lunes, 23 de febrero de 2015

Oscars 2015



Y así comenzaron los Oscars en los que mi muy suplicado Neil Patrick Harris fue el presentador.

A lo grande y espectacular.

Como los Goya, vamos.

Igualito.

¿Que hubo algunos altibajos?. Ya hubiera querido Billy Crystal tener altibajos y no un bajón eterno hace unos años. Ahí queda eso.

Pero como siempre, yo aquí vengo a destrozar la alfombra roja, que quién sabe si el año que viene alguien tiene que encargarse de escribir este post porque yo estaré durmiendo después de estar de fiesta all night long después de recoger mi Oscar.

Hala.

Comienzo, porque mis lunes son largos, estoy cansada de haber dormido poco, mucho trabajo y cansancio acumulado.


Normaleras.



Lara Spencer llevaba una combinación de colores que gusta mucho, pero lo cierto es que ella estaba allí para entrevistar a los famosos, así que no era plan de destacar. Bien por ti. Al menos elegiste colores vivos para tu vestido y complementos.

Cata Blanchett (John Galliano). Me gusta el collar. El vestido es negro. Y poco más.

La churri de The Rock llevaba un bonito vestido negro con algunas zonas brillis y un buen escote. Y poco más.

La señora de Jonh Travolta, Kelly, lleva el típico vestido sirena azul con escote corazón (Gustavo Cadile). John, por su parte, volvió a ponerse el bisoñé.

Lo mismo podría decir de la esposa del ganador al mejor actor secundario, JK Simmons, con la única diferencia de que el color es más violáceo y llevaba mangas cortas. Pues muy bien.




Robin Roberts iba de brillis y lo que no se ve en la foto es que llevaba la espalda descubierta. Pero vamos, que tampoco es un vestido por el que se me caigan las pestañas postizas.

Lo mismo para la mujer de Mark Ruffallo.

De Nancy O'Dell, sólo puedo decir que ya se está convirtiendo en una Sofía Vergara más. Sabe lo que le queda bien y lo explota la máximo. Bien por ti, pero algo de color no te hubiera ideo malamente.

Reese Witherspoon lleva un Tom Ford inexplicablemente insulso. Voy a parar un momento, tengo que llorar en un rincón.



Meh.



La mujer de Edward Norton, pues...

Behati Prinloo (Armani) estaba practicando la caraja que se nos quedó a todos cuando vimos a su marido, Adam Levine, cantar cual gato afónico Lost Stars, canción nominada por Begin Again. De su vestido podría decir que es como una madeja de tul y que ella está absolutamente infraalimentada. No puedo imaginar en qué cabeza cabe que esta señora sea de las que tiene "curvas" para ser un ángel de Victoria's Secret. ZASCA.

America Ferrara (Jenny Packham). Verde, un poco de transparencias, me gusta el difuminado del color en la falda... Ese pelo.



Laura Dern (Alberta Ferretti), no sé si te has dado cuenta de que te hace anchas las caderas ese vestido.

Jessica Chastain (Givenchy) me ha roto el corazón. El vestido no está mal y la percha tampoco. Ese doble tirante hace los hombros anchos. 

La pasmarota al lado de Ethan Hawke es su señora y pretende hacernos creer que eso es de Jenny Packham y no de She Inside.



Viola Davis. Hablemos, Ese vestido lo habría podido pasar si hubieras dejado que Zac Posen te pusiera uno de sus bonitos escotes y no esa cosa que te aplasta las tetas. Una pena.

Margot Robbie (YSL). Pues de negro.

Y Sienna Miller (Óscar de la Renta) también.



Me gustan.



El color y el vestido en sí me encantan. Es muy parecido al que lleva Karolina Kurkova, un poco más p'abajo.

Una señora embarazada y ese pedazo de raja y toma rollito sexy con transparencia. De rojo y guapísima al lado de su marido, Benedict Cumberbatch. Olé por ese Lavin.

Ay, pero qué mona va la churri de Andy Samberg. Su vestido es de Honor y aquí tenemos unas transparencias chulis, discretas y falda princesa, osea, diviiiiina. Mancanta.

Anna Faris. Dos palabras: Zuhair Murad. Y yo por Zuhair Murad, MA-TO.

Anna Kendrick (Thakoon) está guapísima. Estupenda.



Jennifer Aniston (Versace) en Nude, ese color. Muy harta de su pelo ya. Pero este vestido me gusta mucho. Un acierto.

Jenna Dewan. Dos palabras: Zuhair Murad.

Giuliana Rancic (Mirelle Dagher), otra muerta de hambre, pero me encanta su vestido. El resto de ella me da un poco igual. Es como muy plasticosa esta señora.

¡Madre mía, Faith Hill!. ¿No encontráis que está preciosa con este J Mendel?. Y con ese pelo cortito... Muy fan.

Emma Stone (Elie Saab): es tan decadente, tan delicado, tan bonito con el tono de esa piel tan clara que me encanta. Es así. Y su peinado también me encanta. Es que ella también me cae muy bien, así que también gana puntos por eso :-)



La churri de Kevin Hart tomó nota y esta vez no se ha vestido de gimnasta rítmica. Good job, gurl!

Keltie Knight (MacDuggal): clásica y sexy. Le falla la cara esa de loba en celo, pero lo que viene siendo el cojunto me gusta. Las rajas en las faldas siempre me han gustado mucho.

Jennifer Hudson: en un principio pensaba que ese Romona Keveza llevaba un peplum. Y yo odio el peplum, pero no lo es y encima es de color amarillo. Y a mí me encanta el amarillo. No puedo parar de escribir, pero por dentro te estoy aplaudiendo.

