lunes, 11 de enero de 2016

Golden Globes 2016

Un año más, nenis, aquí, dandoos mi humilde y maligna crónica roji-alfombril de los Golden Globes.

No voy a perder el tiempo en chorradas, tengo poco tiempo y unos cuantos capítulos de las Kardashians por ver. Ya véis, el culo de Kim ha hecho mucho daño.

Meh, aburridísssssssimas por fa-vooooooor.


Alicia Vikander (Louis Vuitton), la churri de Fassbender (Fassbie, call me), por mucha espalda al descubierto que lleve, este vestido es como para llevarlo de boda. Y ni eso, que ir de blanco a una boda está muy feo si no eres la novia. Eso dice el protocolo. 

Amber Heard lleva uno de los vestidos más meh que haya podido crear la maravillosa casa Gucci.

La señora de Christian Bale, Sibi... ni zorra de lo que lleva. No tengo claro si es la bata de andar por casa o ke ase? Es negro y ya tal.

Lo mismo para la esposa de Eddie Redmayne, Hannah Bagshawe, que lleva un Alexander McQueen que produce el mismo efecto que la picadura de la mosca tse-tse.



Emmy Rossum y esa cosa de Armani. Ahí, innovando.

La otra, la Supergirl esta salida de Glee, Melissa Benoist y la cortina de ducha de Monique L'hullier.

La mujer de Ricky piquito de oro Gervais... ni sé de quién es, ni me importa.

Sophia Bush: "Pero yo llevo un Narciso Rodríguez súper..." aburriiiiiiidoooooooooo y cállate.


Amy Landecker y su vestido brillis de ir a la playa. "Oye perdona, ¡que llevo plataforma!".

Uy perdona. Amy Landecker, su vestido brillis de ir a la playa y esos zapatos de los 90. Por bocachancla.

Maura Tierney (Elizabeth Kennedy): esto es de madrina de boda... ¡y lo sabes!.

Cada año veo como, el Nude, ese color, va desapareciendo de nuestra vista. ¡Aleluya! Pero claro, fue desapareciendo porque vinieron las transparencias, porque a una famosa no hay cosa que le guste más que enseñar carne. Lo que pasa es que, como con todo, también se han ido pasando. Pero vamos a "ese color".


Eva Green de Elie Saab, que me encaaaanta, pero con este vestido me ha fallado la marca. Yo esto lo veo en un color violeta intenso, le planto un cinturón metálico dorado con algún aplique de amatistas y no respondo.

Zoe Kazan, de Miu Miu. Este vestido está sin acabar, ¿no?. 

Rosie Huntington-Whiteley, chica, estupenda, en serio. Pero esa zona de brillis a medio muslamen... ¡erroooooooooor!

Una Corta, cortita, Savannah Guthrie, con el visillo de la agüela.

Corinne Foxx es la hija de Jamie Foxx y la Miss Golden Globes de este año. Muy mona ella. Ahí tenemos un clásico ejemplo de vestido etéreo con transparencias y nude. Pero no en chabacano (hola Pedroche, lo siento, pero era feo lo que llevabas en nochevieja y te lo digo yo que soy muy de transpas, pero eso que llevabas era un quiero y no puedo de lo que llevó Beyoncé en el Met del año pasado. Lo sabes y tienes que reconocerlo).

Ninguno de los vestidos me ha llegado a lo más hondo. Creo que ni me han rozado. Podrían ser todas un Meh perfectamente. 


Normaleras, que ni fu ni fa, que han ido sólo porque les llegó una invitación.


Carly Steel (J Mendel) y Julia Louis Dreyfus (Lanvin): supongo que no tengo que explicarlo. Vamos ahí de oscurito, con un poquito de brillis y a ponernos moradas de canapieses.

Joanne Froggatt, una cosa te voy a decir, Marchesa puede que sea una de las casas de moda que más me gusten en esto de vestidos de alfombra roja y lo que tú llevas es decepcionante. "Pero es bonito". Sí, lo es. Pero muy normalero también. Chimpún.

Jennifer Jason-Leigh: vivo con el miedo a que revientes el escote de ese Roland Mouret que, bien mirado, tampoco pasaría nada. Aunque puestas a reventar, por favor, empieza por esas mangas tremebundas.

Julianne Moore y su eterno y atractivo accesorio, Tom Ford (Tom, si cambias de acera, call me) y va vestida de, exacto, su eterno accesorio. Muy bien por ese brillismo tan bien llevado. Pero a me recuerda al vestido de Olivia Wilde de cuando estaba embarazada, en versión no embarazada y con un corte raruno en el hombro.


Kate Winslet: no puedo creer que lleves esta cosa de Ralph Lauren. No, esto es muy Señora.

Olivia Wilde, ha hecho como Julianne Moore, se inspiró en el vestido de cuando estaba embarazada (Golden Globes 2014), verde lagarta, y pensó que con un cuello halter y escotazo, nadie se daría cuenta. Michael Kors te la ha colado darling.

Nancy O'Dell (Evine). Chica, este año no me enamoras. Está muy visto.

Maria Menounos jamás será recordada por esta cosa tan normalera y predecible de vestido, lo siento Roland Mouret, pero jopé, menudo cuerpazo. Sinceramente, lo que llevas me importa muy poco.


Aaaaah, las Señoras, me encantan.


Amy Schumer (Prabal Gurung) es demasiado joven para ser una Señora, pero esta tía tiene tanta carisma y actitud que no se la puede catalogar de ninguna manera. Ella ha decidido ir al armario de Meryl Streep y robarle este vestido. Pues muy bien Amy, muy bien.

Jamie Lee Curtis, con un sirena azul marino. Soso, sí, pero ahí lo lleva, con su característico pelito corto y sus canas al viento. Ole.

Mi Helen Mirren. No soy objetiva, me parece estupenda y está divina. Di-vi-na. Me da igual lo que digáis, no pienso cambiar de opinión.

Felicity Huffman (Lorena Sarbu). No quiero ser cruel. En serio. Confieso que a veces disfruto siéndolo pero estoy casi a punto de sentirme culpable por lo que te voy a decir: Caitlyn Jenner parece una mujer más real que tú. El vestido da cosica y si ese es tu pelo, parece un pelucón. No al moreno.

Mmmm... vaya... pues no me siento para nada culpable.



Lady Gaga Plasta, que dejó los chuletones a un lado para ir a todas partes vestida de Versace. Otra mamarracha como la Minaj, que se hizo famosilla siendo una hortera cuando lo que de verdad ha sido, de siempre, es Señora. Y de las rancias.

Jane Fonda, que cuando no anuncia cremas antiedad, previo paso por algún cirujano plástico, se dedica a llevar todos los volantes que sobraban en los tallers de Yves Saint Laurent.

Rachel Bloom no es señora, pero va de Christian Siriano, cuya última colección de vestidos de noche están inspirados en los geriátricos más caros de todo Beverly Hills.


Me gustan, oh sí.


Amy Adams lleva un sencillo y vistoso Atelier Versace. Simple. Triunfo.

Jade Pinkett-Smith, también de Versace. Esto es un vestido verde, a ver si te coscas Rachel Bloom. Esta señora es más mayor y tú pareces su hermana mayor la amargada. Me encanta Jada, me encanta.

Heidi Klum, una preocupación por tu peso ensombrece mi entusiasmo por ese Marchesa plumeril que llevas. Escuálida te hayas querida.

Brie Larson, júrame que eso es un Calvin Klein porque no te creo. La incredulidad se apodera de todo mi ser.



Stepahine Bauer y Uzo aduba llevan sendos vestido negros, que sin ser nada del otro mundo, me parecen muy bonitos. La una prque una espalda despejada es siempre un gran acierto y la otra porque esas mangas-capa tres cuartos le dan la originalidad que le faltaría a ese vestido si no las tuviera.

Jennifer Lawrence, por fin eliges un Dior que me gusta. He de decir que he tenido que observarlo pensarlo muy seriamente, casi adoptando el semblante de Tim Gunn, pero al final, querida, me has conquistado y realmente has conseguido un momento "Make it work!".


Tu outfit me confunde


Giuliana Rancic (Alex Perry): las mangas y esas hombreras. Nop.

Eniko Parrish, la churri de Kevin Hart: tal vez son los flashes, pero veo demasiado puntitos. Too much.

Jennifer Lopez, has sido infiel a Zuhair Mourad con Giambattista Valli y es un faaaaaaaail. La parte de arriba mola con un corte sirena limpio o falda recta. La parte de abajo mola, con un cuerpo halter cerrado y espalda al aire. To'junto no. Y basta de patita a la Jolie.

Jamie Alexander (Genny), de sobra sabes que lo que falla es el estampado de la tela. Terrible es quedarse muy corta.


Taylor Schilling, muy fan de Thakoon, pero he de recordarte que las after party son, adivina, DESPUÉS de la ceremonia.

Queen Latifah, tu vestido es mono, me pone nerviosa los pliegues que te hace debajo de los pechios.

Malin Akerman: peplum. Lo odio.

Leslie Mann: la parte de arriba es tan terriblemente aburrida... y esa falda tan maravillosa...


Esta es una de mis secciones favoritas: Separadas al nacer, unidas por...


Saorsie Ronan, Yves Saint Laurent
vs
Lily James, Reem Acra

La inspiración griega est más que evidente. Si he de elegir, el de Lily me parece divino.


Katy Perry, Prada
vs
Lisa Marie de Mars Attacks

Y en este caso, no tengo claro con cuál de los dos vestidos me quedaría porque me gustan por igual :P


Este año he tenido que crear una categoría nueva: Más es más. En seguida sabréis porqué.


Estas señoras ha tenido la habilidad de elegir los diseños más excesivos. Sin miramientos. Ellas fueron a los talleres de los diseñadores y dijeron: "¿Te sabes esa canción de Fangoria, Más es más? Pues eso es lo que quiero: tírame encima todo lo que tengas por ahí esparcido, ¡todo, todo y todo!"

Keltie Knight: lleva su peso en lentejuerlas negras y plateadas. Y un peliteñismo que ni Ginger de las Spice Girls.

Debbie Matenopoulos: "paso de lentejuelas, a mí dame fruncidos, por todas partes, venga, venga, enrróllame esa cortina que tengo prisa". 

Kate Bosworth era incapaz de moverse con ese D&G. Es así, la pobre es tan poquita cosa que tenían qeu llevarla como a Hannibal Lecter, pero sin máscara antimordiscos, de un lado para otro. Too much y te lo dice una profunda admiradora del exceso excesivo.

Carly Chaikin (Juan Carlos Obando): "yo además de lentejueras, dame un peplum, me niego a que se ponga demodé y si puedes darle un aire a sirena, mejor". Sirena, sí, de las de disfraz de los chinos.

Caitriona Balfe (Alexander McQueen): a esta sólo le ha faltado unas gafas de sol y una peineta extravagante para que la confundan con Martirio. Menuda bata de cola-negligé-salto de cama te has cascado jamía.

Bryce Dallas-Howard (Jenny Packham): "veo vuestras lentejuelas y subo la apuesta con escotazo y encaje, atreveos a esto, so zorras".



Y entonces llegó Viola Davis (Marchesa) y le gano el punto, el set y el partido de lo que quiera que estuvieran jugando.

Portia Doubleday (Naeem Khan) estaba contratada para ser la bola disco de todas las after parties.

Pero seguidamente apareció Regina King (Krikor Jabotian) y la dejó en bragas.

Tara-Lynne Barr (Cristina Ottaviano): cortito por delante, larguito por detrás, un drapeado por aquí, con un poco de brillis, escotazo y que sea rojo... confiesa que no te ha llegado la pasta para un Vivienne Westwood original y te dejaré vivir.

Melissa McCarthy es una mujer práctica, se fue al cabaret más cercano a su casa, arrancó el telón y allá que se fue. Crack.

Amanda Coigney, es la mujer de Mark Ruffalo (Mark, call me) y es especialista en bordados, flecos y transparencias. Oullea.


Vestido chulo, percha equivocada.


America Ferrara: sabes que no te queda bien y mucho menos con ese pelo relamío.

Natalie Morales: perdona, pero estás un poco escurría para este vestido.

Lola Kirke (Monique L'Hullier): te queda largo, la cintura no está a la altura corecta, demasiada tela que te hace las caderas anchas... vamos, que este vestido no es para ti. Pero oye, a ti y a America os digo que soy muy fan del amarillo y me alegra que eligierais este color.

Louise Roe (Monique L'Hullier): basicamente, come.


Queridas... Han llegado... Ya están aquí: Espantajas.


Amanda Peet (Alexander McQueen), vestida con un pastiche en Nude, ese color. También es un Más es más. Vamos, que no tengo claro si pasa desapercibida por el color o no puedo quitar los ojos de ella con semejante esperpento.

