miércoles, 29 de septiembre de 2004

No lo consigooooo.

Hoy me levanté a las 9 y me fui a nadar. Estuve una hora piscina p'arriba, piscina p'abajo. Comí y me aguanté la siesta (me encanta hacer la siesta), hablé con una buena amiga un buen rato (más bien escuché, la pobre lo necesitaba). Luego me fui a mi cursillo, a casa y a cenar.
Pasé fugazmente por la cena de despedida de Isa y luego al Peñón con Xisco (me estresa) porque había quedado con Sebas, Vane, David y Miguel.
Son casi las 3. Sonando: Marylin Manson - Mobscene... y no hay manera de que me entre el sueño. Con lo que me gusta dormir y no hay manera de tener un horario de sueño normal. En mi vida anterior seguro que fui vampira, fijo!.
Me voy a la cama a leer "Manual de la perfecta petarda" escrito por Diossa. Como diría mi profe de Psicología de la memoria, lo recomiendo vivamente.

martes, 28 de septiembre de 2004


Me encanta Manolo Blahnik. Este es uno de mis bocetos favoritos. Quién pudiera tener un par de sus famosas "Merceditas" (o Mary Jane para los americanos).
Mara_Jade77

77 cosas sobre mí que tal vez quieras saber

  1. Mi familia y amig@s: mis tesoros.
  2. Me gusta el helado (excepto el de chocolate).
  3. Me encanta andar descalza.
  4. Me encantan los zapatos.
  5. Echo de menos a mucha gente.
  6. Enseguida tomo cariño a las personas.
  7. No me gusta coger cariño tan pronto a las personas.
  8. Me gusta ser dura.
  9. Me gusta no ser dura siempre.
  10. Disfruto el silencio.
  11. También de la soledad.
  12. Adoro el verano.
  13. Pasaría el día en la playa.
  14. Si eres una persona mentirosa y/o hipócrita, no te acerques a mí. Nunca podremos ser amigos.
  15. Leer, me relaja. Dormir más todavía. Escribir me encanta.
  16. Me gusta salir de juerga con amig@s más que a un tonto un lápiz.
  17. Cocinar, me entretiene.
  18. Quiero viajar todo lo que pueda.
  19. Me cuesta mucho decir “te quiero”.
  20. Me siento sola muchas veces.
  21. No me gusta llorar delante de nadie.
  22. Me gustan mis pies.
  23. Si me dan un masaje en los pies soy feliz.
  24. Sexo con amor vs sin él?. Depende del momento pero siempre con pasión.
  25. Soy inconformista por naturaleza.
  26. Perfeccionista.
  27. Exigente conmigo misma.
  28. Fluctúo entre el orden y el desorden.
  29. No soy una compradora compulsiva aunque lo parezca.
  30. Tengo largas temporadas de insomnio.
  31. No suelo recordar lo que sueño.
  32. Me gustan las comidas con especias.
  33. No puedo vivir lejos del mar.
  34. Hetero hasta la médula.
  35. Tengo tatuajes (de momento sólo 3).
  36. De pequeña era la niña gordi y empollona con gafas.
  37. De pequeña hubiera cambiado alguna buena nota por ser guapa.
  38. Siempre estuve acomplejada.
  39. Todavía tengo complejos, pero la mayoría superados.
  40. Mi dulce favorito: chocolate con leche.
  41. Disfruto yendo a conciertos.
  42. Sí, compro cd’s originales pero sólo de mis grupos favoritos (U2 forever).
  43. Me gustan las fresias.
  44. Me dan miedo las agujas.
  45. Si un día me caso, por lo civil y en la playa.
  46. Nadar me hace sentir libre.
  47. No sé bailar, pero me gusta moverme con la música.
  48. No soporto las faltas de ortografía.
  49. Me gusta “Sexo en NY”, “7 vidas”, “CSI” y “Las chicas Gilmore”.
  50. De pequeña quería ser pintora, médico, veterinaria, periodista o diseñadora de moda.
  51. Me parto de risa con Garfield.
  52. Soy alérgica a los pelillos de los felinos.
  53. Me encanta la sopa de mi madre y salsa de tomate de mi padre.
  54. Lo primero que hago al levantarme es lavarme los dientes y beber agua.
  55. No suelo desayunar nada hasta pasada 1 hora de levantarme.
  56. Me gusta la fotografía.
  57. Mis cabreos son bastante “jevis”.
  58. A veces me quejo porque me aburro.
  59. Me aburro con facilidad.
  60. Me encantan las sombras negras para resaltar mis ojos.
  61. A veces me paso de sincera.
  62. Guardo cosas tontas sólo porque me traen recuerdos.
  63. No me gusta el revival de los 80.
  64. No escucho mucha música en español.
  65. Me gusta el olor a vanilla.
  66. Cuando quiero revolcarme en mi desamor escucho a Luis Miguel.
  67. No me gusta que me griten.
  68. Me cuesta mucho madrugar, soy bastante nocturna.
  69. Si la otra persona no tiene razón, no se la doy.
  70. Sé reconocer cuándo me equivoco.
  71. Odio que me tomen por tonta.
  72. Me siento herida si repetidamente se meten con mi altura.
  73. Insulta mi inteligencia que me valoren menos por ser mujer.
  74. Casi siempre termino siendo la “coleguita” de los tíos.
  75. Quiero a quien no gusto, quien me quiere no me gusta.
  76. Ya llevo 2 bodas a las que asisto sola, sin pareja.
  77. No me gusta contar nada sobre mí.

    Escuchando: Grace Jones – La vie en rose

What a difference a day makes?