Y aquí está el Marchesa de Karolina Kurkova. A primera vista parece un simbple vestido tuvo con palabra de honor, pero luego se da la vuelta y... ¡Oooooooooh!. Espectacular.



Otra que va de Nude, ese color, es Zoe Saldana con este Atelier Versace. Esas curvas post-maternidad te sientan estupendamente chica. Pero bueno, tú eres de constitución naturalmente atlética, así que dentro de poco volveras a ser espigada. Rechulo tu vestido.

Lo mismo le digo a la acompañante de Ken Miles Teller: me gusta tu Lorena Sarbu.

Rosamund Pike: ese Givenchy es fa-bu-lo-so. Reconozco que al principio no le di mucha importancia pero una vez vista una buena foto... No te pongo en Superstars porque... bueno, bueno...

Octavia Spencer, muy fiel a Tadashi Shoji, me encanta cómo le queda esa falda recta combinada con con la amplitud de la cola. El color te sienta genial.

Patricia Arquette, menudo zas en toda la boca dio durante su speech y encima monísima con ese vestido bicolor en blanco y negro. Por una vez no eres una espantaja y en el momento adecuado. Yeah!



Señoras. No me cansaré de decirlo: ser señora es no es cosa de edad, es una actitud.



Mery Streep, divina, estupenda, maravillosa... FAN. Así de guapa con un sencillo Lanvin.

Anna Wintour y su hija. Las dos señoras. Las dos. La hija casi más, ella vio el vestido de estampado sofá de la Kardashian en su primer Met Ball, y se hizo su propia versión. De sofá. También. Mientras tanto, un teleñeco dio su vida para proteger del gélido frío de Los Ángeles a la Wintour.

Ese colgante es un sinsentido, por cierto.



Solange Knowles. Está nació señora y estoy deseando ver qué se va poniendo a lo largo del tiempo. Puede ser muy mítica.

Oprah Winfrey. Cada vez que penséis que vuestro sujetador os está matando de apretujamiento: recordad esta foto. Porque eso, ESAS, no son normales.



Tu outfit me confunde.



Scarlett Johansson (Versace): o el vestido o el collar. Todo no. El pelo tampoco.

Louise Roe (Monique Lhuillier): lo de la hija de la Wintour sería estampado de sofá. El tuyo de cojines.

Nicole Kidman (Louis Vuitton). No lo intentes. No puedes explicarme el sentido de ese cinturón.

Marion Cotillard, cómo no, de Dior. Pero no, osea, lo que viene siendo NO a esa espalda colgandera. Es terrible. C'est terrible, para que me entiendas.



Kerry Washington sigue maltratándome. No puedon ese peplum de ese Miu Miu. Jo, qué rabia. Quiero a Olivia Pope.

Chloe Moretz, otra con Miu Miu, que podría ser un bonito vestido de princesa si no fuera porque con esa falda parece que vas a poner una gran lavadora de sábanas. Casi que no.

¡La Melanie! Miradla, súper estirada y tensa que lleva la cara. Y esos morritos de pato con sus implantes... Eso sí, tipazo, querida. las cosas como son. A tu señora hija, lo único que tengo que decirle, a parte de sosainas y pavisosa: efecto gomilla de bragas de abuela en la cintura.

Eso no le hace ningún favor a al YSL que llevas. Pena.

Eddie Redmayne, que se llevó el Oscar al mejor actor, fue con su mujer, Hannah Bagshawe, que llevaba un precioso Alexander McQueen. Excepto por el plumerío de la cintura. Pos no.

Kelly Osbourne, sí a todo excepto ese horror de encaje. Te lo voy a decir como te lo diría tu padre: es una puta mierda de los cojones.

Katy Cassidy (Julien McDonald): si a las transparencias, pero con un tejido que se confunda con tu piel y no parezca el traje de una patinadora sobre hielo.


----> Editado el 24 de febrero

¿Cómo narices se me ha podido pasar? ¡Julianne Moore! Soy lo súper peor. Nenis, estoy perdiendo facultades. Con la de veces que la plasssssta dio la de TVE 24 horas con el toletole del muchimillón de lentejuelas y las no sé cuántas horas de trabajo que llevó el Chanel que lució.

Desde aquí, hago un llamamiento a TVE: sinceramente, para las chorradas que soltó esta señora, os lleváis a Josie que aunque insoportable, yo me parto cuando habla.

Una vez dicho esto, tengo que decirlo: me la pela el montón de trabajo que llevara este vestido, ese adorno en las caderas... ¡NO!


¿Qué sentido tiene colocarlo ahí?, osea, ¿pa qué?. A ver Julianne, haberle dicho a tito Karl que te colocara las florecillas a modo de cinturón ande tiene que ir: en la cintura. O no, si es que quieres llevar los mismos adornos a media pantorilla. O lo uno o lo otro.

Y llegamos a lo más deseado de estos post: las Espantajas.



Keira Knightley y su horror de Valentino. No puedo con su rollito lánguido.

Dorith Mous. Vamos a ver, porque estoy es complicado de explicar, comenzando por esos... ¿zapatos?. Me da pena esa maravillosa falda y que la haya combinado con su mallot de gimnasia. Sí, sí, te sienta estupendamente sobre ese cuerpo de niño de 10 años. Es como un intento de Lisbeth Salander por vestirse de chica.

Felicity Jones: ni en un millón de años me voy a creer que esto es de Alexander McQueen. Y el pelo. Todo es un cúmulo de malas decisiones.



