lunes, 12 de diciembre de 2016

EPMP

Exceso de Pensamiento Mágico Pendejo.

Hoy, no sé cómo, he "descubierto" a un hombre que me ha hecho reír al escucharle estando en mi particular y pequeño mar de lágrimas.

Como ya sabéis, estoy ahí, ahí, pasando un momento bastante sensible, que no ha salido bien, que me hace sentir triste, en definitiva, que me hace llorar cuando pienso en ello.

Pero intento cambiar de pensamiento en cuanto veo que podría pasar un mal rato. Así que, en medio de mi llorera, me puse a hacer algo que me suele funcionar: buscar vídeos en youtube. De música, sobre todo. Será rockstar frustrada que llevo dentro.

Sé, que con el tiempo, esto se me va a pasar. Sé que llegará un día en que pensaré, "pues no lo pasé yo malamente ni nah aquella vez que...". Sé que volveré a estar como antes. Más ¿sabia?. Ni idea. Pero sé que volveré a estar bien.

De momento, así estoy, todo lleva su proceso. Poco a poco, lento, pero seguro. Y esas cosas.

El caso es que me he metido en youtube, porque no sólo necesitaba escuchar, también necesitaba ver. Así que me puse a buscar en las TED talks. Me gustan esas charlas. Me entretiene mucho escuchar a personas que tienen puntos de vista diferentes. O muy parecidos a los míos, me hacen sentirme menos out de lo que normalmente me siento.

Y llegó Odín Dupeyron. El maravilloso Odín Dupeyron.

No lo conocía. ¡No lo conocía! ¿Cómo no he podido saber nada de este señor que cada palabra que le he escuchado es exactamente lo que pienso? ¡¿CÓMO?!

Es exacto, os prometo que todo lo que le he escuché en la primera charla que encontré de él, era 100% mi cabeza. Pero pensé... "¿Y si sólo ha sido una casualidad?". Pues he seguido buscando sobre él y encontré LA CHARLA. Repito: LA CHARLA.

Ya la he compartido en mi FB y TW, pero tenía que escribir sobre esto porque ahora mismo. AHORA MISMO, escuchar a alguien que por fin dice lo que siempre he pensado ha sido GRAN-DIO-SO.

No podía parar de flipar, porque dentro de que dice cosas duras, de la realidad, de la vida, joder, no puedo creer que alguien haya expresado en voz alta lo que pienso.

Por favor, escuchadle.




Me encanta cómo se expresa, es que me identifico totalmente con su manera de contar las cosas. Me encanta su ironía, su sarcasmo, que sea un malhablado, que pueda sacar un algo gracioso de algo doloroso, de decir las cosas de una manera tan lógica. No sé si es de lógica, pero es que YO comparto ese tipo de lógica*.

Por eso me ponen de los nervios las personas felices. No me malentendáis, odio a esas personas hinchapelotas que pertenecen a la puta secta del optimismo enfermizo. Esa gente que con Exceso de Pensamiento Mágico Pendejo. ¡Dejadme en paz, coño! Soy una persona optimista. LO SOY. Porque si no lo fuera, os puedo asegurar que no estaría aquí. Y no me refiero al blog. Me refiero a este mundo. Porque sinceramente, vivir para ser una amargada de la vida, para verlo todo negro, para acabar diciendo cual señora de luto eterno "no somos nadie / señor, llévame pronto / hemos venido a sufrir"... Apago y me voy.  A mí no me tiembla el pulso**.

Si quiero llorar, lloro. Porque si me duele, lo último que quiero es poner una sonrisa y comerme un puto cupcake de red velvet de los cojjjjones. Si necesito estar deprimida, quemedeheeee. Si me siento feliz, voy a ser feliz, tú no te preocupes, que me comeré mi cupcake y el tuyo. Porque a lo mejor ese es mi proceso para curarme las malditas heridas. ¿Qué te crees? ¿Que me encanta estar deprimida y pensar en lo desgraciada que me siento por tal o cual? No, nenis, no. Yo quiero ser tan feliz como el que más, pero no me da la gana serlo cuando no tengo ganas, coño.