Muchas cosas, grandes o pequeñas, pueden hacer que el día que tienes por delante sea diferente al resto de los que ha vivido anteriormente. Todos nuestros días se distinguen, siempre son diferentes al anterior, pero hay días que recordarás el resto de tu vida.

Durante la Universiada de 1999 conocí a mucha gente. Me lo pasé muy bien, aprendí muchas cosas y disfruté de mis compañeros de trabajo. Pude ver competiciones de natación (qué hombres!), partidos de fútbol y tenis, tuve bastantes privilegios y me tocó un jefe encantador. Álvaro. Qué chico tan adorable. De Sevilla, ojos azules, un humor excelente, muy simpático y amabilísimo.Entre mucha gente conocí a Malena. Es de esas personas que en cuanto conoces sabes que te vas a llevar bien con ellas. Es todo corazón, amabilidad y simpatía. Nos tomamos mucho cariño y seguimos manteniendo el contacto cuando el evento concluyó.

Al poco tiempo su madre murió y a pesar de que éramos amigas desde hacía relativamente nada, ella me llamó y me dijo que quería darme ella la noticia puesto que me consideraba su amiga. Eso para mí fue muy importante.Un año después yo me encontré en una situación que no desearía a nadie. Ella se enteró y estuvo conmigo. Me llamaba y me acompañaba para que no estuviera sola. Un día me dijo que se iba a trabajar a Barcelona. Sentí que iba a perder a alguien muy especial para mí, pero antes de irse me regaló un libro suyo, dedicado sólo para mí. Y ahora, aunque no tenemos tanto contacto (pero sé que está ahí), yo me sigo acordando de ella y siempre tengo ese libro en mi estantería. Se titula “Tus zonas erróneas”. Tengo que decir que lo que más he leído del libro ha sido la dedicatoria, porque eso fue lo que hizo que mi día fuera diferente.

A mediados de julio de hace 3 años me fui a Madrid. Allí tenía que hacer el curso de formación para el que iba a ser mi trabajo. Cogí el primer vuelo de la mañana, llegué a Barajas, desayuné tranquilamente, encontré un taxi increíblemente rápido y en 20 min estaba en la central de mi nueva empresa. Estuve esperando un ratito y me fueron presentando personas que serían mis compañeros de trabajo en diferentes tiendas repartidas por España. A medida que iba pasando el día yo iba pensando “en vaya lío me he metido”… “me voy a liar más que la pata de un romano con este programa”… “y me tengo que aprender este protocolo?”. En los descansos iba conociendo a la gente que también estaba en el curso. Lo cierto es que desde que entré en la sala de reuniones donde se hacía el curso me fijé en una chica con las pestañas más increíblemente largas que había visto en mi vida. De esas chicas que les gusta ir arregladas y que no parecía una estirada. Hubo un momento en que teníamos que hacer pequeños grupos y a mí me tocó con ella. Éramos de la misma zona y nos pusieron juntas. Alicia.

Ella me dijo, “creo que tú te apellidas como yo” y así comenzó todo. A partir de ese momento no paramos de reírnos juntas. Nos contamos nuestra vida esa misma noche. Ella se fue a trabajar a la tienda de Cartagena y yo a la de Palma y desde entonces nos enviábamos mails y nos llamábamos todos los días para contarnos nuestras historias en la tienda, ayudarnos con dudas, reírnos de chorradas varias… Hasta ahora. Alicia, mi churri, es ahora una de mis mejores amigas, la adoro y ella lo sabe. Nos hemos visto en otros cursos, gracias a que nuestro jefe nos colocó juntas, yo la fui a ver, ella vino aquí y nunca he tenido la sensación de tenerla lejos porque hablamos todas las semanas y siempre, siempre, siempre la he tenido a mi lado para absolutamente la más mínima cosa. Por estúpida que fuera.Unas pestañas hicieron que ese día fuera diferente para mí.

Un día me desperté. Me levanté de la cama. Fui al baño y me lavé la cara. Me sequé la cara y encontré a una chica sonriendo en el espejo. Era yo!. De repente todo el dolor, la frustración, la tristeza, la impotencia, las ojeras, los ojos hinchados de llorar, las ganas de meterme en la cama y dejar que la vida pasara sin que nadie reparara en mí… desaparecieron. Ya no estaban. Vencí todo eso y me di cuenta de que mi más reciente pasado (de aquel entonces) no había sido una pérdida de tiempo: había aprendido. Mi propia sonrisa hizo que ese día fuera diferente.

Otro día, Jaume entró en mi vida. Me ayudó a superar todo el dolor y desesperación que he mencionado antes. Él para mí es una persona súper especial, al cual admiraré y querré para siempre porque no sé qué hubiera sido de mí sin él. Le echo de menos cuando pasa mucho tiempo si saber de él y me preocupa cuando siento que algo le pasa. Cuando peor estaba fui a verle. Entré en su oficina e inmediatamente después de decirle, “hola” empecé a llorar. Creí que no podría seguir con mi vida, que por mucho que él me ayudara nunca podría salir de donde me había metido. Me dio un pañuelo, se levantó de su silla, rodeó su mesa y me abrazó. Y no dejó de hacerlo hasta que pude calmarme y a duras penas dejé de llorar. Habló conmigo y logró convencerme de que esforzándome saldría airosa de la pelea que estaba manteniendo con mi monstruo personal. Hoy en día puedo decir que le vencí y que aunque a veces me siento decaída, me acuerdo de todo el esfuerzo que invertí y la paciencia de Jaume conmigo. Ese día, la diferencia la marcó el abrazo de mi amigo Jaume.

Hay días que me siento sola, como si nadie me quisiera y como si nada me saliera bien. Pero me acuerdo de momentos así y pienso que soy una persona afortunada porque aquí sólo he puesto 3 días, pero tengo muchos. Muchísimos.Una dedicatoria, unas pestañas, una sonrisa, un abrazo… pero también tengo un beso, una canción, una foto, el sabor de un helado, el olor de un perfume, unas pirámides en miniatura,… Tal vez en el fondo soy una sentimental, pero no cambio por nada el poder recordar esos días diferentes.

Te has parado alguna vez a recordar tus días diferentes?.

domingo, 26 de septiembre de 2004

Nenas, nosotras tampoco nos salvamos

Es cierto, o pensabais queridas que nosotras somos perfectas?. Nada más lejos de la verdad. Para ser justa con la humanidad he de reconocer que, efectivamente: rayamos la perfección si nos comparamos con los hombres, pero no somos perfectas, lo siento chicas.

Porque los hombres pueden ser unos mentirosos, embusteros, sucios, desordenados, infantiles, rastreros gusanos que sólo saben poner cuernos,… espero que no se me olvide nada, pero qué me decís de lo maquiavélicas que podemos llegar a ser nosotras?. Y la envidia?. Como alguna de vosotras me diga que nunca ha sentido envidia por otra mujer ME LA COMO!. Y yo la primera que lo reconozco:

  • Envidio y admiro terriblemente a mi abuela Teresa, que en paz descanse la pobre, porque a pesar de todo lo que sufrió en su vida, nunca perdió la sonrisa y porque hacía el mejor arroz con leche y natillas de la historia… Y porque nunca se olvidó de mi cumpleaños ni de preguntar cómo me iba en el colegio.
  • Envidio a mi madre por tener esa santa paciencia conmigo. Tenerme de hija debe resultar terriblemente agotador.
  • Envidio (pero sobre todo admiro) a Madonna y a Alaska por ese par de ovarios que han tenido toda su vida haciendo todo lo que les ha dado la gana sin importarles las críticas y saber adapatarse a los cambios de su entorno y las diferentes etapas de sus vidas.
  • Envidio a Isabel Allende por escribir esos maravillosos libros que me encantan y que devoro en cuanto caen en mis manos. Y a J. K. Rowling por tener la brillante idea de escribir las historias de Harry Potter.
  • Envidio a esas chicas guapas, altas y fantásticas de las que todos los tíos se quedan prendados. Eso de que la suerte de la fea, la guapa la desea… Sí, sí, claro que sí, seguro que Cindy Crawford envidia enfermizamente a Ana Palacios (a quién se le ocurrió ponerla como Ministra de Asuntos Exteriores con esa facilidad de palabra que tiene?... Ah sí, a Che Mari Ansar).
  • Envidio a la que consiga “cazar” a George Clooney, jijiji. Y a la esposa de Bono (mi amor platónico desde los 12 años).
  • Envidio a ese montón de mujeres que se han sacado sus carreras con su esfuerzo y que aguantan estoicamente vivir en un mundo laboral dominado, por poco tiempo, por hombres.
  • Envidio a las que trabajan y se ocupan de su familia como auténticas campeonas, porque yo creo que sería incapaz.
  • Envidio a Sarah Jessica Parker por poder permitirse un par de manolos nuevos todos los días y tener esa impresionante colección de zapatos (me encantan).

Y así una larga lista de “yo envidio”. Podría seguir, pero bueno, que aquí se trata de explicar defectos EN GENERAL de las mujeres y no de los míos en particular jajaja.

Por qué somos tan malas las unas con las otras?. Mientras ellos parecen un clan gitano (se protegen entre ellos aunque se hayan comportado como unas auténticas babosas sarnosas), nosotras nos atacamos despiadadamente. Por ejemplo: tu pareja te pone los cuernos, qué se te ocurre?. “Vaya hija de puta!, como me la encuentre el parto la cara!”. Afortunadamente esto está cambiando. Afortunadamente ahora somos más las que pensamos: “Será cabronazo!, que se espere a ver cómo queda su coche cuando le haya pasado mi tijera de la manicura por la carrocería!”. Porque señoras, quien te engaña es tu pareja, no la otra persona. Aunque también es verdad que “la otra” muchas veces incita, pero quien tiene la última palabra es tu pareja. Así que NO es perdonable.

Estamos todo el día compitiendo las unas con las otras. Somos unas auténticas víboras. Se nos ha metido en la cabeza que tenemos que ser más insensibles que los hombres para ponernos a su altura y nos tomen en serio en el trabajo. Es triste, pero es verdad. Y encima tenemos que sufrir la típica frase de “está con la regla” si tenemos un momento de debilidad o no nos da la real ganas de ser unas hijas de perra.

Quién no ha estado con ese alguien que tiene pareja, pero que no sabes cómo te has convertido en “la otra”. Sabiéndolo o sin saberlo, pero así es, eres la otra. Te puede importar o no, pero tienes que admitir que eres “la otra”. Es increíble cómo he podido escuchar que se critica a la “oficial” y defender al “pobrecito” adúltero. Y luego te enteras de que no eres la única “otra”, que ese “pobrecito” va coleccionado “otras”… y que a lo mejor no tienes porqué criticar a la “oficial”. Porque en realidad el único culpable ahí es él: si quiere ir de cama en cama, para qué narices quiere “pareja estable”?. Chicas, no nos peleemos por un hombre cuando hay tantos sueltos por ahí.

Últimamente me estoy relacionando con amigas que se han casado o se van a casar. Es agotador. Terminas mas estresada que ellas de escuchar todo lo que tiene que hacer para, en resumidas cuentas, firmar un papel y poner un anillo en el dedo. Total, que las que ya se han casado y van a las bodas de las que se van a casar parece que se mueren si no dicen: “Mi vestido era más bonito” o “me ha copiado el ramo de flores!” o “el menú de mi boda era mucho más bueno y caro” o, atención, “yo estaba más guapa, verdad?”.

Pasamos el día mirando a otras mujeres, su ropa, su maquillaje, el esmalte de sus uñas,… vale, vale. Puedes hacerlo porque te gusta ver cómo va la gente, te interesa la moda o te gusta pensar “a esta chica le iría genial con sea falda camel unas botas de ante de punta cuadrada y tacón alto del mismo color”. Pero desgraciadamente la mayoría de las veces lo hacemos para decir: “cómo ha podido salir así a la calle”, “puta, quién pudiera llevar esos mini shorts” o “mira esa loba, con ese escote que se le ve hasta el alma”. Y probablemente tú te mueres por llevar esos shorts y ese escote. Nos hacemos la radiografía con esa mirada de arriba abajo tipo “quién-eres-por-qué-existes”. Hay quien lo hace disimuladamente, pero luego están las que mientras te dicen el “hola, que tal cómo estás, encantada de conocerte” ya te han visto que llevas 2 ó 3 puntas del pelo abiertas, una uña rota (incluso si llevas guantes) o que simplemente ven que vas más estupendas que ellas y eso las carcome. Y lo peor es que si esto último ocurre, tu revientas de esplendor!.

Te puedes levantar por la mañana y pensar que hoy te comes el mundo, que te miras al espejo y te ves hermosa. Incluso aunque sepas que te has inflado como un globo porque tendrás la menstruación en unos días. Lo bueno es si consigues mantener esa actitud todo el día o el máximo de tiempo posible. Pero hay mujeres que nada más salir de su portal, aún sabiendo que están fantásticas, empiezan a preguntarse si gustarán, si irán bien, si se han maquillado demasiado, o demasiado poco, si se les notará su inseguridad, si su pelo estará arreglado… Vosotras creéis que un hombre sale a la calle y piensa en esas cosas?. Ni los metrosexuales que tanto se llevan ahora!!.

Ejecutivas, profesoras, estudiantes, amas de casa, barrenderas, funcionarias, ministras, futuras presidentas de su país o de la comunidad de vecinos, cajeras de supermercado, madres, solteras, casadas, divorciadas, empresarias, campesinas, fashion victims, cantantes, religiosas, ateas, negra, blanca, oriental tal vez?... No importa lo que se vea por fuera, importa lo que eres. Somos mujeres, por qué no cuidar las unas de las otras?. Probémoslo, cada día hay más que piensan así y es realmente reconfortante.

jueves, 23 de septiembre de 2004

Oye, mi cuerpo pide salsa!!

Quiero aprender a bailar salsa!. De este curso no pasa, estoy loca por ese baile, me encanta y por fin me siento valiente como para intertarlo. Cuál es el problema?. NO TENGO PAREJA QUE QUIERA VENIR A APRENDER CONMIGO!!.

Alguien podría ayudarme con este problema tan gordo?. Prometo intentar no dar muchos pisotones ;-D

Hombres: una solución quiero!!.

Esto es como el anuncio del detergente ese, el Wipp Express de hace unos años.

A mí que me lo expliquen, de verdad, porque no lo entiendo. Vamos a ver, qué ocurre con los que se dicen llamar hombres?. Qué os pasa?. A estas alturas no sabéis lo que queréis?. Vamos, es que parece que tenéis que elegir entre que os extirpen en vida el hígado o el corazón!. Nos ha jodío, de verdad, lo vuestro es, como vulgarmente se dice, pa mear y no echar gota.

Puede ser, que no digo que no, que el problema sea mío. No sé, tal vez el problema sea de toda la población femenina y oh! sorpresa, todavía no nos hemos dado cuenta de que (odio esta expresión con todas mis fuerzas) vosotros “sois así”… como el fútbol!!.

Un día conoces a alguien y qué curioso porque parece que tiene un no sé qué, qué se yo, que hace que no te parezca un parásito, un pesao o un salido (o todo a la vez, que de todo hay). Y tú, que no te puedes creer la suerte que has tenido al no aburrirte a los 10 segundos de que el susodicho abriera la boca, crees que tiene posibilidades. Te parece atractivo, cariñoso, atento, con sentido del humor, educado, con gustos similares a los tuyos… y NO, no tiene porqué ser metrosexual!.

Tú que ya estás curada de espantos vas con pies, no de plomo, sino de acero armado híper resistente contra vientos, mareas y tifones tropicales, decides que aquí hay gato encerrado. Porque no puede ser tía, no puede ser que así, sin comerlo ni beberlo, te encuentres con alguien tan afín a ti. Y que encima le gustes!. Cuidadín!. Porque una lo vale y tiene un ego bien alimentado, pero en los tiempos que corren vete tú a saber.

Sigamos. Va pasando el tiempo y aunque compartes pensamientos, salidas, cama, paseos, fiestas, cama, coche, cena, cama, aficiones… he dicho también cama?. Bueno, que parece que el chico promete (recomiendo “Este hombre promete… ya era hora!” de Elisabeth Young) y tú cada vez más emocionada. Han pasado horas, días, semanas… incluso meses!. Chica que esto parece que va de verdad y tú con esos pelos!.

Y llega el momento en que a tu recelo le has metido una paliza del copón, lo has vuelto a meter en el armario, encadenado y amordazado y decides que sí, ole y ole, que te gusta ese chico y te apetece poder decir a los cuatro vientos (como si fueras Heidi corriendo por los Alpes): por fin creo que no me he equivocado y mi madre estará de acuerdo conmigo! Yupi!.

PLASSSSSSSSSSSS!. Qué será ese ruído?. Una puerta al cerrarse por una corriente de aire?. Súperman surcando los cielos?. El Concorde haciendo su enésimo viaje de despedida de una puñetera vez?... Qué más quisieras guapa!. Es el batacazo que te has dado cuando de repente “eso” de lo que te has quedado tan prendada te dice (elige tu final, que seguro que te ha pasado alguna vez):
  1. El típico: “no es por ti, es por mi”. Agradécele que te dijera eso, si no ha tenido más cabecita para inventarse una excusa mejor, chica, no es para ti.
  2. El clásico: “ha sido (ojo, ya en pasado) genial estar contigo, pero creo que en un futuro no seremos tan compatibles como ahora”. Y a ti te da por pensar si te está hablando de que si él es del Barça y tú del Madrid o que a él le gusta la jota aragonesa y tú te pirras por AC/DC.
  3. También está el tan socorrido: “necesito estar solo, yo te quiero mucho, no he dejado de sentirlo, pero… no sé qué me pasa, necesito estar solo”. Pues nada majo, tú contigo mismo. No te cortes, yo misma te preparo una habitación acolchada e insonorizada para que te harrrrrrrrrtes de estar contigo mismo. La madre que lo parió…
  4. Y qué me decís del: “hay otra persona”. Jajaja… No te dan ganas de decirle: “mi más sentido pésame para esa otra persona, la acompaño en el sentimiento”.
  5. Pero aún se pueden superar a sí mismos y quedarse tan anchos cuando te dicen: “es que todavía no sé si he olvidado a mi ex y no sé qué hacer”. Obvio: vuelve con tu ex porque yo paso de ti indeciso asqueroso!.
  6. Y una de mis favoritas: “creo que me he asustado, estoy un poco confuso porque te quiero demasiado y necesito reflexionar un tiempo para no agobiarme”. Pero vamos a ver piltrafilla, tú tienes idea del significado del verbo “reflexionar”?. Es más, has entendido la pregunta?.
  7. Aunque lo más patético es cuando empiezan a hacer estupideces para que acabes dejándolos tú a ellos y encima quedar como unos pobrecitos desamparados que ENCIMA se creen con derecho a ser consolados… por otras!.

Todas sabemos que hay más finales para lo que tú creías que era una bonita relación, quasi perfecta por la cual estabas a punto de terminar de pisotear alguna de tus creencias. Además, estas excusas no van de una en una, que también puede haber algún espabilado que use una combinación de 2 o más excusas.

Por supuesto, puede haber excepciones (haberlas, haylas) y también, todo sea dicho, las excusas anteriormente dichas pueden ser totalmente ciertas… en algunos, repito, algunos casos. No todos son iguales y seguro que el día menos esperado te encuentras a ese hombre que por el que de verdad puedes estar tranquila. Quién no te dice a ti que es el que te trae los paquetes de tus compras por internet?. O el vendedor que te ha estado mostrando lo que puede ser tu futuro coche?. O ese pobre chico de un Zara que te está poniendo alfileres en el bajo de tu nuevo pantalón?. O, chica yo qué sé, a lo mejor el día que tienes las puntas abiertas, vas en chándal y con el esmalte de uñas carcomido te tropiezas con un multimillonario de alborotado pelo moreno, ojos azules, con una sonrisa Profident, estupendísimo que casualmente tiene el capricho de comprar el pan en el mismo sitio que tú. Que todo puede ser y sinó fijaos en Julia Roberts en “Pretty woman”.

Por qué les es tan difícil decir las cosas?. No sé, si no tienes pensado tener nada serio con nadie, ten la decencia al menos de avisar!. Y mira que yo soy dura, que a mí me hace falta tiempo y mucha paciencia para saber si me dejo llevar o no por una relación que tiene posibilidades, pero hasta a mí me la han dado con queso. Pero ni una más Santo Tomás!. Vamos, a mí con tonterías ya no.

Así, que desde aquí reivindico el derecho femenino de no ser tomadas por el pito del sereno por cualquier bicho viviente que se crea un hombre. Y digo hombre, no chaval, pibe, coleguita, tronco… No, no, HOMBRE. Con todas sus letras (incluída la “h” aunque sea muda la pobre). Ahí queda eso.

miércoles, 22 de septiembre de 2004



¡Por un buen verano!. Foto de una noche divertida con 2 chicas fantásticas, D y C, la argentina más encantadora que conocí este verano y cuya amistad quisiera conservar para siempre.Un besazo y que volvamos a coincidir las 3 lo más pronto posible.



Mara_Jade77

Esto es lo que hay.

Sinó cómo nos explicamos el tipo de relaciones que se llevan hoy en día?. No sé, vamos a ver, hay parejas hetero, parejas gay, amigos con derecho a roce, los que están pero no están, los que están pero hacen luego lo que les da la gana con quien les da la gana, los que simplemente van recopilando polvos esporádicos, las odiosas y empalagosas parejas modélicas, los que están porque no encuentran algo mejor, los que creen que no podrán encontrar algo mejor, los que están intentando elegir entre dos personas... y finalmente, los que simplemente son amigos y espectadores de todos los que he nombrado.

Con qué facilidad la gente se junta, se separa, se reajunta, se pone los cuernos, se enfada, se vuelve a reconciliar y al día siguiente se envían a Parla... luego encuentran otra persona, que creen el amor de su vida, a los 2 días de romper con la anterior... Todo esto sin haber dejado de "hacer sus vidas". Porque una cosa es que hayas cortado con tu pareja, pero otra bien distinta que dejes de tener sexo.

A ver si va a ser verdad que decimos amor cuando en realidad queremos decir sexo. Porque claro, quién no conoce el típico “santo” varón cuyo lema es: “No tío que va, yo quiero mucho a mi novia, mi corazón es de ella… pero mi polla es de dominio público”. O debería decir más bien, de dominio púbico?. Y lo mejor es que encima se le ríe la gracia. Interesante teoría del amor que tienen algunos.

En realidad, qué cojones es el amor?. Podríamos decir que es un invento de El Corte Inglés para poder vender estupideces en San Valentín pero… y todas esas tragedias escritas por Shakespeare?. Qué mal rollo tuvieron Romeo y Julieta sólo para que unos grandes almacenes se forraran vendiendo cajas de bombones y corbatas. Realmente si es un invento, no es algo tan reciente.

Desde mi perspectiva hetero, mi teoría sobre el amor es la siguiente: el amor es como la Biblia, todo comienza con una mujer y un hombre y acaba en Apocalipsis. Así de claro. A día de hoy, cuántas parejas estables conocemos?. No es inevitable pensar en la palabra “divorcio” en cuanto te mencionan la palabra “boda”?. O, cuántas veces no hemos dicho: les quedan 3 telediarios a estos. O mejor, mejor… cuántas veces hemos hecho este comentario: “este/a va por la pasta fijo”.

En la actualidad y donde vivo, que tengas una vida sexual libre, sin ataduras y con protección es normal. Tú sales, si echas la caña y pillas, has triunfado. Ahora el que no triunfa es una especie de perdedor. No importa si eres un crack en tus estudios, en tu trabajo, en lo que te salga de las narices: si no pillas no eres nadie.

Entonces, me pregunto a mí misma: a qué se supone que aspiramos?. Porque un día nos levantamos y desearíamos tener una pareja estable, alguien que te escuche, te quiera y sepas que está ahí. Y al día siguiente lo único que queremos es ir de flor en flor y tiro porque me toca.

No niego que exista el amor, pero tampoco lo afirmo. Todo depende de la persona con la que te encuentres en ese momento. Lo que pasa es que creo que por mucho que evolucionemos, todavía vemos el amor como algo que debería ser eterno, ideal, con corazoncitos saliéndonos de las cabecitas nada más ver a nuestro ser amado. Pero señoras y señores, todo lo que empieza, normalmente, por suerte o por desgracia, tiene un final. Y el amor no es una excepción. No podemos tratarlo como si fuera un simple contrato entre 2 personas, porque nunca sabes cuándo se va a rescindir o si se va a prolongar. Simplemente deberíamos ser conscientes de que el hecho de enamorarse a estas alturas de evolución socio-cultural es ya una suerte y que si un día se acaba, no queda más remedio que aceptarlo. Algo mejor vendrá.

Como yo siempre digo el amor no es más que una palabra compuesta por 2 vocales, 2 consonantes y 2 idiotas. Esto es lo que hay.

martes, 21 de septiembre de 2004

Para Isabel

Isabel es una amiga muy especial. Nos conocimos en la universidad cuando estudiábamos Psicología. Unos cursos después descubrió que estos estudios en nuestra universidad no valían nada y que encima eran difíciles de sacar. A día de hoy, es una licenciada en traducción e interpretación. Olé Isabel, porque tú lo vales y te lo has currado.


Es una chica estupenda, inteligente, con la cabeza bien amueblada, súper extrovertida y sociable... Muy cariñosa y enseguida toma cariño a la gente, es la primera en ofrecerse a ayudar, organizar lo que sea. Un encanto en definitiva.


A pesar del tiempo que no nos hemos visto, de alguna manera hemos seguido en contacto. Poquito pero no nos hemos olvidado y este verano ha sido genial pasar tanto tiempo con ella. Este pensamiento es para ella y animarla en estos días que está un poquito... cuanto menos "rara". Isa, te quiero mucho y sé que ha sido ahora cuando hemos pasado más tiempo y hemos compartido más confidencias, pero supongo que no hace falta que te diga que estoy para lo que buenamente te pueda ayudar. No te vas a librar de mi tan fácilmente!! ;-)


La decisión que has tomado creo que es la correcta y espero que, aunque otra vez en la distancia (se me marcha a Alemania a perfeccionar su alemán), no perdamos nuestra amistad, buen humor y sobre todo la confianza que nos tenemos. Agradezco tu amistad y te dedico este rinconcito sólo para ti.


Te quiero mucho WAPPAAAAAAAA!! (y recuerda: No me llames Dolores, llámame lobaaaaaaaaa!).

domingo, 19 de septiembre de 2004

I'm crying

Soy tonta, tonta, tonta, tonta, re-tonta. En cuanto diga por qué estoy segura de que pensaréis lo mismo. Creedme, merezco que me llamen tonta.

Nunca habéis pasado un buen día y de repente veis o escuchais cualquier cosa que os hace recordar un momento especial?. Hoy me ocurrió. Acabo de llegar de pasar un día estupendo en Sa Rápita con Carol y Mora. Realmente lo pasamos muy bien y gracias a las risas que nos hemos marcado, mi afonía sigue en mi garganta (desde hace ya como 3 semanas, por cierto).

Qué pasó?. Me puse a consultar el correo mientras hacía tiempo para meterme en la ducha, aprovechando que mi hermano y su novia se han ido a cenar y me quedan algunas horas de disfrutar la soledad en mi casa. Más que nada porque mi madre ya me llamó para avisarme que ella y mi padre ya vienen desde el campo. Bueno, no sé cómo llegué a la carpeta donde guardo mails importantes para mí. Automáticamente, somo un resorte, abrí el primer correo que recibí de G.

Recuerdo exactamente el momento en que lo recibí y lo abrí. Estaba en mi trabajo, en la tienda. Estaba tranquila la tarde (inaudito) y como tenía tiempo, revisé el correo. Cuando vi que era de él me temblaron hasta las pestañas. Nunca me había pasado con nadie. Lo juro. Mi compañera me miró y me dijo si estaba bien y cuando vio de quién era me dijo que sólo podía ser algo bueno. "Ábrelo YA". Creo que tardé como 5 min en decidir si quería leerlo o no. El asunto era "Res d'important" (nada importante). Pero claro, basta que te pongan algo así para que el contenido sea realmente importante.

Con un par de ovarios abrí el mail y lo que leí me dejó como Flubber de lo temblorosa que estaba. El chico más introvertido, serio, callado y al mismo tiempo encantador y por el que yo más estaba sintiendo en mi vida me estaba abriendo su corazón en un mail. No se atrevía a decírmelo cara a cara por si yo le tomaba por raro. Cómo voy a reaccionar ante una persona que me dice que le encanta verme todos los días y disfruta de mi compañía como con la de nadie?. Que nunca le había pasado y que esperaba que lo que teníamos en ese momento saliera bien porque deseaba estar conmigo mucho tiempo. En resumen: estaba leyendo lo que yo le hubiera escrito si hubiera tenido valor de hacerlo.

Este mes van a hacer 6 meses que ya no estamos juntos y sigo convencida de que ha sido él de quien me enamoré por primera vez en mi vida. Aún le quiero y le echo de menos, pero ya perdí la esperanza.

Es estúpido cómo un simple texto puede hacerte sentir tan triste y tan impotente. En fin, voy a darme esa ducha porque seguro que me sienta mejor que el estúpido lloriqueo que ahora tengo.

Los "días de después"

Suelo estar especialmente inspirada antes de irme a dormir.
Quien me conoce sabe que soy una persona bastante nocturna y que, por mucho que madrugue, pocas veces me voy a una hora socialmente "razonable" a la cama. Me encantaría poder ser de esas personas madrugadoras, pero no lo soy. Para que pueda reconocer algo así han tenido que pasar mucho años, no soy peor persona por eso.

Anyway, ese no es el tema que me ha traído a escribir de nuevo aquí. Hace un rato que publiqué una de mis idas de olla y, mientras hablaba con mi amiga Glen (de quien tomé la idea de hacer este blog, gracias linda) estuve mirando fotos. Es algo que me encanta hacer, tanto si son las fotos tradicionales fotos como si son las que guardo con mi cámara digital en mi pc. Me hacen recordar. Normalmente son buenos recuerdos. No es genial ver a tal persona y compararla a cómo es ahora?. O aquella cena tranquila que luego acabó a las tantas de la madrugada bailando en no sé dónde?. Los lugares que has visitado?. Esas fotos de los "días de después"...

Yo tengo varias de esas fotos, al menos yo recuerdo esos días de después. No sé si al resto de los mortales les pasa, pero a mí esas cosas se me quedan. Por ejemplo, tengo alguna foto del día de después de mi primer beso jajaja. Ahora la veo y sólo puedo pensar: cómo se me ocurrió ponerme esa falda?. Pero también recuerdo los nervios y lo bueno que fue el momento de ese beso. Quién ha olvidado su primer beso?.

También tengo una foto del día de después (bueno, varios días) de mi primer trayecto largo con el que fue mi coche de destrozos. Mi padre me lo regaló, un Renault 5, para que practicara con él cuando me saqué el carnet de conducir. Fui con unos compañeros de mi primer año en la universidad a un camping. Alquilamos unos bungalows en Ca'n Picafort, en Semana Santa si no recuerdo mal. Vaya pintas!. De toda la gente que sale en esa foto, sólo conservo el contacto con una. Fueron días muy divertidos.

Cómo no, el día de después de llegar a los diferentes sitios a los que viajé: Inglaterra, Bruselas, Egipto, Holanda y mis diferentes estancias en ciudades de España. Son gratos recuerdos, muy buenos, sobre todo para alguien que le gusta tanto viajar como a mí.

Y qué decir de esas fotos de los famosos días de después de una gran fiesta!!. Las mejores, todos con sus caras de sueño pero en las que puedes adivinar que ha sido una gran noche. Sobre todo si antes de ver esas fotos has visto las del transcurso del evento en cuestión. Te miras y piensas cómo has podido acabar con esa cara después de lo que te costó maquillarte jajajaja... o en cómo pudiste hacer tantísimo el tonto, se supone que la gente tiene un concepto de persona formal sobre una!!.

Tengo fotos con mis amigas y amigos, los que estuvieron y están en mi vida, los que estuvieron y ya no... Soy una verdadera pesada con mi cámara, intento hacer fotos de la gente y de los momentos. Me gusta compartir esas fotos, me gusta ver las fotos y revivir los momentos de felicidad, los chistes, las anécdotas, a la gente, los lugares. Supongo que soy demasiado sentimental porque total, los recuerdos se quedan dentro de ti, pero no está mal verlos de vez en cuando, no?.