Señora de Steve Carell (Monique Lhullier). Eso es imposible de llevar. El cuello redondo no el tullo, menos si es rollo babero. Ahí no hay estructura, por tanto, tetas caídas. Y luego pretendías marcar la cintura pero... ¿Qué cintura exactamente? Porque yo veo más bien una especie de barriguilla. Casi que no. Y es por eso que Stevie mira para otro lado.

Lady Gaga Plasta llevaba lo que podría haber sido un Azedine Alaia si no fuera porque como es tan espantaja por naturaleza, no se dio cuenta esas mangas bocachancleras son horrorosas. Y ya que estaba, estrenó guantes de fregar, porque todos sabemos lo súper moderna y conceptural que es.

Y el pelo. Relamío. El toque.

Me la pela tu actuación.

Naomi Watts lleva un peto de Armani, Y es feo. Con efe. Efe de FEO. Y con erre. De rrrrrequetefeo.



El puesto de Reina Espantaja este año se lo reparten las torpedas outsiders de Tegan y Sara, muy conocidas en su casa a la hora de comer, especialmente, y Lorelei Linklater (Gabriela Cadena), que se pasó unos cuantos minutos siguiendo un patrón del Bruda con algunos retales.

Ains... echo de menos a Helena Bonham Carter. Pero clar, ella ya pertenece al grupo de Señoras para siempre. Esa foto con el atún... mancanta...



Y ahora las mías: Superstars.


¡Qué rabia me da! Pero reconozco que Rita Ora está maravillosa con este Marchesa azul marino y brocados dorados. Perra loba... no te soporto.

Luego está la pavisosa del lifestyle, Gwyneth paltrow que quiso revivir su momento Oscar vistiendo de rosa otra vez con esta maravilla de Ralph & Ruso Couture. Esa flor en el hombro es sublime. Lo vi y supe que estaría aquí. 

Aaaaaaaahhhhh... Chrissy Teigen. Dos Palabras: Zuhair Murad. Y dos más: John Legend. Escuchad.


Y esta es una razón más por las que adoro a este hombre.


Como finalista de Superstar Suprema, está Lupita Nyongo con su muchimillón de perlas de Calvin Klein. Es sublime. Lupita, me fascinas.


Pero sin duda alguna, está clarísimo, que aquí, quien se lleva la palma, es... ¡la Jenniiiiiiiii!



No, no es Zuhair Murad. Son otras dos palabras fascinantes: Elie Saab.

Y me lo pido.

Me lo super pido.

Y me encanta JLo y todos sus brillismos y prácticamente todos sus estilimos. Y esa mirada de poweful latina, tanco con la boca abierta como cerrada. Y sus escotes. Más es más. Es así. 

Este vestido no lo voy a poder llevar para cuando recoja mi Oscar, pero bueno, no importa. Tendré otro evento chulo al que asistir. No sé... Para cuando recoja mi Grammy.



En cuanto a los Mozos, chulazos y guaperas...



Michael Strahan... Chris Evans... Hola, soy Mara Jade y estoy esperando vuestras respectivas llamadas. Daos prisa, porque mi boda con Bruno Mars es inminente.


Si Neil Patrick Harris fue con su marido, David Burtka, así de guapos los dos, son como Ken y Ken, tengo que decir que...




Así mismo, a lo Birdman, es como mejor está Neil ;)



¡Y se acabó la temporada de premios!



sábado, 21 de febrero de 2015

Un post como otro cualquiera

Más que nada porque quien ya conozca un poco este blog, sabe que trata de lo que me da la gana, que para eso es mío.

No me estoy justificando: es mi blog, he hecho, hago y haré con él lo que quiera. Tengo muchos temas que tratar, algunos me gustan más y otros menos, evidentemente, pero ante todo esto es un blog personal. Ahora mismo no vas a encontrar ninguna alfombra roja, ni trapitos que pueda criticar constructiva o destructivamente. Yo también tengo una vida.

Avisado estás querido lector, si no te gusta, llena está la blogosfera de cosas que te apetezca más leer right now.

Hace unos meses hablé sobre que a lo mejor me pedía un novioexcusa. Que en sí mismo no tenía porqué ser real, simplemente es una excusa como otra cualquiera para cuando no me apetezca hacer lo que sea o para devolver moneditas.

Y la verdad es que hace poco tuve la ocasión de poder sacar este tema en una conversación con una amiga. Así que...


Ella me contó que había tenido un problema con una amiga suya.

Mi amiga tiene novio, así que para que os cosquéis de la historia, a partir de ahora la llamaré Amigaconnovio. 



Su amiga resulta que no tiene novio, así que a partir de ahora la llamaré, Amigasoltera.



En principio habían planeado hacer un viaje las dos. Pero no habían quedado en nada todavía. Era... una idea... un posible plan.

Resulta que al novio de Amigaconnovio, le surgió la posibilidad de poder hacer un buen viaje y, evidentemente, pensó en hacerlo con ella.

¿Qué pasó?

Pues que a Amigaconnovio le apetece hacer ese viaje con él y le comentó a Amigasoltera lo que pasaba. Que si en vez de irse tan lejos, cambiaban el destino, porque los bolsillos están como están y como que dos viajazos no podía. 

Amigasoltera por lo visto se ha agarrado un rebote que te cagas en las bragas. Que cómo Amigaconnovio puede ser tan egoísta, que como no podía ser de otra manera, las cosas tienen que ser como ella diga y que no le importaba cambiarlas si le surgía cualquier cosa con su novio... Una tensionzaca.

