miércoles, 15 de abril de 2015

#supersonicgirlenMenorca 1

¿Recordáis cuando os dije que me iba de vacaciones?

Pues ya he vuelto.

Ha sido un poco traumático.
  1. Viajar sola me ha FASCINADO, evidentemente tenía ganas de alargar la experiencia.
  2. Sinceramente, cuando ya no tienes ilusión por un sitio en el que no te valoran, muchas ganas de volver tampoco tienes.
Anyway, me fui a Menorca. Y como os he dicho en el punto número uno, me fui sola. Ya sé que a lo mejor no tiene mucho mérito, porque me fui a la isla vecina. Muy lejos tampoco me largué. Pero no quería un destino demasiado alejado para empezar.

Lo decidí tal que así, en un pispás. Estuve dándole al runrún unos días y el detonante fue la prueba definitiva que me desmonstró el punto número dos de mi lista. Así que pedí vacaciones, llegué a casa, reservé vuelo, alojamiento, coche y hala. Si me lo pienso, no lo hago.

Y sí, he perdido la cuenta de las veces que me he preguntado: ¿y porqué coño no lo he hecho antes?.

Pues eso digo yo, ¿por qué?.

Me daba cosica nenis. No es que necesite estar siempre con gente, pero no sé, creía que me iba a sentir un poco raruna cuando estuviera emocionada por ver algo o estar en algún sitio y no poder decirle a alguien: "¡mancanta!".

No me ha pasado nah. Me lo he dicho a mí misma y tan pichi. Es así, me he dicho muchas cosas estos días en la divina isla de Menorca. Porque es una isla tan tranquila y maravillosa, que me ha obligado a relajarme, tanto cuerpo como mente. Empezando por la manera de conducir. Yo no sé si es que me encontré con todos los conductores más pachorras de toda la isla, pero en las carreteras, un gusto... sin prisas, uso de intermitentes, ni un sólo claxon...

Me costó un pelín adaptarme. Nada, unas cuantas horas, de repente fui consciente de que no tenía prisa. Sí, quería explorar, pero oye, si hay algo que me agobia es ir en plan ansias. Así que cambié el chip y tira tira.

El vuelo puntual, recogí el coche de alquiler y me dirigí a mi alojamiento, que era un pequeño bungalow en Cala en Porter. Una cucada, nenis.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el



El primer día me fui a Mahón, donde paseé por el casco antiguo y visité la iglesia de Santa María y el ayuntamiento.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y después disfruté de mi primer atardecer de colores maravillosos en Binibeca.

Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Alucinante.

Me di cuenta de que estaba sola y me encantaba lo que estaba viendo, pero no tenía ganas de hablar. Sólo quería quedarme allí y ver cómo el sol desaparecía.

Al día siguiente hice una ruta maja:



Desde Cala en Porter hasta Ciudadela. De camino a Alaior, me paré a ver un asentamiento talayótico. Ir a Menorca y no ver unos cuantos de estos pedrolos es como ir a Nueva York y no subir al Empire State.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Me entusiasman, he de decirlo. ¿Cómo carajo harían estas cosas?

Luego me perdí por las calles de Alaior...

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Subí a Monte Toro, vi el contorno de la isla (salvando las malditas antenas de telefonía que estropean bastante el sitio) e hice algunos amiguitos.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Me di sendos paseítos por Es Mercadal y Ferreries. Intenté comprarme unas Pretty Ballerinas, pero entre que, ¡oh sopresa!, por lo visto las personas que tenemos el pie pequeño deberíamos ir descalzas, y que, la verdad, yo soy más de Vans que de bailarinas... pues como que pasé de largo. Ellos se lo pierden. Me habría comprado las que me gustaban.

Seguí la ruta y llegué a Ciudadela.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Me paré a comer en La Reina. Un bar pequeñito con una terracita estupenda. Me pimplé un bocata de escalivada y queso que bueno, bueno, bueno... Ese solecito... Fui paseando hasta el puerto y me fui hasta Cala Macarella, que estaba un poco revuelta porque se levantó un poco de viento.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Para llegar tienes que hacer un tramo andando y luego desde allí puedes comenzar un Camí de cavalls. Hice un cachito de media hora yendo y otra para volver a la playa y, luego, el tramo de vuelta al coche. ¿Por qué tantas ganas por volver a casa?

Pues es que en la pastelería Ca'n Sintes de Alaior, me dijeron que tenía que probar una banya. Me asusté cuando me dieron semejante monstruo, pero oyes... Mientras veía la puesta de sol desde mi terraza, me puse manos a la obra. Mirad qué belleza.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y ahora, mirad y escuchad.


Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el

¡Madre mía! Si me descuido me la zampo entera en ese mismo momento. Pero me dejé un poco para el día siguiente. Gñe.

Y así estuve, hasta pasadas las ocho de la tarde, viendo cómo el sólo me daba las buenas noches, poniéndome ciega a deliciosidades dulces de la tierra, rememorando los lugares visitados durante ese glorioso día y... jopetas... ¡preguntándome cómo narices he podido ser tan cobardica, reina de las gallinas!


