martes, 30 de noviembre de 2010

¿Sabéisquésabéisquésabéisqueeeeeeeé?

Espero no gafarlo, pero tengo que decirlo: estoy alucinando por cómo están yendo las cosas últimamente.

A ver, no me entendáis mal, ni me ha tocado la lotería (ni he empezado a jugar), ni me he podido independizar, ni siquiera tengo un sueldo y mucho menos, tampoco he crecido hasta el 1,80* que me gustaría. El caso es que así como están las cosas ahora, estoy bastante bien, la verdad.

Ha sido quitarme el peso de la carrera, retomar la vida social, los viajecillos, las nuevas prácticas... no sé, dentro de lo de siempre, todo está como mejor. No sé explicaros.

Sí, vuelvo a ser becaria, pero estoy contenta. Aún no llevo un mes, ¡pero me gusta taaaaaaanto!

Después de aquella entrevista frustrada (alerta con plagios, sé porqué lo digo), llegó mi amiga Glenda, que llegó desde México para quedarse una semana y conocernos por fin en persona. Encantadora es quedarme corta para describirla. Es la gran persona que yo siempre he pensado que era sin habernos visto las caras.

Fuimos a Valldemossa, andamos por la ciudad, fuimos de mercado, probó la paella, una cayetánica tortilla, el pa amb oli, la sobrasada, el jamón, el cocido de SSMom, hicimos mil y una foto, reímos, hablamos, tomamos té calentito y varias Sol, compramos nos reunimos con Doña Caye y Fer... ¡la introduje en el maravilloso mundo de Tamara Falcó y la Duquesa! Ya sabéis, yo extendiendo el mal, que es lo mío.

Estoy deseando poderle devolver la visita.

Y todo esto os lo cuento porque creo que me trajo suerte. Si un martes me enviaban un mail de "prueba no superada", el jueves me llamaron para hacer otra entrevista en otro sitio que justamente ya había visitado en plan excursión con la escuela jiji.

Así que allá que fui con mis mejores intenciones y sin nada que esperar. En esta ocasión, en menos de media hora no sólo pareció que les caí bien y que les gustó las cuatro tontadas que les enseñé sino que me dijeron si podía empezar la semana siguiente. "Son unas prácticas"... "Lo sé, lo sé, no me importa"... "¿En serio?"... "De alguna manera he de empezar, ¿no? He aprendido cosas en la escuela y ahora toca aprender a moverme en el mundo laboral del diseño"... "Vaya, nos sorprendes, no todos tus compañeros piensan como yo"... "Ya, yo estoy mucho más loca, jeje"... Y empecé a la semana siguiente.

Después de la entrevista fui a buscar a Glenda al hotel, le conté las buenísimas noticias y nos fuimos a celebrarlo. Definitivamente creo que me dio suerte.

Pero os tengo que contar que mis primeros días allí, en el estudio, fueron un poco tensos y estresantes para mí. ¡Y todo me lo monté yo solita! Comprendedme, acabo de salir de la escuela, tengo la edad que tengo, de repente me veo rodeada de gente que ha conseguido vivir del diseño (¿ves mamá? yes, they can!), que encima hace años que lo hace y que su trabajo es muy bueno... me sentí súper intimidada, muy verrrrrrrde, mucho más chiquitica... ¡lo pasé malamente a más no poder!

Sin darme cuenta empecé a hacer algunas cosillas que me iban mandando y.. he recuperado mi metro cincuenta :-)

Casi llevo un mes y estoy liada con una cosa en Flash que me está poniendo muy nerviosa, pero si me sale bien me sentiré tan orgullosa de mi misma.

Ni qué decir tiene que me dio mucha pena que Glenda se fuera, que me encantó pasar esos días con ellas, que fue un honor recibirla y que desde entonces SSMom tiene mejor situado México en el mapa. ¡Un beso hermosa!

Sí nenis, estoy contenta y sólo pido que por favor esto no decaiga porque necesitaba y necesito mucho este nuevo y emocionante cambio.

¡Y qué ricos los ginkis de ayer en compañía de Fer!!




Y no tengo nada más que decir. ¡NADA!.


resoplando con Mou


Sigan ustedes cruzando los dedos para que esta racha tan chachi siga fluyendo. Porque una SuperSonicGirl activa, es una SuperSonicGirl feliz.




¡Las gaaaaaanas que tengo yo de un bailoteo!!


* vale, me podría conformar con el 1,70.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Todo enviado y recibido (creo).

Esta semana, por fin, pude enviar los premios del concurso que organicé el mes pasado. Ya sabéis, ese por el que estuve dando la brasa todo el rato.

El caso es que envié los premios a sus correspondientes ganadoras y, además, como soy asín de agradecida y requetemaja, envié unas postales de agradecimiento a los participantes. Porque también son requetemajos y muy apañaos para hacerse fotos con el objeto más esperpéntico que les han regalado.