¿Qué pinto yo en todo esto? Amigaconnovio me preguntó, como persona que gusta de disfrutrar de su soltería, qué me parecía.

Aparte de que le saqué el tema novioexcusa, creo que fui capaz de ponerme en ambos lados de esta situación. Vale, tengo más experiencia en un lado que en el otro, pero algo de empatía me cayó en el reparto de habilidades (ojalá también me hubieran dado un poco de intuición femenina y soltura en el tema ligoteo, joder).

Mi opinión en el lugar de Amigaconnvio:

Pues mira, yo lo entiendo, que tenga ganas de irse de viaje con su churri. Es así. Este mundo no está diseñado para personas solas y cuando te unes sentimentalmente con alguien, ese puto mundo te da la bienvenida. Y los que no vamos en pack, parece que se nos condena al ostracismo, sobre todo cuando llegas a ciertas edades y, para más inri, eres tía.

Ojito, que a mí también me ha pasado y sé de lo que hablo, que yo quise vivir mi particular cuentecito de hadas en su día. Sólo que en mi final nada de perdices, fue más bien una peli de terror. Sé que esa situación de reboniquismo no se puede mantener en el tiempo, porque no es sano. Y si encima la persona con la que estás tampoco está muy cuerdo... Tela.

Pero bueno, volviendo al caso, hasta donde yo sé el churri de mi amiga sí que tiene la cabeza en su sitio y no es un psicópata controlador. Que sí, que lo entiendo, que le apetece hacer un viaje chachi con el novio, estar solitos sin distracciones en un lugar diferente, ver cosas juntos por primera vez, compartir recuerdos y tal y tal. Cuando estás bien con alguien, es una sensación estupenda. Las cosas como son. Cuando algo da gustico, todo huele a canela, sea o no veneno.

Además, no tenía nada definido con Amigasoltera, sólo habían mirado un poco el destino, encontrado alguna web, lo que vienen siendo primeros acercamientos con la futura preparación de un viaje. Ni fechas, mucho menos billetes o alojamiento.


Mi opinión en el lugar de Amigasoltera:

La comprendo. Seguramente se le han hinchados los ovarios de que todas sus amigas que sí tienen pareja...
  • le cambien los planes en el último momento
  • prefieran orbitar alrededor de sus novios/maridos/rolletes cuando ella les proponga hacer algo
  • que directamente se los encasqueten porque sí cuando a lo mejor le apetece simplemente quedar con una amiga para hablar y tomar un simple café
  • de que antes de decir que sí a algo sientan la imperiosa necesidad de consultar la agenda de su chico, no vaya a ser que justamente tengan un compromiso conjunto
  • o la usen como comodín cuando estén de "rodríguez", que viene a ser cuando los novios se han ido con los colegas de fiesta/cena/a ver el partido/whatever y ellas se quedan en casa solas. Es entonces cuando se suelen acordar de las amigas sin pareja para "ponerse al día"
A lo mejor hay más cosas, pero tampoco es plan de enumeralas todas porque a mí también se me hinchan los ovarios una cosa mala.

A veces es un poco... "¿Así que tienes novio?. Pues muy bien querida".




Es muy molesto tener que soportar esto más veces de las que te gustaría reconocer. Y llegados a este punto, yo también me he encontrado en que he preferido callarme y no decir nada, porque encima corres el riesgo de que te llamen amargada cuando tú lo único que querías era quedar, ya no con varias amigas, sólo con una.

Y tal como comprendo a Amigasoltera, también le digo esto otro: o lo aceptas y te adaptas, pero siempre teniendo tu vida, o corta. 

#Esasí

Si te ves en la tesitura de que tu amiga con novio te plantea algo tal cual, me parece bien que le digas lo que piensas. Pero si realmente te quieres ir de viaje vas a tener que aceptar que a lo mejor al sitio que habíais pensado no va a ser. Al menos con ella. Pero tal vez podéis llegar a un punto intermedio en el que, vale, a X no porque está a tomar por culo y cuesta un riñón, pero tal vez te puedas ir a Y, que está un poco más cerca y seguramente sea más barato.

¿Que te quedas con que tu amiga con novio sale ganando?

¿Mi opinión? Sí, ella sale ganando, pero tú al menos no te jodes sin irte de viaje a no ser que tengas los cojones suficientes para irte tú solita de viaje. Y, seamos honestas, hay pocas tías que quieran irse de viaje solas y menos a según qué sitios del planeta.

Y lo sé porque yo tengo cojones suficientes para hacer salto bungee (que lo he hecho y lo quiero volver a hacer), pero lo de viajar sola es algo que me pone mis hinchados ovarios de pendientes.

Aún así, Amigasoltera, qué coño, ¡AmigaSsolteras del mundo!, si lo que nos gusta es viajar, ¿porqué tenemos que dejar de hacerlo sólo porque, como he dicho antes, este mundo no está diseñado para personas solas?.



De alguna manera hay que encontrar el valor para quitarnos ese miedo. Porque el miedo nos para y nos impide vivir nuestra existencia lo más plenamente que se pueda. Yo soy la primera que el mismo hecho de plantearme tener que viajar sola si quiero conocer el mundo, me pone de mal humor. Y me lo pone con personas con las que quisiera poder hacer esos viajes y termino bastante cabreada porque aunque sé que esas personas me tienen aprecio, sé que anteponen compartir algunas parcelas de su tiempo y actividades con sus parejas antes que conmigo.

