el modelo es un muchacho que tiene más pinta de adorable que de chungo macarra. Todavía no sé cómo se dejó engañar, ni cómo quiso seguir adelante, después de explicarle lo que le íbamos a hacer a su cara, pero las fotos quedaron geniales.

Después de varias pruebas, porque primero probé con más colores primarios, pero no nos convencía a ninguno, al final decidí ser incluso más minimalista en cuanto a colores.

Luego el rollo tatuaje, todo, todo y todo... no... pero la idea era buena, así que al final hice una combinación de tatuaje, pero cutre. El que parece que te han pintado con un rotulador permanente. Igual lo mismo.

Y la movida quedó que así:





Y, por supuesto, todo esté en el insta de Metro&medio Designs, al cual, si no sois fanses, no sé a qué coño estáis esperando:





Todo esto, mi cordura no lo habría soportado si previamente no me  hubiera ido de vermuteo con gente chula y, de paso, echarnos unas risas.




Y nada, espero que, os veo en el siguiente post y tal y tal...


sábado, 22 de septiembre de 2018

U2, Madrid, 21 de septiembre 2018

La celebración de los 14 maravillosos años de este blog fueron una maravilla.

Porque siempre es una maravilla (y un milagro, lo de conseguir entradas) celebrarlo yendo a un concierto de U2.

Amigas, amigos, amigues... ¡QUÉ CONCIERTAZO!




Yo estaba muy de los nervios por las siguientes razones:


  • A dos semanas del concierto, quien tenía que venir conmigo, no podía venir. Me da un mini-ataque al corazón que tuve que superar sin un enfermero macizorro que me hiciera lo que tuviera que hacerme.
  • Por suerte, doña Caye, me dice que se viene. Que sí, que sí, que se viene y que ya está mirando vuelos y que patatín y que patatán. PERO... ella tenía muy malos recuerdos de un concierto que vio en Oviedo, que por lo visto fue horrendo hasta decir basta. Yo estresada. "Peroperopero... si no te gustan, ¿de verdad quieres venir?". Y ella "que sí, que sí, que hace mucho que no voy a un concierto". Pues dicho y ello.
  • No voy a mentir: me creó cierta tensión el ir a un concierto de mi banda favorita de toda la galaxia con alguien, que por mucho que quiera, siempre me había dicho que ese concierto un auténtico desastre.
  • Semanas atrás, Bono tuvo que cancelar en medio de un concierto porque se estaba quedando afónico. Si recé entonces para que se pusiera güeno, ahora me quedaba la incertidumbre de si se habría recuperado completamente.
  • ¿Qué puto tiempo hacía en Madrid? ¿Qué metía yo en la maleta? Porque aquí tenemos verano pa rato todavía y aún no me quito de la cabeza la odisea que casi acaba en muerte por congelación en junio del año pasado cuando fui a ver a Aerosmith en donde Yisus dio las cuatro voces.
Por supuesto, dormí poco y mal esa noche, porque no paraba de despertarme sobresaltada pensando que perdía el avión. Ese avión que me iba a llevar a ver por sexta vez a mis queridos, adorados e idolatrados U2. Y, por supuesto, nada de líneas low cost, que te la lían parda cuando menos te lo esperas.

Pero no me libré de volar con críos. Concretamente con una niña que no paró de hablar en todo el vuelo. TODO EL VUELO. Dura menos de una hora, pero fueron los 50 minutos más largos de toda mi existencia. Este año.

Se puso a cantar, a preguntar quién conducía el avión, que quién movía las alas, que si era un pajarito que volaba alto, alto por encima de las nubes, que se le iba a caer un diente, que... ¡QUE TE CALLES YA, COÑO!

Y los padres, ahí tope comprensivos, respondiendo a todas sus mierdas mientras medio pasaje se estaba cagando en sus muelas. Las de leche y las que le saldrían después.

Un bebé llorando... otro niño gritando al fondo.


