domingo, 3 de enero de 2016

Presentaciones oficiales

Bueno, pues ya estamos en el 2016 y este blog cumplirá 12 añazos. Creo que es la relación más duradera que he tenido en toda mi vida.

El primer post del año se lo quiero dedicar a dos cositas blancas moniiiiiiiiísimas que acabaron el año conmigo.

Como sabréis, mi Minerva, después de muchos trotes, se fue al cielo de los coches después de más de una década conmigo p'arriba y p'abajo. ¡Qué llanto cuando me tuve que despedir de ella!

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

En el fondo, aquí donde me véis, que voy de superficial y chulilla, soy muy sentimental y le cojo cariño a casi toh. Y mi Minerva no iba a ser una excepción. Ella fue la extensión de mi cuarto en casa de la SSFamily, me ha llevado y traído de muchas juergas, cargó con muchas compras de cuando la mamma a traición me preguntaba que si tenía que hacer y yo le respondía que nada, cuántas cancionzacas me habrá oído destrozar, la de paseos que nos hemos dado, la de playas en las que ha estado... Snif, snif...

Lo que pasa es que en donde yo vivo, si no tienes coche estás así como per-di-do. Nuestro transporte público es caro y a menudo deja bastante que desear. Y yo no soy una ecowarrior que va en bici a todas partes para luego ir oliendo a choto todo el día. Ni me pienso levantar antes para ir saludablemente en bici a ninguna parte, eso ya lo haré cuando me apetezca, por diversión y hacer ejercicio, pero no como medio habitual de transporte.

Claro, que como me robaron la bici... pues es que ni eso. ¿Que me podría comprar otra?. Sí, pero la verdad, prefiero una tabla de surf.

A lo que iba, que no a la bici y que básicamente, si el transporte público fuera un poco más eficiente, tal vez, repito, tal vez, le daría una oportunidad. Pero para qué os voy a engañar: a mí me gusta conducir.


Esta es Conchita. Conchita, nenis, nenis, Conchita.

Cuando me dijeron que lo de Minerva era definitivo, me tuve que hacer a la idea de que iba a tener que hacerme con otro cuatroruedas. Y encontré a Conchita.

Al principo no le quise hacer muy amiga, echaba demasiado de menos a Minerva. Pero con el tiempo me he encariñado de ella. Todo el mundo me preguntaba cómo iba a llamar a mi nuevo cochechito. La verdad es que tenía tal soponcio que no estaba inspirada.

La vi un día de lado y me recordó a una concha... en el jardín de la mamma me encontré una concha blanca... y cuando una mañana la vi de frente, me salió un "¡Buenos días Conchita!".

Conchita se ha quedado y ahora somos muy felices juntas. Si no os la he presentado antes, es que, como sabéis, he estado muy de acá para allá. Pero ya está, ya le podéis dar a bienvenida.

La siguiente presentación oficial ya ha sido vista inundando mi instagram: Frida.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

¡Por fin tenemos perrete en la SSFamily!

He planeado cuidadosamente su secuestro, no os penséis. No es mía, mía. Es el perrete familiar. De momento, se viene conmigo los fines de semana, que como es muy pequeña todavía, no puede irse a darlo todo a la casa de campo. Mientras, la espachurro, la cepillo, juego con ella en casa hasta que le pongan las vacunas y podamos sacarla a la calle, le pongo su comida, le doy sus "baños" de toallitas, voy limpiando lo que ensucia, le empiezo a enseñar cositas, me gruñe, le gruño, me hace la pelota con esa carusa, yo intento mantenerme firme pero en cuanto puedo la vuelvo a achuchar, me engancha los bajos de los pantalones y tira de ellos hasta que ha rasgado alguno, yo me enfado y la llevo a su rincón de pensar, ella se lo piensa... en tres segundos se le olvida y viene súper feliz a ver si juego con ella otra vez... y le hago fotos y vídeos... y os voy a dar mucho la paliza con toda ella y todo lo que haga... Esas cosas.

Ha sido nuestra alegría de estas fiestas. Llegó a casa una semana antes y en casa estamos todos como locos. Incluso SSMom, que no es muy animalera, busca cualquier ocasión para cogerla en brazos, acariciarla y decir todo el rato "¡pero qué suavita eressssssss!".

SSDad está como un abuelo con una nieta. Ya le está haciendo su caseta en el campo y ríete tú de la de los perros de la Preysler que se decía que tenían calefacción. No me extrañaría que tuviera planos detallados y todo. No os digo más.

SSBro y yo, que siempre hemos querido un perrete, pues os lo podéis imaginar. Yo casi que estoy deseando que lleguen los viernes para secuestrarla, traerla conmigo a MaraMansion y llamarla Frida, Fri, Fridis, Gordipús, Mediopanda, Barrigapeluda... ¡Mancantan los perretes!

Los cachorros dan mucho curro y exigen mucha atención y paciencia, pero no es algo nuevo para mí. Rocco no era mío, pero lo cuidé desde bien pequeñajo. Eso sí, te dan una alegría que no se puede casi soportar. La primera noche que durmió conmigo, hasta me despertaba para ver si seguía respirando. Si esto no es amor de madre, ¡no sé lo que coño es!

Este fin de semana ha aprendido a bajar escalones y no le he comprado un iPhone 6S porque no quiero malcriarla.

Todavía no hace ni un mes que Frida es de la SSFamily y ya la quiero como si hubiera estado toda la vida.

Y sí, el nombre se lo puse yo ;)


Y, hasta aquí, las presentaciones oficiales.


1 comentario:

Anónimo dijo...

lo que tengo con Frida es un puritito flechazo desde el momento en que la vi. amor. y que te voy a decir de los perretes... que yo a mi gordis lo quiero casi como si me lo hubieran sacado de las entranyas. que es un pesao y hace lo que le da la gana pero que cuando es amor se me olvida todo todo y todo. porque es MUY amor.
conchita es monisima igual. nunca ocupara el lugar de Minerva, pero os auguro una larga y estupenda relacion.
besote!
LP