lunes, 27 de noviembre de 2017

Jamiroquai es lo que necesitaba

Oh yeah!

Fui a DISFRUTAR el conciertazo que dio Jamiroquai este sábado en el Wizink Center de Madrid. Maravilloso. Increíble. Fantástico. Funky y soul. Y, sobre todo, una energía espléndida en el ambiente.

Porque lo que tiene Jamiroqaui, es que no sólo tiene buen rollo su música, es que lo contagia al resto de personal. Y si no voy mal, creo que éramos como unas 15 mil personas ahí metidas. De las dos horas y algo que estuvo dándolo todo, no dio opción a que te sentaras. Y mira que tiene canciones tranquilitas preciosas, pero... ¿ PA QUÉ?

Puntualidad británica nenis. Decían que el concierto empezaba a las 21:30. Pues ahí estaba ya la primera melodía, ese juego de luces total y ya todos en pie esperando a ver al chandalero más dicharachero.

Jay Kay, aunque ya con una curva de la felicidad notable, no decpcionó en absoluto. Y eso después de haber pasado por una operación en la columna hace unos meses y un catarrazo que lo dejó fuera de combate semanas atrás, obligando a la banda a anular algunos conciertos.

Pero ahí estuvieron todos, esa pedazo de banda con sus teclados, sus percusiones varias, su batería, ese guitarra y ese bajo y, par favaaaaar, esas señoras coristas, a cada cual más estilosa y divina. FAN.



Jay enfundado en su habitual chándal y zapas Adidas* Oregon y sus guantes. Pero aaaaay... ese casco-penacho de plumas luminosas con movimiento... Lo quiero. Lo quiero mucho.

De hecho, he decidido que pienso llevar eso en la cabeza el día que me case. Ni flores, ni leches, plumas luminosas p'arriba y p'abajo. Que si un "¿quieres a Bruno Mars por esposo?" por aquí, un "si, quiero" por allá...

En serio: lo quiero.

Y bueno, POR SUPUESTO, yo necesitaba bailar y cantar y de todo. Como la buena estrella del espectáculo frustrada que soy.



Y lo necesitaba mucho, porque mirad queridos, arrastro un año y poquito de mmmmmmierda, ¿sabéis?. Y a mí un Jay Kay me da la vida. Probablemente uno de los pocos tirillas que a mí me han gustado en toda mi existencia, por cierto, aunque ahora, ya os digo, incluso de lejos se le nota esa alegría de hombre casado y convertido en padre. Pobrecito mío, iba un poco ortopédico de movimientos, no al nivel de Maraya, porque lo suyo es insuperable. Pero vamos, que yo a este señor lo he visto prácticamente trepar por las instalaciones de los focos, que yo pensaba para mis p'adentros "de lo que tome, yo quiero, porque tiene que ser lo mismo que toma Flea de RHCP, me vendría estupendamente para no gruñir cuando madrugo".

Aún así, se estuvo moviendo por el escenario haciendo sus clásicos movimientos y algún juego de pies. Vamos, que el brikindans y el crusaíto se le dan estupendamente.

Los conciertos en sí mismos me dan la vida. Comprendo perfectamente la confusión que deben de tener algunos artistas, que subes a un escenario y te quiere todo el mundo. Absorbes todo la energía que te da un público entregado y luego, acabas, te metes en tu camerino/jet privado/suite de hotel del lujo/mansión... y que no es lo mismo. Entiendo esa soledad, la verdad. Pero sin jet, sin suite, sin mansión y, sobre todo, sin camerino. So sad.

Pero lo mejor de ir a un concierto de Jamiroquai, es que no es para un estirado, pocos artistas he visto tan agradecidos y que, después de 25 años de carrera musical, aún tenga esa sonrisa para atender a los fans antes de irse. Nos lo hizo saber varias veces lo buena gente que fuimos, y cuando le pedimos bis, iluminamos todo el sitio con los flashes de nuestros móviles para dejárselo bonico y convencerle. Volvió soltó un "you are amazing", tiró unas camisetas al público y empezaron a dar caña disco-funk de la buena.

¿Qué queréis que os diga? Yo me sentía muy en mi salsa y le agradezco infinitamente a la alineación de planetas, estrellas o lo que sea que hiciera posible que pudiera ir.

No tocaron Supersonic, que, por supuesto, es de donde saqué mi nombre, ni otras que me gusssstan un montón como Black Crow, King for a day, Feels just like it should, Seven days in sunny June, Tallulah o White knuckle ride**. Pero aaaay cuando nos dio el Canned Heat, el Automaton o el Super Fresh (2 de mis cancionzacas más prefes de su último disco, por cierto, junto con Carla)... Se lio parrrrrrda.

Una muestra con su mítico Cosmic Girl:




Ni os voy a mencionar que cuando se acabó el concierto me di cuenta de lo mayor que estoy, que cuando me fui a sentar, noté yo unas lumbares un tanto resentidas. Y unos pieses que me decían "jamía, dos horas y media de baile total no, que tú no estás ya para estos trotes".

Un poco sí. Ese día mi podómetro me dijo que había pasado de los 22 mil pasos, el pincheo del telonero (Deetron, crack) y luego el concierto. Me dicen que el meneo dura dos horas más y hubiera seguido.

Lo que llevo mal es el después, que voy con subidón, con procesamiento de información y me cuesta bajarme de mi Cloud 9 particular ;) ;)

Si alguien todavía duda de que ME ENCAAAAAAANTA Jamiroquai, que se lea otra vez el post.

Y ya otro día os cuento el resto del tiempo, que ahora me está sonando el When you gonna learn? (eso digo yo, when I'm gonna learn de una puta vez) y mi cuerpazo serrano me pide bailongueo del bueno por MaraMansion.








* mi marca deportiva favorita, por supuesto, anda que no supliqué yo por ese chándal de lentejuelas que llevaba Jon Davis de Korn. En cuanto me haga millonaria, pienso tener las Superstar y las Gazelle en todos los colores posibles. He dicho.

** Y podría seguir con una ristra interminable de tooooodas sus canciones porque por si no os habíais dado cuenta todavía: SOY MUY FAN.

lunes, 2 de octubre de 2017

Miau

La última vez que me digné a aparecer por aquí fue para enseñaros a la nueva jamona que va a presidir mi blog hasta el año que viene.

13 años.

Joder... soy una superviviente.

Bueno, pues muy bien. Pienso seguir dando guerra cada vez que me apetezca.