SSContest envío + postal

SSContest Postal

Os digo una cosa: guardad esas postales, que sólo hay 8 y de aquí a un tiempo (espero que no muy largo) quién sabe si son piezas de coleccionista ;-P

Chimpún.


miércoles, 24 de noviembre de 2010

Yupi.

No estoy actualizando como os tengo acostumbrados, lo sé, lo sé. Pero tenéis que entenderme, hacía bastante tiempo que no tenía "vida". Quicir, he estado tres año dale que dale para sacarme una carrerilla y mi vida consistía en trabajar por las mañanas (primero en un empleo remunerado, ja-ja-ja, y después, en cosas de la escuela), por las tardes en la escuela y los findes a darle caña a lo que no me había dado tiempo entre semana.

Pero ahora... por las mañanas estoy en mis prácticas (sí, sí, soy becaria again) y por las tardes... ¡vuelvo a recuperar poco a poco mi vida social! Estoy taaaaaaaaaan contenta.

Que sin un cafelete, un cine, un nosvemosenunrato, un paseo, me paso por la escuela ¡porque quiero! a ver a compis y profes... que si unas quelitas con sobrasada y tarta de calabaza...


Aún os tengo que contar cómo llegué a esas prácticas, la semana chula con Glenda, lo mal que lo pasé los primeros días en las prácticas, mi humilde colaboración en un vídeo que hizo Doña Caye (¡clicad que tiene nuevo blog, por fin!) para Cheqqer,... ¡lo bien que me lo estoy pasando en las prácticas!... ¡y lo muchísimo mejor que se me da hacer el tonto!

Bueno, ¿sabéis qué? Que el vídeo os lo pongo que nos quedó muy gonico, porque Marta es encantadora y tiene un hotel rural la mar de regonico.



En fin nenis, que no se me olvida, que volveré a mi ritmo de actualización normal...

¡FALTARÍA MÁSSSSSSSS!




postal Yeah SSG



pd: a todo esto, alguien desde Miyagi (Japón) ha encontrado este blog 8-S

sábado, 20 de noviembre de 2010

En la madrugada...


"Word on the street, you got somethin' to show me,
Magical, colorful, Mr. Mystery,
I'm intrigued, for a peek, Heard it's fascinating

Come on, baby, let me see
What you're hidin' underneath...
"




jueves, 18 de noviembre de 2010

Hoy: cuando SuperSonicGirl volvió de Berlín se fue a León y luego se quedó unos días en Madrid. Ya está.

Prosigamos pues con esta serie de "especiales viajeros". Pero que nadie se lleve las manos a la cabeza, que este ya es el último.

En la última entrega, SSMom y SSBro retornaban al hogar mientras yo me quedaba en el aeropuerto esperando a mi amigo Fer. ¡Y esos 10-15 minutos que tardó en llegar fueron los primeros que tuve de paz, silencio y no pasar frío!

Claro que luego me cag... en el inventor de la moto cuando vino mi anfitrión con semejante artefacto. Esos tres días que pasé fui más tiempo en moto que en toda mi vida. Ahí es nah. Me acordé de cierta escena de Dumb & Dumber... (a partir de 1:57)

Mi maletilla era de las pequeñas, así que no hubo problema y nos encaminamos... ¿enmotamos? para la gran ciudad.

Llegamos a un bar llamado Estar Café. Nosotros buscábamos el Star Café. Whatever. Llegamos. Allí estaban unos amigos de Fer y se disponían a jugar al Pasapalabra... o al Password... repito: whatever. El caso es que descubrí que puedo incluir otra cosa a mi lista de Juegos a los que nunca aprenderé a jugar.

Eso sí, todos muy comprensivos con mi torpeza. A mí es que hablar en público me pone mala, pero lo intento superar porque parece ser un requisito imprescindible para ser la estrella del rock que un día pretendo ser. Y yo por el Rock n' Roll MA-TO.

Después de despedirnos, moto again, llegamos al Café Oliver y cenamos estupendamente escuchando la brillante defensa rozando el "porfavormirarmequeyosémuchod'esto" de otro comensal de dos mesas más pallá sobre el neo-otomanismo. Os recomiendo el tártaro de salmón.

Cuando llegamos a casa, creo que pocas veces he apreciado tanto una ducha calentita y una cama con edredón. Aaaaaaaaaaaahhhhhhhh...

A la mañana siguiente, mientras Fer estaba ausente, me dediqué a hacer fotos de las vistas, dar un paseo laaaaaaaaargo, largo, leer... y TODO en SILENCIO. Necesitaba una cura de silencio. El silencio no está nada valorado nenis.

Para la hora de la comida estuvimos planeando lo que haríamos, peeeeeero yo para esa tarde ya tenía planes: quedar con toda la prole blogosferil que pude reunir.

Estuvimos en El Tigre, esa taberna asturiana con ¿música? reggetón de fondo. Ahora, la sidra estaba riquísima y el lugar llenísimo.

Con FanMaki
Con Fanma

Con Masmi, JFK y Celes
Con Masmi, JFK y Celes

Con Slayer
Con Slayer

Tuvimos que cambiarnos de sitio, aquello era un sinvivir. Así es nenis, podría estar lleno de humo, hablar a voz en grito y destrozarte los riñones a codazos con la gente, pero el reggetón pudo más que todo eso junto. No recuerdo cómo se llamaba el sitio pero era siguiendo la calle, la primera a la derecha. Ahí.

Y nos pudimos sentar y hablar como personas normales (nada de neo-otomanismo, lo juro) y pude flipar públicamente de mis raíces y... la pobre Maco tuvo que irse antes, pero que sepas que te mantuve en espíritu chata. ¡Qué resalá! ¡Y es como yo de grande! juajuajua


Con La Maco

Después de ver estas fotos, dirígete inmediatamente a la pd1.

Mención especial a mi Chopitín, que fue el fotógrafo oficial y oficioso y ni él ni yo nos acordamos de hacernos una foto juntos. Lo siento hermoso, pero pa la próxima no te escapas. Lo sepas.

Jo, m'emociono de pensar que reuní a todas esas personas sólo porque me conocen de escribir gilipolleces en un blog 8-O

No puedo dejar de mencionar a mi querido MA (y que sigue sin parecerse en nada a este) que siempre siempre acude a mi llamada. ¡Gonico!

Llegaron las despedidas y a mí se me hizo tarde para ir al cine con Fer. Maldita sea. Y no porque el cine ya hubiera cerrado la taquilla (última sesión)... ¡qué frío pasé de camino en la p... moto de los coj...! Así que nos fuimos pa casa y nos pusimos un clasicazo de James Bond, del auténtico James Bond: Sean Connery.

Huelga decir que no duré ni media hora.

Y al día siguiente otro paseíto, compras en un mercado, leer al sol... SILENCIO. ¡Chachi!

Esa tarde fue movidita: Templo de Debod, compras en Popland y la preciosa Damas y Espejos. Allí compré una diadema chulisisisisisisisíma de butterflies que te flies y pedí permiso para hacer unas fotos y así mencionar la tienda. Una monada. Chicos, el sitio perfecto para comprar un regalazo a tu churri. Chicas, el sitio perfecto para darle tralla a la tarjeta. Unos vestiditos... unos bolsos... unos complementos... ¡lo quiero todo! Sobre todo un bolso rojo de charol con un lazo que tenían en el escaparate y un vestido de lunares... ains...





Y la exposición de Mario Testino en el Thyssen. Como ya dije, ni os molestéis en comprar el catálogo de la misma, una chapuza de maquetación. Me tuve que contentar con unas postales y un imán de Roy Lichtenstein.

Y ese momentazo Ángel Martín en La Chocita del Loro que ya os comenté aquí, pero yo vuelvo a poner foto porque aún no me creo que la potra que tuve... ¡y porque es taaaaaaan monoooooooo! ¡No te afeitessssss!

Con Ángel Martín

Para seguir con el momento surrealista, decidimos ser unos flipaos del 2.0 y smartphones en mano buscamos un karaoke. Sí, he dicho karaoke. En teoría teníamos uno justo detrás. Y allí que fuimos. Y se supone que estaba en una esquina. Pero allí no había ni un sólo karaoke en ninguna esquina.

Hasta que nos dimos cuenta de que era la esquina de un parking subterráneo.

Hhhhhhmmm.... he comido en el chino de un parking subterráneo pero no he estado en un karaoke de un parking subterráneo.

Y según nos acercábamos, delante de nosotras teníamos a dos señoritas con un gusto un poco... pues... eeeehhhhmmmm... peculiar. Dos palabras: botas blancas.

SSG: "No sé yo si de verdad eso es un karaoke Fer"

Fer: "Lo pone en el luminoso"

SSG: "Ya, pero también Bershka es una tienda de ropa y cada vez que entro me dan ganas de pedirme un cubata en la caja"

Fer: "Vamos a ver por lo menos"

SSG: "¡Dior santo de los ojales! ¡La puerta está acolchada!"

Fer: "¿Y?"

SSG: "La Lomana nunca entraría a ningún sitio con la puerta acolchada"

Fer: "¿Quién es esa?"

SSG. "¡Porfavorporfavorporfavorporfavoooooooorrrrrrr!!"

Y entramos nenis, entramos. Y lo primero que vimos fue a varios señores de cierta edad y muchas chicas con botas blancas. Seguro que era un karaoke, seguro, seguro. Y esa noche era la noche de La 3ª edad y Saca tus Botas Blancas a relucir.

Nos tuvimos que ir, era evidente que no cumplíamos con la etiqueta.

Así que acabamos en el Mercado de San Miguel ahogando nuestras penas, yo en un tinto y el otro en un tinto de verano corto, cortito de tinto. Y luego en el Plaza Menor, yo ginki en mano y otro con su tinto de verano, corto, cortito de tino. El señorito se me puso a dieta al día siguiente de llegar, así que después de mi primera noche adiós a las comilonas y cenacas. Ni qué decir tiene que jamás había tenido tantos problemas para pronunciar cosas tan sencillas en mi vocabulario diario como: esperpéntico, buenorro, jatetúloquetedigo o uy, creo que tengo hambre.




Fatal.

Y al día siguiente pillé un avión y regresé a mi isla querida. El avión fue una gozada porque iba casi vacío. Otra vez SILENCIO (esto ya roza lo bisbaliano). Bueno, casi, casi.

Ahora voy a ir rápido que aquí no hay tanta emoción.
  • Los SSParents me recibieron y me llevaron a casa.
  • Deshice la maleta (vale, sólo puse la ropa sucia en la lavadora)
  • Me puse al día en mails, noticias y gossips.
  • Comí.
  • Siestaza en la que yo creo que llegué a uno de los comas más profundos de toda mi vida.
  • 3 horas después me desperté y me costó leer un mail procedente de donde tenía una entrevista al día siguiente. Yo que pensaba ponerme a componer un mini-book rápido y al final me quedé hasta las cuatro de la mañana maquetando lo que me pedían (miles de gracias por la inestimable ayuda, paciencia, colaboración, aguante y apoyo a Doña Caye y los mails cruzados con mi tutora del proyecto).
  • Al día siguiente fui a la entrevista. Resulta que lo que estuve componiendo no era para llevarlo hecho, peeeeeero se olvidaron de mencionarlo en el mail. Toma Jeroma pastillas de goma, aquí una chica trabajadora como la que más, ¿qué passsssa?.
  • La entrevista fue algo tal que así: el ejecutivo de cuentas no paró de hablar en prácticamente el 80% de la misma, su compañero, el director de arte, apenas pudo meter baza y cuando lo hizo el anterior le cortaba. Me dio tiempo a enseñar lo que había hecho y poco más. Por lo visto gustó mucho aunque había que hacer algunos cambios. Bien, vale, eso está guay. Esos cambios los tenía que enviar el lunes.
  • No hubo tiempo de enseñar nada de mis trabajos, que luego me pidieron vía mail y hubo cierta confusión de formatos.
  • Fiesta de Jalogüín.
  • El lunes envío los cambios.
  • El martes a primera recibo un mail diciéndome que "la competencia había sido muy dura y... " Vamos, que no me habían seleccionado.
  • Leí todo eso desde la cama. Viva la tecnología.
  • Bajón.
  • Bajón gordo.
  • No me levanté de la cama.
  • Salí a dar un paseo para despejarme.
  • El resto del día lo pasé viendo episodios atrasados de Dexter y Desperate Housewives.
Y al día siguiente llegó Glenda desde Tijuana.

Y eso ya es para el siguiente post ;-)




pd1: el casco de las motos salvará vidas pero te deja unos pelos de mierda. ¡Que viva Minera! (aunque el cabrón de Renault no dejara pasar al pobre Alonso)

pd2: ser una chica 2.0 no es nada fácil nenis. Tener un smartphone ha cambiado mi vida cotidiana, ¡ya no me tengo que esperar a llegar a casa para conectarme porque lo estoy todo el santo día! Mails, whatsapp, facebook, twitter, periódicos... ¡M-O-L-A!



*********************************

Y ahora un inciso, un llamamiento, una súplica, un ruego:

Doña Caye necesita de vuestra ayuda. Básicamente necesita irse de vacaciones urgentemente y se ha apuntado a un concurso la mar de peich. Tenéis que apuntaros aquí si tenéis Facebook o aquí si es que no. IMPRESCINDIBLE: tenéis que apuntaros apoyando a Essssssssssspañññññññia.

Anda, sed buena gente y apoyarme a esta pobre mujé desesperá por unas vacaciones, que la pobre ha trabajado mucho este año y ha aguantado a demasiados jefes hijos de la Gran Bretaña y que casi no duerme y vive prácticamente en la oficina y que come faltamente por falta de tiempo y se me deprime los domingos por la tarde y lo que es peor: ¡LOS GINKIS NO LE SABEN IGUAL!


Doña Cayetana se lo agradecerá grabándose cantando una saeta al más puro estilo Sara Montiel. De rodillas y todo.




miércoles, 17 de noviembre de 2010

lunes, 15 de noviembre de 2010

Hoy: cuando SuperSonicGirl volvió de Berlín se fue a León.

Mi familia, como muchas otras de este país y del mundo, es de emigrantes. Por parte materna proceden todos de León. Concretamente de pueblecitos de los alrededores de Astorga.

Mis abuelos y mi madre son de allí, pero emigraron a Bilbao. Así que SSMom te dirá que es de León pero especificará que se ha criado en Bilbao pero no quiere olvidarse de León porque sus padres son de allí y... SSMom es una mujer muy sociable.

Yo ahora sé todo esto, de dónde son mis abuelos y la mía mamma, por estos tres días que me sumergí en las raíces, la ruralidad y puto frío que hace por esas tierras, coññññññññio.

Total, que yo llegué un lunes in the middle of the night a Palma desde Berlín y el viernes nos pirábamos SSMom, SSBro y yo misma hacia Madrid. A primerísima hora de la mañana el aeropuerto está ya petadísimo de alemanes. Claro, unas colas importantes para pasar los controles que hicieron que la mamma pareciera recién sacada de la aldea más lejana a la civilización. Tenemos que sacarlas más a menudo.