Más y mejor en próximos post :-)

Pero si queréis ver más fotos de esta fantástica escapada a Menorca, encontradme en Instagram como @supersonicgirl y el hashtag #supersonicgirlenMenorca


Banda sonora de ese día:


Porque los Arctic Monkeys me flipan en todos y cada uno de sus discos, cracks, y Alex Turner tiene un yoquesé queseyó quepaqué.










7 comentarios:

Anónimo dijo...

Menorca es una maravilla y es el sitio ideal para perderse. Yo desde que me mudé a Mallorca hago muchas cosas sola y la verdad es que lo disfruto. Quizás porque llevaba toda la vida haciendo cosas con gente y dependiendo mis planes de los planes de los demás (y encantada también, que conste) ahora disfruto mucho el ir a mi aire, no tener que hablar, hacer lo que me apetece y cuando me apetece. Ya me recomendaste el alojamiento en facebook, así que a lo mejor pronto te copio el plan.

Un abrazo

Marta

Marta dijo...

Muy bien que has hecho guapa,olé tu!

María dijo...

No soy muy de comentar, y desde que existe el Feedly menos, pero te sigo desde el principio de los tiempos, y hoy me siento inspirada.

Mi primer viaje sola fue a Londres(acojone máximo)por el mismo motivo que el tuyo. Estaba hasta las narices así que me dio la locura, visita a la página de Ryanair, y a volar.
Desde entonces, he viajado sola unas cuantas veces, le he cogido el gustillo, y es una de las mejores maneras de desconectar que he encontrado.

Me apunto Menorca para el siguiente.

Pd.: Totalmente de acuerdo con tu opinión de los Arctic Monkeys y Alex Turner ;)

Athelas dijo...

Ay madre! Cuánto tiempo sin entrar por el blog :O
Claro que por IG te tengo mas que repasada, que envidia de vacaciones sola. Yo es algo que tengo pendiente, vacaciones sola, que lo que hago sola no son vacaciones y tampoco estoy sola del todo ;)
Me he quedado con ganas de comerme un banya de esos O_O.
En Londres probé el Banoffee Pie y es el paraíso, EL PARAÍSO! (Si te gusta el plátano claro xD)
¡Ánimo con la vuelta al curro!

Anónimo dijo...

Qué guay que al final te liaras la manta a la cabeza y te regalaras un viajecito ni que fuera a la isla de al lado, pero para eso está, para ir, no. Pues ole tú porque a mi me daría cosilla hasta ir a la esquina. Me alegro que hayas podido desconectar, disfrutar, relajarte, cargarte de nuevas energías, ver sitios preciosos y probar comidas deliciosas, todo! Y ahora, a coger el toro por cuernos!
El último anónimo de ayer

Anónimo dijo...

en primer lugar he de decir que soy una donya nadie: fui a NY y no subi al empire state. decidi subir al Rockefeller... porque asi podia ver el empire state. pero igual es major el otro. tender que volver para comprobarlo no? :P
y respect a tu viaje... que me chifla. que yo nunca he viajado sola (o sea, me he movido sola por todo el mundo, pero siempre con un fin, encontrarme con alguien, ir a algun sitio a hacer algo concreto... whatever), pero viajar por placer solica, nunca. aunque creo que es un planazo. lo bueno de ir sola es que haces lo que te da la gana cuando te da la gana y eso es una cosa muy cool y que ocurre muy pocas veces. simplemente vigilar que el destino sea lo suficientemente seguro, y hale, carretera y manta!! que por cierto, tambien es una manera genial de conocer gente a cascoporro!! ya nos contaras en futuros viajes.
que me encanta menorca. que solo he podido ir por trabajo pero recuerdo el gusto de recorrer la isla en coche (aunque fuese con mi jefe, que no era santo de mi devocion) y sentir esa calma, ese sosiego... una maravilla. es tan autentico, tan rural, tan bonito!!!
y que que rica esa banya... que me hace la boquita water solo con verlo!! las vacaciones estan pa disfrutarlas a todos los niveles!! (te lo digo yo que he estado 3 dias en bcn y lo unico que he hecho ha sido pecar: comer y beber como si no hubiera un tomorrow y comprar en nuestras maravillosas cadenas low cost, que no sabemos lo que tenemos. no lo sabemos!!! maravilloso pais el nuestro. y que preciosisimo es Barcelona, joder. mi gran amor.).
me quedo a la espera de la segunda parte!
besito enorme!!!
LP
pd: ahora a planear la siguiente escapade. esas son las cosas que nos mantienen ilusionados y nos ayudan con la rutina!!!

Mara Jade dijo...

Me encantáis. Sinceramente, agradezco MILES vuestros comentarios. En serio, me animan mucho a seguir con el blog y saber que hay gente que comprende lo cabra loca que soy :-*