sábado, 29 de julio de 2017

Punch, vermut y felicidad

¡Y ya está!

Digamos que el último año, laboralmente hablando, ha dejado bastante que desear. No niego mi parte de culpa, porque sea más o menos esa parte, también ha sido cosa mía.

Me estoy volviendo una gurú de las cosas kármico-cósmicas planetario-universales.

Es cierto, yo quise irme de un curro donde el ambiente con los compañeros para mí era lo mejor, a pesar de que no se me valoró hasta que ya era demasiado tarde. Me fui a un sitio que creí que era mejor, donde por fin podría demostrar lo qué sé hacer y que confiarían en mi experiencia. Pero resultó ser una pesadilla, donde, por cierto, resultó que también se jodió el aire acondicionado en pleno agosto. Oullea.

Luego pasé por un momento personal pocho. Cuando empecé a levantar cabeza, tuve que aceptar un trabajo, como ya os dije, por la pasta. Pero incluso la sensación física, por mi parte, era de rechazo desde el primer momento. Y no iba mal desencaminada.

Lo que me he encontrado en esta última semana de infierno, ha sido un cobarde que me acusaba de tener mala actitud y ha hecho alargar mi pérdida de tiempo diario en un sitio que he odiado, porque según él había mucho que hacer, que no le daba tiempo a encontrar a nadie, que no le parecía correcto.... Pero que casi me ha obligado a estar toda esta semana de brazos cruzados, viendo cómo me ha quitaba alguna tarea (oh, vaya, ¿menos banners de 💩 para hacer? Jopelines), ha usado al pobre y amable becario para hacerme llegar sus misivas (menos de medio metro separaban su sitio del que era el mío), que casi me perdona la vida cuando le pedí entrar y salir antes en mi último día y... agarraos, que vienen curvas... cuando llega el momento de largarme... ¡no estaba!

Como el cobarde que es, despareció para no tener que, ni siquiera, ser más hipócrita de lo que es ya, y decir un simple "hala, que te vaya bien, suerte..." y esas tontadas.

Podríais pensar que a lo mejor tendría una de sus famosas reuniones... pero no... ninguno de los otros jefes a los que suele lamer el culo estaban, así que...

¿Tal vez estaría entrevistando a alguien? Puede ser. Pero acaso, sabiendo que alguien se va, ves a los demás que se despiden de ese alguien, y sabiendo que no vas a estar... ¿no haces un poco de paripé para disculparte por no estar para despedirte?

Tengo testigoS.

Jajajaja... sinceramente, nenis, me he pasado una semana calentando una silla, sí, a ratos más a burrida que en otros, pero sobre todo me he estado partiendo el culo de risa del nivel de ridículo que ha podido alcanzar esta persona. Y los comentarios que me han ido llegando durante los últimos meses... las últimas dos semanas... aaaaahhhh... no eran oro... ¡platino!

Karma, bitch. Just wait for her*.

El último día me lo pasé más o menos así:



Y cuando POR FIN salí de allí, la sensación era maravillosa,  me he librado de ese lugar y de tremendo atontao. Leaving like...




Seeeeeeeh.



Chaíto inframundo.




Llegué a casa y había que celebrarlo con unos cuantos bailecitos al ritmo de Jamiroquai.




Y un vermut de celebración.


Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el


Vale, fueron dos.





Era una pedazo de celebración.

Cené tranquilamente (recordad que hasta ahora tenía un horario de 💩 y yo soy de cenar pronto), me puse una de las pelis antiguas que me regaló SSMom hace unos días...


Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y me quedé dormida, nenis. ¡Me quedé dormida!

Tal era la tensión acumulada por la puta espera de que llegara este maldito día, que mi cuerpo y mi cabeza se relajaron a tope de power.

Antes de la medianoche ya estaba yo en mi camita, rodeada de mi ejército de cojines, y a dormir a pierna suelta. Como hacía meses que no lo hacía. 

Pppfffff.... estoy taaaaaan contenta. Taaaaaaan agradecida al universo. Pero sobre todo, FELIZ.

Cómo me doy cuenta ahora de las cosas...
  •  Es cierto, no estaba tan mal hace dos trabajos (en cuanto a ambiente y flexibilidad laboral), pero el hecho de que viera que aquello se iba a la porra, tampoco hace que me arrepienta de la decisión que tomé. 
  • En el trabajo anterior me quedó cristalino que lo de trabajar en un sector snob con gente snob (no lo eran todos, que conste) tampoco era para mí. Y no es que ser snob sea malo, creo, simplemente no es para mí. Trabajar PARA (que es diferente que con) una loca del coño tampoco ayudó mucho, para qué vamos a omitir la verdad.
  • Y en este curro de 💩, he aprendido que no more pasivo-agresivos, porque en estos 3 curros me los he encontrado y me niego a tener que volver a tratar con estos seres. Te metes tus frustaciones por donde me gustaría que te metieran una piña tropical. No soy una ejecutadora, no sin una arma cargada en la mano apuntándote (sabemos todos lo que es el sarcasmo, ¿verdad?). No me considero la hostia pero mala diseñadora no soy. Antes de que se te llene la boca con la palabra "creatividad" busca su significado en el diccionario y, ya que estás, que alguien te explique la expresión "zapatero a tus zapatos". Déjame diseñar, agradeceré tus comentarios, pero no me des órdenes para hacer lo que tú quieras para poder usar los verbos en plural. Si no es eso lo que tienes en mente, ni te plantees hacerme perder el tiempo con tus gilipolleces.
  • No habré tenido la intución muy despierta digamos... los primero 30-35 años de mi vida, pero a medida que me he ido acercando a los 40... va a resultar que la tengo bastante bien afilada. Será de no haberla usado 😒 Nunca vayas en contra de lo que tus punch interiores te digan.
  • En este aprendizaje de las energías y demás, vale, puedo intentar corregir. Puedo intentar dar mi brazo a torcer, porque oye, nunca se sabe. Pero si me lo retuerces, aún sabiendo que yo estoy poniendo mi buena voluntad aunque no esté de acuerdo, te digo una cosa: poner la otra mejilla es cosa de cristianos y yo soy más atea que el mismísimo Satán. Cuidadín.
  • Si algo no me convence, le puedo dar mil vueltas, pero si es no, es no y puntopelota. 
  • Resumiendo los tres últimos puntos: lo de fiarme más de mí misma me mola miles.

Estoy de vacaciones y, para empezar, el primer fin de semana está siendo una puta pasada, no tener que pensar que es una maldita cuenta atrás. No tener que pensar que voy a tener un horario de 💩 que no me va a dejar tener vida. Y no me digáis eso de que hay gente que puede que se quede hasta más tarde: pue sí, pero también les pagan más, incluso por no hacer ni el huevo, mientras sacan brillo a culos ajenos. Así yo también.

Estoy de vacaciones y pienso disfrutarlas lo mejor que pueda. Y saber que me he largado del inframundo es todo un win win.

Empezaré en mi nuevo curro sabiendo que va a ser MUY complicado encontrarme con ese nivel de cutrez, postureo y, un caso muy concreto, ineptitud.

En todos lados cuecen habas. Sí. Pero yo creo que las siguientes tendrán mejor pinta.












 * Because everybody knows karma is a woman 😆

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Enhorabuena! espero que a la curta sea la vencida y se reconozca tu talento.

Marta

Mara Jade dijo...

Grrrrrraciasssss 😘

Estoy tan contenta que ni me lo creo