Curiosamente, a día de hoy, puedo decir que de quien menos fotos tengo es del chico que más he querido hasta ahora. Sólo conservo 2, pero supongo que conseguiré tener el cd con nuestras fotos un día de estos. Qué cosas verdad?.

Lo mejor de los días de después es reconocer a la/s misma/s personas foto tras foto y saber que va pasando el tiempo y ahí está/n, para los días de después buenos y para los días de después malos.

Buenas noches, ahora sí me voy a dormir :-)

Pedazos de mi


Estoy realmente cansada. Sí, llevo mes y medio que salgo prácticamente todas las noches y hoy es el primer sábado por la noche que paso en casa. Increíble, pero cierto. No me quejo, todo lo contrario, lo agradezco porque es algo que me encanta: salir de fiesta y estar un tiempo sola. Me gusta tener a gente con la que salir y que al mismo tiempo me sienta súper cómoda. Soy así de rara. Adoro estar con gente, me encanta el desmadre y hacer el indio. Al mismo tiempo me encanta estar sola en casa, aunque no haga nada interesante, pero estar conmigo misma, tener libertad para poder pensar, escuchar el silencio, escribir, escuchar música...

Hoy pasé el día perreando por la casa. Llegué a las 6 de la mañana y he dormido hasta las 14 h. Comí y vi "Un lugar llamado Paraíso". Acto seguido mi madre despertó de una corta siesta y yo caí fulminada en el sofá: desde las 18 hasta las 20 h. Y podría haber seguido durmiendo!!. Desde que ya no trabajo hacía tiempo que no dormía así. Tantas horas y tan buenas, sin interrupciones, sin despertarme sobresaltada por creer que llego tarde, sin soñar que tengo que cuadrar el dinero de la tienda,... Puedo decir que ha sido un buen verano, que echaba de menos algo así. He tenido días y noches, muchas noches jaja, felices. He reído mucho, he bailado mucho y he descubierto gente.

Mucha gente que conocí este año y con la cual he acabado teniendo contacto a diario, más que con gente que conozco desde hace mucho y que relativamente está cerca de mí. Pero también gente a la que conozco desde hace años y que por los motivos que sean no habíamos podido mantener un contacto más seguido. Sin contar con la inestimable amistad, apoyo y compañía (en la distancia) de mis amistades más queridas.

Me da pena que el verano esté llegando a su fin porque me da miedo no volver a vivir algo así. No se trata de salir todas las noches y volver por la mañana a casa, se trata de que de unos poquitos años para acá estoy siendo consciente, de verdad, de lo que se siente estando rodeada de verdadera amistad. Evidentemente no quiero perder esta sensación. Este otoño-invierno se presenta lleno de novedades nuevas para mí, me siento con ganas de empezar, muy emprendedora... y no quiero que esa sensación se me vaya. Pero al mismo tiempo quisiera ser más valiente y tener el coraje suficiente para hacer cosas que me rondan la cabeza y que no me atrevo a hacer: irme unos meses a vivir a otro país o vivir sola, por ejemplo. Pero claro, el dinero manda y es difícil. Sobre todo lo de irse a vivir fuera de casa de los papás. Sobre todo cuando eres como yo, alguien que no tiene problemas en casa pero necesita su espacio y que, en principio, quisiera vivir sola. Ya lo intenté con la persona equivocada y no es agradable volver a casa.

Alguien sabe si en las farmacias venden algo contra este tipo de cobardía?. No me da miedo vivir sola, me da miedo equivocarme y tener que dar la razón a quien ya me haya dicho que no debería haberlo hecho. Por eso tardo tanto en tomar esta decisión, no quiero volver a hacerlo mal, aunque en su momento me pareció que era buena idea: sólo me equivoqué de persona. Supongo que por eso me cuesta tanto hablar sobre algunos aspectos de mi persona, equivocarse no es malo porque aprendes, pero tengo miedo de equivocarme demasiadas veces y tener que arrepentirme por primera vez en mi vida de algo que haya hecho.

jueves, 16 de septiembre de 2004

Qué hice hoy?


Pues hoy me despedí de una buena amiga, D. Vino a pasar unos días y hoy se fue de nuevo a Barcelona, donde reside desde hace año y medio.

Me siento triste y la echo mucho de menos. Nos conocemos desde hace bastantes años pero hasta hace unos 3 no comenzamos a ser amigas de verdad. Eran malos tiempos para las dos y la verdad es que tal vez el destino sí existe, porque allí estábamos hablando de nuestras cosas como si lo hubiéramos hecho de siempre... cuando en realidad nos veíamos de vez en cuando al salir de fiesta los fines de semana con nuestros respectivos grupos de amigos.

Empezamos a vernos más seguido y, estas veces, a la luz del día (jejeje). Nos empezamos a ayudar mutuamente, nos llamábamos con más frecuencia y sin darnos cuenta ya teníamos hasta nuestras costumbres: nuestro Brugal con Coca-Cola los jueves en El Garito era sagrado.

Desde que se fue, no hemos perdido el contacto, nos hemos escrito, nos llamamos, nos enviamos sms,... pero la echo de menos y hoy, después de despedirnos, he aparcado el coche y he llorado... y ahora lloro porque me ha encantado tenerla aquí y me da pena que la mayoría de mis mejores amigas estén lejos o aunque estén aquí al lado es difícil verlas.

Miles de besos para todas vosotras, porque os quiero y os añoro muchísimo... ya lo sabéis.