domingo, 2 de octubre de 2016

RHCP o lo estupendo que fue el concierto de ayer

Así es, los Red Hot Chili Peppers no decepcionaron anoche en su primer concierto de Barcelona con su The Getaway Tour.

Muy fan, nenis, muy fan.

Lo de los teloneros, Badbadnotgood, fue un poco de traca. El nombre ya da pistillas de lo que pienso de ellos. No pegaban ni con cola. Dos cositas:
  • Mientras llegábamos a nuestos sitios, pensábamos que habían puesto a Kenny G y empezamos a mirarnos con unas caras de fliparlo mucho.
  • El mejor tema fue el último. Nos tragamos unos 30-40 minutos de actuación, donde lo mejor estaba al final, que era lo que realmente nos gustó. Así no váis a llegar muy lejos muchachos. Aún sois jóvenes, hacedme caso con esto.

En un principio, se supone que iban a ser La Femme. Bien, pues buscando info de esta gente, probablemente me hubieran gustado más que los arriba mencionados. Porque resultaron ser un batiburrillo de sonidos caótico, con un saxofonista que parecía cansado, un bajo/guitarra (no lo recuerdo) a la moda pre-Justin Bieber y que parecía que tenía 14 años... un teclado que parecía Carlitos con su piano de juguete... El único que valía la pena era el batería. Pero a lo mejor tampoco soy muy objetiva, porque tengo una frustración muy grande por no haber podido aprender a tocar la batería y siempre acabo alucinando con la percusión. Tendría que haber sido más pesada para conseguir que mis opás se dieran por vencidos y me dejaran hacer "ruido"  ¬¬

Vale, puede que también les echo el ojo a los baterías. Que no sólo los frontman son objeto de mi deseo, ¿sabéis?. Tengo gustos muy variados ;)

En resumen: que no.

Con unos 30 minutos de retraso, ya estábamos poniéndonos todos de los nervios y quedándonos sordos con los silbidos y gritos de la gente. A mí a punto de darme una lipotimia del calor que hacía y la puñetera ansiedad que me anticipaba lo que, efectivamente, fue un tremendo concierto.

Se apagan las luces.

Se oye una trompeta.


Empiezan a salir Chad Smith, Flea y Josh Klinghoffer a liarla muy parda con una de las mini jam sessions que nos regalaron. A mí me empieza a dar de todo, que venía yo un poco marchita y fue como quien riega una margarita tristona.

Un foco apunta a Anthony Kiedis.

A la mierda, empecé a chillar cual adolescente desbocada.

No lo puedo evitar, tengo debilidad por los señores. Señores rockeros. Señores rockeros tatuados.

Anthony, Flea y Chad pasan de los 50. Pues les dan mil vueltas a muchos jovenzuelos que andan por ahí. Bestial. Incluído el joven Josh, que está a mediados de la treintena. Y se nota.

Empezaron con Can't stop y se nos metieron en el bolsillo con la misma facilidad que le quitas un caramelo a un niño. Tal cual.

Con sus subidones y sus momentos tranquilos, fue espectacular. Y no necesitaron una gran maquinaria escenográfica para que les quedara un ambiente fabuloso. Cientos de lámparas flotantes y en constante movimiento, formaban mosaicos con diferentes colores, alturas y formas. Combinado con unos gráficos entrelazados con imágenes en una gran pantalla de fondo... #FAN

Siempre termino diciendo lo mismo, pero adoro escudriñar el montaje de escenarios y toda la parafernalia que les rodea. Me encantó ver dónde estaban los bajos de Flea y las guitarras de Josh. Yo, que no tengo ni zorra, de repente pensé que quien se encarga del cuidado y las pruebas de esos instrumentos, me pareció que era el mejor trabajo del mundo.

Vale, el segundo mejor trabajo del mundo.

El primero tiene que ser el que se ocupa de la batería de Chad.

Mención especial para Chad Smith, por favor. Porque no sólo me flipa la batería, me flipa él, su técnica, lo cojonudo que es todo lo que hace. Es puto animal armado con baquetas que, de vez en cuando, lanza al público. Maldita sea, no tiró ninguna hacia mi sector. Hubiera mordido muy fuerte para conseguir hacerme con una.

