lunes, 10 de abril de 2017

Y tal.

No lo he pasado muy bien estás últimas semanas, nenis.

Me he bloqueado. Me he empecinado en adaptarme tanto, en pillarlo todo, en querer hacer las cosas tan como se deben hacer, que entré en una espiral de "ooooodio todoooooooo".

También un poco de "soy torpe". Con su chispita de "¿cómo coño me he metido en esto?". Y que no falte su sazoncita de "me quiero ir".

¿Pa dónde, mija?

¡Y yo qué sé!

Que me he autoimpuesto yo unos niveles y unas cosas de esas de estar en estanterías muy altas a las que no llego. Hasta que encuentro una escalerilla. O me subo a una silla. O a algún mueble. O la encimera de la cocina, a mí me vale todo.

Pero no, yo ahí, tope cabezona: "¡No lloréis! Que me voy a casar con ella Que yo llego perfectamente sola!". Y una mierda, querida. Tal cual.

Soy muy así, de auto-presionarme, porque ya que llega semana santa, un poco de flagelamiento nunca viene mal.

Eso unido a que no tengo precisamente el mejor horario del mundo, pues claro, ahí estaba yo con el rucu-rucu. Hasta que, oh diosas, se abrieron las nubes y un rayo de sol me hizo plantearme: ¿y por qué coño no te tomas esto como un puto reto y dejas de darte por saco taaaaaaanto?.

Ah, pues... pues sí. Podría probar.

Y aquí estoy, un lunes que parece miércoles, después de estar un rato con mi amor peludo (no, no he vuelto con Chewie), mi Frida, que le han hecho su primera liposucción (lo que viene siendo quitarle un bulto grasoso en un costado), y hasta que no me han dicho que todo había salido bien, me han tenido toda la mañana en vilo.




Me da igual que penséis que soy una pesada con las fotos de mi perra, ¿sabéis la de fotos de bebés que me he tenido que tragar yo?
Ahí lo dejo.

Y esperaos a que me eche novio.

O me case.

O consiga convertirme en la diseñadora del rock.

O me den un Grammy.


Puedo estar de muy mala leche o estar muy de bajona o lo que sea, pero esta salvaje, a parte de ser fuente natural de ab-borrrrr del bueno y calorcito y un desmaquillante muy eficaz, hace que me olvide de todas las tontunadas. Frida me quiere como soy.

Como quien le da de comer, le sirve de cojín blandito, le habla con voz de imbécil, a quien despertar saltando encima, a quien pastorear cuando vas por donde ella no quiere que vayas... Y quien la tortura con su baño mensual y su cepillado diario.

Pero como esto no va a ser solo una oda a mi MedioPanda, también quiero deciros que:

Tengo un nuevo vinilo de Dick Dale y me rechifla. El puto mega-amo del reverb.


Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el



Este MaraDubs fue MUY real.

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el


Las freesias no faltan en #MaraMansion.

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el


Y que me gusta un vermut...

Una publicación compartida de Mara Jade (@supersonicgirl) el



Podría decir que fue para ahogar la enoooorme pena de no haber podido pillar entrada para que, por fin, mi BruBru y yo nos conociéramos y cabalgáramos juntos hacia el atardecer. Pero la verdad es que me gusta un vermut* sea como sea.

Sep, fui de esas lúser que no consiguió traspasar las ferreas y corruptas barreras de ticketmaster. Soy de esas a las que, ya habiendo puesto el número de la tarjeta, ¡ups! ya no quedan entradas. Pues qué raro, porque se supone que las tenía en mi puto carrito de compra, ¿mentiendes?.

Sospechoso también encontrar esas mismas entradas 15 minutos después en esa web paralela a la que no pienso dar publicidad.

¿Casualidad?

Yo prefiero llamarlo: malditos hijosdeperra, usureros de mierda, así se os caigan los cojones al inframundo de lo gordos que los tenéis y os metan sanciones por el ano hasta que os salgan por las orejas.

Sin cariño. Habéis jugado con mi matrimonio.

Vale, futuro matrimonio. 

Vale, a lo mejor entre tanta gente, no me hubiera visto. Otra vez.

Vale, puede que todo esté en mi cabeza...
 
¡Que me habéis jodido, coño ya!

Pero vamos, que yo ya me quedé sin ver a mi querido Bruno Mars, con la consecuente pérdida de oportunidad (la vuestra) de verme cantarle That's what I like con bailecito incluido, que ya casi me lo sé. Boom.



¡Qué arte tiene! Incluso con chándal y cadenaca...

BruBru, we are perfect together and you will know it.**



Y eso es todo lo que tengo que decir por el momento. Me vo a seguir llorando mi pena***.



*Y cinco también.

** This means: send me your private jet with a VIP ticket and I will go anywhere ;)

*** Que voy a ponerme un vermut, vamos.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegra leerte más animada.
Por cierto,... invítame a tu cumpleaños!! ;-)

Marta

Mara Jade dijo...

Ya sabes que lo mío son las fases. Que lo mismo estoy arriba como me vuelvo una pelotilla.

Si hay celebración, te vienessssss 🤜🏼🤛🏼