miércoles, 22 de abril de 2015

#supersonicgirlenMenorca 2

¡Hola nenis!

Después del primero, el segundo post de mi escapada a Menorca all by myself y tal.

Me levanté cuando me dio la gana este tercer día de escapada menorquina. No fue muy tarde, pero tampoco eran las siete de la mañana. No me gusta madrugar, pero como me pasé los días de pingoneo, caía casi fulminada en la cama. Un gustico...

Pues eso, que no era muy tarde, así que podía desayunar de tranquis en mi terracita y planear el día. Este día me propuse llegar al Faro de Favàritx. Soy muy de faros. No me preguntéis el porqué, pero siempre me ha gustado ese rollito playero-solitario en un acantilado, y si puede ser cerca de una playa, mucho mejor.


Allá que me fui, me puse el You're speaking my language de Juliette & The Licks y tira, tira...



Para llegar hay que atravesar parte del Parque natural de s'Albufera des Grau. Sinceramente, yo a veces no tenía muy claro si estaba en Menorca o en un paraje irlandés de esos con los muros de piedra, con tanto verde por aquí y por allí. No he estado en Irlanda (aún), pero vamos, por lo que he podido ver en las pelis, a eso me recordaba. Y vacas, unas marrones y otras, como dice mi querido MFB, blancasconmanchas. Porque claro, de algún sitio tendrá que salir el famoso y delicioso queso mahonés.

El camino se iba estrechando, pero ahí que iba yo tranquilamente canturreando y viendo el paisaje. Una pasada. Y de repente todo aquello se va transformando en una especie de paisaje lunar chulísimo. Adiós verde, hola pedrusco gris y negro.

MAN-CAN-TA.

Que sí, que una naturaleza salvaje me gusta mucho, pero no sé si es por haberme medio criado entre Fuerteventura y un cachito en Lanzarote, a mí me pierde un rollito desértico cosa mala.

En mi mente todavía me decía: "Pero qué tontaca has sido todo este tiempo, ¡¿por qué no has hecho esto antes?!".

Y llegué al faro.

¡Vaya que si llegué!

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Haciendo el tonto, que se me da muy bien. Gñe.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Alucinante. El faro está sobre un acantilado de pizarra y es una gozada darse un paseo por allí. Bueno, a mí al menos me encantó. Subí por las piedras, hice miles de foto (por supuesto), robé unas pocas (que no se enteré nadie) y dejé un montoncito. Que no es en este faro donde se hace la tradición, pero bueno, a mí me hacía ilu.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

A saber cuánto duró en pie XD

Ese día hizo viento, pero no hacía frío, cosa que agradecí. La verdad es que Menorca es más ventosa que Mallorca y suele tener 1 ó 2 grados menos que nosotros (refiriéndome a Mallorca otra vez, claro), pero se estaba genial.

Estuve dándole vueltas al faro y al lugar como una hora. Que si sube, que si baja, que si foto, que si me siento aquí a contemplar el mar y pensar en mis chorradas...

Puse rumbo a Mahón otra vez. Me volví a perder un poco por sus calles, pero esta vez más cerca del puerto. Fue llegando la hora de comer y busqué una terracita a la que le diera el solete. Encontré La Josefina y allí que me paré a zamparme un bocata de carn i xua (salchichón típico menorquín), unas patatas con allioli y una clara fresquita. Leía... mordisqueaba el bocata... que si ahora miro algún barquito... pero qué bien se está al sol... Pasándolo muy mal, nenis, fatal, fatal.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


De repente apareció una nube y me cortó el rollo. La miré muy malamente y le dije "a mí no me amenaces, guapa, que te la estás jugando". Así que decidí que a lo mejor eso era una señal para que levantara el culo y me fuera a dar otro paseo. Procedí a ello. Mahón es chulo. Básicamente Menorca es chula. Era como estar en casa. Era todo muy familiar, una sensación genial, la verdad.

Ese día, sábado, abrían la Cova d'en Xoroi a partir de las 15:30 si no iba mal. Ya eran cerca de las cinco de la tarde, me dirigí al coche y volví a "mi pueblo". Dejé el coche aparcado en "mi casa" y me fui caminando. Porque uno de los grandes aciertos de haber elegido ese sitio como "mi casa", es que está a un tiro de piedra de uno de los lugares más espectaculares de la isla.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Ahí, una cueva en un acantilado con unas vistas sobre el Mediterráneo de esas de se va a cagar la perra. Y aunque había algunas nubes en el cielo, el sol brillaba, me agencié un mojito, una silla y una mesa y...

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Lujo y poderío. No hay otra manera de describir ese momento.

Incluso desde el baño tienes unas vistas espectaculares al acantilado, no os digo más.

El bar, que por la noche es discoteca, está en una puñetera cueva. Pero tal cual, un enorme agujero en un acantilado. Con sus recovecos, plantas y demás. Pues ahí.

Supongo que en verano habrá mucho postureo moñas, pero hay que ir porque es uno de esos sitios privilegiados.

También tengo que comentar que entablé conversación con una señora, que me guardó el sitio (hay poquitas mesas) mientras iba a pedirme el mojito, que estaba de vacaciones con su marido. Gallega, pero que vivía en Madrid, y que esto ya era mucho sol para ella, pero que encantada con la isla, ¿eh?. Muy bonita y tranquila, que la había sorprendido que menuda suerte vivir en las Baleares. Y que tenía dos nietas, y que su marido se había pasado el día chapoteando en la playa como un crío, y... Muy maja, de verdad.

Se despidieron con un "encantados de conocerte y que seas muy feliz". Oullea.

Yo me quedé un rato más. Bastante más, ¿cómo iba a bandonar ese lugar divino con el mar, el cielo y sol, todo en uno, ahí puesto para ser disfrutado?. 

Empezó a ponerse el sol, había echado ahí buena parte de la tarde. Me fui a casa, terminé de ver la puesta de sol con algo de cena en la terraza y cuando empezó a resfrescar me metí p'adentro recordando el maravilloso a la par que increíble-ble día había disfrutado.

Como siempre, recordaros que podéis seguirme en mi instagram y si ya me seguís, con el hashtag, #supersonicgirlenMenorca, podréis ver las fotos de mi escapada.

Chimpún hasta la siguiente entrega ;)

4 comentarios:

Athelas dijo...

Definitivamente Menorca com destino para viajar, ya sea sola o acompañada. Que envidia cochina me das. xD Aunque yo ya estoy en Madrid cargada como una mula para el lunes cruzar el charco :OOOOO Ay mama!

Anónimo dijo...

que preciosidad la cova d'en xoroi!!! y ya sabia yo que seguro que habias conocido a alguien requetemajo en tus aventuras en solitario! :)
gustico de viaje... aaaaaaais!!
besote!!
LP

Anónimo dijo...

La cueva del xoroi mola mucho pero es cara como el demonio. Yo me pedí una cocacola, me llevé una petaca y vi la puesta del sol con un cubata. Muy cutre, pero es que era joven y pobre.

Marta

Anónimo dijo...

Me encantan las vistas desde el baño
El último anónimo de ayer