sábado, 19 de septiembre de 2015

Este post acabará con un llamamiento

Pero hasta entonces os voy a contar unas cuantas cosas.

Como sabéis, hace poco más de dos años que fui una de esas personas privilegiadas de conseguir trabajo en esta maldita crisis que azota España (y toda Europa, aunque evidentemente a algunos más que a otros).

Acepté unas condiciones que en ese momento me venían muy bien, con la promesa de que después de un tiempo se mejorarían.

Lo único que mejoró es que mi contrato de prueba se convirtió en indefinido.

Y ya está.

No sólo en todo este tiempo JAMÁS he obtenido ninguna mejora salarial ni en mi posición laboral, sino que encima JAMÁS conseguí conectar con la persona que era mi superior. El micromanaging y control casi absoluto me han resultado, en muchas ocasiones, insoportables y he cruzado otras tantas el límite del hastío, indignación, aburrimiento e impotencia.

Es así. Esa persona no es mala persona, pero como superior ha resultado ser de esos que a pesar de haber trabajado contigo y que sabe que cumples con tus tareas, no te da mucho margen de maniobra. Desde su punto de vista, evidentemente, esto no era así. Pero claro, la libertad que se supone que yo tenía era para cosas que le importaban tres cojones. Así yo también delego, ¿sabes?.

Delegar. Creo que lo máximo que conoce de esa palabra es deletrearla porque si se ha leído la definición en el diccionario desde luego no ha sabido aplicarla ni de coña.

Hace más de un mes que esta person decidió irse de la empresa: ¿Se pensaba que soy imbécil y no me olía algo? De repente, todo le parecía estupendo, no me echaba para atrás nada, oh dioses del Olimpo, hasta podía cruzar emails con su hasta entonces feudo de gente-con-cierto-cargo-con-la-que-sólo-trato-yo-pero-tú-puedes-hablarles-cuando-quieras.

Ya.

Buscad pasivo-agresivo en el diccionario. Seguramente saldrá una foto Bree van de Kamp. Un pelín más abajo la de esta persona.

Pues eso que, de repente, dos años después de aguantar muchos llantos, desesperaciones, alguna pérdida de nervios (culpa mía por no controlarme) y en la que tuvo la desfachatez de meter a RRHH para que mediara entre nosotros, a pesar de las veces que le había pedido un poco más de libertad y de poder tomar decisiones de una forma un poco más autónoma, de incluso acabar discutiendo con una amiga que me dijo cosas que en realidad sé que no sentía, pero me las dijo... IMPOTENCIA Y RABIA. Vale. Pero lo peor fue que me hiciera dudar en muchas ocasiones de mis capacidades, de mi creatividad, de mis aptitudes y de mis ganas de demostrar que yo lo valgo. Pues después de todo eso, esta persona se larga y... ¡Van y me ofrecen un ascenso, una subida de sueldo y personas a mi cargo!

Cágate.

Repito: jamás se mejoraron mis condiciones laborales y mucho menos lo de mejorar mi salario durante los dos años y poco que he estado siendo una ameba en este lugar. JAMÁS.

¿Qué es una buena oportunidad? Sí, hubiera sido gilipollas si digo que no.

¿Que me lo tomé como el culo por las circunstancias en que me ofrecieron? Porque sé perfectamente por otras personas que este ya ex-superior nunca movió un dedo por apoyarme. NUNCA. Que diga lo que le salga de la polla, pero es que lo sé por otras personas.

Pues sí, me lo tomé fatal. No es así como una debería tomarse los ascensos. Deberían ser motivo de alegría y celebración. Dos años dando el callo, para tener siempre de tope a esta persona y sólo porque se les va, de repente recuerdan que tienen otra persona en el departamento (de dos personas, agarraos) de diseño.

Y diréis, "bueno, supéralo y demuestra lo que vales ahora que no tienes un puto muro de hormigón delante".

Y yo os respondo: me ha costado hacerme a la idea y ponerme manos a la obra, porque, hola queridos nenis, hace muy poco que me han confirmado que tengo hipotiroidismo autoinmune y uno de sus múltiples efectos es... si antes os decía que os agarrarais, ahora vienen curvas... un agudizamiento de estados depresivos y tristeza.

Si habéis leído mi blog, seguro que esto os suena de algo.

No sólo ahora sé qué carajo le ha provocado tanto altibajo a mi cuerpo durante tanto tiempo, es que encima es muy probable que este último año y medio lo haya intensificado aún más. Con lo cual, ahora es impepinable el tener que tomar una medicación de por vida.

No pasa nada, hay muchísimas personas que lo hacen todos los días y se vive estupendamente. Al menos sabiendo lo que me pasa puedo descartar estar mal de la cabeza, ser una enferma, una rara que o no puede parar quieta o que no quiere salir de la cama, que en una semana pilla 4 kilos y a la siguiente tiene 5 menos... Pero sobre todo, a todas esas personas que me han hecho comentarios horribles por mi estado de ánimo o se han metido con mi peso, cercanas o lejanas: que os jodan y mucho.

¿Qué más ha ocurrido?

¡Ah sí! ¿Os he dicho que iba a tener un equipo, verdad?

Me lo colocan en un país del norte de Europa, ese al que un día un señor con bigotito se levantó con ganas de invadir. ¿Por qué? Pues porque en la cosadeempresa en la que he tenido el NO-placer de ser menospreciada, han descubierto que si en España los trabajadores les salía baratos, allí, oiga, viene a ser como un dos por uno. Creo que incluso un tres por dos. Que se los quitan de las manos, vamos.

¿Que se puede currar a distancia? Claro qe sí, lo hago todos los días con personas con las que tengo conversaciones en skype y que hasta esta semana no había conocido en persona. Nuestro idioma común es el inglés. Ningún problema. A veces hay pequeños problemas de entendimientos porque sería mucho más fácil enseñarles mi pantalla que enviar varias pruebas, pero poco más.

El lunes me llega el primero de los "esclavos" de mi nuevo equipo.

Si habéis visto mi instragran, sabréis que he estado en Reino Unido. He estado en la oficina que esta cosadeempresa tiene allí y se encargó de desmantelar para contratar gente barata en España. Sí, sé de los sueldos de la nueva oficina, nosotros, los españoles somos baratos. A los nuevos los podemos llamar esclavos. En serio.

A esta persona que llega, le va a dar un pasmo cuando note que en cuanto sepan quién es y de dónde viene, va a estar todo el santo día pensando en eso de "si las miradas fueran puñaladas..."

He estado en Inglaterra desde el martes hasta el viernes. El miércoles, sabíamos que iba a pasar algo, porque en esta cosadeempresa es tracición despedir a gente cada seis meses. Les encanta. 

Lo que no sospechábamos nadie es que lo que se iba a comunicar no eran despidos tal cual. Cada uno de los empleados ha recibido la comunicación oficial de un ERE. Dicho con otras palabras más rimbombantes, eso sí, muy al estilo Rajoy. La versión coloquial y corta es: te la estoy metiendo redoblada. La versión rimbombante es tal que esta: cierta parte de mi anatomía de un tamaño más o menos digno ha sido adaptada a otro más adecuado para que pueda caber en cierto orificio de tu anatomía porque el que normalmente suelen salir cosas. No será agradable... para ti, pero es que no me ha quedado otro remedio. Y no es que me importe mucho tampoco, la verdad.

Pero no sólo en mi oficina, también en la de Inglaterra. Os podéis imaginar el ambientillo. Porque claro, para esta gente es la segunda desmantelación arbitraria por ahorrarse unos duros. Es vox populi que ciertos personajes sólo buscan la pasta, no invierten en sus empleados. Si alguno le sale un poco "rebelde", es decir, no sigue lo que a un descerebrado dice o se le ocurre tener sus propias estrategias para mejorar... algo... "ven, firma aquí y cierra la puerta al salir".

Así se las gastan. Diréis que esto pasa en todas las empresas. No sé, no sé. El hecho de que ni siquiera les importe si el aire acondicionado de la oficina funcione en plena ola de calor como tuvimos en julio (donde llegamos a los 46º C) y que sólo los peces gordos tengan sus propios splits en despachos enormes que prácticamente no usan... Es sólo un detallito sin. No digo nada más.

Osea, recibir estas noticias, al poco de ser ascendida, cabreada como un mono por la manera en que se ha producido, comenzando con mi tratamiento de tiroides y, encima en otro país, donde también han recibido el mismo manguerazo de agua helada.

Si esta gente se piensa que no sé perfectamente que me van a usar durante 6 meses, recordad que os he dicho que tradicionalmente se despide a gente en esos periodos de tiempo en esta cosadeempresa, para entrenar a dos esclavos, cuyos sueldos juntos son inferiores al mío, para que luego su audiciencia de locas del coño decidan que tengo que abandonar la casa...

Como he dicho antes, mi ex-superior me debió tomar por gilipollas pensando que no me estaba coscando de la tostada desde al menos tres semanas antes de que me lo dijera oficialmente. Que esta cosadeempresa no se piense ni por un momento que por más que me digan que no es verdad: en el fondo les encanta la retórica Rajoy y me fío tanto de ellos como que el culo de Kim Kardashian es natural y no operado (o rellenado o lo que sea).


¿Algo positivo?

Sí.
  • Me apetecía CERO PATATERO ir a la oficina inglesa. No guardaba gran recuerdo de mi primera visita. Esta vez no sólo he ido con una persona con la que conecto a las mil maravillas y que es encantadora a morir. Es que he conocido a esas personas con las que hablo casi cada día por skype y son simpatiquísimas. Se han interesado por mí, por cómo estaba, que les gustaba mucho mi manera de trabajar, que tenían muchas ganas de conocerme, que si soy muy divertida y, oh sorpresa, tengo un inglés amazing.
  • He comido genial todos y cada uno de los días. Hemos ido a pubs preciosos con platos increíblemente sabrosos y por una vez no he deseado estrangular a nadie al oír tanto please, my pleasure, sorry...
  • Ya lo sabía, pero que por lo menos me quede la satisfacción de saber que estoy trabajando (al menos por el momento) con personas fantásticas y cuya dedicación y compromiso se pasan por el arco del triunfo quienes tendrían que besar el suelo que pisan por REGALARLES su tiempo. Sí, regalar, porque lo de pagar horas extras o devolver las que por convenío deberían dar, nanai (deben tener el forro de los cojones más pulido de las historia de la humanidad).
  • Todo lo que he aprendido. Aunque hubiera preferido que fuera de otra manera, más fluída, sin la sensación de un nudo en la garganta, sin pensar en lo que yo quisiera presentar en base las normas que toda marca tiene y no en lo que un control freak hace una y otra vez sin dar un mínimo margen a la flexibilidad. Porque a pesar de todo, he aprendido mucho, ya no soy la becaria que iba como un pollo sin cabeza loca por aprender pero sabiendo que las personas al cargo estaban tan ocupadas que hasta ellas mismas me pedían disculpas (y me refiero sobre todo a una, porque básicamente las ostras sólo estaban ahí, si lees esto, tú ya sabes quién eres).
  • Que una persona en especial, por su posición, se sentara a mi lado a preguntarme cómo había llevado "ese día", que el hecho de que pudiera desahogar un mínimo de mis teorías y que a pesar de que me dijera de que cree que no va a ser así porque mi puesto es necesario y que, por favor, usara su número de teléfono per-so-nal cuando lo necesitara... Si está fingiendo, que le den inmediatamente el Oscar a la mejor interpretación durante los próximos cinco años.
  • Saber que todos los trabajadores de esta cosadeempresa piensa igual sobre ciertas locas del coño, es MUY reconfortante.
  • Visité por unas horas Londres de nuevo. Esas horas me parecieron más gratificantes y disfruté más de sus calles que las otras dos veces que estuve.
  • Desde que recibimos la noticia, ni la persona con la que fui, ni yo, hemos pegado ojo. Yo al menos tuve la previsión de trincarme un relajante muscular porque ya sabéis que la privación de sueño me convierte en un ogro escupefuego. Mi cuerpo y mi mente estaban tan agotadas, que creo que el hecho de saber que por fin estaba en casa y la ducha que me di, hicieron que haya dormido unas diez horas del tirón.

Supongo que, ahora que os he explicado un poco cómo está este momento de mi vida entenderéis que no haya estado muy activa últimamente.

Perdonadme si no os pongo enlaces a ciertas notas de prensa donde los comentarios son la repolla (sólo tenéis que hacer un poquito de investigación virtual, os aseguro que os vais a morir de la risa), pero no quiero buscarme más problemas de los que me podrían surgir después de lo que voy a poner a continuación.



MOMENTO LLAMAMIENTO:

Tal vez estoy metiendo la pata al dejarlo por escrito, pero yo soy una de esas personas que ha estado buscando otra cosa durante un tiempo. Como comprenderéis, mis razones ya las he expuesto un poco más arriba. He trabajado con gente con la que no tenía feeling y/o diferentes maneras de trabajar, pero de algún modo encontramos la manera de llegar a un punto, por mínimo que fuera, en común. O simplemente me he largado y que le dieran morcillas.

Lo de intentar encontrar un punto en común hace poco más de un año aproximadamente que lo di por perdido. En estas circunstancias actuales que atravesamos todos, lo de dar morcillas me ha costado y me está costando bastante. No hace falta ser un experto en matemáticas pasa saber cuánto tiempo lleva mi toalla tirada en el suelo en esta cosadeempresa y con esa persona que, afortunadamente, ya no es mi superior.

Todos mis compañeros (algunos incluso desde hace meses, no soy la única) estamos con nuestro Linkedin on fire.

El mío no va a ser menos y si antes estaba haciendo pequeños movimientos para no llamar la atención, ahora voy a dejar de hacer ojitos y enseñar directamente el escote. Lo digo públicamente: 

EN MI EMPRESA VAN A HACER UN ERE.
ME FÍO CERO DE SUS PALABRAS.
ME QUIERO IR.
NECESITO OTRO TRABAJO COMO DISEÑADORA GRÁFICA.

Por supuesto, quien necesite ver mi perfil de Linkedin, sólo tiene que hacer clic aquí. Y en breve lo añado a mis iconos de redes sociales en la columna de la izquierda, por supuesto.




Todo esto que está pasando en tan poquísimo tiempo me tiene bastante frenética y en un sinvivir muy insano. Tanto, que hace 3 días que fue el aniversario de este blog, el 16, y no he podido ponerme a festejarlo con vosotros.

Pero no os preocupéis, ya tengo en mente a mi nueva buenorra ;)

Espero que ahora entendáis el porqué de querer daros una buena noticia usando este gif:





Chimpún.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Mi vecindario




CH: ¡Hooooolaquétal!

MJ: ¿Mandeeeee?

CH: Darling, soy el dj.
 

MJ: ¿No serás el monguer del Guetta?

CH: Mmmm nop, soy Calvin Harris.

MJ: Oioioioioiiiiiii pero entra hombre, entraaaaa. ¿y qué te trae por ésta, mi humilde morada en el ático con piscina privada, vistas al mar y helipuerto?

CH: Pues mira, que venía a enseñarte las fotos que me hicieron para la ropa interior de Armani y....

MJ: A veeeeeeeer....

CH: ¿Qué te parecen?

MJ: La madre... (cara de haber visto unos Loubotin al 70% de descuento)

CH: Estaba un poco nervioso...

MJ: Nerviosa me estoy poniendo yo...

(cara de haber visto unos Loubotin al 70% de descuento y de mi número)
 
CH: ¿Cómo?

MJ: Por-fa-vooooooooor...

(cara de haber visto unos Loubotin al 70% de descuento y de mi número y que los pueda pagar)





CH: Hacía un poco de frío, que lo sepas...

MJ: Pues yo tengo un calor de repente... (todo lo demás y mientras busco un abanico)

CH: Y nada de photoshop, ¿eh?

MJ: ¿Segurooooooo? (poniendo cara de, "no me estarás tomando el pelo, ¿verdazzzzz?)

CH: Ya te digo, mira, mira...

MJ: Ay que me da... (fingiendo un desmayo en plan súperestrella del cine mudo)

CH: ¿El qué?

MJ: ¡De enseñarte mi batamanta! Ven, ven, que te va a encantar... No hace falta que te vuelvas a poner la camiseta... MMMMUUUUAAAHAHAHAHAHAAAAAA







Pd: Calvin Harris... forget the pavisosa of Taylor and call me!



******************************

En el Hoooolaquétal anterior: Matthew Lewis
  
******************************