Anteriormente también os conté que ya llevaba un mes en mi nuevo trabajo. Próximamente serán dos. Nos os voy a mentir:
  1. Sigo dándole gracias al universo por devolverme un horario de ser humano, el retorno de mi vida... ¡mi vida!... Me levanto más pronto que nunca, pero eh, salir los viernes a las 14 es lo puto más. Y mis sufrimientos varios me han costado.
  2. No todo es maravilloso, soy la nueva, el último mono, sigo aprendiendo y básicamente hay veces que no entiendo cómo no se entiende que lo que para uno es muy obvio (porque llevas la tira de años haciendo tal o cual) no lo es tanto para alguien que acaba de llegar. Pero bueno, males menores teniendo en cuenta que nadie me discute tipografías, fotos y lo que me salga de las narices. Esto es cuestión de rodaje y por mis ovarios que pienso rodejear.
  3. Ya os he contado el tema madrugar: me lleva por la calle de la amargura y creo que eso no va a cambiar nada de nada. No puedo con mi vida, ni con la de nadie cuando tengo que madrugar. Y si pudiera ducharme en café, lo haría. Pero es que yo me ducho por las noches y no es plan. Me ducho por las noches para no tener que madrugar más. Y porque apenas sé deletrear mi nombre, como para acordarme de que tengo que ducharme.
Por lo demás, estoy un poco cansada. Tal cual. He tenido un fin de semana de total autismo. Sólo uno. que no está mal. Pero para mí no es suficiente.

Voy y me entero de que Los Bengala vienen a Palma. Rrrrrepito: Los Bengala vienen a Palma.

Empiezo a movilizar a las masas: por dioxxxxx, un alma caritativa que quiera venirse conmigo.

Me salen 2 candidatas. Benditas ellas y su pelazo.

Pero no estaba la cosa muy asegurada todavía.

Y pienso "pues yo me compro la entrada y según cómo tenga el moño, a lo mejor hasta voy sola".

Le estoy contando yo mi teoría a mi santa madre, cuando de repente me dice: "¿Pero tú no tenías una boda ese día?".

Entendí entonces porqué mi subconsciente me decía "no te compres la entrada, demente senil de mierda".

Dije a esas benditas y a todo el resto de ser susceptible de ser preguntado para venir conmigo, que relajaran sus respectivos esfínteres, porque, efectivamente, esa noche yo tenía una boda.

Me retaron a que expresara mis más profundos sentimientos. Challenge accepted:



Maldita mi puñetera suerte... Hace un año o así que me hice fan (y ya sabéis que cuando me hago fan, me hago FAN), que me compré el vinilo y estuve dándoles la barrila con "¿y cuándo venís por Mallorca? ¿Eh? Cuándo? ¿Eh? ¿Eh?".

Menos mal que mi faceta esperpenta les hizo gracia, porque fueron tan amables de soplarme que al día siguiente de la boda, hacían otro concierto.


Y que gracias por el vídeo.



Gracias genética, por permitirme ser una esperpenta con arrangues espontáneos de ausencia de vergüenza.

En fin, que yo tenía una boda.

Me fui a la pelu y le dije a la ídem: "Como si Liz Taylor* hubiera sido rockera".

Y después, ya en MaraMansion, me dediqué a pintarme como una puerta. Y asín quedé:

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el

Me gusta un brochazo...

Creo que de todas las bodas a las que he tenido que ir, sólo a otra anterior y a esta, he ido acompañada. Esta vez por ex-compañeros de trabajo. Y me lo pasé mmmmmuy bien. Creo que fuimos un poco el alma de nuestra mesa, que se llamaba Barcelona y, jatetú, muy independientes no nos sentíamos esa noche (😉😉).

Para esta boda tuve el placer de hacer las invitaciones y las minutas, que, a su vez, fue mi regalo de boda. No es por nada, pero creo que quedaron muy gonicasdeltó. Al menos a los novios les encantaron que es lo que cuenta.


Abro inciso:

Aprovecho para deciros que mi marca es Metro&medio designs y que tengo facebook e instagram y deberíais hacerme muy feliz haciéndoos fans y siguiendo mis garabatos y tal tal. 

¡HACEDLO!
Cierro inciso.


La novia, amiga, estaba preciosa. El sitio era maravilloso. La comida es-pec-ta-cular. Pero he de decir que salí de allí con un trauma que no sé si seré capaz de superar. Ver al novio dándolo todo "bailando" El Serrucho** me provocó, como mínimo, un micro-ictus en alguna parte del cerebro. Nos provocó, porque mis amigos también lo flipararon muy fuertemente. Escena hardcore.

Seh. El novio es un muy fan y mucho fan del reguetón.

Ocurre hasta en las mejores familias.

Pero ahí estuvimos, volviéndonos locos con lo que no era pum-capumcapum-capumcapum.

Tuve que salir a lucir mis mejores pasos de baile cuando, efectimanente, pusieron a mi BruBru. Porque la novia me conoce y yo por un "I'm too hot... hot damn! Call the police and fireman. I'm too hot... hot dam!" ma-to.

A las 5 de la mañana me metí en la cama, después de 3 toallitas desmaquillantes mientras veía algo en Netflix, para no quedarme dormida mientras tanto.

Al día siguiente, tuve que darle la razón a mi pelu: eso hubiera aguantado un puto ataque nuclear.

El día se puede resumir así: perrismo máximo.

El esfuerzo más grande que hice fue ducharme.

Pero es que yo tenía una cita por la tarde con una divina que se me apunta a un bombardeo si es necesario. Instigué todo lo que pude para grabarle a Los Bengala a fuego. Mientras yo me quedaba muy lóquer con lo de la sesión reguetonera en la boda, ella sí que fue a verlos al concierto. Y tengo que decir que ahora hay una adepta más a la secta.



Nos dirigimos al Hotel La Concha Soul y nos aposentamos en una buena mesa de la terraza, porque era un concierto al aire libre, junto a la piscina.

Como buena fan, estuve ahí cantando y llevando el ritmo. Discretamente, porque aunque no tengo ni zorra de tocar la batería, soy una campeona del air-drumming. Porque no importa que no sepas tocar la batería: es un sentimiento.

Hay que ver lo bien que toca don Borja, esa energía y ese buen humor. Y que yo tengo una querencia especial por el tamborismo y el platilleo, todo hay que decirlo. Y don Guillermo también, reputo crack.