Sí, bueno, eso y que a las siete de la mañana ella ya tenía puesto el turbo en eso de hablar. Ya me estaba imaginando el vuelo.

Afortunadamente, como ya os dije en el otro vuelo, la edad hace ya consiga echar alguna cabezada en los aviones y la de esta vez me evitó el chorrazo de conversación que puede darte mi madre cuando está nerviosa. Y no, no se pone nerviosa por volar, es así siempre. Siempre.

Total, que llegamos a Madrid y allí, SSMom nos presentó a sus primos, nuestros anfitriones, que nos llevarían en coche hasta el pueblo en cuestión donde varios miembros de la familia aún conservan las casas de aquellos tiempos.

¡Pues no hacía tiempo que no nos pegábamos esas pechás de coche! Y esa inmensidad de tierra por todas partes... tierra y tierra y tierra y tierra... ¡DEMASIADA TIERRA NENIS! Y algún que otro toro de Osborne. Los contábamos cuando íbamos a ver a mi abuela en navipeich y SSDad conducía (pobre) desde Barcelona. Un palizón. A mi me agobia más tantas horas en un coche que verme obligada a coger un avión o un barco para salir de aquí.

Bueno, que llegamos y el pueblo... el pueblo... pues el pueblo... semi-fantasma. Normal, era un antiguo pueblo minero que cuando se acabó lo que se daba la gente se empezó a pirar y los que se quedaron, sus hijos ya se buscaron la vida en otra parte. En 30 minutos le puedes dar la vuelta. Y ya está.

SSMom se acordaba de todo, todo, todo, de lo tuyo, de lo de aquel, del que estaba más allá... ahora, pregúntale qué comió el día anterior. ¿Sabéis lo que es NO PARAR DE HABLAR? No, no lo sabéis ni lo sabréis nunca porque no estuvisteis allí. He visto a mi madre hablar durante 20 minutos seguidos sin dejar que nadie pudiera intervenir en su mono-conversación.

La gente, eso sí, encantadora, súper cercana, se acordaban de mis abuelos y reconocían a SSMom. Y si no fuera porque me dijeron varias veces que me parecía a mi abuela, a día de hoy seguiría pensando que soy adoptada. Mi abuela era lo más de lo más para mí (imagináos para mi madre). Porque mi abuela era la repera limonera oh yeah.

Allí todavía quedaban dos hermanas de mi abuela. ¡Menudas señoras! Las de Facebook no tienen ni punto de comparación con ellas. Las pillamos en plena faena de cortar leña para el invierno. Aún usan esto:


Alucinante.

Cuando por fin las tías de SSMom la reconocieron, os juro que pensé que a una de ellas le iba a dar un síncope, le iba a explotar un aneurisma, triple ataque cardíaco... ¡lo menos! La señora se puso tan contenta que yo no sabía si daba saltos de alegría o le estaban dando espasmos. Y se pusieron a hablar las tres... al mismo tiempo... cada vez más rápido... y cada vez más alto... y más alto. Lo juro.

SSBro y yo no sabíamos dónde meternos, ¡con la de piedras desperdigadas que había por allí! Pero nos engancharon a traición y no pararon de abrazarnos y darnos besos de esos que son muchos y todos seguidos y muy sonoros.

Llamé a este momento El Reencuentro de las Señoras del Facebook.













Yo pasaba pena porque organicé todo el tinglado para ver de dónde eran mis abuelos. Tanto que oía a SSMom no era justo que no supiera nada de mi abuela (es que a mi abuelo no lo conocí, que se murió muy joven el pobre). Me preocupaba que fuera algo demasiado emocional para SSMom porque ella es muy de llorar en las pelis y tal. Además, suponía que tal vez le apetecería quedarse algo más de tres días.

Nenis... llegamos el viernes, el sábado a mediodía yo ya me moría de pensar qué sería de mí si tuviera que quedarme más tiempo en ese pueblo. No os digo más.

A todo esto, el primo de mi madre y su señora, nuestros anfitriones, encantadores. Eso sí, la señora era perfecta compañía de para mi madre: le podía seguir el ritmo del habla perfectamente. SSBro creo que si articuló más de quince palabras en esos tres días fue un auténtico milagro. Tampoco es que hable mucho el chaval.

Y conocimos al hermano mayor de mi abuela, que es igualito, igualito, igualiiiiiiito a ella y que ya quisiera llegar yo a su edad con la cabeza tan bien puesta y ese humor. Olé.

Él vive en Astorga, así que fuimos para allá y dimos una vueltecilla por allí. Vimos a los maragatos dar la hora, compramos cecina (está rica, sí, sí) y chocolates y desayunamos café con leche y churros.

Comimos en un sitio donde me encontré un armatoste de estos que siempre me hicieron mucha gracia:

Aún recuerdo cuando eran de cassettes.