Pero es que ES ASÍ y o lo aceptas y sigues con tu vida o veo muchas arrugas en tu cara en un futuro muy cercano.

La verdad es que un novioexcusa es una manera de sacar unas risillas a algo que me cabrea bastante, pero, queridas AmigaSsolteras, hay que aprender a tener una vida paralela a las que puedan tener tus amistades con pareja. Algunas veces te va a dar rabia porque no te guste estar sola, porque quisieras poder tener más contacto con tus amistades... por lo que sea. Pero también te estarás perdiendo muchas otras cosas sólo porque, ¿tienes que hacerlas sola?. ¿En serio?. ¿Lo has intentado?. Porque esto es como con la comida cuando eras pequeño: si no la has probado, ¿cómo sabes que no te gusta?.

Repito: te lías la manta a la cabeza y lo intentas...


... o te callas y dejas de quejarte porque nadie va a venir a arreglarte la vida. Probablemente esté haciendo planes con su pareja y sus amigas con parejas.

Repito: ES ASÍ.

No soy nadie para dar consejos y tampoco soy el mejor ejemplo porque no he tenido problema en reconocer que, aunque sea en casos escogidos, soy rencorosa y si me puteas no lo voy a olvidar. Y os aseguro que sí, son casos realmente escogidos en los que, alguno de ellos, habiendo una década de por medio, aún puedo decir que si el karma se encarga de esos casos, no voy ni a levantar una ceja para evitarlo.


Y esto, también ES ASÍ.

Como decía la canción, don't look back in anger, pero tampoco seas gilipollas: ni dejes que te mangoneen, ni que el pasado te impida continuar con tu vida. Creedme, algunas cosas te van a poner muy complicado hacer, no una, sino ambas cosas. Pero tú insiste, se más cabrona y empérrate en seguir adelante.

Dependiendo de tu carácter te va a costar más o menos, que yo lo sé. Un día te sentirás Superwoman y al cabo de cierto tiempo, te levantarás con todo el peso del mundo encima. ¿Y qué?. Descansa, pero vuelve al ataque.

Nos guste o no, la vida trata de adaptarse al medio. Renovarse o morir. Reinvention al estilo Madonna, puro y duro.



¿Que la vida te da limones? Pues los partes, los estrujas en los ojos de tus amigas con novio y después...




Antes de acabar, quisiera recordaros que estoy deseando poder decir que no a todas las cosas que me propongan mis amigas con novio en cuanto cierto caballero hawaiiano se enamore de mí.


Bruno Mars: I love your golden pants. Call me.


Y por el momento, es todo lo que tengo que decir.



martes, 10 de febrero de 2015

Grammy 2015

A lo salvaje. Así, para empezar:




AC/DC dio una auténtica lección de MAESTROS demostrando a la mayoría de los asistentes que se hacen llamar así mismo "cantanes" y "músicos" lo que de verdad es TA-LEN-TO.

Sin aderezos, sin auto tune (aunque el micro de Brian Johnson podría haber estado un poco más alto), sin chorradas electrónicas: ¡ZASCA!

No he conseguido entrada para ir a verlos y estoy segura de que voy a perdarme un gran concierto. Es algo que no creo que se vuelva a repetir. Pero es que todo no se puede. Al menos no con mi bosillo: me voy a ver a U2 a Berlín, queridos ;) por si no os lo había dicho.

En fin: AC/DC estuvieron inmensos.

Si yo hubiera sido Angus, le hubiera tirado un escupitajo a la subnormal de Lady Gaga Plasta.

En fin, he empezado el post como se merece, con unos grandes. Ya todos sabéis que los Grammy son mis premios favoritos. Que sí, los Oscars molan (y más este año con Neil Patrick Harris como presentador, mis plegarias fueron por fin escuchadas) pero lo que me pirra es la música y este es mi festival del flipe particular. Y si encima AC/DC abren, también actúa Madonna y U2 gana el Grammy al mejor disco de rock...

Osea...

Siguiendo con ese momentazo de actuaciones, veamos a Her Madgesty, que sigue teniendo unos mondongos muy bien plantaos.




Ahí tenéis a la chavalita, que se le oirá un poco el resuello, pero... ¡qué espectáculo señores! Ahí dando por saco con sus cruces y el rollito torero-minotauro.

Que no digo yo que no sea verdad eso de que se hayan "filtrado" sus nuevas canciones pero todos los que la seguimos y algunos que no, sabemos que esta señora será lo que queráis pero tiene un cabezón para los negocios.

Muy fan de sus sentadillas cósmicas.

¿Crítica? Sí, la tengo: el momento me elevo por los aires sin apenas luces, no tiene sentido. #esasí

Otras actuaciones que me gustaron:



Porque es Tony Bennett, una leyenda viva, no por la pedazo de trasto que está al lado. Todos sabemos que si Amy Winehouse siguiera viva, esta torpeda no habría estado ahí.



Nos ha dado la brasa durante mucho rato. Creo que hasta él está hasta la picha de esta canción, pero yo siempre he dicho que este señor me parece un tío elegante y que sabe perfectamente lo que hace. Me da rabía que muchos lo hayan descubierto sólo por esta canción, pero oye, si esto ayuda a que buenos artistas lleguen a más gente. Adelante. Pharrell Williams rules.

Un versión diferente y divertida de Happy. Y además, quiero esas brilli-zapas.



Tengo debilidad por Katy Perry, ya lo sabéis. Pero si en la Superbow la lio pardísima, en los Grammy no le hizo falta toda esa parafernalia.

Se puso un vestido blanco, se peinó como Betty Missiego y sacó su preciosa voz. Es cierto que a veces le traicionan sus cuerdas vocales, los nervios o lo que sea, pero no podéis negarme que tiene una voz bonita. Además, si buscáis por ahí, podréis escuchar a Brooke Axtell, víctima de violencia doméstica que con sus palabras dio paso a la canción. No sin antes recordar que cuando una persona abusa de ti, no te quiere, alimenta su ego haciéndote daño a ti.

Bravo Katy.



Lo siento, la tal Jessie J no le llega a la suela de los zapatos del Tigre de Gales, mega Tom Jones. Es todo lo que tengo que decir.



Lo que me gusta a mí un mix entre grandes artistas y nuevos talentos. Annie Lennox, chatines. Espero que Hozier los tuviera de corbata sólo de poder tener el honor de estar al lado de esta pedazo de tía. I put a spell on you, because you are mine. Toma ya.


Supongo que una vez hecho el recorrido por las actuaciones que me gustaron, será mejor que empecemos por la alfombra de los Grammy 2015.

Sí, deliberadamente he pasado de poner la actuación de Beyoncé, porque estoy haaaaaarta de ella. Y de Kanye West sólo voy a decir que es un gilipollas maleducado.

Se lo podéis decir, me importa un pepino (= una mierda). Igual que a él la opinión de todos los demás seres humanos.

Excepto la de Anna Wintour, que ya sabéis que es de otro planeta.

A ello.

Voy a empezar por las Me gustan, porque la verdad, en esta edición las chicas han venido un poco sosainas. Mucho negro y blanco. El color no ha hecho demasiada aparición.



Nicole Kidman. Sólo voy a decir dos palabras: Tom Ford.

¿Qué va de corto? Pues sí. ¿Sabéis qué?. Que serán los premios más grandes de la música, pero tampoco hay que ir tan encorsetado. Hay que ir bonicadeltó, pero no es lo mismo que en los Oscar. Así que, Nicole, adelante. Lo que tú llevas es un HMLP (Hoy Me Lo Pondría) con todas las de la ley. 
 
Kat Graham (Yanina Couture), aaay, me parece súper cuqui este vestido. Es atrevido, es transparente, pero tamibién es delicado y me encanta ese efecto óptico del blanco sobre el tul negro.

Niki Minaj. Sólo voy a decir dos palabras: Tom Ford.

Con lo torpeda que era este esperpenta. Pero claro, hasta que alguien la tomó "en serio" como rapera (o lo que quiera que haga aparte de ir enseñando el culamen en cada uno de sus vídeos), la muchacha iba de espantaja para que hablaran de ella. Un poco estretegia Lady Gaga Plasta. Muy bien Niki, pero si te tienes que poner la mano para que no se te vean las lolas, es que no te lo han ajustado bien,

Miley Cyrus (Alexandre Vauthier). Me caes mal y me parece que has estado tan reprimida siendo adolescente que se te está yendo la perola. Y mucho. Aún así, tengo que decirte que por una vez tu atuendo me gusta, porque me encantan esos cortes geométricos. La espalda es genial, porque no sólo es totalmente descubierta, es que los tirantes también tienen su protagonismo geométrico. 

Me congratula que no hayas sacado la lengua ni una sola vez.



Jennifer Hudson. Ejem, no quiero ser repetitiva pero... Sólo voy a decir dos palabras: Tom Ford.

¡Qué estupenda! Un vestido tubo, escote palabra de honor, falda a la rodilla... Joyas sencillas pero orginiales y esos zapatos... Oullea Jennifer, me molas. Esto también podría ser un HMLP, pero soy una acojoná, así que si me lo ponen en negro, me lo llevo.

Las chicas de Haim iban de Stella McCartney y Chloe. Me gustan, sencillitas, minimalistas, todo muy limpito. Personalmente echo en falta unas joyas (=joyones) y vosotras no lo sabéis, pero echáis de menos un buen peluquero y maquilador. Es así. El menos es más está bien pero hasta cierto punto.

Ashanti, cuerpazo y escotazo. Me parece que está divina. Sabemos que tiene un corte en la falda, pero es consciente de que nadie le va a mirar la patita con semejante escote. Si tuviera lo que hay que tener, me lo pondría. 

Si Alexandre Vauthier sabe hacer vestidos con cortes geométricos, que sepáis que también supo hacer esta maravilla en tul para Ciara. El juego de volanterío y volúmenes me encanta. Me gustaría que ese cinturón dorado resaltara un poco más, pero la verdad es que estoy encantada. ¡Y qué piernas tía!

Luego está Chrissy Teygen, que es que no tiene mérito lo suyo. A ver, una tía que es modelo de Victoria's Secret y de bañadores en Sport Illustrated, pues qué queréis que os diga. Yo a lo de probarse trapitos, con esta señora al lado, no juego. Además, es que es especialista en elegir vestidos con cortes y aberturas estratégicos. Por favor, me encanta.

Como véis, todo blanco y negro. Nada de color. 


Meh. Sin pena ni gloria.


Anna Kendrick (Band of Outsiders). Chicas, tú, Anna, y otras más: hablemos.

¡BASTA DE ESMOQUINES FEMENINOS! ¿Quién abrió la veda, por favor? Osea, basta. Ahora, en cada puñetera alfombra tiene haber alguna que quiere ir de alternativa y, oh sopresa, paso de un vestido, me voy a poner... ¡un esmoquin!. 

En serio: basta.

Anna, sólo te voy a decir una palabra: joyones.