Encima es que son muy majetes. Me gusta mucho su música, porque es muy, muy energética. Sus canciones a mí me dan muy buen rollo. Es como tomarte un expresso triple. La base musical es muy rock y garage y al mismo tiempo tienen ese descaro muy punk.

Que mancantan, por si no os lo había comentado antes.

Hacersus fanses de Los Bengala, coñoya.

¿Os dije que tengo su vinilo? Pues me lo llevé. Y ejercí de fan: me lo firmaron 😁

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el


Tope preparada que fui: vinilo con su fundita de plástico para que no se estropera la cubierta, nada de firmar y estropearla, me llevé un boli plateado para que firmaran en el protector de papel negro del interior. Par favaaaaar.

Remajos, en serio. Ahora, con el que te partes de risa es con Borja, el tamborilero.

Y así es como tuve un fin de semana completito de glamour, micro-ictus reguetoneros, cansancio y rock & roll del bueno.

Bueno, y esta mañana, escuchando Hoy empieza todo, empieza a sonar una canción y voy pensando "uy, cómo me gusta, esto es muy... ". ¡Joder! ¡Los Bengala!. Me he despertado de golpe. Así que nada, han estado en Los conciertos de Radio 3*** y voy a tener que ponérmelo muy a tope hasta que salga su próximo disco, Año selvático. Es el día 5 (en nah y menoh), pero yo no puedo esperar más a tenerlo en mi poder.

Asun: gracias, eres lo más 💗

Poco más.

Bueno, creo que me estoy resfriando un poquito y el rayamiento va in crescendo. Como mañana cuando suene la alarma a las 6:15**** no haya mejorado, empiezo a enchufarme lo que sea en cero coma.

Ya os daré el parte médico.







* Ya sabéis que yo tengo un obsesión muy fuerte por esta señora y su amiga Marylin.
** Pieza "musical" cuya existencia desconocía y que no pienso ni enlazar porque no quiero que mi macbucito se infecte de algo. Buscadlo vosotros.
*** Siempre he dicho que es la radio de las modernasdemierda y ponen demasiado indie para mi gusto, pero a mi que no me quiten El Sótano o lo de los misiles del gordo ese de Corea del Norte se queda en una mascletà.
**** Yo sólo quiero ser rica para vivir en un verano eteeeeerno y no tener que madrugar si no me da la puta gana.


sábado, 9 de septiembre de 2017

1 mes

Pues ya he cumplido mi primer mes en mi nuevo trabajo y....

Sí, empiezo una lista de cositas 😁:
  • En mi primera mañana hice más cosas que en 5 meses en el puto agujero del que huí.

  • Madrugo, me cuesta y más me costará cuando empiece el fresquito, pero... volver a recuperar mi vida es lo puto más. Empecé con un horario que me parecía ya mejor que el del Agujero, pero es que encima van y lo mejoran. Pfffff, winning.

  • Tengo que toquetear código, que no me gusta, pero mira, será algo que el universo quiere que aprenda por alguna razón. Yo ya no voy a discutir más contra estas cosas cósmico-universales. Adelante, sin miedo, ya me quitado los guantes de boxeo. Pero no los he perdido de vista.

  • He recuperado mi vida: voy al gimnasio, estoy pensando en volver a clases de baile (aún no sé cuál), dibujo, puedo hacer tareas caseras, puedo hacer básicamente lo que me salga de las narices al salir del curro. ¡Incluso nada si me da la puta gana!

  • La de veces que he pensado, "a estas horas yo estaría todavía allí, muerta de ascazo" mientras he estado aprovechando mi tiempo en cosas más productivas que estar sentada delante de una pantalla, sin hacer nada, o esperando a que cierto ser vivo diera su visión creativo-despixeladora, después de consultar el pantonario, claro. En fin... que básicamente espero que experimente lo que es tener tos y diarrea al mismo tiempo. #quetefollenconunapiñatropical*

  • Tengo una compañera, y no otro ser enfermo de competitividad en búsqueda perpetua de la perfección y de lengua abrillantadora. Y es majeta total. Lleva la tira en la empresa, así que se sabe todo de pe a pa y de pa a pe. Tanto que todo le sale como automático y tengo que pedirle que me lo repita o que vaya más despacio. Mi edad, ya os tocará 😉

  • A veces me estreso un poco, porque soy nueva y quiero saberlo todo ya y no tener que depender de la ayuda de mi compañera. Porque odio depender de algo** o alguien***. Me estreso mucho más cuando es algo que no se me da bien o no he pillado del todo, obviamente. ¿He mencionado ya que odio el código? Pues eso.

  • Lo he dicho antes, pero lo vuelvo a repetir: madrugar me resulta jodidísimo. Ahora entro antes y salgo antes. Para superar mi estado de ser huraño semi-comatoso mañanero, pensé en estar una semana sin tomar café, a ver si así caía rendida y me iba a dormir antes. He durado dos días. No puedo con la vida. No importa lo poco que haya dormido por la noche, está científicamente demostrado que soy de tarde-noche y jamás nadie en la historia de la humanidad podrá hacer que eso cambie. Pero eh... ¡cómo mola salir antes a pesar del sufrimiento mañanero!
Y básicamente eso es un poco el resumen.

Por lo demás, he estado celebrando mi particular navidad en medio de agosto, que es cuando toda mi familia está reunida.

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el


Frida sigue siendo la alegría de mi vida y cada día quiero más a esa peluda hiperactiva.

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el


Disfruté de buena música en el Monkey Roll Fest...

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el



He pasado por momentos bajos, pero el más bajo con diferencia fue enterarme del fallecimiento de alguien querido, que aunque el tiempo nos había separado, yo siempre tuve en gran estima. Algo que aunque sabes que no va a llegar más allá, no estás preparada para enterarte de que llegó el final. Me ha resultado duro. Sobre todo al cabo de unos días, cuando te das cuenta de que no hay vuelta atrás. Y flipas. Porque cuando "te vas",  te vas. 

He estado en una despedida de soltera, en la que tuve que ponerme una camiseta del apestoso de Bob Esponja. En pleno SPM, arrastrando semanas sin dormir decentemente, matando por comer cosas saladas, que vienen estupendamente para la hinchazón nivel globo aerostático que siempre me pasa, sin haber podido tener un momento estar sola conmigo misma... me vino estupendamente vestirme de amarillo, ¿sabéis?

