domingo, 26 de abril de 2015

Una mañana diferente

Me paso toda la semana esperando a que llegue el fin de semana. No es que tenga una gran vida social y mi familia está compuesta de personas chachis, pero son muy de rutinas y costumbres. Así que llega el fin de semana y al final me lo paso en MaraMansion leyendo, viendo pelis, desayunando al sol en mi balcón... nada espectacular.

Pero me he propuesto hacer, al menos una cosa diferente cada fin de semana. O al menos un par de fines de semanas al mes. Porque a veces me gusta perrear al máximo jeje, pero eso no me tiene que impedir descubrir y hacer otras cosas.

El jueves estuve en la exposición de fotografía del Equipo Doszurdos en El lugar del vino. Su colección de fotos se titula In-fluir y yo estoy segura de que el dios Baco y la diosa Afrodita están muy orgullosos de esta pequeña exposición.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Luz, una de mis profesoras durante la carrera y tutora del proyecto final, me dijo que su hija iba a estar en el Mercat Estació de Esporles este fin de semana. Me lo apunté, por si acaso. Y seguimos hablado y poniéndonos al día con una copa de vino.

Yo, que no había comido nada desde la hora de comer, pffff... un mareíto que llevaba... ¡con una copa de vino blanco! (es que el tinto, si no estoy comiendo algo, me da dolor de cabeza, soy la vergüenza de mi manchego padre).

Total, que llegó el sábado y se levantó un poquito nublado. No hacía frío, se estaba genial, pero yo tenía ganas de ir a coger la tabla y meterme en el agua. Pues casi que no. Así que me acordé del mercadillo. Junto con BitterMacaron, una estupenda amiga que tengo a este blog, fuimos para allá.

El Mercat Estació se hace en la Finca Son Mas en el pueblo de Esporles, anes de llegar a la Tramuntana. A todo el mundo le encanta este pueblo. No voy a decir lo contrario, pero tampoco os voy a recordar que soy más de playa. Ahora, para pasar esas horas en un entorno precioso, buena música, gente maja, cosa bonitas y artesanales... pues oye, un SÍ rotundo.

De allí salí con lo que será mi nuevo cuaderno de bocetos, uno de Zurditta Design (la hija de mi profe) del que yo me tenía que hacer fan: tiene una gamba estampada en la portada. ¿Qué queréis que os diga?. Me pasé todo segundo de carrera dibujando carpas japonesas y gambas. ¿Por qué?. Ni idea, me dio por ahí y tuve una época muy obsesiva con estos animales.

En cuanto pueda, os pongo fotos. Todas las estampaciones son artesanales con sellos que ella misma diseña y fabrica. Nada de torres Eiffel ni chorradas malenis: rinocerontes, corazones realistas, peces... y mi gamba :)

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Compré tarta red velvet y de limón con merengue para mi amiga y para mí. Una cerveza artesana de Ses 3 Maries (que me he reservado para tomármela fresquita esta tarde mientras leo o dibujo algo) y una hamburguesa del camión de comida de Manduka (la México, con aguacate, por supuesto).


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

No quiero olvidarme de las maravillosas ilustraciones que Ana Uceda hace en platos y cuencos. Mi favorita, sin duda, la de un pulpo. Preciosa. Pero para entonces me había gastado ya todo mi presupuesto. La próxima vez.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Poder estar en este mercadillo ha reforzado mis ganas de volver a empezar a hacer mis cosas de nuevo. Durante estos casi dos años que tengo trabajo, mi ritmo ha disminuído mucho. Llevo un par de semanas dibujando otra vez, pero tengo que seguir preparando más de mis chicas. Disfruto con las pin-ups y voy a centrar mis, si se pueden llamar así, habilidades dibujísitcas en ellas.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Por cierto, esta semana también asistí al último Martes Alterno en el que es ya el antiguo local de Trampa Teatre y me lo pasé genial... una vez me habitué a estar en un sótano sin ventilación, con pinta de caerse a cacho y donde yo pensaba que moriría al estilo escena de la rave sangrienta de Blade.

Al teatro hay que ir más.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el



¡Ah! Y me corté el pelo.

Yo misma. 

Con las tijeras de cocina.

Porque estoy loca.
Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

MFB, mi gran amigo* y peluquero, me va a odiar.

Es la segunda vez que lo hago este año.

Está claro que mi subconsciente maniobra a través de mis manos y unas tijeras. 

Intento ignorar mi necesidad por un gran cambio pero, como se suele decir, esto ya es como si hubiera un enooooorme elefante en la sala y nadie dijera ni una sola palabra.

Y tal.




* Te quiero, lo que necesites, lo sabes :-*

7 comentarios:

Clarita dijo...

Que te lo has cortado tu??? Artista!!!

Anónimo dijo...

oye feten el pelo!!
y muy fans de ese mercadillo, que chulo!!! aunque soy enemiga acerrima de las cervezas tipo indian pale ale... que cosa mas amarga, mas fuerte y mas extranya. espero que no te comprases esa. aqui donde habito abundan las cervecerias artesanales y joder, cuantas IPAs me han intentado colar... puaj!! esa birra no esta hecha pa mi. y mira que soy cervecera!!!
besico!!
LP

Anónimo dijo...

Me encanta la idea de hacer algo diferente cada fin de semana, ya sea sola o acompañada. A lo mejor alguna vez podemos hacer algo juntas ;-)
En serio, está bien proponerse estas cosas para aumentar la vida y social y que no nos pueda la pereza. Yo entre que la mitad de fines de semana tengo que irme fuera de Mallorca y la otra mitad tengo que trabajar, al final se me pasa el finde sin hacer nada.

Un beso

Marta

Por cierto, a mi tampoco me entusiasma Esporles

Anónimo dijo...

Me ha captado la atención lo de cortarte el pelo tu misma con las tijeras de la cocina, lo de un gran cambio y ver un elefante silbando hacia otro lado.
Hace unos años me corte el pelo en dos fases: primero a lo chico, y al cabo de tres meses me rapé la cabeza cual Britnet Spears, pero con la diferencia de que me lo hizo mi peluquera a tijera.
En menos de un año sufrí mi "gran cambio" que fue devastador. De todo corazón que no te deseo lo que a mí, pero hoy puedo decir que estoy mejor que cuando a empecé a estar mal, y lo he conseguido yo sola. Mi gran cambio es que yo he podido.
Sigue dibujando tus pin-pus
El último anónimo de ayer

Mara Jade dijo...

Clarita: tengo un peligro con unas tijeras en las manos...

LP: yo básicamente no me hago con las cervezas, pero lo intento, la gente me mira raro cuando digo que mucha gracia no me hacen :-S

Marta: estaría genial conocernos :-) ahí te lo dejo!

Anónimo: tranqui, ya pasé por mi momento rallante de la existencia vital de cualquier persona. Pero muchísimas gracias por darme un toque :-*

Solita Jade dijo...

Me dieron ganas de visitar un mercadillo, claro que en mi ciudad hay uno solo los fines de semana y a veces es como repetitivo.
Me encantó tu paseo.
La rutina a veces nos alcanza, la modorra, la pereza. El trabajo cansa y una quiere estar en casa... salir a ventilarse de vez en cuando no está mal...
Ah! y también soy "señora" de playa.
Bss.

Solita Jade dijo...

Y sobre el cabello, ni parece que te lo hayas tijereteado tú, luce muy bien.
Los cambios de corte de cabello o de color muchas veces significan que necesitamos cambios en nuestras vidas.
El subconsciente nos lo avisa...