Pero no, para esperpento Bernadette Peters y ese vestido de mala de culebrón de magnates del petróleo de los 80.

Emilia Clarke debería ir vestida de Khalesi forever, porque en la vida real no acierta ni a la de tres, por muy de Valentino que ese trapo sea. Se lo veo a la novia de Frankenstein sin problema.

Eva Longanizas Longoria (Georges Hobelka), me repatea que sólo porque es latina, digan que tiene curvas, ¡¿Qué putas curvas?!. Esta señora tiene un físico atlético como el de Jada Pinkett-Smith que hay que hacer milagros y estructurar a tope de power lo que llevan para acentuarles una cintura y caderas que no tienen, oigan, no tie-nen. Y si con esta cosa tan ffffffea os parece que las tiene, es porque esos bordados están ahí para dar esa impresión. Coñoyá. Lazo en el cuello, lazo en el cinturón, corte frontal en la falda, que si estilo sirena, cola, los bordados... si es que ya sólo te faltan los mariachis detrás.


Gina Rodriguez (Zac Posen), de princesa Disney.

Calista Flockhart, te veo y sólo puedo pensar en: tengo una muñeca vestida de azul, con su camisita y su canesú... Tela, tronca, tela. Pobre Han Solo, ahí con esa cara de yopasabaporaquí.

Natalie Dormer (J Mendel): tu indecisión para elegir escote te ha traído hasta aquí.

Aaaaay, un clásico, Maggie Gyllenhaal (Marc Jacobs) decepcionando en la alfombra roja desde... ni idea, pero aquí está, cumpliendo.

Michaela Watkins, otra que confió en Christian Siriano, colección Baile de fin de curso de cuando todavía no se había rodado El club de los cinco.



Rachel McAdams, ni tú te crees que eso es un Lanvin. Lo has comprado en Ali Express y todos lo sabemos.

Rooney Mara (Alexander McQueen), sí, súper apropiado el Nude, ese color para parecer un cadáver harapiento. Si esa era tu intención, has dado en el clavo.

Miranda Pak, la exmujer de Terrence Howard, es la Nancy Oriental que me regaló mi madre un año por mi cumpleaños. 

Zendaya (Marchesa) o como inspirarse en la flamenca del emoji, como ya hiciera Catherine Zeta-Jones en su día.

Para vuestro regocijo os diré que este año tenemos, no una, sino DOS Reinas Espantajas:


Olivia Palermo, la sosainas que todas las blogueras de moda y wannabe varias aspiran a ser. Sobrevalorada. Se me viene a los Golden Globes con un vestido de cóctel... ¡de cóctel!... ¡corto!... de Delpozo.

Primero: ¿qué mierrrrrda hace esta señora aquí?.

Segundo: ¿todavía van a seguir lamiéndole su escuálido culo después de este despropósito?.


Y bueno, Barbara Meier, que lleva una pesadilla de tul azul klein, muy de moda a principios del siglo XXI, con brillitos, transparencias, lacito en la cintura... De vómito.

Aunque para ser sincera, estas reinas no son nada con lo que yo he visto otros años. Ay omá, lo mucho que echamos de menos a Helena Boham Carter... Una Vanessa Paradis...


Superstars, las adoro.


Kate Hudson (Michael Kors), aquí tenemos un Nude, ese color, un brillismo y un sexiness bien llevado. Kate, a tus pies.

Taraji P Henson lleva un Stella McCartney absolutamente maravilloso, blanquísimo e impecable. Me flipa esta señora y soy muy, muy, MUY fan de su personaje en Empire, Cookie Lyon.

Laverne Cox (Elizabeth Kennedy), creo que no tengo que explicar porqué me parece precioso.

Kirsten Dunst (Valentino), ella en sí me parece una pavisosa y el vestido seguramente no me diría nada si no fuera por esa delantera. La quiero. Quiero esa delantera. La cual no recuerdo que tuvieras tan abundante, pero, anyway, ese escote te es tu boleto ganador.

Y claro, si hemos tenido dos Reinas Espantajas, también vamos a tener dos Reinas Superstar:


El Zuhair Mourad de Jenna Dewan-Tatum es in-cre-í-ble-ble. Así sí con un vestido de vuelo con bolsillos y escotazo en uve. En ese azul noche con esos billos que simulan pétalos de flor (que no escamas). Seh, nena, seeeeeeh.