Y lo de estar rodeada de chicas, en un 90% delgadas, incluso las que hacía unos poquitos meses que habían sido madres... osea... ¡Hola! Me llamo Mara Jade, peso 400 toneladas y como te interpongas entre cualquier cosa con sal y yo, acabaré con tu existencia, ¿me captas, chica monísima de peso saludable y que me causa una envidia que me rebosa, si no fuera porque yo ya reboso en mí mismamente?.

Algo así.

Me lo pasé muy bien, que conste. La novia es estupenda, adorable, divina y es de esas personas que no les gusta decir tacos y es súper cuqui. Igualitita que yo, vamos. Y me encanta el amarillo, es mi segundo color favorito. Si Bob Esponja se llamara Bob Morcilla, esa hubiera sido yo.

También me he gastado una pequeña fortuna en sujetadores. Porque lo que nadie dice de cuando tienes una pechonalidad importante, es que un sujetador cuesta un ojo de la cara. Vamos, que no entiendo a las que se ponen tetas del tamaño de sandías veraniegas. No tienen ni idea. 

Seeeeeeeh, nenis, si las demás se quejan de que cuando adelgazan se les quedan escurrías, a mí NO. 

Y después de una despedida de soltera, llega la boda. De ahí mi odisea para saber qué carajo me pongo y cómo hostias mantengo a estas dos, que ya sólo les falta tener vida propia, debidamente en su sitio con lo que me atreva a ponerme, sin parecer una mesa camilla o una muñeca hinchable.

Sigo con el dilema 😒

Estoy cansada, en el último mes, apenas he parado los fines de semana entre la familia y, concretamente, SSMom teniéndome de decoradora (lo que viene siendo, tirar trastos y mover muebles porque soy una crack del aprovechamiento y reorganización del espacio). Necesito un par de fines de semana de ermitañismo y de ir a mi aire. El suficiente tiempo para que pueda quejarme de que llega el fin de semana y no hago nada #asísoyyo

En estos momentos no puedo esperar a tener el nuevo disco de Queens of Stone Age, Villains, en mi manos (sasto, sigo comprando música, pero esta vez será cd).



The Evil has landed es una de mis canciones más prefes 😈

Y... bueno, bueno, bueno... BUENO...  ¡U2! Con nueva cancionzaca, You're the best thing about me, con nuevo disco a la vida, Songs of Experience, con nueva gira a la que pienso ir sea como sea****.




Soy totalmente subjetiva, lo sé y me da igual, amo y amaré U2 hasta el final de mis días (teniendo en cuenta que soy inmortal, no os digo nah). ¿Podría estar más emocionada? No, hasta que, efectivamente, consiga entrada para ir a verles de nuevo en concierto. No sé explicar lo que me pasa cuando les veo en directo. Supongo que lo que le pasa al resto del mundo cuando ve a su grupo favorito. Pues eso, pero por mil.

Y creo que ya está. Sip.


En unos días, este blog cumplirá 13 fucking añazos. Está en plena adolescencia. Así que seguiré como hasta ahora: yendo y viniendo sengún me parezca, pero nunca abandonando 🙋






* Sin resquemores ni ganas de criticar, you know 👊
** Por eso necesito ser rica, no es por capricho
*** Y cuando digo nadie, es NADIE, ni siquiera de mi maravillos future husband (BruBru... call me!)
**** Eso significa: no me jo-das TM de los co-jo-nes o...




sábado, 29 de julio de 2017

Punch, vermut y felicidad

¡Y ya está!

Digamos que el último año, laboralmente hablando, ha dejado bastante que desear. No niego mi parte de culpa, porque sea más o menos esa parte, también ha sido cosa mía.

Me estoy volviendo una gurú de las cosas kármico-cósmicas planetario-universales.

Es cierto, yo quise irme de un curro donde el ambiente con los compañeros para mí era lo mejor, a pesar de que no se me valoró hasta que ya era demasiado tarde. Me fui a un sitio que creí que era mejor, donde por fin podría demostrar lo qué sé hacer y que confiarían en mi experiencia. Pero resultó ser una pesadilla, donde, por cierto, resultó que también se jodió el aire acondicionado en pleno agosto. Oullea.

Luego pasé por un momento personal pocho. Cuando empecé a levantar cabeza, tuve que aceptar un trabajo, como ya os dije, por la pasta. Pero incluso la sensación física, por mi parte, era de rechazo desde el primer momento. Y no iba mal desencaminada.

Lo que me he encontrado en esta última semana de infierno, ha sido un cobarde que me acusaba de tener mala actitud y ha hecho alargar mi pérdida de tiempo diario en un sitio que he odiado, porque según él había mucho que hacer, que no le daba tiempo a encontrar a nadie, que no le parecía correcto.... Pero que casi me ha obligado a estar toda esta semana de brazos cruzados, viendo cómo me ha quitaba alguna tarea (oh, vaya, ¿menos banners de 💩 para hacer? Jopelines), ha usado al pobre y amable becario para hacerme llegar sus misivas (menos de medio metro separaban su sitio del que era el mío), que casi me perdona la vida cuando le pedí entrar y salir antes en mi último día y... agarraos, que vienen curvas... cuando llega el momento de largarme... ¡no estaba!

Como el cobarde que es, despareció para no tener que, ni siquiera, ser más hipócrita de lo que es ya, y decir un simple "hala, que te vaya bien, suerte..." y esas tontadas.

Podríais pensar que a lo mejor tendría una de sus famosas reuniones... pero no... ninguno de los otros jefes a los que suele lamer el culo estaban, así que...

¿Tal vez estaría entrevistando a alguien? Puede ser. Pero acaso, sabiendo que alguien se va, ves a los demás que se despiden de ese alguien, y sabiendo que no vas a estar... ¿no haces un poco de paripé para disculparte por no estar para despedirte?

Tengo testigoS.

Jajajaja... sinceramente, nenis, me he pasado una semana calentando una silla, sí, a ratos más a burrida que en otros, pero sobre todo me he estado partiendo el culo de risa del nivel de ridículo que ha podido alcanzar esta persona. Y los comentarios que me han ido llegando durante los últimos meses... las últimas dos semanas... aaaaahhhh... no eran oro... ¡platino!

Karma, bitch. Just wait for her*.

El último día me lo pasé más o menos así:



Y cuando POR FIN salí de allí, la sensación era maravillosa,  me he librado de ese lugar y de tremendo atontao. Leaving like...




