viernes, 4 de noviembre de 2016

Un resumen

Que en mi anterior post os haya explicado mi pesadumbre, no implica que haya estado sin hacer nada.

Bueno, no todo el rato. Un poco de ermitañismo y de esconderme sí que he tenido. Pero he intentado obligarme a no caer a niveles muy profundos.

Entotá, que os cuento un poco las cosas chachis que he hecho y que me han salvado bastante de acabar un poco así:



Después del conciertazo de los RHCP, me avisaron de que O Sister venía de concierto. El mismo día que me lo cuentan. De alguna manera, los planetas se alinearon y pude ir.

Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Yo de bailar swing, ni zorra, está en mis planes, pero aún así me lo pasé bomba viendo a la gente bailar y escuchando buena música. Venían a presentar su último trabajo, Stompin' in Joy. Sonaron geniales y encima es que son remajos.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Me alegré de haber ido y, sobre todo, de que se acordaran de mí y me avisaran para ir a verlos. Un gustazo pasar ese rato de buena música con compañía chachi y, de paso, distrayéndome un poco.

Unos días depués, asistí a un taller de ilustración, con Miteta, que por unas horas también me estuvo manteniendo ocupada y concentrada en hacer cositas cuquis. Quiero especializarme en pin-ups de generosas curvas, pero de vez en cuando hacer ballenas sonrientes, tampoco está tan mal.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Supongo que ya no me volveré a poner un bikini hasta el año próximo, pero aquí en octubre y, por lo que llevamos de noviembre, aún se puede ir a tomar el sol a la playa.



Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Seguí dando la paliza para que la gente fuera a ver la presentación oficial de Meanwhile in Mallorca de mis queridos Hattori Hanzo Surf Experience en la Fira del Disc Mallorca.



Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y por fin llegó el día:


Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Decir que estuvieron espléndidos, es quedarme muy corta. Y no es porque yo sea su FFF (Fan Fatal Forever), es que es verdad verdadera. Chimpún.

Moví las chichas como si estuviera yo sola en casa en plan maruja. Con la peculiaridad de que entre el púbico también estaba mi señora madre. No suelo hacer estas cosas delante de SSMom. Jamás me ha visto darlo todo en un concierto.

A día de hoy creo que SSMom todavía se halla en un estado de incredulidad supina. Pero me da igual, más incrédula estaba yo cuando me dijo que le gustaría venirse.

De alguna manera conseguí que varias personas vinieran y, fueron tan amables de grabarme con el móvil mientras parecía que me daba un ataque epiléptico.

Amigos... ¬¬

Aún así, pensaba que acabaría yendo sola y al final estuve rodeada de personas maravillosas que cedieron a mi pesadez :-P

Después del subidón, me apunté al Setfonts 2016. Una semana dedicada a la tipografía y el diseño, que por primera vez se celebraba en Palma. Estas cosas chulas no suelen pasarnos. Es lo que tiene cuando vives en una isla, que el hecho de vivir en una isla, es como si a todo el mundo le diera pereza venir a hacer cosas guays. Por eso estamos muy habituados a tener que coger un avión/barco para irnos a ciudades grandes donde muchos artistas sí tienen la deferencia de pasarse.

Una de las actividades a las que me apunté, fue a un safari tipográfico con Damià Rotger, un tipo fantástico, amante de la tipografía y autóctono de las Balears. Dúctil es su estudio y se hace unas curradas brutales para crear tipografías. Nos lo explicó en su charla durante el fin de semana y... ¡madre mía! No sabes muy bien si es pasión u obesión o al revés o todo. Muy loco.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Para mí, uno de los principales reclamos del Setfonts 2016 fue que venía Iván Castro. Digámoslo así, viene a ser como un rockstar dentro del lettering, igual que Damià lo es de la tipografía.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y supongo que es porque compartimos generación o algo así, pero ver que le fascinaba las letritas de tebeos que yo también tenía cuando era pequeña... Una se siente moderna.

Tuvimos charlas de diferentes estudios y diseñadores, los cuales te hacen sentir muy, muy pequeñito en esta profesión. Que no paras de preguntarte cómo carajo se les ocurrió tal o cual cosa y que eches una mirada a lo que tú haces y digas... No soy digna.

Lo Siento Studio, Atlas Design o Senyor Estudi son de esos que, al mismo tiempo que te maravillan, hacen que te plantees si deberías vender tu Mac y empezar a dedicarte a doblar camisetas mientras miras con cara de asco a las que tienen más de una 38 (respect a todos los que se dedican a doblar camisetas mientras miran con asco a las que tienen más de una 38).

Y luego estuvo Manuel Sesma, que te dice que la tipografía no es escritura, sino un sistema programable de piezas combinables que pueden ser letras. O no.

¡BOOM!

Hala, y ahí te quedas con el culo torcío.

Y en menos de una hora, en cuanto acabaron las charlas, me vino a buscar Doña Caye para ir a ver, cantar, bailar, reír y disfrutar el Rocky Horror Picture Show.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Donde me lo pasé tremendamente bien soltando un montón de tacos con el pelo mojado e intentando seguir las letras del karaoke. Más que nada porque había visto escenas sueltas, pero nunca había visto esta peli de culto en su totalidad. La "descubrí" a través de Fama, cuando dos de sus protas van a verla al cine.

Esta es la única canción que más o menos me sabía entera.





La bolsita de accesorios que te da el Sing Along, incluye una pistolilla de agua estupenda que me proporcionó la foto para mi retonno a mi muro de FB, después de haber estado una semana (repito: UNA semana) de sielncio y decaimiento generalizado en todo mi ser.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Foto realizada por doña Caye y ajustada por mi pequeño iPhone 5S, que aunque antiguo, sigue siendo de muchísima utilidad.

Un algo así como, "yo de esta salgo, pero de momento me quiero morir un poquitito".

Además, fue lo más cerca que estuve de disfrazarme para Halloween. Un año más, nada de nada. Y, a pesar de que un tiempo atrás, pensaba que esta fiesta que venía de fuera, debía quedarse fuera... Mirad que os diga: ¡VIVA HALLOWEEN! ¡VIVA EL DÍA DE LOS MUERTOS! ¡A LA MIERDA LA PUÑETERA NAVIDAD!

Me declaro jalogüinista, pega mucho más con mi personalidad, esa a la que le gusta pintarse como una puerta, elegir entre pelucas y que, si en su próxima vida le toca se hombre, quiere ser drag queen, nivel Ru Paul.



A parte de pasar tiempo con mi Frida, que en nada cumple un año y está más salvaje que nunca,...


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Que no os engañen las apariencias, tiene pinta de adorable, pero es bruta como ella sola.


... ya está.

1 comentario:

CHECHE dijo...

Genial, eres genial, no se puede escribir mejor mi niña. Mil besossssss