Ahora tengo que calmarme, porque a la que yo proclamo Mega Reina Superstar me parece sublime.



Esto es un Más es más como tiene que ser, porque si os fijáis, lo que esta señora lleva es una armonía perfecta entre encaje, transparencia y... wait for it... ¡flecos!. Los flecos son el nuevo negro, hacedme caso.

Fijaos en esos flecos cortados para crear textura y movimiento. Fijaos en esos encajes laterales y en esas transparencias frontales, que en realidad no lo son... en esa fabulosa espalda. ¡Y esos taconazossssss!

Cate, diosa.



Y, para acabar, los Mozos, Chulazos y Guaperas, como está mandao.


Jon The Man, The Legend Hamm, que recogió su último premio como mejor actor haciendo de Don Draper. Ay omá...

Will Smith, que cuanto más años tiene, más tremendo está.

Christian Bale... uffffff....

Michael Fassbender... megauffffffff....



Hala, s'acabó.

3 comentarios:

Blaudemar dijo...

Me encanta cómo explicas las alfombras rojas y los que pasean por ellas. Soy tu súper fan. Has conseguido que piense en el nude como "ese color", que lo sepas.
Y dentro de nada... ¡los Oscar!

Anónimo dijo...

brillante como siempre, querida.
creo que ha sido de las alfombras rojas mas aburridas de la historia. que bajon!!!
yo creo que me quedo con kirsten dunst o kate Hudson (aunque creo que le faltan un poquitin curvas para lucirlo a tope). pa que veas que aburrido ha sido.
por cierto, 100% de acuerdo con lo que dices de longoria. no tiene curvas. no. y ese vestido... no, por dior, tampoco.
besote!
LP

Cayetana Altovoltaje dijo...

Como siempre coincidimos en algunas y en otras es que ME NIEGO EN REDONDO (así dando la vuelta y tó):

Lo de Cate Blanchett... mira: no. Ella siempre triunfa ponga lo que se ponga, porque es Cate Blanchett, pero es que ese vestido es REQUETEFEO con ganas. Es que no le encuentro nada que lo redima.
Tampoco me dice nada bueno lo de Kate Hudson. Es incómodo de mirar y vulgar, no es un vestido, es una falda con dos cinturones.
A Katy Perry, con el cuerpazo que tiene, ¿no había en tó Jolibud un vestido que le quedara bien? ¡Esa monstruosidad rosa le hace bultos por tó!
Tampoco me gusta lo de Jennifer Lawrence: el look la hace como 15 años mayor, y las aberturas laterales en un vestido de fiesta (al igual que ombligos al aire) es que siempre me dan cosica. Llámame tradicional. No lo veo.
Tampoco me gusta nada lo de Heidi Klum y Brie Larson. Meh.
Pero para mí la espantaja de la noche es Eva Longoria y coincido del todo con tu certero análisis. Me recuerda a las muchachas de Asterix http://vignette4.wikia.nocookie.net/asterix/images/0/06/Panacea.jpg/revision/latest?cb=20130316005854

En cambio me gustaron mucho otras que tú les das pal pelo:

Gina Rodríguez, pues qué quieres que te diga, la veo muy bien. Y lo cómoda que debió ir toda la noche, con sus bolsillos. Soy muy fan de los vestidos de fiesta con bolsillos.
El vestido de Portia Doubleday (la bola disco) es INCREÍBLE-BLE. ¡Qué corte tan bonito en el escote! Con lo que a ti te gusta un brillismo. La verdad es que la chica va con cara de pedo, pero el vestido es para epatar.
J-Lo, aunque todo lo que dices es verdad, qué quieres que te diga: la miro, y me encanta. Es la exageración personificada, en ella no vale la moderación y nadie le va a decir que equilibre los elementos del vestido. ¡Órdago a la grande!
El de Jamie Alexander me parece una pasada y el estampado lisérgico es un punto original. Un melopondría (si tuviera ese escote) muy grande.
Me parece un 10 todo el look de Olivia Wilde, y también me superencanta Julianne MOore. Lentejuelismos bien llevados ambos.

Busca el vídeo de las twins de Ellen Degeneres cuando puedas, te meas.