Seeeeeeeh.



Chaíto inframundo.




Llegué a casa y había que celebrarlo con unos cuantos bailecitos al ritmo de Jamiroquai.




Y un vermut de celebración.


Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el


Vale, fueron dos.





Era una pedazo de celebración.

Cené tranquilamente (recordad que hasta ahora tenía un horario de 💩 y yo soy de cenar pronto), me puse una de las pelis antiguas que me regaló SSMom hace unos días...


Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y me quedé dormida, nenis. ¡Me quedé dormida!

Tal era la tensión acumulada por la puta espera de que llegara este maldito día, que mi cuerpo y mi cabeza se relajaron a tope de power.

Antes de la medianoche ya estaba yo en mi camita, rodeada de mi ejército de cojines, y a dormir a pierna suelta. Como hacía meses que no lo hacía. 

Pppfffff.... estoy taaaaaan contenta. Taaaaaaan agradecida al universo. Pero sobre todo, FELIZ.

Cómo me doy cuenta ahora de las cosas...
  •  Es cierto, no estaba tan mal hace dos trabajos (en cuanto a ambiente y flexibilidad laboral), pero el hecho de que viera que aquello se iba a la porra, tampoco hace que me arrepienta de la decisión que tomé. 
  • En el trabajo anterior me quedó cristalino que lo de trabajar en un sector snob con gente snob (no lo eran todos, que conste) tampoco era para mí. Y no es que ser snob sea malo, creo, simplemente no es para mí. Trabajar PARA (que es diferente que con) una loca del coño tampoco ayudó mucho, para qué vamos a omitir la verdad.
  • Y en este curro de 💩, he aprendido que no more pasivo-agresivos, porque en estos 3 curros me los he encontrado y me niego a tener que volver a tratar con estos seres. Te metes tus frustaciones por donde me gustaría que te metieran una piña tropical. No soy una ejecutadora, no sin una arma cargada en la mano apuntándote (sabemos todos lo que es el sarcasmo, ¿verdad?). No me considero la hostia pero mala diseñadora no soy. Antes de que se te llene la boca con la palabra "creatividad" busca su significado en el diccionario y, ya que estás, que alguien te explique la expresión "zapatero a tus zapatos". Déjame diseñar, agradeceré tus comentarios, pero no me des órdenes para hacer lo que tú quieras para poder usar los verbos en plural. Si no es eso lo que tienes en mente, ni te plantees hacerme perder el tiempo con tus gilipolleces.
  • No habré tenido la intución muy despierta digamos... los primero 30-35 años de mi vida, pero a medida que me he ido acercando a los 40... va a resultar que la tengo bastante bien afilada. Será de no haberla usado 😒 Nunca vayas en contra de lo que tus punch interiores te digan.
  • En este aprendizaje de las energías y demás, vale, puedo intentar corregir. Puedo intentar dar mi brazo a torcer, porque oye, nunca se sabe. Pero si me lo retuerces, aún sabiendo que yo estoy poniendo mi buena voluntad aunque no esté de acuerdo, te digo una cosa: poner la otra mejilla es cosa de cristianos y yo soy más atea que el mismísimo Satán. Cuidadín.
  • Si algo no me convence, le puedo dar mil vueltas, pero si es no, es no y puntopelota. 
  • Resumiendo los tres últimos puntos: lo de fiarme más de mí misma me mola miles.

Estoy de vacaciones y, para empezar, el primer fin de semana está siendo una puta pasada, no tener que pensar que es una maldita cuenta atrás. No tener que pensar que voy a tener un horario de 💩 que no me va a dejar tener vida. Y no me digáis eso de que hay gente que puede que se quede hasta más tarde: pue sí, pero también les pagan más, incluso por no hacer ni el huevo, mientras sacan brillo a culos ajenos. Así yo también.

Estoy de vacaciones y pienso disfrutarlas lo mejor que pueda. Y saber que me he largado del inframundo es todo un win win.

Empezaré en mi nuevo curro sabiendo que va a ser MUY complicado encontrarme con ese nivel de cutrez, postureo y, un caso muy concreto, ineptitud.

En todos lados cuecen habas. Sí. Pero yo creo que las siguientes tendrán mejor pinta.












 * Because everybody knows karma is a woman 😆

domingo, 2 de julio de 2017

Mes musical y tal

Puede que este año no vaya a poder viajar mucho 😖 pero musicalmente no me puedo quejar.

El mes de junio ha sido especialmente bueno musicalmente hablando. Primero fue el Tone Attack Fest, que se hizo para recaudar fondos para Bull Skull del luthier Vicente Morella, porque unos atontados entraron en su taller a robarle. Pero lo bueno de hacer felices a tantos músicos, es que cuando han de dar el callo, lo dan.

Hombre Lobo Internacional, los fffffabulosos Hattori Hanzo Surf Experience y, haciendo honor a su nombre, Los Frenéticos. Una noche impre-sionante, llena de tone, de reverb, de rock del bueno, mucho bailoteo y un caloraco quepaqué.


No tenéis ni idea de lo que disfruto de estas cosas, música casi artesanal, tan difícil de escuchar en estos días. Sólo los músicos, sus instrumentos y se acabó. Nada pregrabado, nada enlatado. Yo la batería la llevo en corasssssón, pero una buena guitarra me pone hasta las pestañas de punta.

Ni qué decir tiene que me lo pasé genial y que ojalá tuviera más personas con las que poder ir a estas cosas, porque me cuesta la puta vida tener que darle la paliza a alguien para que se apiade de mí y me acompañe.

Bueno, y seguimos con los legendarios The Beach Boys, que fue el regalo de mi parte para SSMom, puesto que ella cumple una semana antes que SSDad y la menda. Pues eso, que nos fuimos las dos a darlo todo con el Good vibrations, Darlin', Surfer Girl y Wouldn't it be nice, entre otras maravillosísimas tonadas surferas que se marcó Mike Love y secuaces. Allí había amor. Verdadero amor por la música, por los días soleados, por la playa, el olor a mar, a crema solar y a cera de las tablas de surf. Lo que para mí viene siendo, la perfección.

Algún día lo conseguiré, no tener que imaginarme estar en esas playas, porque estaré allí.

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el


Alucinantes, leyendas vivas de la música surf con sus edades y con un buen rollo y talento que eso no lo van a tener las siguientes generaciones* por mucho que se empeñen.

Además, mientras les escuchas, ver vídeos originales de su formación inicial con Brian Wilson, los que ya no están, con The Beatles, en programas de televisión, las pelis de Anette Funicello... Un montón de gente mayor, sí, pero también otro montón de gente joven, yeah. Luego estaban los del postureo, que no pueden faltar, sólo para decir que estaban allí. Y luego los culturetas, que no te dejan escuchar ni una puta canción entera si no comenta hasta los arreglos originales que ahora no son los mismos y que antes molaban más y, además, hace de traductor simultáneo a los papás, porque él habla inglés, aunque luego traduzca literalmente al castellano lo que digan... y a cachos.

Menos mal que yo estaba muy metida en mi emoción de "joder, joder, joder, los putos Beach Boys", porque si no le suelto un par de zascas de esos que hacen que mi santa madre se avergüence haberme traído a este mundo cruel y postureísta.

Lo disfruté, pero mucho más porque a SSMom le encantó y eso para mí vale más que cualquier cosa. Hace ya tiempo que a mi madre no le regalo cosas materiales, o al menos lo evito, prefiero regalarle recuerdos. Las cosas se rompen, se pierden, te dejan de gustar, no te las puedes llevar siempre contigo... los recuerdos se quedan. Sobre todo cuando los compartes. Y yo lo de compartir recuerdos con mi familia soy muy fan.

En fin, que ahí no acaba la cosa, queridos. Hace un par de días, estuve disfrutando del flipamiento colectivo que tuvimos todos los presentes que presenciamos el concierto de otras leyendas vivas del rock: Aerosmith.







¿Qué puedo decir?

El concierto de 10. Me refiero a ellos, espectaculares. Steven Tyler es el showman por excelencia, pero Joe Perry... es el puto amo, el genio. Menudo crack.

Fue todo un recorrido por su discografía, con temas legendarios, pasando por esas maravillas de blues que taaaaaaaaanto me gustan. Tyler con todo su glamour rockero, pelazo, pantalones de cortar la circulación, to sexy... pero aquí la menda, por quien ha tenido siempre cuelgue has sido por Perry, que guapo, guapo, no es, pero ayomá... Es el perfil de rockstar clásico que me encanta. Y con ese mechón blanco que lleva... señoraaaaaaassssssss...

Emoción, subidones varios, unas risas, unas palmas, unos bailes, unos air guitar y yo unos air drums, el blues, el rock, momento piano, la gente dándolo todo, Aerosmith más. Steven Tyler eructa de maravilla y puede hacer flexiones que ni yo en mis años mozos**, a Perry sólo le faltó destrozar alguna guitarra contra los altavoces, y el resto de la banda: cojonudos. Hablo sobre todo de Steven y Joe, porque son lo más carismáticos, pero toda la banda estuvo impresionante.

Ni os cuento la que se lio con I don't want to miss a thing, que la cantamos como si estuviéramos en la peli cuando yo sólo puedo acordarme de "esa" escena de La cosa más dulce.



No puedo tomarme en serio esta canción, lo siento.

Como he dicho, el concierto de 10, pero la organización del puto Auditorio Miguel Ríos, es de puta pena. Porque si yo pago para estar en grada, LO MÍNIMO, es que alguien controle quién tiene entrada de grada y quién no. Esto para empezar.

Para continuar diré, que hacía un frío de la hostia. Que me la pela bastante que la semana anterior estuviera Madrid a 40ºC, el frío que hacía era atroz. Menos mal que se nos ocurrió la brillante idea de compranos unos leggings en ese antro consumista*** de Gran Vía, porque íbamos con ropa de verano. De verano mallorquín. De verano mallorquín y trabajando en un sitio CUTRE que no pone el aire acondicionado hasta junio y que, cuando se estropea, no te deja abrir las ventanas, pero eh, te invita a un helado 😒

Así que eso de "tráete una chaquetita que refresca", cuando se lo digáis a uno de las islas, decidle directamente que se traiga un abrigo, zapato cerrado y nada de pantalones cortos. Que así estaba luego Steven Tyler diciendo que hacía un fucking frío y que cómo teníamos los pezones.

Pero vale, eso no es culpa de la organización. Lo que sí es de traca, es que NADIE avisara de que había que comprar una ticket para los autobuses de después, porque había huelga de metro y, hoygan, el auditorio ese está en ca na puta. La expresión mallorquina para decir que está donde Yisus dio las cuatro voces. Pero más p'allá. La policía diciendo que bajáramos la puta cuesta que habíamos subido previamente a toda hostia, a riesgo de escupir medio corazón, porque con la mencionada huelga de metro, todo iba de puta pena, que más p'abajo habían reforazdo el servicio de bus.

Y UNA MIERDA.

Allí se formó un pifostio de coches que JAMÁS habíamos visto (básicamente porque si se monta eso en Mallorca, se nos salen los coches de la isla). Ni un bus, ni taxi, ni uber, ni su puta madre. La gente parando coches particulares a ver si los podían acercar a Madrid. EL FRIACO. Ni por teléfono, ni por app, no se podía conseguir transporte privado proque estaba todo saturado. HORA Y MEDIA esperando a la intemperie y vimos cómo uno de esos buses del ticket que nadie nos avisó con la entrada (#nuncateloperdonaréticketmasterdeloscojones), tardó 45 minutos en recorrer 100 metros.

¿Por qué?

Pues porque a la policía no se le ocurre otra cosa nada más que ponerse a hacer un control de alcoholemía, obviamente por la salida más concurrida. Sin dejar un carril libre o pensar cómo hostias dejar pasar a los que no pensaban parar. De manera que era imposible salir de alí y dejar entrar a otros vehículos.

Hora y media después, mi amiga casi se tira en medio de la carretera, desde la parada de los supuestos buses de refuerzo que iban a llegar (y que JAMÁS llegaron), para parar un taxi que nos dijo lo que estaba psando y nos advirtió que iríamos por otro sitio, para que no nos asustáramos por el voltazo que íbamos a dar. El taxista más majo que las pesetas rubias, con su música de salsa, dándonos conversación y que nos dejaba en el hotel rapidito. A él le gusta el frío, pero se cerró su ventana para que entráramos en calor. Tenía taaaaaaanto frío, que intentando encontrar transporte en las app, el tlf ya no notaba el tacto de mis dedos.

Cuando vimos el atascazo supino que habían montado los de la policía... ¿en serio?... ¿EN SERIO LO MONTAS EN UN LUGAR DE UN SOLO CARRIL DESPUÉS DE UN CONCIERTO DE CHORROCIENTAS MIL PERSONAS EN UN PUEBLO DE A TOMAR POR CULO SIN OTRO MEDIO DE TRANSPORTE?

El fliple era muy alucinante y mucho alucinante.

Eran ya cerca de las 2 de la mañana, ni cenamos, directas a la cama a caer en coma.

A un concierto allí va a volver su puta madre.

Por suerte, quitando EL FRIACO, es así queridos madrileños, hacía frío, vuestro calor es seco y pica, no como el nuestro que es húmedo, pero vuestra sombra ha sido fría de cojones, todo fue fenomenal. Y eso de llegar como mucho a 22 grados, sólo lo entiende un mallorquín en marzo, pero en julio, nones. Dejad de intentar venderme la moto de que "se está muy bien así". Si se está tan bien así, ¿qué coño hacéis todos lo veranos yéndoos a las playas del Mediterráneo?

De buen rollo y desde el cariño.



Nos pusimos hasta arriba en el Yakitoro y el Wagamama (nuestra primera vez en Spain, es mucho menos picante, pero rico todo y la camarera con tatujaes old school de rosas en el antebrazo izquierdo, un encanto), pasé por La Fiambrera, muy fan de este sitio y de allí salió un regalito sorpresa por mi cumple (futuras fotos en mi Instagram) y disfrutando del ambiente festivo del World Pride 2017. ¡Qué grande!

Porque, ¿qué porras me importa a mí a quien quieras o con quiente vayas a la cama si eres una persona maravillosa tal como eres? Y me da igual si eres mujer, hombre, mujer en cuerpo de hombre u hombre en cuerpo de mujer. Me da igual, eso no es lo importante. Lo important es que todas las peronas deberíamos respetarnos por lo que realmento somos y nos hace sentir bien.

Y porque aunque yo sea una rancia y me cuesta mucho aceptar abrazos y muestras de cariño, reconozco que al final #LOVEWINS

Seas quien seas.





* excepciones, haberlas, haylas, pero... todos sabemos que talento y autotune no van de la mano ✊

** y ni aunque hubiera podido entonces, porque ooooodio el ejercicio repetitivo

*** al que solo he ido 3 veces en toda mi vida y mi gasto total asciende a 10€

viernes, 9 de junio de 2017

40

Pues eso, que he cumplido treintidiez.

Ha sido la primera vez en mi vida que me pedí vacaciones por mi cumpleaños. Normalmente suelo ser de las que prefiere tener vacaciones cuando todo el mundo ha vuelto de las suyas.

Fue un día confuso. Estaba contenta, me gusta el día de mi cumpleaños. No tuve ni tarta ni velas, que me encanta. Pero tuve un montón de felicitaciones de un montón de gente. No deja de alucinarme, la verdad. Que la gente tenga un momentito para dejar lo que está haciendo y dedicármelo.

A mí. Osea, a mí, que, vale, he salido en la tele XD pero que tampoco....

Ya me entendéis.

Pero también era todo un poco raro. No me siento diferente con taitantos. Es más, como que me he quedao igual. Con mis historias, mis frustraciones, obsesiones y todas mis -ones.

Os ha quedado patente que mi lado laboral no me está motivando y es más fuente de aburrimiento y flipamiento que de otra cosa (pistillas aquí y aquí). Y creo que ya me he explicado muy, muy bien, porque tampcoo es plan de que esto, como me han dicho, pueda llegar a "ojeadores" y me perjudique. Bueno, esto es un blog personal  y puedo decir lo que quiera. Me expongo a que eso pase, pero también creo que si puedo ayudar a algún inocente que se crea algunas historias para vender motos que luego resultan ser tricilos... no sé, me parece bien. Puteada ya estoy y nada de lo que haya podido decir es mentira. Solo que yo lo digo porque simplemente hay cosas que no me caben en la cabeza por mucho que yo intente amoldarme o mantenerme al margen.



Y es así. Estreno nueva década y puedo decir que durante la última he aprendido muchas cosas. Entre ellas, que soy incompatible con cierto perfil de persona, en cuanto a trabajo. Es así. Me he topado ya con varias y todas se parecen. Personalmente creo que podríamos llevarnos muy bien y todo eso, pero a la hora de currar... y si encima ostentan un cargo superior al mío... mal.

Soy incompatibles con personas que van de modernitas, de lo digital, del postureísmo, de quienes se llevan medallas que no son suyas, de quienes van de creativos pero sólo replican o creen que como han trabajado con otros creativos, eso se les pega... no soy compatible con quien lo mide todo, con los ángulos rectos, con la falta de flexibilidad, con los minimalismos extremos, con los "yo haría..." que quieren decir "hazlo como te digo", con la falta de eficacia, con quienes me hacen perder el tiempo y los obsesos de la perfección enfermiza.



Que yo, repetiré las veces que haga falta, no soy perfecta y no digo que mis maneras sean las mejores. Sólo digo que somos incompatibles y me niego a tener que adaptarme a algo o alguien que hace que hasta la última célula de mi cuerpo me diga "esto no está funcionando, deja de forzarlo". No, ya no.

Así que si me pides una caquita, te la daré, pondré mi mejor cara mientras por dentro pienso que es un tremendo truño apestoso que negaré haber hecho.

Por eso creo que debo estar agradecida, porque aunque ha sido duro, nadie dice que el aprendizaje sea como el de Neo con el kung-fu. ¡Ojalá! Y ahora que lo sé, tengo la intención de evitar a este tipo de caracteres, porque para joderme yo, que se jodan ellos.

Mientras tanto, a mantener las formas por la pasta. Ni mah, ni menoh.

La confusión siguió dándome vueltas pensando que, por si no lo habíais notado, un poquito intensita sí que soy. Lo mío es un extremo, un drama, una exageración. Ese es mi proceso. Yo le doy caña a la orquesta para que llegue al punto máximo y luego, nos calmamos un poquito hasta el silencio absoluto. Y los aplausos, claro.

Mis obsesiones me llevan a ser muy ansiosa y me angustio. Puedo llegar a ser muy tóxica para mí misma y supongo que para los demás. Eso me hace sentir mal. No lo hago intencionadamente.

Pero tampoco me sorprende mucho, bueno un poco sí, pero echando la vista atrás, me doy cuenta de que cada 7-8, a medida que me acerco a décadas nuevas, mi vida tiene que cambiar. Mi cabeza, mis actos, mi manera de hacer las cosas, me dirijen a un cambio.

Hace 10 años empecé mis estudios de diseño gráfico. Y no fue casualidad.

Aquí estoy, planteándome algunas cosas. No muchas, la verdad, porque sólo tengo que resolver, yo diría que un par de cosas. A lo sumo tres. Pero esas pocas cosas son las que están condicionando mi exitencia y eso no puedo permitirlo.

Hace meses que voy a terapia. Porque aunque yo he sido capaz de hacer un enorme trabajo personal, llega un punto en el que me estanqué y no sabía cómo seguir. Mientras tanto la vida te va poniendo pruebas, unas con las que he sabido lidiar y otras con las que me  hubiera gustado hacerlo con un bidón de gasolina y un mechero.



En el pasado ya fui a terapia. Fue duro, pero me fue bien. Volví, pero la conexión no era la misma y tuve que dejar de ir. He probado con el movimiento coach. También me ayudó. pero llegados a un punto, notaba que eso no avanzaba. Y lo noté cuando escuchando una charla de Odín Dupeyrón me ayudó más que las últimas veces que tuve de coach. Todo se trata de ensayo y error. A mí me fue bien, hasta que dejó de "hacerme efecto". Le agradezco el trabajo que hizo conmigo.

Y ahora veo a una persona increíble y adorable que acerca su silla a la mía, me pone a prueba y me abraza cuando estoy con uno de esos malditos momentos moñas que me pasan tanto de un tiempo a esta parte.

Lloro. Me da por llorar. Me emociona cuando mi Frida, esa salvaje antisocial, se apoya en mí para que la abrace y me deje que me dé sus besos perrunos. Cuando pienso en mi abuela y lo mucho que fliparía viendo mis dibujos de señoras ligeritas de ropa y diciéndome "tápalas un poco que van a coger frío". Cuando recuerdo momentos y sensaciones pasadas con alguien. Escuchando canciones que ya conocía y de repente es como descubrir por primera vez una estrofa que tiene todo el puto sentido del mundo para mí en estos momentos. Cuando recibo notas de voz en mi whatsapp de niños y bebés maravillosos felicitándome. Repito: ¡yo!



Lo de abrazar y que me abracen todavía no lo llevo del todo bien. Si lo hago yo, tengo miedo de ser demasiado efusiva y no saber cuándo se ha de acabar el abrazo. Y si me lo dan a mí es como... ¿por qué me quieres abrazar?.

No sé, a mí todo esto de la edad me parece muy inquietante. Ni idea de si a los demás también les pasa, pero para mí es un poco comenzar algo o seguir un camino/proceso hacia lo que quiero. Y mientras tanto voy viendo qué va pasando. Sí, es esa famosa frase de Lennon, la vida es aquello que te pasa mientras haces planes. Lo que pasa es que yo estoy cansada ya de tantos putos puntos de partida, ¿sabéis?. Si lo tengo que hacer, lo haré. Y seguramente en muchas ocasiones me sentiré súper guay por estar haciéndolo, pero así de entrada, no siempre me tomo muy bien tener que empezar casi de cero. Me gustan los cambios, los necesito, pero me gustaría que a veces fueran partiendo ya de una maldita base, que para eso me la he currado.

Por otro lado, mis 30's han sido muchísimo mejor que mis 20's, así que espero que mis 40's no me decepcionen demasiado, porque me han creado expectativas.



Ahora que os he explicado un poco todo este momento existencial, y puedo hacerlo porque... ¡eh! ¡este es mi blog y cuento lo que me sale de las gónadas! 😏... os cuento que al salir del infierno que me permite pagar mis facturas, me fui a recoger a mi amor peludo, a Frida, y nos fuimos de paseo. Luego ella socializó con otros perretes, mientras yo me tomé una piña colada sentada en mi silla con mis gafas de sol. Como buena madre estresada de la vida.



Y después de jugar* con ella, retransmití mi última hora como treinteañera por FB y TW (como si eso le importara a la gente, pero vamos, que a mí me gusta un drama).

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y me vi un par de capítulos de Vikings, porque creo que yo debería tener un buen Rollo en mi vida.

El día de mi cumple, me levanté muy pronto, estuve con los SSPapás**, volví a darlo todo con Frida (es mi cargador de baterías internas personal) y pasé el resto de la mañana con Sr N, visitando tiendas de comics, merendando y hablando. Dormí un siestorro quepaqué y por la tarde convoqué a varios amigonchis para tomarnos algo. Acabé tomándome mi llonguet de cumpleaños en mi bar favorito, estuvimos hasta las mil***, me reí mucho, me dieron abracitos... Y ya me fui pa casa pensando que el día no había estado nada mal.

Muchísimas gracias por todas las felicitaciones recibidas. Es siempre un honor y me hacen muchísima ilusión. Por el momento, y un año más, no he tenido una banda de mariachis tocando La Bikina, pero bueno... algún día.

Seguís siendo lo más 😎





Me despido diciéndoos que, de momento, la nueva edición de The Joshua Tree de mis adorados, idolatrados, queridos, muy faneados U2 no ha caído en mis manos. Pero caerá. De alguna manera.

Re-escuchándolo no puedo evitar emocionarme. No sé explicaros lo que significa esta banda para mí. Y no puedo expresar la penísima que me da perdérmelos este año. Hubiera cerrado un círculo. Hace 20 años asistí a mi primer concierto de U2. Placebo eran sus teloneros. Placebo estuvo aquí hace un par de semanas. Ir a ver a U2 este año hubiera sido lo máximo.

Pero qué se le va a hacer, si no ha podido ser, la próxima. No me puedo quejar, no me los he perdido desde la primera vez que les vi.

Os dejo con Running to stand still. Me llega muy pa mis adrentros****.



I 💘 Bono
😍




* Dejarme el brazo tirándole su pelota de tenis para que fuera buscarla, tirarme por el suelo para fingir que se la quería quitar, todo esto gruñendo como ella para que fuera todo más auténtico, de espachurrarla, cepillarla, darle premios cada vez que se sentaba/tumbaba/esperaba, volver a espachurrarla, tener sus 20 kilos cómodamente tumbados encima de mí, que me llenara de pelos y lamentones....

** Ahora me gusta más este nombre que SSParents

*** De un día laborable

*** Que sí, que ahora que soy una sensiblona de mierda, lloro.