LLAMAMIENTO A LAS LÍNEAS AÉREAS: 

Si hay vagones del silencio y hoteles sin niños: TOMAD NOTA, COPONES


Pero voy a proseguir porque yo he venido aquí a hablar de mi libro del fabuloso concierto de U2 que el viernes pasado me llevó hasta el éxtasis, como a Santa Teresa. Ahí tope embobada a ratos, tope dándolo todo y más, tope fan desde el principio hasta... que me muera.

Previo gintonic, y curiosear las camisetas en un puesto oficial de fuera, y que no tenían mi talla, no tardamos mucho en acceder al Wizink. Di mi gritito de victoria, porque yo sufro antes de entrar incluso sabiendo que mis entradas son buenas.

Fui a encontrar la camiseta que quería con mi talla. La gente, con todo su potorro, como en el mercadillo, sácame esa en esta talla, no mejor la otra en talla más grande... Yo: "Si me sacas esa camiseta en la L*, te la pago en efectivo y sin que me des cambio, YA".

Chimpún.

Doña Caye había ido a buscar avituallamiento líquido y, después de un momento de confusión, encontramos nuestros asientos.
Más o menos en el mismo sitio que en el concierto de Berlín, pero un poco más al lateral, que siempre me ha gustado ver el tinglado que tienen montado y, OBVIAMENTE, ver cómo salen mis irlandeses favoritos antes que el resto del público. Disfruto mucho, además, viendo dónde The Edge o Adam Clayton tienen guardados sus instrumentos. Esta vez me tocó ver con más claridad la parte de The Edge. Quien le cuida las guitarras tiene uno de los trabajos más increíbles del mundo. Del de Adam igual, pero si me conocéis un poco, sabéis que yo ma-to por ver todo el set de percusiones varias de Larry Mullen Jr.

De Bono no os digo nah porque lo mío ya roza lo enfermizo. De buen rollo, pero nivel orden de alejamiento y tal.

La escenografía es la misma, porque para algo llevan desde el 2015 de gira para dar a conocer sus dos discos gemelos, y por en medio, porque ellos lo valen, la gira del aniversario del The Joshua Tree que yo me perdí (y no voy a seguir porque lloro).

Pero ay cuando empieza el tinglado... ¡Todo cambiado! Empieza un vídeo y la música, y Bono está cantando y el grupo tocando... ¿pero dónde carajo están?. Y no, no es una grabación, reconocería la voz de Bono en directo con media oreja. ¡Dentro del pantallón!

Me muero.

Como os digo, con la misma construcción de pantallón y dos escenarios unidos por una pasarela, el concepto visual es diferente. Sólo que, además, esta vez han añadido mini plataformas a los lados, de manera que Bono está en el escenario pequeño, Larry en el grande y The Edge y Adam en las plataformas, creando ahí una santísima cuatri-nidad de morirse. 

¿Y sabéis otra cosa que me EN-CAN-TÓ? 

Mix de giras

La primera vez que los vi fue en el 97, con lo cual me había perdido giras tan míticas como la del Achtung baby y el Zooropa. Sin contar las anteriores, claro. Pues aquí no me pudo dar más subidón eléctrico all over my body cuando fui descubriendo que han hacían un remembering de todas sus giras. TODAS. 

Y cuando tocaron Even better than the real thing, posiblemente mi canción favorita de ese disco... Si esperando a que empezara el concierto, creía que me iba a dar el parraque... las fans de los Beatles son unas flojas a mi lado. 

Salieron imágenes del PopMart Tour, con ese limón-bola-discoteca, el medio arco amarillo... Mr MacPhisto liándola parda, Bono maquillado y desmaquillándose... Acrobat, Elevation y Vertigo, donde reconocí pasajes de Rebel Rebel... y llega el momento de Summer of love y You're the best thing about me... todo esto en el escenario pequeño, donde Adam se marcó las percusioes con unas congas... y la voz de Bono sonó increíble. Voy a soltar una moñada, pero fue puro caramelo.

