miércoles, 18 de julio de 2018

🎤 Y me miro en el espejo y me gusta mi reflejo 🎶

Será la edad, alguna alineación cósmica en una galaxia muy, muy lejana, una predicción no publicada del Nostradamus... o qué coño... pero lo cierto es que es verdad que es como si las cosas (la vida) se van calmando y las piezas empiezan a encajar.

Me gusta un misticismo...

Como ya os conté, tengo hipotiroidismo autoinmune, urticaria alérgica, una bonita tendinitis en mi mano derecha y, ya para rematar, artritis en un dedo de la mano izquierda (gracias, tiroides de mmmmierrrrrda).

A ver, mis achaques, NO son precisamente las piezas que más me gusta encajar, no voy a mentir, porque sobre todo por trabajo, he tenido que reorganizar mi estudio que sin con almohadillas ergonómicas, que si los brazos así, la pantalla asá... un escándalo.

A la vejez, viruelas.

Tengo canas, pero me la pela mucho.

Estoy muy estupenda. Ni una arruga.

Y la foto de mi nuevo dni es decente. Soy la persona entre miles, que tiene una foto divina en el dni y que está mucho mejor que hace una década.





Al mismo tiempo, los "duelos" que yo siempre he sufrido en temas amistosos, ya no lo son tanto. A lo mejor es porque se convierten en crónicas de una muerte anunciada y como que te haces a la idea. No sé, tengo yo esa sensación o es lo que me viene a la cabeza para explicarlo.

Y no, no se trata de que salga más y conozca a gente y tal y bla bla blaaaaaaa....



NO.

Porque, aunque a veces tenga muchas ganas de ver a gente, de hacer cosas (como los catalanes... 🤦), de socializar... ya hace mucho rato que me he habituado a estar muy dancing with myself.




Y, obviamente, NO estoy hablando de parejas de fugaz, corto o (im-po-si-ble-ble*) largo plazo. 

Soy muy consciente de que tengo un gusto implecable para los hombre. LO SÉ. De nada.

Pero también tengo un imán para gggggilipollas y a mí no me pillan más. 



Y con esto no quiero decir que mañana no me dé un parraque (por favorrrrrr, lo que me gusta esta palabra) y me líe a salir y meterme en saraos varios, como en mi juventud. Esa época en que pisaba poco mi casa, you know.

Lo segundo, lo mantengo anyway.

Mis 20 fueron bastante mierda.

Mis 30 fueron convulsos pero ya haciendo limpieza y redecoración. 

Y mis 40, ¿qué queréis que os diga?, me dieron vértigo. Que es una cifra respetable. Pero aquí estoy y eso se respeta, hijueputa.

Lo que pasa es que ahora, las limpiezas y redecoraciones ya no son tan traumáticas como antaño. Las disfruto. Mancantan. Muy fan. Antes era todo muy doloroso para mí. La película probablemente estaba en mi cabeza y lo vivía todo muy intensa a la par que dramáticamente.

Muy mi estilo, btw.






Así que aquí estoy, haciendo frente a unas posibles crónicas de unas muertes anunciadas que me dan mucha pena. Mucha, creedme. Pero creo que ya es el momento de dejar que las cosas caigan por su propio peso y no alargar la agonía de lo que no tiene que ser y punto.

Atesoraré un buen montón de buenos recuerdos, de risas, achuchones, confidencias, abrazos, sensaciones, admiración y gratitud por haber tenido a esas personas en mi vida. Porque otra cosa no, pero han estado en mi vida en ciertos momentos emocionantes que yo agradezco muchísimo.

Oye, que a lo mejor se arregla. Todo es posible. Aunque no igualmente probable.

Ya veremos cómo va la cosa, pero yo creo que antes de que acabe este año, habré salido de dudas.

Por otro lado, este post también me ha servido de excusa para deciros que voy a compensar mis 90% de rockera haciendo uso de mi 10% de mamarracha. Me ha venido muy estupendamente la canción que os he puesto anteriormente porque #MEREPRESENTA y este fin de semana voy a ver a las Nancys Rubias y pienso dejar salir a la drag-queen que llevo dentro para que haga lo que le salga de la peluca.



Por favor, los aplausos que me merezco...






Your're welcome, gurl!



🎤 LA PAREJA IDEAL JUSTO EN FRENTE DE MÍ
BAILANDO CONMIGO MISMO 🎶



* jamás, no sin mis tacones, never, hasta el coño, tú verás, vete, olvida nombre, mi cara, mi casa y pega la vuelta... NO

No hay comentarios: