lunes, 14 de noviembre de 2016

Hace un par de posts...

... os contaba un poco más sobre mí. Cosas que, de alguna manera toqué por encima, y ahí me desquité un poco.

En el siguiente post, os conté que aunque las cosas duelen y yo estoy en medio de esa pupita, decidí que no iba a dejar que mi desánimo hiciera que mi vida se parara.

¿Y qué os voy a contar en este post? Pues un poco cómo va progresando la cura.

He seguido haciendo cosas. Todavía tengo momentos mega-moñas en los que tengo la bajona presente. Como no queriendo perder su estrellato. Pobre, puede que me haya puteado de un tiempo a esta parte, pero creo que no se ha enterado de que si algo no me interesa, me aburre a muerte y lo abandono. No soporto el aburrimiento y esta bajona ya me tiene un poco harta.

Oficialmente, desde hace unos días, ha llegado el frío a mi ciudad y ya sabéis que las cosas me cuestan más cuando hace fresquete. Aún me encuentro alguna vez con un mini-ataque de llanto essssstúpido que me cabrea un montón, porque me hace sentir mmmmy gilipollas.

¿Qué queréis que os diga? No ser correspondida duele. Pero como tengo algo de  experiencia lidiando con estas cosas, lo mejor que puedo hacer es mantenerme ocupada y poner distancia.

Una amiga me invitó a comer y me preparó un curry verde de esos que me gustan taaaaanto y por los que yo ma-to.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Frida cumplió 1 año y, como no pude pasarlo con ella, me dediqué a enviarle vídeos cantándole el cumpleaaaaaaños feeeelizzzzz y repasando el muchimillón de fotos que tengo de ella. El mes que viene hará un año que llegó a casa, y esta es una de sus primeras fotos. Cuando era una bolita peluda, suave y... salvaje, porque incluso de diminuta era una salvaje.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

La quiero más... Puedo estar muy triste y sin ganas de nada, pero es verla, espachurrarla y decirle trescientas veces que deje de saltar, y se me quita toda la gilipollez.

Luego, en un alarde y chute de autoconfianza, me hice unos cuantos selfies y este fue el único que salvé de la criba, previo paso por corrección de luces y esas cosas que ningún instagrammer reconocería: filtros, filtros, que eso es lo que les jode.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Alguno me ha dicho que tengo cara de "pilladora". Yo creo que más bien es de "no me hinches las pelotas". Pero bueno, opiniones, haberlas, haylas.

Me apunté a un taller de papercut con Jose A Roda, con una nueva amiga que he hecho que es un sol de maja, y fue genial. Lo pasé divinamente y, a pesar de que me apunté por no quedarme perdiendo la mañana en casa, fue una idea estupenda y me alegro mucho de haber asistido.

Además, Jose es encantador, muy simpático y aprendimos mucho sobre el papercut.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Y eso sin contar, que me encaaaaanta su obra y que en todas sus chicas haya tetas, tetas, tetasssss.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Además, lo que tienen las cosas, de repente, y como quien no quiere la cosa, me entero de que el karma existe. Que algunas veces es un poco malévolo y que para abrir los ojos a las personas, les hace pasar por unas putadas muy gordas. Pero cuando te enteras de algunas cosas... os juro que sólo pensar en que el tiempo me ha dado la razón... que no estaba exagerando, que no estaba loca... La sensación fue magnífica.

Y, con un poco de suerte, de ahí puede que haya salido una buena persona que se ha cruzado en mi camino gracias a un ser con un cabronismo pasivo-agresivo muy desarrollado.

También he desayunado churros con chocolate con dos personas maravillosas y su perrete.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Y después nos dimos un paseo por la playa.

Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Vamos, que la vida sigue y yo no estoy tan mal como para no disfrutarla aunque a veces esté triste y no pueda hacer nada para evitarlo.

¿Y sabéis por qué? Porque este sábado mi querida Fle se casó con su Ha y eso me ha hecho muy feliz. Pocas personas he tenido el placer de conocer que sean tan positivas, incluso habiendo pasado por muy malos tragos. Si ella puede hacerlo, si ella puede lucir su hermosa sonrisa y repartir chispitas de amor con esos ojazos que tiene... ¿cómo no voy a poder yo seguir adelante por muy triste que me encuentre?.

Recuerdo cuando me contó cómo se conocieron, ella y su Ha. Me pareció una historia pisiosa y le dije un día que eso que tenían, hacía que yo, la rancia por excelencia, no pudiera eliminar toda posibilidad de creer en el amor.

Las pocas veces que les he visto juntos, se les nota. Y es una maravilla. Ni siquiera te atreverías a decir que lo suyo es tan bonito que dan asco. A ese nivel están.

Mis más sinceras felicitaciones para Fle y Ha, Ha y Fle. Y para PequeBe, porque cuando se dé cuenta de la suerte de padres que tiene, lo va a flipar mucho. ¡Ay omá, que la Fle s'ha casao!

Fle, desde la distancia, pero siempre en un cachito de mi corasao...



¡Ah! Y también tengo que contaros que, aunque hace poco que los conozco, me he hecho fan de Los Bengala y llevo desde la semana pasada dándole caña a su música.

Aquí la canción que me ronda por las neuronas persistentemente desde entonces.