Estuvimos en el Palacio Episcopal de Gaudí y la catedral.

Si vine de Berlín asustada de lo que la gente puede llegar a comer, os digo una cosa: no sé si es que yo no soy de comer mucho (pero bien), pero yo no puedo con tanta comida junta de una sola vez. Entrantes, primer plato, segundo plato, postre, café y pan a raudales. Y si 3 de 4 platos contienen carne, mejor. No, yo con esto no puedo.

SSBro no tiene tantos problemas en ese tema:



Para terminar, visitamos a una prima de mi madre que vivía en otro pueblo y donde mi madre pasó algún que otro verano. Y llegamos por fin. De repente se hizo el silencio: la prima de mi madre era un clon de mi abuela de como yo la recuerdo antes de ponerse enferma. I-dén-tica: la cara, el cuerpo, la forma de hablar, de moverse... hasta mi madre no tenía palabras. SSBro y yo alucinamos mucho más que en el momento en el que las tres señoras del Facebook se reencontraron.

Por supuesto, la conversación fue llevada por SSMom, la señora del primo de SSMom y la prima-clon-de-mi-abuela. Todas al mismo tiempo, rápido y cada vez más alto. Los demás sólo observábamos... tomábamos café... un pastita... algún chupito de orujo...

Todas las noches, después de cenar, volvíamos a la casa familiar del primo de SSMom para soltar compras y SSBro y yo decidíamos que los mayores se fueran a hacer vida social. Yo lo único que quería era silencio nenis.

Ni qué decir que como esa casa sólo se usa en verano, lo de tener edredones es como muy exótico. Dormía con dos mantacas de antaño que pesaban como tres vacas (y no he tenido nunca ninguna vaca encima, pero me hago una idea), las sábamos eran de las normales (nada de franela calentita), un frío de morirse, no tenía casi cobertura en mi aifooon y viví aterrada pensando que alguna de las arañas que cuidaban la casa me atacara mientras dormía.

Aparte de todo eso, y de que ni en pedo vuelvo en octubre, me encantó ver de una vez por todas el pueblo del que tantas veces mi madre nos contaba sus historias de cuando pasaba allí los veranos, de que la gente se acordada de mi abuela con mucho cariño, de conocer a nuestros anfitriones... ¡de todo!

El domingo por la tarde nos fuimos para Madrid, SSMom y SSBro se volvían pa casa y yo me quedé unos días en Madrid con mi queridísimo Fer.



Pero esa historia para el próximo post.



A mi abuela le encantaba Manolo Escobar así que... ¡va por ti, guapa!
¡Y por los 36 años que llevaba SSMom sin ver su pueblo!


domingo, 14 de noviembre de 2010

Frase del día:

"The thing I hate the most about advertising is that it attracts all the bright,
creative and ambitious young people, leaving us mainly whith the slow and self-obsessed to become our artists.
Modern art is a disaster area.
Never in the field of human history has so much been used
by so many to say so little."

Banksy


jueves, 11 de noviembre de 2010

Hoy: cuando SuperSonicGirl se fue a Berlín.

Antes de empezar, me he quedado patidifusa cuando he visto en las estadísticas que alguien de Mongolia ha dado con este blog. He tenido que buscar en el mapa ande leches andaba Mongolia.

En fin, hoy hace exactamente un mes me fui a ver a los SSPadrinos a Berlín. Eso está en Alemania... pal norte... frío.

Os iré salpicando el post con diferentes fotos que fui haciendo durante mi estancia.

Tengo que decir que mi periplo hasta allá fue muy tranquilo y que cada día me voy dando cuenta de que me hago mayor: ya soy capaz de echar cabezadas en un avión, algo que era imposible en mi tierna juventud. No es que durmiera muy profundamente, pero dadme unos años más.

Volé hasta Tegel y allí descubrí un aeropuerto donde se toman súper en serio eso de comprobar que el equipaje no contiene cantidades masivas de armas genocidas en forma de miles de miles de prendas. En fin... tardaron media hora en sacarnos las maletas y os digo yo que el aeropuerto no es muy grande, el avión estaba a la vuelta de la esquina.

Entotá, que por fin me encuentro con mis padrinos y ¡oh, sopresa! el cielo alemán es gris y llorón. Pero bueno, no pasa nada, yo estaba emocionada por estar en un país diferente, ver cosas nuevas y porque por una vez soy yo quien va a visitar a mis padrinos y no al revés.

Ese día nos lo tomamos un poco del rollo planear cuatro cosillas para la semana, así que dimos un buen paseo por el Spandau, que por donde viven mis padrinos.

Al día siguiente comenzaron las mega pateadas totales, porque otra cosa no, pero patear... Y es que allí hay mucho que ver y por más que veas siempre quedará algo pendiente. Eso mola mucho, porque te dan ganas de volver. En mi caso ya para el final de la primavera o principio de verano. Never again en octubre.

