jueves, 2 de marzo de 2017

Oscar 2017

Para seguir la tónica de este año, voy a comentar la alfombra roja de los Oscar, cuando me da la real gana.

Sin equivocaciones de sobre ni nada, estos post me suponen una pasada de gasto de tiempo y entre que he estado resfriada, pues eso... que no me apetecía.

Pero eso no significa que vaya a dejarlo pasar, como el año pasado. Nanai.

Los ganadores, aquí. Mis opiniones sobre los trapitos, a continuación.

Voy a comenzar por las Meh.


Todas, absolutamente todas vosotras no vais a pasar a la historia por vuestros atuendos..

De Busy Phillips, la verdad, es que a duras penas alguien la reconoce y si no es porque su amiga Michelle Williams la invita, jamás la hubiéramos visto en la alfomra roja oficial. Así que, chata, ya puedes ser la mejor amiga de esta chica tan sosita para que te invite el año que viene, porque este Elizabeth Kennedy que llevas... pues eso, que  ni fu ni fa.

Alicia Vikander (Louis Vuitton), suerte tienes que no sea rojo, porque podrías haber pasado por la flamenca del emoji. Y vigila esos pelos, jamía, que menuda vergüenza de moño.

Charlize Theron (Dior), decepcionante. Sueles ser de mis favoritas. Esto puede que lo recuerde como una de las piezas más insulsas que has llevado. ¿Lo haces para que Dior te despida y te contrate otra marca? Porque si es así, vas de puta madre.

La novia de The Rock, con un Nude, ese color que podría pasar por un camisón caro. Y ya está.



Isabelle Hupper (Armani). A ver, que no me disgusta, pero es que es totalmente soso. No tiene nada llamativo. Y encima con lo delgadita que es esta señora... que parece que pesa más el vestido que ella.

La esposa de Jeff Bridges, recién llegada de ser la madrina de alguna boda. No la he puesto en Señoras porque no es conocida y eso, pero vamos, que siendo la señora Lebowski, bien podría estar en esa categoría.

Kerri Higuchi... no sé. No es por ser maligna, pero es que me parece un vestido que para un asiático podría ser la polla, pero a mis ojos es algo traído de los 80.

Kate McKinnon, tengo que decirte que Narciso Rodríguez está tremendamente contento de que alguien lo nombre desde SATC.


Brie Larsson (Oscar de la Renta), te digo lo mismo que a Alicia Vikander.

Kirsten Dunst (Dior), la silueta es muy bonita y favorecedora. Pero es que no deja de ser un vestido negro. Sin más.

Laura Dern (Rodarte), lee lo que le he dicho a la Dunst.

La señora de Michael J Fox, pues tres cuartos de lo mismo, pero en azul.


Salma Hayek (Alexander McQueen), lo de la Dunst, Dern y la señora Fox, pero con encaje.

La mujer de Samuel L Jackson, yo a usted la veo con un estilo sirena, fíjese lo que le digo. Sin esas mangas, claro. Encantada de haberla visto en esta gala. Por si no la veo en la siguiente.

Sara Bareilles (Romona Keveza)... pppffff... pues lo que le he dicho a unas cuantas antes, pero en rojo.

Trudie Styler, la mujer de la Sting, que vino con la figura de cera del mismo. No tengo palabras para definir lo insuslo que me parece.


Separadas al nacer, unidas por prácitamente el mismo vestido.


Emma Roberts (Armani), una Emma Stone wannabe
vs
Michelle PAVISOSA Williams (Louis Vuitton)

Ninguno de los dos vestidos me entusiasman. Si he de elegir, a la fuerza y porque mi vida dependa de ello, me quedo con el de Emma. Pero lo odio.


Ginnifer SSSSSOSSSSSA Goodwin (Zuhair Mourad)
vs
Ruth Negga (Valentino)

Tampoco ninguno de los dos me entusiasman, pero si otra vez me obligan a elegir, me quedo con el Valentino, porque el otro me parece algo sacado de La casa de la pradera. Y no puedo. Y con esos zapatos de Ruth, menos.


Leslie Mann (Zac Posen)
vs
Bella

Nada más que decir.


Cortas, cortitas.


Felicity Jones, este Dior es parar llevarlo a una after party. A no ser que le alargues la falda, que entonces me vale, pero estarías en Meh.

Lo de Louise Roe (Pronovias) y Stacy London (Alice + Olivia by Stacey Bendet) es DE-MEN-CIAL. Y los zapatos de Stacy, más. Ojito cuidao, se hacen llamar a sí mismas estilistas.

Naomie Harris, no puedo con tu Calvin Klein. Sinceramente mi animadversión por este diseñador ya es legendaria. ¿Qué coño te costaba llevar una falda larga tipo tubo, jamía?. Eso sí, esas sandalías las deseo lo mismo que un meneo con Joe Manganiello. Para que te hagas una idea.


Me gustan.


Blanca Blanco, ni zorra de quién eres, pero olé tus ovarios tía. Me encanta. Tope actitud. Me gusta el color, el estampado, el rajón, esos volantes en los hombros... que me gusta y punto pelota.

Damien Chazelle, vino con su novia que llevaba, no estoy segura, porque no me he coscado del diseñador, una versión princesita del vestido que llevó JLo (un Ralph & Russo) en los Grammy de este mismo año.

Darby Stanchfield (Georges Chakra). Divina. Ya está.



Gulianna Rancic (Georges Chakra). Madre mía, lo que ha hecho este vestido en esta señora, que es híper delgada*, le queda estupendo. Le disimula muy bien su delgadez. Me encanta. Es que soy muy fan del momento capa, nenis.

Hailee Steinfield (Ralpf & Russo), una chulada. Ligero y etéreo con detalles de volantes y flores, pero sin ser un puñetero sofá de abuela. Con el toque justo de transparecia. Un win win total.

La señora de Jason Bateman también lleva un vestido precioso con su pedrería y su escote en la espalda y su poquito de transparencia. Sin estridencias. Bonito. Sencillo. Que sí.

Y la señora de Matt Damon, Luciana Barroso, con un Versace de flipar que ya quisiera yo que esto pudiera ser un HMLP (Hoy Me Lo Pondría), pero esa falda de satén es muy peligrosa. Estupenda.


La churri de Mel Gibson, que acaba de tener un bebé... la madre que la parió. El vestido es una monada, la verdad. Muy cuqui.

Sting no fue el único que mandó su estatua de cera a los Oscar, Nicole Kidman también. Y le puso este maravilloso Armani Prive, que para mí lo quisiera y que, no sé cómo ha conseguido mimetizarse con el tono de piel de la susodicha. La espalda también es maravillosa. Aunque todos recordaremos esta edición de los Oscar, no sólo por lo del error de los sobres, si no porque nos hemos enterado de que Nicole no sabe aplaudir.


Par favaaaar, la cara de Octavia Spencer.


Pobretica la Nicole.

Y hablando de Octavia (Marchesa), es cierto que este vestido está un poco visto. Pero, oye, me parece que le queda estupendo. Me gusta el estilo de Octavia. Alguna vez me la ha liado un poco parda, pero esta vez estás estupenda querida. Bravo. Un aplauso. Pero no como al estilo Kidman, que la hemos enviado a clase de refuerzo.

Joana Natasegara lleva otro vestido que no es nada extraordinario, pero por esa misma simpleza y ese color estupendo, me has conquistado. Y sí, para mí esto es un HMLP sin ninguna duda. Me lo pido, lo quiero y un día será mío. Ahí te lo dejo.


Priyanka Chopra (Ralph & Russo) podría haber estado en Superstars, si esos cortes laterales me hubieran engañado, porque no dejan la espalda totalmente al aire. Pero eso sí, el vestido tal como está, me gusta mucho.

Taraji P Henson (Alberta Ferretti)... Cookie is in da house bitchessss! Menudo counturing que han hecho en el pechamen y en las piernas, con dorao incluido. A esto se le llama fabulosisimo.

Viola Davis (Armani), ¿puede haber en el mundo alguien a quien le siente el rojo mejor que a esta mujer? Callaos Ginnifer y Ruth, porque está claro que no sois vosotras. A tus pies. Muy fan.


Sí, pero no.


Ava Duvernay (Ashi Studio), este vestido es sofocante. Y sinceramente, de señora que tiene mucho pechamen a otra que también: los cuellos altos/redondos nos sientan fatal porque nos hace uniteta. Es así. Lo mismo que llevas, pero en transparecia y que el escote real fuera de uve, te hubiera quedado estupendamente. Y, en cuanto a la falda, esa tela es demasiado tiesa y te hace más caderas de las que seguramente debes de tener.

Esto es algo que, si estuviera en negro, Adele hubiera luchado con su vida por conseguir.

Halle Berry, muy bien ese pelo, pero pareces una mamarracha con esos tules cruzaos y colganderos sin ninguna clase de sentido. Dile a Donatella Versace que los quite YA. Eso es todo.

Madre mía la señora de Jamie Dornan... ahí hay demasiados lunares y el chascarrillo de usar diferentes tamaños, no mola. Un cuello barco y bajito, copones, un poquito de aire, por favor, sin esa telilla estúpida. Y si quieres la capa, la dejas, pero o de malva o usas el mismo tamaño de lunares que en el vestido.



Jessica Biel (Kaufmanfranco) podría ser la novia de C3PO, la verdad. El vestido no me parece horrible, pero por favor, con eso que llevas al cuello no. Y con ese horror de pelo, tampoco.

Hablemos, señora de Seth Rogen, tenemos un problema a la hora de decirdinos por el escote. Me da que muy claro no lo tenías. Simplemente elige uno, el vestido funcionará con cualquiera de las opciones, pero todo eso, pues no.

Zuri Hall, a ver, alma de cántalo. La falda es como tremebunda, PERO, podría pasarla si no te hubieras liado a pegarle cosas al resto del cuerpo. Y bueno, que no, que a la altura de las caderas no queda bien. Márcate un sirena o vete a casa.


Vestido chulo, percha equivocada.


Nancy O'dell, no sé es que no te has dado cuenta o que no quieres darte cuenta, pero las copas de ese bustier no son de tu talla. Y no puedo dejar de mirarlas. Es que encima parece que están más arriba de lo que tocaría. En serio, no puedo apartar la vista de ahí.


Antes de pasar a las grandes esperadas, no puedo olvidarme de las Señoras.


Meryl Streep (Elie Saab), está aquí por razones obvias. Y porque quien pone en su sitio a tito Karl, merece todos mis respetos. Eso sí, Meryl, querida, el largo de esa falda, como que no. Ahora, atendedme todos a los taconazos que lleva la jodía.

Y bueno, en la otra foto, señoras son los dos, Pharrell y Mimi Valdes. El uno porque va de tito Karl, si tito Karl fuera negro, no aparentara la edad que realmente tiene y hubiera hecho una de las canciones que más odio en el mundo. Aún así, he decir que va muy normalito para lo que suele ser Pharrell.

Y Mimi... es que no ha por donde cogerla. Señora. Punto.


Ya están aquí. Espantajas.


Cynthya Erivo (Paolo Sebastian), esto lo has hecho a propósito, porque sabes que tienes pocas posibilidades de volver a esta alfombra. Y ya que venías, pues que se notara. Si este era tu propósito, chapeau.

Jenelle Monae, no me creo ni por un momento que eso sea un Elie Saab. El mismo que le ha hecho el vestido a Meryl. Me recuerda un poco al vestido que llevó Halle Berry cuando ganó su Oscar. Y podría funcionar sin esa sobrefalda a lo meninas. Y sin lo del cuello. Ni el cinturón. Ay madre... ¡es que es un más es más!. Y a mí me gusta un más es más, pero esto no. Qué pedrada tienes, chica.

Sofia Boutella, que es una bailarina que ha trabajado con Madonna, hizo campañas para Nike y salió en este vídeo de Axwell que me ffffflipa, apareció en los Osar con este mejunje de lentejuelas y plumas totalmente infumable. No tiene razón de ser. Es como un apaño y no hay por donde cogerlo. Bueno sí, pero para quemarlo.


¿En qué momento Scarlett Johansson dejó de ser una buenorra? Nunca he sido muy fan suya, pero joder, con ese cuerpazo lleno de curvas, esos labios, de rubia o pelirroja, Scarlet ha estado siempre buenísima. Pues no sé, de repente, cada vez que la veo últimamente, ha perdido su nosequé. Y bueno, que me lleve este Alaia que aprece un visillo pillado con un cinturón... Que me la pela que se le vea un poco de teta en el lateral, porque ya todos sabemos que lo has hecho para que se te vea el tatuaje. Lo que no consiento es esa especie de combinación debajo. Decepcionante.

Pero para decepcionante de verdad, Teresa Palmer que lleva un Prada que ni siquiera parece de su talla. La hace recta, sin cintura, esos tirantes que parece que le suben el pecho a la fuerza... No lo entiendo.

Atención, la auténtica Reina Espantaja hace aparición.



Habrá hecho las 50 Sombras de lo que le dé la gana (os recomiendo muy mucho, las críticas de cualité que hice para esta trilogía de mierda: 1, 2 y 3) pero este vestido de Gucci es básicamente FEO. Por muy vintage que sea, joder. No tienes cuerpo para llevarlo. Dáselo a Dita von Teese y te enseñará cómo se debe llevar. Que te digo yo, que se lo pone Dita y caigo rendida a sus pies y me parece el vestido más maravilloso del planeta.

Es que tía, encima me vas con ese pelo relamío. Y ese collar que ni siquiera queda ajustado al cuello del vestido. No sé si lleva sostén, pero hace que parezca que tenga el pecho caído. La manera perfecta de dar mala publi a Gucci.

Que algunos medios la hayan calificado de golden goddess... mira que te diga, es para no desanimarte porque podrías pasar perfectamente por una sister-wife de una secta polígama el día de su boda.

Y ese pelooooooo.  No puedoooooo. Es que ni unas miserables ondas al agua o un simulacro de Veronica Lake. ¡Nada!. Es que incluso parece que lo llevas sucio. ¡Señor llévame pronto!

Terrible. 


Superstars. Devolvedme la vida.


Chrissy Tiegen, por supuesto, de Zuhair Mourad, por supuesto. Y con John Legend. Por supuesto también. Me encaaaaaaaanta. Tapaíta, pero con rajón, transparencia en el pecho y espalda al aire. Es cuando me da por odiar a la genética por no poder llevar algo así. Zuhair Mourad, como cantaba mi adorad Prince: te odio porque te quiero y te quiero porque odio.


Emma Stone, ¡gracias por devolverme la fé en Gucci!. Estupenda y dorada como el merecido Oscar que se llevó. Y es que encima ella me encanta y me parece súper divertida. Guapísima, preciosa y muy fan de los flecos. Y ese cuerpo con bordados... Impecable.

Karlie Kloss con un Stella McCartney que ya quisiera haber hecho el sin sal de CK. Me parece una pieza de extraordinaria sencillez, favorecedor y que casa maravillosamente con esa gargantilla extra-ancha. El pelo conjunta estupendamente. ¿Has oído Dakota? ¡El pelo le conjunta estupendamente!

Pero, a pesar de que todas estas señoras me entusiasman, solo hay una por la que a mí se me ha caído la mandíbula y se han salido estos lindos ojillos que tengo. Atentos porque es una maravilla.


Olivia Culpo de Marchesa. Es la perfección. Miradlo en movimiento.

Una publicación compartida de Marchesa (@marchesafashion) el

Georgina Chapman, fundadora de Marchesa, con su nueva colección creo que ha dado en el clavo. Creo que ha vuelto a darle el nivel que en el último par de años se echaba un poco de menos. Porque este vestido es sublime. Porque esa mezcla magistral de encaje y flecos es auténtica poesía en movimiento. Por eso, Emma Stone no es la Reina Superstar. Que lo era, hasta que vi esta preciosidad.

No tengo palabras, es que me parece divino.


Ains, quiero acabar con los Chulazos, macizos y guaperas.



Ryan Gossling.

Chimpún.


¡Hala, hasta el año que viene Oscars!


* lo es por algún problema de salud, no es que se mate de hambre como otras.

4 comentarios:

Beatrix dijo...

Brava!

Athelas dijo...

Ais! La verdad es que para mi estuvo muy soseras y muy espantajas en general. Emma Stone es amor. Viola Davis en rojo, o amarillo, o en azul, SIEMPRE. Y Taraji es una diosa, sin más.
Y no digo más :D Siempre un placer leerte!

Mara Jade dijo...

😘 gracias hermosa!

Mara Jade dijo...

Yo creo que lo de la equivocación de los sobres fue para animar un poco el cotarro. No sé, cada año es más aburrido. Sólo Ellen consiguió remontar la audiencia. Ni siquiera mi querido NPH lo consiguió.