domingo, 26 de abril de 2015

Una mañana diferente

Me paso toda la semana esperando a que llegue el fin de semana. No es que tenga una gran vida social y mi familia está compuesta de personas chachis, pero son muy de rutinas y costumbres. Así que llega el fin de semana y al final me lo paso en MaraMansion leyendo, viendo pelis, desayunando al sol en mi balcón... nada espectacular.

Pero me he propuesto hacer, al menos una cosa diferente cada fin de semana. O al menos un par de fines de semanas al mes. Porque a veces me gusta perrear al máximo jeje, pero eso no me tiene que impedir descubrir y hacer otras cosas.

El jueves estuve en la exposición de fotografía del Equipo Doszurdos en El lugar del vino. Su colección de fotos se titula In-fluir y yo estoy segura de que el dios Baco y la diosa Afrodita están muy orgullosos de esta pequeña exposición.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Luz, una de mis profesoras durante la carrera y tutora del proyecto final, me dijo que su hija iba a estar en el Mercat Estació de Esporles este fin de semana. Me lo apunté, por si acaso. Y seguimos hablado y poniéndonos al día con una copa de vino.

Yo, que no había comido nada desde la hora de comer, pffff... un mareíto que llevaba... ¡con una copa de vino blanco! (es que el tinto, si no estoy comiendo algo, me da dolor de cabeza, soy la vergüenza de mi manchego padre).

Total, que llegó el sábado y se levantó un poquito nublado. No hacía frío, se estaba genial, pero yo tenía ganas de ir a coger la tabla y meterme en el agua. Pues casi que no. Así que me acordé del mercadillo. Junto con BitterMacaron, una estupenda amiga que tengo a este blog, fuimos para allá.

El Mercat Estació se hace en la Finca Son Mas en el pueblo de Esporles, anes de llegar a la Tramuntana. A todo el mundo le encanta este pueblo. No voy a decir lo contrario, pero tampoco os voy a recordar que soy más de playa. Ahora, para pasar esas horas en un entorno precioso, buena música, gente maja, cosa bonitas y artesanales... pues oye, un SÍ rotundo.

De allí salí con lo que será mi nuevo cuaderno de bocetos, uno de Zurditta Design (la hija de mi profe) del que yo me tenía que hacer fan: tiene una gamba estampada en la portada. ¿Qué queréis que os diga?. Me pasé todo segundo de carrera dibujando carpas japonesas y gambas. ¿Por qué?. Ni idea, me dio por ahí y tuve una época muy obsesiva con estos animales.

En cuanto pueda, os pongo fotos. Todas las estampaciones son artesanales con sellos que ella misma diseña y fabrica. Nada de torres Eiffel ni chorradas malenis: rinocerontes, corazones realistas, peces... y mi gamba :)

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Compré tarta red velvet y de limón con merengue para mi amiga y para mí. Una cerveza artesana de Ses 3 Maries (que me he reservado para tomármela fresquita esta tarde mientras leo o dibujo algo) y una hamburguesa del camión de comida de Manduka (la México, con aguacate, por supuesto).


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

No quiero olvidarme de las maravillosas ilustraciones que Ana Uceda hace en platos y cuencos. Mi favorita, sin duda, la de un pulpo. Preciosa. Pero para entonces me había gastado ya todo mi presupuesto. La próxima vez.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Poder estar en este mercadillo ha reforzado mis ganas de volver a empezar a hacer mis cosas de nuevo. Durante estos casi dos años que tengo trabajo, mi ritmo ha disminuído mucho. Llevo un par de semanas dibujando otra vez, pero tengo que seguir preparando más de mis chicas. Disfruto con las pin-ups y voy a centrar mis, si se pueden llamar así, habilidades dibujísitcas en ellas.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Por cierto, esta semana también asistí al último Martes Alterno en el que es ya el antiguo local de Trampa Teatre y me lo pasé genial... una vez me habitué a estar en un sótano sin ventilación, con pinta de caerse a cacho y donde yo pensaba que moriría al estilo escena de la rave sangrienta de Blade.