No me llaméis exagerada, porque ya sabéis que le tengo muchos asco al frío, pero yo me imagino viviendo allí en invierno, levantándome con el cielo plomizo, lloviendo, rozando la hipotermia... caigo en depresión profunda. Os lo digo yo. Vamos, que a mí 5 grados de día y menos muchísimo de noche no me parece sano.

Igual que no me parece sano inflarse como se inflan a carne casi a todas horas y todos los días del año. Ahora, que como yo era la guiri allí, ¡qué más me daba! Ya comería hierbas varias al volver a casa.

Ooooooh y qué puntual el transporte público (igualito, igualito que en Palma). Eso ha molado mucho. Os recomiendo que os pilléis el Berlin Welcome Card, muy práctico para ir de allá para acá sin preocuparte de pagar transporte, descuentos en restaurantes, museos, tiendas... Consultad su web que está muy bien (se supone que está en español, yo no conseguí dar con un ejemplar en los 4 sitios en los que pregunté, pero no importa si te has agenciado una essssstupenda guía Lonely Planet).

Otra recomendación que os hago es haceros un tour de esos en bus. Elegid uno de esos en los que hay paradas y te puedes bajar y subir en diferentes puntos durante todo el día. Más que nada porque es un tostón ir de un lado para otro para encontrarte, por ejemplo, con la tontada del Check Point Charlie, que es sólo una caseta con unos tíos disfrazaos. Lo verdaderamente interesante de ese lugar es el museo que está al lado, el Museo de los horrores, donde se muestran las diferentes formas que tenía la gente de camuflarse para pasar de un lado al otro del muro.

Check Point Charlie

Muro de Berlín


El tour este está chulo para hacer un paseo general y luego seleccionar los sitios que más te han interesado sin perder tanto el tiempo.

De todas formas será por opciones para visitar la ciudad: en bici, en moto, en segway, en trabi... y lo más petardo para mí, corriendo con un entrenador-guía. Lo siento, pero eso sí que no.

Trabant (Berlín)


Algunos de los museos que yo visité fueron el Neues Museum (tengo una querencia especial por el arte egipcio y Nefertiti), el pequeño y logrado Ramones Museum, el de la Bauhaus (no se pueden hacer fotos, jo) y el Monumento y Museo a los judíos de Europa asesinados (me invadió una tremenda y profunda sensación de respeto, tristeza, impotencia, pena, dolor... y no me eché a llorar de milagro). Después de éste, no tuve fuerzas para ir al Museo Judío. El desafortunado tema de la II Guerra Mundial siempre me ha interesado y en un futuro quiero ver con mis propios ojos esos sitios que todos tenemos en mente, pero os digo yo que por ese día tuve más de lo que esperaba.

Ramones Museum (Berlín)

Bauhaus Archiv (Berlín)

Berlín (octubre 2010)



Lo bueno de Berlín es que te vas encontrando pequeñas exposiciones prácticamente por todas partes. De golpe y porrazo me encontré con una dedicada a Peter Lindbergh. Tacatá. ¿A que mola? Que no todo está en el Museum Insel.

Exposición de Peter Lindbergh

Isla de los museos


Bueno, y luego las visitas a lugares como la torre de televisión, Alexanderplatz, el Dom (la catedral de Berlín, creo que mi edificio favorito), el Reichstag (con esa increíble-ble cúpula de Norman Foster), la Lavadora (Bundeskanzlerant), Brandenburger Tor, el Tiergarten, ... y algo que podría interesaros es que por toda la ciudad veréis que anuncia en el AquaDom, que es una gigantesca pecera cilíndrica y con un hueco en el interior por el que te puedes meter en un ascensor para ver pececillos tropicales. Bien, pues para ver eso, que es muy bonito y tal, hay que pagar creo que unos 10-15€. No me hagáis mucho caso si os hace ilusión, pero ahorraros esa pasta, un pez tropical es un pez tropical y yo prefiero verlos cuando me vaya a bucear al Caribe. Meteos en el atrium del hotel Radisson, lo tienen allí plantado, es gratis, le puedes echar fotos y te quedas tan ancho.

Cerca del Reichstag

Reichstag

Brandenburger Tor

Torre de tv en Berlín

Dom (Berlín)

Three girls and a boy, Wilfried Reiter Fitze (Berlín)


Recomendación: el hotel Radisson tiene un restaurante abierto al público llamado HEat, está bien, se come bien (pero les recomiendo dejar a temperatura ambiente el tiramisú), tiene vistas al Dom y me encantó su juego de palabras en el logo.

Comiendo en HEat


Por los alrededores encontraréis muchas tiendas de souvenires graciosos del Ampelmann, ¡anda que no nos falta innovación en eso por estos lares! Yo me traje unos imanes, unos cortapastas y el libro donde se explica la historia de este símbolo de la ciudad.

Cualquier alemán te dirá que si has ido a Harrod's en Londres, tienes que ir a KaDeWe en Berlín. Vienen a ser lo mismo: pequeño comercio que con el tiempo se convierte en un mastodonte de las compras pijas. Eso sí, su departamento de alimentación es genial, genial, genial. Su colocación de producto es buenísimo. Nosotros comimos en uno de los restaurantes-corner y desde luego la comida estaba genial. Aparte de visitar el lugar, eso es todo.

Comiendo en KaDeWe

Hildon water en KaDeWe


Otro edificio, bueno, mejor dicho, edificios, que están muy guay y cercanos son Kaiser-Wilhelm-Gedächtnis-Kirche. Podréis ver cómo quedó una preciosa iglesia después de aquello y un esperpento que hay al lado, pero ese esperpento es muy chulo por dentro con todas esas vidrieras, acogedor dentro de su largura y una calma casi sepulcral.

Kaiser Wilhelm Gedächtnis Kirche


Otras cosas que fui a ver fueron el estadio olímpico donde aquel enano del bigotín montó un pollo con los atletas de color en 1936 y la Zitadelle. El primero me bastó verlo por fuera, que pa copas y premios me voy a ver el Bernabeu y la segunda es una fortificación muy bien conservada con una impresionante sala de armas y otra donde el señor Siemens nos muestra algunos de sus primero artilugios, una de las primeras imprentas y tipos móviles... Ambos edificios están fuera del centro, en Spandau.

Estadio olímpico

Zitadelle (Spandau)

Detalle cañones en la Zitadelle (Spandau)

Tipos móviles en la Zitadelle (Spandau)


También a tomar viento, está Kladow. Está en una de las orillas del lagazo que tienen y donde está una playa que masifican (y los que no caben se vienen pacá). ¡Menudas casas! Concidió que hizo un tiempo fantástico así que algunas fotos se me quemaron con ese sol radiante, pero fue muy gratificante.

Kladow


Si sigues rodeado el lago ese, llegas a una torre del Kaiser Wilhelm (que era muy de monumentos a lo Ramsés II). Allí hay un restaurante que en verano por lo visto es la leche: tiene una terraza al aire libre don un escenario donde hacen conciertillos y esas cosas, con el añadido de las vistas al lago.

Grunewaldturm (Torre del Kaiser Wilhelm)


Ese día de las afueras fuimos a comer a un restaurante austríaco de un amigo de mis padrinos. Pero antes de llegar me enseñaron que por allí también estaban las marcas del muro, que se pueden ver por toda la ciudad con una línea símbolica hecha con adoquines en el suelo y que cada cierto número de metros, hay una placa conmemorativa. En uno de esos puntos me encontré con un recordatorio a una de las muchas personas que murió cruzando o, en este caso, ayudando a cruzar a otras peronas el mencionado y vergonzoso muro. Se trata de Dieter Wohlfahrt que murió a los 20 años por disparos.

Por aquí estuvo el muro

Recordatorio a Dieter Wohlfahrt



Bueno, pues el restaurante es el, atentos al palabro, Schaukelpferd. A mis ojos la decoración era totalmente guiri. Acogedora, simpática, cálida... pero guiri. Lo que pasa es que la guiri, repito, era yo y aquel sitio era totalmente normal.

Entre otras muchas exquisiteces, yo que me quedo con un pastel de chocolate austríaco (que no recuerdo el nombre, pero no era la tarta Sacher), la sidra del lugar y un crepe con queso quark y ciruelas de flipar. Si váis, probadlo, no os decepcionará. Y no os preocupéis mucho por el idioma, hay una camarera bajita por ahí que habla español ;)

Otro sitio para la comida, esta vez para llevar, es Lindner. Empezó siendo una tienda familiar donde se vendía mantequilla. Hoy en día se sigue vendiendo, está buenísima y, además, hacen platos diferentes para llevar, tienen charcutería y pastelería. Vale la pena probarlo.

Jolín, este post se está haciendo muy largo, pero pensad que estoy condensando una semana de visita a una ciudad totalmente nueva para mí. Así que antes de que terminarlo, no quiero dejar de recomendaros ir por mi barrio favorito de toda la ciudad, Charlottenburg, que además, mi padrino es de allí y le encantó contarme cosas de cómo era antes. Allí está el Schloss, un edificio emblématico que no os podéis dejar de visitar. Eso sin contar los miles y miles de restaurantes, cafeterías y salas de exposiciones que están por todas partes. Un barrio con mucha vida. Definitivamente sería el barrio que elegiría si pudiera/tuviera vivir en Berlín.

Schloss Charlotenburg


Por últimísimo, comentaros que les encanta una calle empedrada a rabiar. Llevaros un calzado con buena suela u os arrepentiréis a medida que vayan avanzando las caminatas durante el día.

Ahora sí, creo que más no puedo resumir este viaje y eso que me he dejado un montón de cosas (como el maravilloso restaurante italiano regentado por italianos Arcino's, donde tienen un camarero canoso, simpaticote y con cierto atractivo que me parecía la viva imagen de un mafioso napolitano y unos platos de pasta flipantes), pero tampoco es cuestión de monopolizar el blog, que como os he dicho anteriormente, mi último mes ha dado mucho de sí.

Y mientras tanto mi banda sonora fue el maravilloso Glenn Miller.



Chimpún.