Mr MacPhisto

Ya lo he dicho antes, Bono salió a medio maquillar y con un sombrero de copa. No era el mismo personaje que en aquella maravillosa gira, pero de repente, el pantallón enfoca a Bono y se tranforma en un MacPhisto chungo, con todo el maquillaje corrido, muy el mejor Joker de toda la historia de las pelis de Batman: el de Heath Ledger.

Y empezó a rajar como solo Bono sabe hacer. Repartió un poquito para todos esos que van de demócratas pero quieren levantar muros, dejar a la gente morir en el mar, mientras ganan dinerito apoyando guerras en países menos desarrollados... ya sabéis, los fachitas del Hacendado, tan fanses de banderitas y tan poco empáticos. Pues esos.

"Power to the people. My people" Eso decía MacPhisto. Más clarito no lo podía dejar.



Acrobat

Jamás, en ninguna de las giras a las que he ido, y son SEIS, os lo recuerdo, habían tocado esta canción. Y cuando digo jamás fue tocada, jamás desde su gira original, que fue con el Achtung baby. Si no estoy equivocada, y habiendo intentado encontrar algún vídeo en directo reciente... así es... la tocaron. 

Me muero porque ahí The Edge tiene uno de los mejores solos de guitarra de toda su carrera con la banda. 

"...You know that your time is coming 'round
So don't let the bastards grind you down"

Spanish eyes

Para cualquier fan español de U2, esta canción es especial por razones obvias. La suelen tocar cuando vienen de gira a España y ya está. Pues lo hicieron. Y como no la tienen en su repertorio habitual, Bono dijo que la habían estado ensayando en el camerino a ver qué tal salía.

De 10. 

Es brutal ver la magia que se puede hacer con una guitarra, una batería, un bajo y una voz. Y ya está. La parafernalia está ahí, pero si tan sólo uno de ellos cuatro falla, ¿de qué sirve ese pantallón o esas luces?. De nada. 

Antes he hablado de descarga eléctrica en la piel. No tengo otra manera de explicarlo, porque por mucho que me gusten otros grupos o solistas, sólo ellos consiguen esto. Y sé que he intentado explicarlo en otras de mis crónicas de los conciertos a los que he ido... pero nunca encontraré las palabras exactas para describir esa sensación. Supongo que por eso soy tan adicta a los conciertos, porque aunque no soy yo quien está en el escenario** puedo sentir ese colocón adrenalítico. Y claro, como buena adicta, esos colocones tienen que ir a más. Así que es una buena noticia que todavía exista el buen rock, el talento musical, que haya más conciertos y que los buenos rockeros sigan estando ahí para recordarle al mundo entero que todavía puede salir de la mierda auditiva en la que nos intentan ahogar.

¡Somos la resistencia!

No tocaron With or without you

Y me dejaron en shock total. Porque acabaron con One y pensaba que dejarían el clasicazo por excelencia para el final. 

Nos escucharon corearles la canción incluso cuando habían acabado, Bono dio las gracias, dejaron los instrumentos, saludaron y se fueron.

Y nos quedamos todos con el culo torcío.

Pero es que a estas alturas de su carrera, ¿van a estar en esto sólo por algunas canciones de uno de sus discos más míticos? ¿Después de venir de una gira conmemorativa del mismo? No, nenis, no. Con un par, vinieron a mixear giras y a tocar sus álbumes gemelos. Punto.

He de decir, que gracias a ciertas emisoras, esta preciosa canción ha llegado a cansarme. Así que para mí ha sido un soplo de aire fresco disfrutar de Even better than the real thing y obviar With or without you. Ole.

Me quito el sombrero, la peluca y lo que Bono me diga que me quite.

Los álbumes gemelos tienen su explicación

Songs of innocence (2014) y Song of experience (2017) son dos discos que todo el mundo se ha estado preguntando por su sentido. ¿A qué viene ahora por esta obsesión con el Songs of Innocence and of Experience*** de William Blake? ¿Qué invento es esto?

El primer gemelo, Songs of innocence, es una interpretación de sus inicios como banda. De la, efectivamente, inocencia que tenían cuando empezaron con todo este tinglado de la música. De cómo fueron cambiando sus vidas a medida que les iba conociendo el público. De sus problemas (todos recordamos los pasotes máximos de Adam), de su subida al cielo y al infierno de cada uno... Lo que le pasa a cada uno de nosotros, sólo que no vamos sacando discos por la vida.

Song of experience, el segundo gemelo, vendría a ser el cúmulo de vivencias que han ido almacenando a lo largo de sus vidas, personales y musicales. Pero en el caso de Bono, ahora sabemos que pasó por alguna situación médica, que no ha querido desvelar,  que le cambió la perspectiva de las cosas y, literalmente, fue escribiendo canciones a sus seres queridos.

Pero también recordemos que se fueron genios de toda una generación como Prince o David Bowie, y que, de repente, no te das cuenta, y ya no están. Y esto va para famosos y no famosos. Un día pestañeas y nada vuelve a ser lo mismo.

Decidió escribir como si estuviera muerto.

Por eso, Landlady y You're the best thing about me están claramente dedicadas a sus mujer (qué envidia me dassssss, jamía). Love Is Bigger Than Anything In Its Way a sus hijos, Get Out Of Your Own Way a sus hijas, y, The Showman, a todo el tonelaje de seguidores, que les seguimos, hagan lo que hagan y que somos capaces de dejarle en silencio para escucharnos cantar todas sus canciones de pe a pa.

Todas las canciones de este disco están dedicadas a alguien y cuando las escuchas, tienen todo el sentido del mundo.


¿Y qué os puedo decir yo? Porque sé perfectamente que soy imparcial.

No puedo comparar sus discos de ahora con los de antes. Porque esta gente lleva 40 años en la música. Sus vidas no eran iguales a sus veinte años cuando les pagaban casi con chicles por actuación a ahora, que llenan estadios sin dejar ni un sólo asiento vacío.

Pero también sé que aquí tengo razón. Aquí hay talento. Aquí hay cabezas pensantes. Aquí hay amor, ganas, sentimiento, rock, electricidad, lucha, idealismo, fuerza, hay inocencia y experiencia.
 

Si algún día tengo la gran suerte de conocerlos, esta que escribe, que va de dura por la vida, empezará a llorar como si no hubiera un mañana.

Lo siguiente será decirle a Bono: "Joder, I love you".




Y que no puedo esperar a volver a verlos de nuevo. 


Os dejo con una canción que, ahora mismo, no recuerdo haberles escuchado tocar en directo en los conciertos a los que he ido, pero que me fliparía. Seconds de War:




* Camiseta de chica, ole, por fin, que estoy harta de comprar camisetas de tíos. Y sí la L, por un buen par de razones. Pero tiempo al tiempo, nenis.... tiempo al tiempo.

** Sigo empeñada en estar en un escenario y darme un baño de masas. Soy una rockstar y, aunque no sepa cuándo, lo conseguiré.

*** Colección de poemas ilustrados de los que la banda son muy fanses, btw.


sábado, 15 de septiembre de 2018

14

Yo ya no sé si tengo el blog simplemente para actualizar la  imagen de la señora que protagoniza mis cabeceras, pero lo puedo deciros que siempre me produce mucha emoción, la verdad.


Decimos adiós a Kila Zahar, menuda pelirroja estupenda ha tenido el descaro de reinar en este blog, y le damos la bienvenida a Bettie Kaʻulaʻula, que es una prima perdida de la Page pero en versión tatuada y alternativa. Lo que a mí me gusta vamos.

Este año, quien dibujó a esta señora divina originalmente, es una mujer y se llama Fiona Stephenson. Porque no sé si lo habéis notado, pero yo soy muy del palo LA REVOLUCIÓN SERÁ FEMINISTA O NO SERÁ, mi color favorito es el morado... Pues eso, ¡QUE VIVAN LAS MUJERES!. Y las mujeres, aunque pocas en aquella época, también dibujaban pin-ups.