Al teatro hay que ir más.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el



¡Ah! Y me corté el pelo.

Yo misma. 

Con las tijeras de cocina.

Porque estoy loca.
Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

MFB, mi gran amigo* y peluquero, me va a odiar.

Es la segunda vez que lo hago este año.

Está claro que mi subconsciente maniobra a través de mis manos y unas tijeras. 

Intento ignorar mi necesidad por un gran cambio pero, como se suele decir, esto ya es como si hubiera un enooooorme elefante en la sala y nadie dijera ni una sola palabra.

Y tal.




* Te quiero, lo que necesites, lo sabes :-*

miércoles, 22 de abril de 2015

#supersonicgirlenMenorca 2

¡Hola nenis!

Después del primero, el segundo post de mi escapada a Menorca all by myself y tal.

Me levanté cuando me dio la gana este tercer día de escapada menorquina. No fue muy tarde, pero tampoco eran las siete de la mañana. No me gusta madrugar, pero como me pasé los días de pingoneo, caía casi fulminada en la cama. Un gustico...

Pues eso, que no era muy tarde, así que podía desayunar de tranquis en mi terracita y planear el día. Este día me propuse llegar al Faro de Favàritx. Soy muy de faros. No me preguntéis el porqué, pero siempre me ha gustado ese rollito playero-solitario en un acantilado, y si puede ser cerca de una playa, mucho mejor.


Allá que me fui, me puse el You're speaking my language de Juliette & The Licks y tira, tira...



Para llegar hay que atravesar parte del Parque natural de s'Albufera des Grau. Sinceramente, yo a veces no tenía muy claro si estaba en Menorca o en un paraje irlandés de esos con los muros de piedra, con tanto verde por aquí y por allí. No he estado en Irlanda (aún), pero vamos, por lo que he podido ver en las pelis, a eso me recordaba. Y vacas, unas marrones y otras, como dice mi querido MFB, blancasconmanchas. Porque claro, de algún sitio tendrá que salir el famoso y delicioso queso mahonés.

El camino se iba estrechando, pero ahí que iba yo tranquilamente canturreando y viendo el paisaje. Una pasada. Y de repente todo aquello se va transformando en una especie de paisaje lunar chulísimo. Adiós verde, hola pedrusco gris y negro.

MAN-CAN-TA.

Que sí, que una naturaleza salvaje me gusta mucho, pero no sé si es por haberme medio criado entre Fuerteventura y un cachito en Lanzarote, a mí me pierde un rollito desértico cosa mala.

En mi mente todavía me decía: "Pero qué tontaca has sido todo este tiempo, ¡¿por qué no has hecho esto antes?!".

Y llegué al faro.

¡Vaya que si llegué!

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Haciendo el tonto, que se me da muy bien. Gñe.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Alucinante. El faro está sobre un acantilado de pizarra y es una gozada darse un paseo por allí. Bueno, a mí al menos me encantó. Subí por las piedras, hice miles de foto (por supuesto), robé unas pocas (que no se enteré nadie) y dejé un montoncito. Que no es en este faro donde se hace la tradición, pero bueno, a mí me hacía ilu.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

A saber cuánto duró en pie XD

Ese día hizo viento, pero no hacía frío, cosa que agradecí. La verdad es que Menorca es más ventosa que Mallorca y suele tener 1 ó 2 grados menos que nosotros (refiriéndome a Mallorca otra vez, claro), pero se estaba genial.

Estuve dándole vueltas al faro y al lugar como una hora. Que si sube, que si baja, que si foto, que si me siento aquí a contemplar el mar y pensar en mis chorradas...

Puse rumbo a Mahón otra vez. Me volví a perder un poco por sus calles, pero esta vez más cerca del puerto. Fue llegando la hora de comer y busqué una terracita a la que le diera el solete. Encontré La Josefina y allí que me paré a zamparme un bocata de carn i xua (salchichón típico menorquín), unas patatas con allioli y una clara fresquita. Leía... mordisqueaba el bocata... que si ahora miro algún barquito... pero qué bien se está al sol... Pasándolo muy mal, nenis, fatal, fatal.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


De repente apareció una nube y me cortó el rollo. La miré muy malamente y le dije "a mí no me amenaces, guapa, que te la estás jugando". Así que decidí que a lo mejor eso era una señal para que levantara el culo y me fuera a dar otro paseo. Procedí a ello. Mahón es chulo. Básicamente Menorca es chula. Era como estar en casa. Era todo muy familiar, una sensación genial, la verdad.

Ese día, sábado, abrían la Cova d'en Xoroi a partir de las 15:30 si no iba mal. Ya eran cerca de las cinco de la tarde, me dirigí al coche y volví a "mi pueblo". Dejé el coche aparcado en "mi casa" y me fui caminando. Porque uno de los grandes aciertos de haber elegido ese sitio como "mi casa", es que está a un tiro de piedra de uno de los lugares más espectaculares de la isla.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Ahí, una cueva en un acantilado con unas vistas sobre el Mediterráneo de esas de se va a cagar la perra. Y aunque había algunas nubes en el cielo, el sol brillaba, me agencié un mojito, una silla y una mesa y...

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Lujo y poderío. No hay otra manera de describir ese momento.

Incluso desde el baño tienes unas vistas espectaculares al acantilado, no os digo más.

El bar, que por la noche es discoteca, está en una puñetera cueva. Pero tal cual, un enorme agujero en un acantilado. Con sus recovecos, plantas y demás. Pues ahí.

Supongo que en verano habrá mucho postureo moñas, pero hay que ir porque es uno de esos sitios privilegiados.

También tengo que comentar que entablé conversación con una señora, que me guardó el sitio (hay poquitas mesas) mientras iba a pedirme el mojito, que estaba de vacaciones con su marido. Gallega, pero que vivía en Madrid, y que esto ya era mucho sol para ella, pero que encantada con la isla, ¿eh?. Muy bonita y tranquila, que la había sorprendido que menuda suerte vivir en las Baleares. Y que tenía dos nietas, y que su marido se había pasado el día chapoteando en la playa como un crío, y... Muy maja, de verdad.

Se despidieron con un "encantados de conocerte y que seas muy feliz". Oullea.

Yo me quedé un rato más. Bastante más, ¿cómo iba a bandonar ese lugar divino con el mar, el cielo y sol, todo en uno, ahí puesto para ser disfrutado?. 

Empezó a ponerse el sol, había echado ahí buena parte de la tarde. Me fui a casa, terminé de ver la puesta de sol con algo de cena en la terraza y cuando empezó a resfrescar me metí p'adentro recordando el maravilloso a la par que increíble-ble día había disfrutado.

Como siempre, recordaros que podéis seguirme en mi instagram y si ya me seguís, con el hashtag, #supersonicgirlenMenorca, podréis ver las fotos de mi escapada.

Chimpún hasta la siguiente entrega ;)

miércoles, 15 de abril de 2015

#supersonicgirlenMenorca 1

¿Recordáis cuando os dije que me iba de vacaciones?

Pues ya he vuelto.

Ha sido un poco traumático.
  1. Viajar sola me ha FASCINADO, evidentemente tenía ganas de alargar la experiencia.
  2. Sinceramente, cuando ya no tienes ilusión por un sitio en el que no te valoran, muchas ganas de volver tampoco tienes.
Anyway, me fui a Menorca. Y como os he dicho en el punto número uno, me fui sola. Ya sé que a lo mejor no tiene mucho mérito, porque me fui a la isla vecina. Muy lejos tampoco me largué. Pero no quería un destino demasiado alejado para empezar.

Lo decidí tal que así, en un pispás. Estuve dándole al runrún unos días y el detonante fue la prueba definitiva que me desmonstró el punto número dos de mi lista. Así que pedí vacaciones, llegué a casa, reservé vuelo, alojamiento, coche y hala. Si me lo pienso, no lo hago.

Y sí, he perdido la cuenta de las veces que me he preguntado: ¿y porqué coño no lo he hecho antes?.

Pues eso digo yo, ¿por qué?.

Me daba cosica nenis. No es que necesite estar siempre con gente, pero no sé, creía que me iba a sentir un poco raruna cuando estuviera emocionada por ver algo o estar en algún sitio y no poder decirle a alguien: "¡mancanta!".

No me ha pasado nah. Me lo he dicho a mí misma y tan pichi. Es así, me he dicho muchas cosas estos días en la divina isla de Menorca. Porque es una isla tan tranquila y maravillosa, que me ha obligado a relajarme, tanto cuerpo como mente. Empezando por la manera de conducir. Yo no sé si es que me encontré con todos los conductores más pachorras de toda la isla, pero en las carreteras, un gusto... sin prisas, uso de intermitentes, ni un sólo claxon...

Me costó un pelín adaptarme. Nada, unas cuantas horas, de repente fui consciente de que no tenía prisa. Sí, quería explorar, pero oye, si hay algo que me agobia es ir en plan ansias. Así que cambié el chip y tira tira.

El vuelo puntual, recogí el coche de alquiler y me dirigí a mi alojamiento, que era un pequeño bungalow en Cala en Porter. Una cucada, nenis.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el



El primer día me fui a Mahón, donde paseé por el casco antiguo y visité la iglesia de Santa María y el ayuntamiento.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y después disfruté de mi primer atardecer de colores maravillosos en Binibeca.

Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Alucinante.

Me di cuenta de que estaba sola y me encantaba lo que estaba viendo, pero no tenía ganas de hablar. Sólo quería quedarme allí y ver cómo el sol desaparecía.

Al día siguiente hice una ruta maja:



Desde Cala en Porter hasta Ciudadela. De camino a Alaior, me paré a ver un asentamiento talayótico. Ir a Menorca y no ver unos cuantos de estos pedrolos es como ir a Nueva York y no subir al Empire State.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Me entusiasman, he de decirlo. ¿Cómo carajo harían estas cosas?

Luego me perdí por las calles de Alaior...

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Subí a Monte Toro, vi el contorno de la isla (salvando las malditas antenas de telefonía que estropean bastante el sitio) e hice algunos amiguitos.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Me di sendos paseítos por Es Mercadal y Ferreries. Intenté comprarme unas Pretty Ballerinas, pero entre que, ¡oh sopresa!, por lo visto las personas que tenemos el pie pequeño deberíamos ir descalzas, y que, la verdad, yo soy más de Vans que de bailarinas... pues como que pasé de largo. Ellos se lo pierden. Me habría comprado las que me gustaban.

Seguí la ruta y llegué a Ciudadela.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Me paré a comer en La Reina. Un bar pequeñito con una terracita estupenda. Me pimplé un bocata de escalivada y queso que bueno, bueno, bueno... Ese solecito... Fui paseando hasta el puerto y me fui hasta Cala Macarella, que estaba un poco revuelta porque se levantó un poco de viento.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Para llegar tienes que hacer un tramo andando y luego desde allí puedes comenzar un Camí de cavalls. Hice un cachito de media hora yendo y otra para volver a la playa y, luego, el tramo de vuelta al coche. ¿Por qué tantas ganas por volver a casa?

Pues es que en la pastelería Ca'n Sintes de Alaior, me dijeron que tenía que probar una banya. Me asusté cuando me dieron semejante monstruo, pero oyes... Mientras veía la puesta de sol desde mi terraza, me puse manos a la obra. Mirad qué belleza.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y ahora, mirad y escuchad.


Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el

¡Madre mía! Si me descuido me la zampo entera en ese mismo momento. Pero me dejé un poco para el día siguiente. Gñe.

Y así estuve, hasta pasadas las ocho de la tarde, viendo cómo el sólo me daba las buenas noches, poniéndome ciega a deliciosidades dulces de la tierra, rememorando los lugares visitados durante ese glorioso día y... jopetas... ¡preguntándome cómo narices he podido ser tan cobardica, reina de las gallinas!


Más y mejor en próximos post :-)

Pero si queréis ver más fotos de esta fantástica escapada a Menorca, encontradme en Instagram como @supersonicgirl y el hashtag #supersonicgirlenMenorca


Banda sonora de ese día:


Porque los Arctic Monkeys me flipan en todos y cada uno de sus discos, cracks, y Alex Turner tiene un yoquesé queseyó quepaqué.










lunes, 6 de abril de 2015

Mi vecindario


CE: ¡Hoooolaquétal!

MJ: Un momentoooooo, ahora salgooooo...

CE: ¿Dónde estás?

MJ: ¿Quién ereeeeeees?

CE: Soy Chris...

MJ: ¿Qué Chris?

CE: Evans, Chris Evans.

Rauda y veloz, como una exhalación, Mara Jade esquiva 3 chaise longue, 1 sofá Luís XV con estampado de leopardo y con un perfecto salto mortal con doble tirabuzón, aterriza elegante a la par que silenciosamente cual ninja frente a Chris Evans.

MJ: Haven't I seen you somewhere before?
You look familiar
You wanna dance?
Yeah
I guess I just don't recognize you with your clothes on
What are you waiting for? (Madonna, Celebration)


CE: Perdona, ¿decías?

MJ: Nada, nada... hola vecinito, ¿qué te trae ASÍ por mi modesto chateux?

CE: Pues verás...

MJ: ¿Ese no es mi trapo de cocina?

CE: Pues sí, es que...

MJ: ¿Sabías que ese es mi trapo de cocina favorito?

CE: La verdad es que...

MJ: Sí, sí, ya, ya... ¿me lo has robado del tendedero?...

CE: No, no, te lo explico...

MJ: ... le he dicho mil veces a mi stripper-domo, sólo se va al tendedero de la comunidad para robar la ropa interior de los demás vecinos. ¿Para qué le he puesto yo una secadora a este hombre?. El tanga le aprieta tanto que no le llega el riego a la cabeza...

CE: ¿De los demás vecinos?

MJ: ¡No me cambies de tema! ¿Por qué tienes mi trapo de cocina favorito?

CE: Te lo estaba intentado explicar...

MJ: Pues estás tardando...

CE: ¿Me dejas hablar?

MJ: ¿Para qué con lo essssstupendo que estás callado?

CE: ¿Cómo?

MJ: ¡Que no me cambies de tema!

CE: ¡Venía a devolvérteloooooo!

Silencio.

MJ: ¿Ah sí?

CE: Pues sí. Toma, me piro.

MJ: No, tú ahora no te vasssssss.

CE: ¿No?

MJ: Flipassssssss.

CE: ¿Batamanta?

MJ: Toda la colección.

CE: ¿Todas las batamantas?

MJ: Todas y cada una de ellas.



Pd: Chris... I have Skype and FaceTime... call me!





******************************

En el Hoooolaquétal anterior: Joe Manganiello
  
******************************

jueves, 2 de abril de 2015

Pues ya está

It's official: I'm on holidays, bitches.


Me las he ganado, porque he currado mucho, me he esforzado un montón, he sido rápida, eficiente y responsable y aunque no ha valido ni una mierda seca, en vista de la ausencia de resultados que obviamente no he obtenido, estoy cansada, harta, muy hasta los cojones y necesito desconectar de tanta gilipollez.

 
Me largo a Menorca a darle unas cuantas vueltas, a pillarme una tabla y un remo, a comprarme unas abarcas, ver talayots por aquí y por allí, a dibujar/leer en la playa, a ponerme ciega de flaó y a, POR SUPUESTO, poner mi Instagran on fire.

Espero volver más tranquila y habiendo asumido que lo del crecimiento profesional mejor me lo busco en otro lado. De mientras, está bien poder pagar el alquiler, facturas, la compra... esas cosas.

Y ahora os dejo con una joyaza de la música que hizo la increíble-ble Janis Joplin con Big Brother & The Holding Company. Porque me da la real gana y porque por aquí ya se olisquea el verano.



Aún no me voy, pero ya estoy con los preparativos. 

Pues eso.