Beyoncé (Proenza Schouler): aburriiiiiiiiiiiidaaaaaaaaaaa. Cansina. Es como Sofía Vergara con sus eternos vestidos de sirena. Pues Yoncé va de escotazo en uve y transparencias a cascoporro. Aquí al menos no lleva una falda apretujada de esas que no le dejan ni andar. 

Bonnie McKee (Chagoury Couture). Tope 90's. No está mal, pero el año que viene, con un poco de suerte, la mierda noventera habrá muerto, así que esto que llevas jamás será recordado.

Jessie J (Ralph and Russo). Pues mira, este vestido no es feo, pero ya estamos un poco cansados. Y con lo que me gusta un brillismo y un transparentismo, tú y tus amigas famosas váis a hacer que me sature. Como cuando os dio por el Nude, ese color. Chica, no sé qué decirte, el vestido me gusta, pero no sé si es que váis todas de negro, tu pelo, el maquillaje oscuro... Meh.

Lena Hall, la co-protagonista con Neil Patrick Harris en Hedwig and the angry inch, no sé si volverá a los Grammy. Pero si vuelve, espero que le dejen muy claro que con ese vestido que ni una señora de cierta edad se pondría, no. Estás aquí porque no llegas al nivel de espantajismo necesario. Y la verdad, en tu caso no se si es algo que debas agradecer.


Normaleras.


Zendaya eligió un Vivienne Westwood para ir a los Grammy. Nunca lo hubiera dicho. La Westwood gusta de dramatismos y unos escotes muy característicos. Con lo que yo estoy echando de menos el color, resulta que tú me vienes con unos más bien apagados... y con unos zapatos que no son para un evento nocturno. Te dejo aquí porque me gusta el estilismo, aunque yo habría utilizado otros zapatos.

Kelly Osbourne (Christian Siriano). No me matas, pero no es horrible. 

Melissa Rivers (Cavalli). Al menos en la cintura tienes ese detalle de brillo con las argollas y el final de los cordones. Pero vale, es un sin pena ni gloria, pero no vas mal. 


Rita Ora (Prada). ¡Por fin brillismo, por fin!

Demasiado.

Tía, al menos que la espalda sea descubierta copones. Provocas ataques epilépticos rollo Pikachu. 

Llevas el normalero vestido brilloso que de tanto relucir, no dice nada nuevo.


Señoras. No hace falta que tengas una edad. Ser Señora es una actitud.



JJ L Cool  y señora parecen sacados de la foto de la fiesta de reunión de su instituto. Ahí, perfetamente conjuntados. Ese momentazo visillo en el vestido de ella con ese forro terrible. El toque cani del tatuaje en el pecho, cosa fina.

Jane Fonda: con dos cojones.

Jane Lynch: ni esmoquin femenino ni leches, esta se plantó en Zara, sección hombres, eligió cuatro cosas, se fue al probador y tal cual se fue a los Grammy.



¿Qué puedo decir? Es Her Madgesty (Givenchy Haute Couture) y hace lo que le sale de las narices. Y a ver quién tiene las susodichas para decirle algo.

Yo es que ni me voy a molestar en decir nada. Cuando llegue a tener su mismo status, ya si acaso le mando un whatssap y le comento.


Tu outfit me confunde.



Iggy Azalea (Armani). Sí a todo menos: esa transparencia sin sentido en la parte baja de la falda y a esa trenza amontonada en la cabeza.

Gwen Stefani (Atelier Versace). Sí al bustier. Sí, sí, sí. En cambio los pantalones parecen de pijama. Pues no.

A la escuchimizada de Ariana Grande le diría que comiera más. Cuando tu pelo abulta más que tú, es motivo de preocupación. Claro que en tu caso, todos sabemos que llevas extensiones. En fin, La telilla esa de lamé que te han puesto ahí colgando... pfff, hace poco atractivo este vestido. Los zapatos tampoco ayudan querida. Una pena.


Kimy, Kimy, Kimy... soy muy fan tuya. En serio. Y de KUWTK y vuestros problemas del primer mundo.

Me da lo mismo lo que se diga de ti. A mí no hace falta que me niegues que te has puesto culo, si me da igual querida. Que te has pasado un poco.. bastante... pues sí, pero lo que no ha conseguido JLo, lo has conseguido tú: poner los culos en órbita, yeah.

Que estemos ya un poco hartos de vértelo, es otro tema.

En fin, tu Jean Paul Gaultier me parece muy chulo pero:
  1. Parece una bata de señora con tanta pasta que no sabe que hacer con ella.
  2. Los puños de las mangas, innecesarios.
  3. Los bolsillos: me remito al punto anterior. Además, no le hacen ningún favor a tus caderas.
  4. Las hombreras: las dejaría, pero un poco más pequeñas.
  5. Las mangas: ajustadas al brazo.

Katherine McPhee (Emilio Pucci). Me parece un vestido precioso: el color, los cortes y las aplicaciones doradas en el escote. Y luego es como en la espalda, ¿qué ha pasado?. Se aburrieron y lo acabaron con unos tirantes que se atan. ¿Me tomas el pelo?. 

Cutre.


Espantajas. Sangre.



Meghan Trainor. Por favor, es como un camisón sexy de Scarlett O'Hara. Terrible. Y ese escote... para eso te pones un cuello alto querida. Esto no es un más es más, es un batiburrillo sin sentido. Bienvenida a tu primera crónica de alfombra roja de SSG. Menudo estreno maja.

Lo mismo le digo a Charli XCX (Moschino). Es que ni el bajo del pantalón está bien. ¿Y ese teleñeco muerto que llevas? Y los pelacos... ¿Sabes que odio la actitud de moderna? 

Ay madre, yo quejándome porque no había apenas color y me llega Jenny Lewis (Aritzia). Es el todo: pelos de recién levantada, sin forma, ese pobre traje destrozado porque sé que te lo han pintado con arógrafo, las gafas y, bueno, los zapatos. Estás hecha todo un primor querida. 

Gina Rodríguez (Christos Costarellos). Con lo simple que habría quedado este vestido blanco siendo sólo blanco, sin cremallera (¿qué puto sentido tiene esa cremallera, por favor?), esos ribetes y cintura de encaje verde. Que no, que no.



Vaja: las que vienen de Barbie tampoco me gustan Y ese escote raro con ese volante puntiagudo, cosido en la punta y suelto en el resto... y luego le ponen ese peplum con cola. ¡Mis ojos!

Taylor Swift (Elie Saab). Esto es lo que yo llamo: un vestido con todo lo que me ha sobrado de otros. Esos tirantes no tienen sentido. Esas dos faldas juntas no tienen sentido. Y ese degradado del vestido con esos zapatos, no tienen sentido. Y ya está.

La señora de Pharrell Williams, Helen (Adidas), muy del palo Pantoja: con mi chandal y mis tacones, arreglá pero informal. No voy a decir más.

Sin embargo Pharrell me mola. Se ha dejado el sombrero en casa. Bien.


Rihanna (Giambattista Valli). Me súper aburres. Estoy harrrrrta de tus estilismos en plan "miradme, soy súper original, ¿Habéis visto lo que me he puesto hoy?". Lo que llevas es horroroso y te lo has puesto para que al menos se hable de ti por lo terrible de tu elección.

Además, esto me lleva a un Separadas al nacer, unidas por... un volumen imposible. Porque es lo primero que pensé en cuanto vi esto que llevas.




Rihanna
vs
Hayden Pannetiere (Emmy del 2007)


Pero si hablamos de volúmenes imposibles, de modernasdemierda y quién es la Reina Espantaja...


Sia.

Nada como venir a los Grammy con los brazos pintados de boli, con varias fregonas en la cabeza y con una Miniyo maquillada como una puñetera muñeca de porcelana.


Hay que ser torpeda. ¿Qué vas de Kanye West? ¿De artista conceptual-intelectual-futurista que espera ir de trendsetter por la vida y que todos queramos ser como tú? 

Mira que te diga querida: girl, you've got to move on.

No puedo con estas mierdas.

Y esa cría acojona.



Separadas al nacer, unidas por... brillis purpurisonosos.




Paris Hilton (Yousef-Al-Jasmi)
vs
Lady Gaga Plasta (Brandon Maxwell)

La primera, nuestra amiga Lazy Eye, que ahora dice que es dj, y que es por eso que la han invitado. Con ese pasote de fake tan, extensiones, pestañazas... y, por supuesto, como ahora se lleva el contouring en el maquillaje, ella también tiene que llevarlo.

A mí lo que me flipa es que encuentre zapatos de su número, joder. Yo me las veo y me las deseo para encontrar mi miserable 35 y esta tipa que debe tener un 42... ahí la tenéis. No hay nada como tener pasta.

La otra, que tiene poses más complicadas que las de Ana Obregón en sus posados de verano: sacando pechaco (a puntito de reventar el escote, si os fijáis), sacando hombros y apretujando las manos en la cintura, para que parezca que tiene, porque al igual que su amiga de brillismo, carecen de ella.

Y contouring, ella también amigas.


SuperStar. Para mí sólo hay una. 



Katy Perry, vestida de mi ya más que adorado Zuhair Murad.

Es diviiiiinooooooo y lo adoooooorooooooo. Toma cuerpazo, toma transparencias, brillismos, espalda y flecos y cinturón y de todooooo. Súperestronguer. Es el único vestido de todo el tinglado Grammy que me ha dejado maravillada.

Me súperencanta, me súperentusiasma y si pudiera, me lo compraría sólo para tenerlo de adorno.

Katy, molas.

Señoras, señores... nenis todos... os presento lo que podría ser mi futuro vestido de novia para mi futura boda con mi BruBru.

Le quitaré las mangas, lo dejaré con tirates y le pondré escote en uve. Me lo pido. Lo quiero. Lo necesito. Sé que esto de los vestido de novia se lleva muy en secreto y tal, pero es que yo quiero este y como no sé cuándo nos casaremos, al menos para que os hagáis una idea. Eso sí, ese no es el color ;)

Voy a estar divina. Y LO SABÉIS.


Mozos, chulazos y macizos.

Aquí va a haber un max mix, porque...



... odio profundamente lo que se ha puesto Nick Jonas, pero este muchacho ha crecido muy bien queridas. Pero MUY, MUY BIEN. Y yo, después de esta fotaca,  ya no lo veo vestido anymore.

Mother of beautiful love, cómo están las nuevas generaciones.

Aloe Blacc me parece un tirillas, pero me gusta muchísimo cómo va vestido. Y si encima es majete, tal vez por ahí me gana.

Donald Glover o Childish Gambino va estupendo con este esmoquin, sí. Pero este toque tobillero en los pantalones y esos zapatos le dan "el toque" y me encanta.



Y luego esta mi admirado Neil Patrick Harris con su marido David Burtka, que son adoraaaaaaables y dan mucha rabia que sean gays. 

Pero mucha.



Chimpún.