Chad estuvo increíble, potente, rotundo, preciso. A tus pies Chad, a tus pies.





Y bueno, bueno, bueno... llega el momento en que Anthony se quita la camiseta y el Palau Sant Jordi no se cae del griterío de puritito milagro. Los años no pasan en balde, ¡pero cómo está!

Pero eso sí, por favorcito Anthony, no más bigote y sí más pelo largo. Por todos los dioses, aunque sea hasta los hombros.

No paró con su particular baile, que en un momento dado pensábamos que se iba a arrancar por jotas. No os digo más. Pero ahí estuvo, dándolo todo, saltando, bailando, cantando, manejando ese micro con cable de toda la vida. Esa voz, esa vooooooooz. Anthony, por tercera vez no has reparado en mí, pero te aseguro que seguiré insistiendo.

¿Momento Flea? ¡Todo el tiempo! Es el auténtico MC de todo el invento. No para, no estuvo más de 10 segundos quieto en el mismo sitio. Y cómo se conserva también el tío.

No me voy a extender mucho en sus habilidades con el bajo porque probablemente Flea sea uno de los mejores bajistas de nuestra época. De hecho, RHCP no serían ellos mismos sin ese bajo tan caracterísitico. B-R-U-T-A-L. Y es que hace auténticas locuras al mismo tiempo que toca.

La complicidad que hay entre Anthony y Flea es increíble, por cierto. Su relación se nota que es totalmente diferente y especial con respecto al resto de la banda.

Los duelos de cuerdas (mi compi N y yo nos estuvimos partiendo de risa diciendo, venga, otro duelo de mástiles, somos así de atontaos) con Josh eran una pasada. Era ver a dos personas entrar en trance con sus respectivos instrumentos en perfecta sintonía. Luego se unía Chad con la batería y eso era magia.

Recorrieron varios temas clásicos, por supuesto, y los de su nuevo disco, The Getaway. De éste, yo tengo mi canción más prefe y no llegaba.

Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el

De repente se retiran del escenario y cunde un poco el pánico.

Las luces continuaban apagadas, así que aquello aún no se había acabado.

Cuando, de repente vuelven, ¿y con qué canción comienzan la 2ª parte?



Goodbye Angels. El séptimo tema del actual álbum, The Getaway y desde el primer momento que la escuché supe que iba a ser mi canción favorita de todo el disco.

AMOOOOOOOOOR.

Y mientras tanto, las luces y la pantalla en perfecta sintonía acompañando toda la locura. Empieza el Give it away y todas las manos arriba al mismo ritmo. Anthony volviéndose muy loco, Flea sin perder el resuello, Chad en plan monstruo de la batería y disparando baquetas a diestro y siniestro... Esto es lo que yo llamo PARAÍSO.

Peroooooo... Josh, tenemos que hablar, querido. Desde el cariño.

Puede que yo no sepa tocar la guitarra y tú lo haces genial. Y aquí es donde pongo el pero: passssa de la pose, macho. Que en algunos momentos pasamos pena por tus articulaciones. Todas ellas. Dedícate a tocar la guitarra. Tú aprendiste del inigualable John Frusciante. ¿Por qué no aprendiste de su presencia? Él no necesiaba tanta locura corporal, porque John es un puto amo de la guitarra y sus notas son limpias, cristalinas, corrosivas, y celestiales al mismo tiempo. Puede que tu estilo sea un poco más sucio (respect), pero tienes que respetar a tus antecesores y, aunque tengas, perdón, debas poner de tu cosecha, el Scar Tissue y Californication se respetan.