Aquí la belleza original:


Coqueta, rosita, guapísima, lo jutito de picante...

Igual igual que aquí mi señora Ka'ula'ula que, en mi primer desparrame creativo, era así:



Pero claro, en la cabecera de MI blog lo que tiene que verse es MI nombre de guerra, ¿estamos?. Así que si os mola la versión "no tengo el potorro para ruidos", la encontraréis aquí. Porque en este blog va a ser la dueña y señora de mi rótulo de neón, mis tonalidades moradas, mi subtítulo de tiza y unos cuantos graffitis majos dedicados al peñazo del patriarcado. 

Quedando tal que asinsssssss:






Aquí mi Facebook* y Twitter*. Mientras estás leyendo esto, seguramente todavía me quedará alguna cosa por actualizar, porque jopetas, te apuntas a tantas chorradas a lo largo del tiempo que ni te acuerdas.

Y nada, como cada año, haré propósito de enmienda y a ver si retomo la temporada de premios, que echo de menos trasnochar mientras recopilo fotos y destrozo los trapitos de turno. Con que nadie me hable/toque/mire recién levantada... Todo bien 👌

Felicitadme coña, que a ver cuántas personas en el universo tienen un blog de 14 años. Que lo tengo en plena adolescencia, con su hormonas revolucionadas y dándome mala vida. ¡Contenta me tiene!

¡Ah! Bueno, que sí, este año la celebración va a ser por todo lo alto, porque la semana que viene estaré flipándolo DEMASIADO después del concierto que mis adorados, queridos, amados, idolatrados, over-faneados U2** darán en Madrid. Será el viernes, pero yo auguro un estado de levitación mística durante todo el fin de semana.

Puede que toda la semana siguiente.

Vale, tal vez todo el mes.

No todo el mundo puede decir que ha visto a su banda favorita sobre la faz del planeta Tierra, seis veces. SEIS. S-E-I-S.

Por el momento yo ya hace semanas que estoy con mi ritual de escuchar todos los discos (no vaya a ser que todas las canciones que me he aprendido desde mis 11 años se me hayan olvidado de la noche a la mañana), repasar los libros, deuvedeses de los conciertos, libretos, fotos y demás tesoritos.






En los comentarios, si os da la real gana y donde os dé la real gana, aunque prefiero aquí, que sabéis que me hace mucha ilu, me felicitáis y me deseáis toda la clase de buena suerte y mejores augurios a mí, a mi movida con esto de ser freelance y al blog, que se lo ha ganao. Que me ha aguantado mucho. Aunque yo más a él. Que para eso lo creé yo. 

Osea: A MÍ, ME FELICITÁIS A MÍ Y YA ESTÁ.


Ay como Bono me cante este canción.... 



BONOOOOOOOOOO, HERE I GOOOOOOO!!

Os dejo, que tengo que ver qué escote me pongo. 







* Si eres de esa clase de personas que van de listitas por la vida, de los que ponen una cara cuando me tienes delante, pero luego vas haciendo de metecaquitas, chivatitos, locas del coño, vamos... sí... sabéis perfectamente quiénes sois... si no encuentras mis perfiles es porque seguramente TE HE BLOQUEADO. Cómprate el ¡Hola! y deja de dar por saco 👊

** Básicamente me toca los ovarios que me puedan decir que si se han metido de todo, que si deberían haberse retirado hace taitantos años, que si no son tan buenos como antes... Lo voy a repetir por si no ha quedado claro: ME TOCA LOS OVARIOS. Han sido, son y serán mi banda favorita sobre todas y, como todo y todos en la vida, han tenido sus altibajos. No todos los discos son igual de buenos, cierto, pero me siguen gustando. Y si los putos Rolling Stones siguen despidiéndose desde hace 20 años, pues que les quiten lo bailao. Chitito y chimpunes varios.