viernes, 16 de septiembre de 2016

Seeeeeeeh, ya son 12

Hoy es el día y no me va a pasar como el año anterior, que por movidas varias, no pude celebrar el aniversario de este blog con su tradicional lavado de imagen.

Lo siento Moira querida, pero tu tiempo acabó. Como reina de este blog, claro. Esto va como lo de las misses: tu reinado dura un año y luego dejas a otra que se ponga la corona. Gracias por tu presencia, ha sido espectacular.

Este año, me ha dao por el rollo africano. No os penséis que lo tenía yo muy pensado, porque la cabra tira al monte y yo me iba derechita al playerío, tropicalismo y esas cosas que me gustan tanto y que son muy mías. Pero aaaaaay... Me encontré con esta pedazo de tía... y me he rendido.

Os presento Wanda Dayo*, la dominatrix salvaje. Ella originalmente, tal y como la pintó el maravilloso Alberto Vargas, era así:


Era una de las pin-ups que creó para Playboy en 1973. Tremenda. Mirad que a mí me gustan los tíos, pero con ese pedazo de cuerrrrrpo que me gasta la señora, por unos segundos he dudado de mí misma.

Por desgracia, no hay duda, me siguen gustando los tíos. Sólo los tíos. Jopetas.

Total, que una vez ha aceptado el supersonictratamiento de belleza, aquí la tenéis:



Me ha gustado mucho el resultado, la verdad. No ha hecho mucha falta adornarla con nada. De hecho, la he tenido que "vestir" jajaja.

Vale, no mucho, pero al menos no me censurarán la fotos porque se vean pezones. ¡Qué ganas tenía de poner unas pezoneras a una de mis pin-ups!

Abro inciso para comentar un pensamiento: si yo fuera tío, os aseguro que no podría decidirme entre tetas o culo. Cierro inciso.

Y los tatuajes, ¿eh?. Que no me falten. No muchos que no le hacían demasiada falta, pero ahí están.

Así que nada, pielerío, joyerío y poderío.

Por supuesto, las cabeceras de mi Facebook y Twitter están cambiadas.





Tengo una foto de perfil la mar de sexy...



Y en Metro&medio también he hecho lo propio:






Y  bueno, si ya os queréis dar un paseíto por mis rincones de RedBubble y Society6, pues estaría estupendo también. Porque me han quedado unas cosas monísimas con Wanda.

Ya son 12 años de blog.

DOCE.

Son unos cuantos. 

Me parece alucinante que haya durado tanto y que todavía haya gente que se pase por aquí. Sé que cada año digo lo mismo, pero es que verdad. ¡Si yo soy una mindundi! No sé, será la mala leche revenía que tengo que os hace gracia o algo ;)

Por el momento, os puedo decir que aunque más tranquila a la hora de actualizar, no pienso abandonar. Aunque no venga mucho por aquí, esto sigue siendo una de mis vías de escape y mientras me siga gustando, la seguiré usando.

Una vez dicho esto... como muchos de vosotros estáis con vuestro trabajo y rutinas  habituales... no es por nada, pero ya que momentáneamente tengo estas "vacaciones"... y sin ánimo de restregaros nada por la cara... me voy a celebrar mi hazaña bloguera con un poquito de yoga y luego un chapuzón en la playa.

Y ya está, ni tartas, ni nada de nada. Que gracias a mi querida tiroides, tengo que ponerme en forma y no me da la gana pasarlo malamente por no poder ser de esas que comen y no engordan.

Bueno... a lo mejor un gintonic a VUESTRA SALUD sí que me tomo.

Me lo merezco.

Un poco sí.

Son 12 malditos años de escribir chorradas.



¡Chinchín!






* Dayo, en africano, por lo visto significa pleasure is coming. No os digo nah mah.