Estos tipos te llevan unas dos décadas de ventaja y corres el peligro de que a los fans no nos llegues demasiado al corazón. Y no es por la diferencia generacional, ni porque te falte talento, es porque antes que tú estuvieron algunos de los guitarristas más míticos de la banda. Por orden de preferencia:
  • Hillel Slovak, que si no hubiera sido por esa adicción que acabó con su vida, ahora mismo sería uno de los guitarristas más respetados de la actualidad. Puro sonido Peppers. Él sentó las fuentes de las que bebió John Frusciante. Así que, a su vez, tú, Josh, también has mamao de este tipo.
  • El incomparable John Frusciante, que también ha tenido sus movidas con las drogas y otras calamidades (sufrió daños tan importantes en sus brazos, debido a las heridas de chutes mal puestos, que hubo que hacerle injertos de piel que se llevaron por delante parte de sus antiguos tatuajes, como el famoso pulpo de su brazo derecho),  y que, para mí, después de Hillel, es el mejor de todos los guitarristas que han pasado por el grupo. (Es tremendamente duro ver lo que sus adicciones hicieron con él y lo que nos habríamos perdido si la hubiera palmado, a partir de 0:50).
  • Dave Navarro, joder, era de Jane's Addiction y a día de hoy uno de los amos de las seis cuerdas eléctricas. Con él se hizo el fabuloso One Hot Minute, les daba ese punto oscuro y peligroso que te pone muy, muy nerviosa. Y a saber qué podría haber pasado si no se le  hubiera ido la chota con la heroína y le hubieran echado de la banda.
Y para muestra, esta comparativa:




A tu favor, Josh, diré que tenemos que dejar de compararte con John, porque sois diferentes y no queremos una copia de John. Le queremos a él. Pero también te podríamos querer a ti igual, sólo necesitamos que te dejes de movimientos imposibles y le des caña de la buena a la guitarra. Concéntrate, queremos ver cómo te conviertes en una leyenda.

Creo que tu trabajo en I'm with you y The Getaway es muy bueno. Sólo tenemos que acostumbrarnos. Todos los discos de RHCP me gustan. Puede que tenga una especial querencia por One Hot Minute, vale, pero aprecio muchísimo toda la trayectoria y discografía de estos muchachos.

Te lo repito una vez más: deja las poses, queremos tu talento. Basta de pose emo. Odiamos el emo y no queremos odiarte a ti.

Y quítate el pelo de la cara, coña, que eres muy mono.

Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el




Hora y media sin darnos un respiro y habiendo estado haciendo un air rockstar (lo que viene siendo viviéndolo como si yo estuviera sobre el escenario, bailando y desganiñándome como si me fuera la vida en ello)... ¡se acabó!.

¿PERO QUÉ INVENTO ES ESTO?

Se han saltado todo mi adorado One Hot Minute. Podría haber sido la leche hacerle un homenaje, que se han cumplido veinte años de su publicación. ¿Qué os costaba meter el Aeroplane por ahí? 

Pfff, un revival del Love Rollercoaster, por favooooooooooor. M-U-E-R-O.

¿Dónde carajo está aunque sea el Look Around del Stadium Arcadium? ¿Fortune Faded al menos?

¿Y EL MALDITO Y CLASICAZO UNDER THE BRIDGE DEL MAGNÍFICO BLOOD SUGAR SEX MAGIK?

¿Me estáis tomando el pelo?

"Aquí falta, esto no puede acabar así."

Pues acabó.

No la incluyeron en el set list de esa noche y a mí se me rompió un poco el corazón.

Ni baqueta de Chad, ni achuchón con Anthony. Ni una mísera pirueta dedicada de Flea. ¿Un espatarre guitarrero de Josh?

Así me fuí de allí, con subijón (subidón + bajón) que me tuvo confusa durante unas cuantas horas.

Red Hot Chili Peppers, esto no se hace. En serio. No se puede. Es como si U2 no tocaran With or Without you. ¿OS HACÉIS UNA IDEA DEL QUEBRANTO QUE ME HABÉIS CAUSADO?



Esto sólo lo voy a poder remediar yendo a otro concierto vuestro. #FACT

Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el





Esta ha sido la tercera vez que les he visto. Y ha sido liberador. Las otras veces fui metida en relaciones que, una me destrozó y la otra no era el momento. Esta vez fui con un buen amigo y colegas suyos. Me ha encantado.

Pero que no hayáis tocado el Under the Bridge es imperdonable.

Anthony, exijo una compensación. Déjate crecer el pelo* y call me!


Ayo, ayo, ayo, ayo kiss this.


* y si no te lo dejas crecer, tranquilo que tampoco me importa mucho ;) ;)


No hay comentarios: