jueves, 31 de diciembre de 2015

¿Sabéis lo que toca a estas alturas?


No tengo ni la más remota idea de lo que pasará, ni dónde estaré, con quién, si por fin me convertiré en la rockstar que estoy destinada a ser o, por lo menos, poder vivir de mis trabajos originales y no haciendo banners como si no hubiera un mañana. Pero a día de hoy, puedo decir que, a pesar de lo gruñona que soy a veces, tengo la gran suerte de que las cosas han ido cada vez a mejor desde que abrí este blog.

¿He dicho suerte? Sí, puede que un poco o un mucho de eso haya tenido, pero no pienso callarme: me lo he currado, joder. He trabajado mucho, muchísimo para conseguir lo que tengo y he aprendido en este tiempo. Así que me alegro de que la combinación de estas dos cosas hayan funcionado, porque, como he dicho, sé que mis gruñidos pueden llegar a ser insoportables.

¿He dicho dos cosas?

No, aquí me he equivocado. Porque sin el apoyo de muchas personas, conocidas o no, muchas veces habría tardado mucho más tiempo en dejar de gruñir y de sentir lástima de mí misma. La vida muchas veces es una cabrona, para qué os voy a mentir. Pero otras veces... otras veces es tan increíble que no es ni normal.

Por eso, en mi último post del 2015, quisiera dar las gracias a mi familia y mis amistades más cercanas y/o queridas porque os vea todos los días, o sólo sean unos whatsapps, o haga unos años que no nos veamos pero sigamos en contacto: sois lo más.

Y a todas esas personas que sin conocerme, aún tienen la santa paciencia de venir aquí, de leer mis chorradas, que tienen el ánimo incluso de dejar comentarios dándome ese punch que a veces necesito: un oullea por todos vosotros.


Pues eso, que aunque aún tenga gruñidos para rato: a darlo todo el año que viene nenis. A DARLO TODO*.







* Si en algún momento se me olvidara este momento sincero y buenrrollista que estoy sufriendo, me recordáis este post, ¿vale? ;)


miércoles, 23 de diciembre de 2015

¡Ya era hora!

El 16 de septiembre, este blog cumplió 11 añitos. Pero con todo el ajetreo que he arrastrado este año y, sobre todo, estos último meses de... Pues eso, que entre que he venido, que me he ido, que me he desenchufado, que me he conectado tan fuertemente que no me dio tiempo a preparar apropiadamente la presentación del nuevo look.

Gil Elvgren se ha llevado el gato al agua este año con esta bañista tan estupenda. Que ya fue mi ilustrador elegido, con aquella vecina pelirroja, descarada que le iba escribiendo verdades a las marujas de la urba.


No me digáis que no es divina. De mayor quiero ser como ella.

Pero con las tetas más grandes.

Y ya que me he puesto, como siempre, la he recauchutado y le he puesto alguna cosilla por aquí y por allá. Dadle la bienvenida a Moira, la acabo de bautizar, es mi nueva musa para todo lo que poco que queda de 2015 y todo el 2016.



Ya sabéis: ante la duda, la más tetuda... y con tatuajes, mejor.

Moira ha venido para traer un poco de luz a este oscuro blog, que aunque yo conserve el fondo negro, este año me apetecía una cabecera un poco más clarita. Y más sencilla. El único exceso esta vez está en la piel de ella. Es divina, no es por nada.

Bueno, pues la cabecera me ha quedado tal que así...


Y como la cosa está inspirada en los tatuajes, en los old school mezclados con un poco de retro-modernez, ahí se ha quedado el título del blog, osea, mi nombre artístico, SuperSonicGirl, y lo que viene siendo mi biografía resumida habitual: mala porque me da la gana.

Casi me pilla el toro, nenis, casi. Pero lo he conseguido. Por fin le he renovado la caraja al blog.


Y mañana, versiones navideñas y demás chorradas. Que he tenido un día muy mierder y no tengo más ganas de nada. Sé que ya no le dedico todo el tiempo que solía dedicarle al blog, pero estoy segura de que sabéis apreciar mis entradas. Más vale calité que cuantité.


Muchas gracias, como cada año, a todos aquellos que siguen viniendo por aquí a soportar mis tontás :-D

Creo que me he explicado estupendamente.

Podéis felicitarme por mi gran creatividad y contarme lo mucho que os encanta Moira en los comentarios ;) ;)


Como este blog llegue a los 15 años... No me quiero ni imaginar la que puedo liar*

Para disfrutar hasta entonces, no puedo dejar de poneros una cancionceja maja. Como sigo empeñada en que os hagáis fanes fatales, aquí sus pongo una joyita de mis queridos Hattori Hanzo Surf Experience: Kobayashi Maru. ¡Qué ganas de su nuevo disco!


* Para entonces espero estar ya feliz y legalmente unida a mi BruBru, porque no se me ha olvidado, queridos. No, no.