Y si tengo que elegir entre mucha pasta y poder volver al pasado, que le peten a la pasta, yo me voy al pasado a evitar ciertos momentos de mi vida que ojalá no hubieran pasado y hubiera tomado las decisiones que yo creía que debería haber tomado y, aquellas que tomé y de las que me equivoqué, evitarlas igualmente. Sí, volvería al pasado y hubiera repartido muchas más hostias y hubiera sido menos felpudo. Elegiría ser más yo y menos lo que algunos quisieron que fuera. Elegiría no haberme dejado contagiar por miedos ajenos y más de mi propio entusiasmo. Porque os lo repito: yo no soy una triste, una pesimista, una amargada. Lo que soy es una persona a la que le han fomentado la estúpida inseguridad y muy poquito la autoestima. Pero yo, por dentro, la mayor parte del tiempo pienso en mis momentos más felices, en las personas que más quiero y en esas emociones que se me quedaron grabadas para el resto de mi vida.

Pensaréis que estoy como un puto cencerro, que he tenido una revelación y me he vuelto una loca del coño. Ni confirmo, ni desmiento. Lo único que sé es que mi aspecto esta mañana era bastante decrépito, con mi pijama, con 2 ó 3 pañuelos usados ya a mi alrededor, con otro en la mano, con los ojos hinchados y muy fea, queridos. Muy fea. Porque si algo tengo en común con Kim Kardashian, a parte del tamaño de la pechonalidad y el donde la espalda pierde su casto nombre, es que me pongo fffffffeísssssima cuando lloro...



... y ha sido toparme con esta charla de Odín Dupeyron y me he reído. Y me he sentido identificada. Y lo he entendido todo. Porque por fin alguien comprende las emociones como las comprendo y habla el mismo idioma que yo. Pero con acento mexicano, que taaaaaanto me encaaaaaanta.

¿Que a veces se me va un poco de las manos cuando estoy triste? Pues sí, porque lidiar con estas cosas cuando ya no sólo te sientes sola, sino que incluso pidiendo no estar sola, no lo consigues, es una puta mierda y espero que no os pase nunca.

Ha sido refrescante. Ha sido fantástico. Ha sido reconfortante. Ha sido ggggggenial.

Y no he llorado más en todo el día, porque en el fondo sé que, a pesar de todo tengo clarísimo que esto me va a volver a pasar:

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el




Pd: pendejo, pinche, chingón, a huevo, poca madre,... yo quiero hablar en mexicano, güeys.


* Obviamente, me he comprado su primer libro.
** Y tengo testigos.

2 comentarios:

a1 dijo...

jajaja, te entiendo, no sabes hasta que punto. Estoy rodeada de pendejos pihipis que usan la metafisica barata para engañarse con que son felices (y esa metafisica barata les hunde mas en la miseria, porque se dejan tanto dinero y tanto tiempo en eso que se crean problemas nuevos...). TOda la gente de mi alrededor me tilda de negativa cuando soy tan optimista que todos mis calculos suelen quedarse cortos siempre (lo que los mios igual se quedan un 5-20%cortos y los de los ridiculamente optimistas de mi alrededor se quedan hasta un 300%.... has intentando quedar o hacer una prevision de gastos con un ridiculament optimista? jamas son puntuales ni tienen puta idea de lo que van a costar la cosas). Pero me he encontrado con que la mayoria se engañan, estan rotos y necesitan engañarse porque si no no podrian levantarse cada dia; se engañan para poder tirar un poco mas hasta ver si, magicamente, todo se soluciona; pero estan hundiendose mas y mas, y cada vez se creen mas y mas esas mentiras y cada vez tienen menos criterio y se cuestionan menos las cosas y cada apso que dan supuestamente hacia adelante esta sustentado por premisas falsas que pueden derrumbarse en cualquier momento. Yo me rio y les digo que el yoga es la droga de iniciación, y que de ahi vas empeorando hasta acabar creyendo en la tierra hueca, pero es que tristemente eso cierto en mas casos de los que deberia.

No te deprimas. TU eres realista. Los del "optimismo metafisico" pueden ser realmente irritantes cuando uno esta deprimido (a mi me provoca abofetearles la mitad del tiempo, la otra mitad me dan ternura en su inocencia) pero es que ellos estan mucho mas deprimidos que tu en verdad y cada dia estan mas hundidos en la mierda; tu estas de salida porque sabes hacia donde vas

Mara Jade dijo...

Jajajajja siento desilusionarte, pero hago yoga y me encaaaaanta. Ahora, lo de la previsión de gastos, no me lo pidas ni en pedo. Soy nefasta con los números 😂

Gracias por tu comentario, es genial que hay más gente por ahí que detesta el EPMP 👍🏼