lunes, 26 de septiembre de 2016

Slow down and fix your shit

No sé si al resto de los seres humanos les pasa, pero si tuviera que pertenecer a una raza de alienígenas creo que sería la de los fluctuantes o algo así.

No me malinterprtéis, estoy bien y todo eso. Pero es cierto que no me termino de acostumbrar a mi nuevo estatus. Me resulta muy, muy raro después de haber pasado una temporada muy a full y estresada. De repente, disponer de tanto tiempo, hasta me hace sentir un poco culpable. 

Cuando todo el mundo parece disponer de tiempo, yo no lo tengo. Y cuando yo lo tengo, los demás no. Ese maldito Murphy dando por saco, as usual.

Pero en mi caso me preocupa, porque no es lo mismo tener la necesidad de estar sola, que sentirme sola.

Lo del sentimiento de soledad lo he tenido siempre bastante presente y arraigado en mí.

Y hay veces que lo combato. Y me sale bien. Hago un montón de cosas, me mantengo ocupada, nada de manos ni mente ociosa.

Pero hay otras veces en las que no me concentro, no puedo combatir. Empiezan a darme vueltas las cosas en la cabeza. Algunos pensamientos me rondan y los racionalizo como puedo. Porque si los dejara campar a sus anchas estaría de atar.

Últimamente me está pasando un poco esto que os cuento. Que me siento sola. 

Con lo del 25º aniversario del Nevermind de Nirvana, he usado la app de la calculadora del teléfono (los números me bloquean) y me puse a pensar qué hacía yo hace un cuarto de siglo.



Osssea: un puto CUARTO DE SIGLO.

Yo, que usaba una calculadora normalera para saber cuántos años tendría en el 2.000, no me puedo creer que ya tenga más de un puto CUARTO DE SIGLO.

Y que esté ya más cerca de tener dos. 

En fin, ese no es el tema que nos ocupa en estos momentos.

Por alguna razón, la mayoría de las veces, cuando he necesitado a alguien, un apoyo, no ha existido. Incluso con las personas que yo he considerado muy cercanas y en las que me he atrevido a confiar, siempre he pensado que en realidad, no les importo.

Hoy en día, eso me sigue pasando.



Cuando salió el Nervemind, yo era una adolescente que no tenía ni puta idea de las cosas. Sólo me interesaba la música, leer y dibujar. Quería ser diseñadora y ya me iban diciendo por casa que con eso no iba a llegar a ninguna parte.

Siempre iba con vaqueros, calzado cómodo y camisetas súper anchas. Todo muy grande para que no se notara nada de mi cuerpo. Es que a esas edad yo ya estaba más que desarrollada y me moría de vergüenza. Llevaba siempre el pelo largo recogido en una coleta, me empezaba a quitar las gafas si no tenía que estudiar. Vamos, en un mundo paralelo, los mozos se pirraban por mis huesitos ¬¬

Mis notas no eran malas (excepto en mates, siempre las he arrastrado), me dejaba llevar un poco por la corriente... Creo que pasé un poco sin pena ni gloria. Nunca he sido una persona llamativa y tampoco he tenido la sensación de que encajara en ningún lado.

Sé perfectamente que las amistades vienen y van. Que son pocas las personas que permanecen en nuestras vidas para siempre. Que con unas te sientes más afín durante una temporada y con el tiempo, los caminos se separan mientras se van juntando otros. Con suerte, esas relaciones son tan fuertes, que se vuelven a encontrar.

Pero es así, no solamente tengo muy presente esa sensación de soledad, sino también la de no encajar. 




Lo pero era cuando yo intentaba encajar en tal o cual grupo, cosa, persona o situación, pero sin conseguirlo. Me frustraba mucho. Aunque supongo que con el tiempo y la edad, algo hace clic y te das cuenta de que si te estás esforzando tanto, pero lo que tanto quieres no sucede, es porque no tiene que ser. Eso ayuda bastante a relajarse. Y también a comprender que no todas las personas que quieres que se queden en tu vida, tienen necesariamente que quedarse. Porque tú también te vas de la vida de otras personas, pero sólo te dabas cuenta del vacío que te dejaban a ti y no al revés.

Pero ahí está otra cosa más: estoy prácticamente segura de que yo no he dejado ningún vacío ni nada de eso porque yo no creo que haya sido relevante en la vida de nadie.

Es que llevo muy mal lo de los alejamientos y pérdidas, ¿sabéis?. Al menos hasta que ese clic, que he mencionado antes, sucede.

Me está quedan un post muy lacrimógeno.



Y yo sigo muy fielmente las palabras de Kim K.

Preach KiKi!

Total, que supongo que tener todo este tiempo libre es una manera que tiene la galaxia de decirme el título de este post: slow down and fix your shit.

Puede que no me pueda quitar nunca este sentimiento interior de soledad. Puede que siga sientiendo mucho que los caminos se separen. Puede que siga creyendo que no termino de encajar en ningún lado. Pero quién sabe si en algún momento todo esto cambie y ocurra EL CLIC y encuentre un sitio donde sí sienta que encaje, donde sentirse sola no ocupe un gran espacio.

Lo único que sé es que, aunque tenga momentos de ermitaña huraña, necesito el contacto de la gente, aunque crea que yo no les importe. La compañía es importante y esto, hace unos años jamás lo hubiera admitido. Porque estoy muy habituada a estar sola, ya no sólo a sentirme sola.

Obviamente, tener buena compañía es fundamental. 

A veces no tiene que ser de gente que conozcas.

Otras veces sí. Pero a mí esto me cuesta. La mayoría de mis amistades no forman parte de un mismo grupo y me cuesta la vida reunir a más de dos personas. Tanto, que hace tiempo que dejé de intentarlo.

De un tiempo para esta parte, me repito bastante amenudo eso de "sólo disfruta del momento". Pero soy géminis, mi lado racional tiene que salir al quite con un "vale, pero tampoco te pases".

Y ahí me encuentro, que a veces quisiera hablar de estas cosas con alguien, pero o no me atrevo, o no sé cómo sacar el tema porque me da miedo aburrir...

Pero luego recuerdo que tengo un blog y echo aquí toda mi mierda y eso.








2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y qué es encajar? ya sé que tú no eres muy fan de la psicología que tantos quebraderos de cabeza te trajo como alumna, pero quizás hablar con alguien de todas estas cosas te pueda ayudar. Tengo la sensación (después de todos estos años de seguirte) que arrastras estos problemas desde hace mucho tiempo y no eres capaz de salir por ti sola. Quizás alguien (profesional) te pueda ayudar a hacer ese click y que todo encaje o que te ayude a comprender que las cosas no tienen por qué encajar.


Un abrazo grande


Marta

Mara Jade dijo...

¡Marta! Otro abrazote grande para ti.

No te creas que no lo he pensado, pero me da que lo que yo necesito es un general de esos que reparten collejas cada vez que me da por pensar gilipolleces.

Ojo, que a lo mejor no sobrevivo a tanta colleja, que tengo una imagición muy, muy, muy jjjjjrande ;)