lunes, 23 de febrero de 2015

Oscars 2015



Y así comenzaron los Oscars en los que mi muy suplicado Neil Patrick Harris fue el presentador.

A lo grande y espectacular.

Como los Goya, vamos.

Igualito.

¿Que hubo algunos altibajos?. Ya hubiera querido Billy Crystal tener altibajos y no un bajón eterno hace unos años. Ahí queda eso.

Pero como siempre, yo aquí vengo a destrozar la alfombra roja, que quién sabe si el año que viene alguien tiene que encargarse de escribir este post porque yo estaré durmiendo después de estar de fiesta all night long después de recoger mi Oscar.

Hala.

Comienzo, porque mis lunes son largos, estoy cansada de haber dormido poco, mucho trabajo y cansancio acumulado.


Normaleras.



Lara Spencer llevaba una combinación de colores que gusta mucho, pero lo cierto es que ella estaba allí para entrevistar a los famosos, así que no era plan de destacar. Bien por ti. Al menos elegiste colores vivos para tu vestido y complementos.

Cata Blanchett (John Galliano). Me gusta el collar. El vestido es negro. Y poco más.

La churri de The Rock llevaba un bonito vestido negro con algunas zonas brillis y un buen escote. Y poco más.

La señora de Jonh Travolta, Kelly, lleva el típico vestido sirena azul con escote corazón (Gustavo Cadile). John, por su parte, volvió a ponerse el bisoñé.

Lo mismo podría decir de la esposa del ganador al mejor actor secundario, JK Simmons, con la única diferencia de que el color es más violáceo y llevaba mangas cortas. Pues muy bien.




Robin Roberts iba de brillis y lo que no se ve en la foto es que llevaba la espalda descubierta. Pero vamos, que tampoco es un vestido por el que se me caigan las pestañas postizas.

Lo mismo para la mujer de Mark Ruffallo.

De Nancy O'Dell, sólo puedo decir que ya se está convirtiendo en una Sofía Vergara más. Sabe lo que le queda bien y lo explota la máximo. Bien por ti, pero algo de color no te hubiera ideo malamente.

Reese Witherspoon lleva un Tom Ford inexplicablemente insulso. Voy a parar un momento, tengo que llorar en un rincón.



Meh.



La mujer de Edward Norton, pues...

Behati Prinloo (Armani) estaba practicando la caraja que se nos quedó a todos cuando vimos a su marido, Adam Levine, cantar cual gato afónico Lost Stars, canción nominada por Begin Again. De su vestido podría decir que es como una madeja de tul y que ella está absolutamente infraalimentada. No puedo imaginar en qué cabeza cabe que esta señora sea de las que tiene "curvas" para ser un ángel de Victoria's Secret. ZASCA.

America Ferrara (Jenny Packham). Verde, un poco de transparencias, me gusta el difuminado del color en la falda... Ese pelo.



Laura Dern (Alberta Ferretti), no sé si te has dado cuenta de que te hace anchas las caderas ese vestido.

Jessica Chastain (Givenchy) me ha roto el corazón. El vestido no está mal y la percha tampoco. Ese doble tirante hace los hombros anchos. 

La pasmarota al lado de Ethan Hawke es su señora y pretende hacernos creer que eso es de Jenny Packham y no de She Inside.



Viola Davis. Hablemos, Ese vestido lo habría podido pasar si hubieras dejado que Zac Posen te pusiera uno de sus bonitos escotes y no esa cosa que te aplasta las tetas. Una pena.

Margot Robbie (YSL). Pues de negro.

Y Sienna Miller (Óscar de la Renta) también.



Me gustan.



El color y el vestido en sí me encantan. Es muy parecido al que lleva Karolina Kurkova, un poco más p'abajo.

Una señora embarazada y ese pedazo de raja y toma rollito sexy con transparencia. De rojo y guapísima al lado de su marido, Benedict Cumberbatch. Olé por ese Lavin.

Ay, pero qué mona va la churri de Andy Samberg. Su vestido es de Honor y aquí tenemos unas transparencias chulis, discretas y falda princesa, osea, diviiiiina. Mancanta.

Anna Faris. Dos palabras: Zuhair Murad. Y yo por Zuhair Murad, MA-TO.

Anna Kendrick (Thakoon) está guapísima. Estupenda.



Jennifer Aniston (Versace) en Nude, ese color. Muy harta de su pelo ya. Pero este vestido me gusta mucho. Un acierto.

Jenna Dewan. Dos palabras: Zuhair Murad.

Giuliana Rancic (Mirelle Dagher), otra muerta de hambre, pero me encanta su vestido. El resto de ella me da un poco igual. Es como muy plasticosa esta señora.

¡Madre mía, Faith Hill!. ¿No encontráis que está preciosa con este J Mendel?. Y con ese pelo cortito... Muy fan.

Emma Stone (Elie Saab): es tan decadente, tan delicado, tan bonito con el tono de esa piel tan clara que me encanta. Es así. Y su peinado también me encanta. Es que ella también me cae muy bien, así que también gana puntos por eso :-)



La churri de Kevin Hart tomó nota y esta vez no se ha vestido de gimnasta rítmica. Good job, gurl!

Keltie Knight (MacDuggal): clásica y sexy. Le falla la cara esa de loba en celo, pero lo que viene siendo el cojunto me gusta. Las rajas en las faldas siempre me han gustado mucho.

Jennifer Hudson: en un principio pensaba que ese Romona Keveza llevaba un peplum. Y yo odio el peplum, pero no lo es y encima es de color amarillo. Y a mí me encanta el amarillo. No puedo parar de escribir, pero por dentro te estoy aplaudiendo.

Y aquí está el Marchesa de Karolina Kurkova. A primera vista parece un simbple vestido tuvo con palabra de honor, pero luego se da la vuelta y... ¡Oooooooooh!. Espectacular.



Otra que va de Nude, ese color, es Zoe Saldana con este Atelier Versace. Esas curvas post-maternidad te sientan estupendamente chica. Pero bueno, tú eres de constitución naturalmente atlética, así que dentro de poco volveras a ser espigada. Rechulo tu vestido.

Lo mismo le digo a la acompañante de Ken Miles Teller: me gusta tu Lorena Sarbu.

Rosamund Pike: ese Givenchy es fa-bu-lo-so. Reconozco que al principio no le di mucha importancia pero una vez vista una buena foto... No te pongo en Superstars porque... bueno, bueno...

Octavia Spencer, muy fiel a Tadashi Shoji, me encanta cómo le queda esa falda recta combinada con con la amplitud de la cola. El color te sienta genial.

Patricia Arquette, menudo zas en toda la boca dio durante su speech y encima monísima con ese vestido bicolor en blanco y negro. Por una vez no eres una espantaja y en el momento adecuado. Yeah!



Señoras. No me cansaré de decirlo: ser señora es no es cosa de edad, es una actitud.



Mery Streep, divina, estupenda, maravillosa... FAN. Así de guapa con un sencillo Lanvin.

Anna Wintour y su hija. Las dos señoras. Las dos. La hija casi más, ella vio el vestido de estampado sofá de la Kardashian en su primer Met Ball, y se hizo su propia versión. De sofá. También. Mientras tanto, un teleñeco dio su vida para proteger del gélido frío de Los Ángeles a la Wintour.

Ese colgante es un sinsentido, por cierto.



Solange Knowles. Está nació señora y estoy deseando ver qué se va poniendo a lo largo del tiempo. Puede ser muy mítica.

Oprah Winfrey. Cada vez que penséis que vuestro sujetador os está matando de apretujamiento: recordad esta foto. Porque eso, ESAS, no son normales.



Tu outfit me confunde.



Scarlett Johansson (Versace): o el vestido o el collar. Todo no. El pelo tampoco.

Louise Roe (Monique Lhuillier): lo de la hija de la Wintour sería estampado de sofá. El tuyo de cojines.

Nicole Kidman (Louis Vuitton). No lo intentes. No puedes explicarme el sentido de ese cinturón.

Marion Cotillard, cómo no, de Dior. Pero no, osea, lo que viene siendo NO a esa espalda colgandera. Es terrible. C'est terrible, para que me entiendas.



Kerry Washington sigue maltratándome. No puedon ese peplum de ese Miu Miu. Jo, qué rabia. Quiero a Olivia Pope.

Chloe Moretz, otra con Miu Miu, que podría ser un bonito vestido de princesa si no fuera porque con esa falda parece que vas a poner una gran lavadora de sábanas. Casi que no.

¡La Melanie! Miradla, súper estirada y tensa que lleva la cara. Y esos morritos de pato con sus implantes... Eso sí, tipazo, querida. las cosas como son. A tu señora hija, lo único que tengo que decirle, a parte de sosainas y pavisosa: efecto gomilla de bragas de abuela en la cintura.

Eso no le hace ningún favor a al YSL que llevas. Pena.

Eddie Redmayne, que se llevó el Oscar al mejor actor, fue con su mujer, Hannah Bagshawe, que llevaba un precioso Alexander McQueen. Excepto por el plumerío de la cintura. Pos no.

Kelly Osbourne, sí a todo excepto ese horror de encaje. Te lo voy a decir como te lo diría tu padre: es una puta mierda de los cojones.

Katy Cassidy (Julien McDonald): si a las transparencias, pero con un tejido que se confunda con tu piel y no parezca el traje de una patinadora sobre hielo.


----> Editado el 24 de febrero

¿Cómo narices se me ha podido pasar? ¡Julianne Moore! Soy lo súper peor. Nenis, estoy perdiendo facultades. Con la de veces que la plasssssta dio la de TVE 24 horas con el toletole del muchimillón de lentejuelas y las no sé cuántas horas de trabajo que llevó el Chanel que lució.

Desde aquí, hago un llamamiento a TVE: sinceramente, para las chorradas que soltó esta señora, os lleváis a Josie que aunque insoportable, yo me parto cuando habla.

Una vez dicho esto, tengo que decirlo: me la pela el montón de trabajo que llevara este vestido, ese adorno en las caderas... ¡NO!


¿Qué sentido tiene colocarlo ahí?, osea, ¿pa qué?. A ver Julianne, haberle dicho a tito Karl que te colocara las florecillas a modo de cinturón ande tiene que ir: en la cintura. O no, si es que quieres llevar los mismos adornos a media pantorilla. O lo uno o lo otro.

Y llegamos a lo más deseado de estos post: las Espantajas.



Keira Knightley y su horror de Valentino. No puedo con su rollito lánguido.

Dorith Mous. Vamos a ver, porque estoy es complicado de explicar, comenzando por esos... ¿zapatos?. Me da pena esa maravillosa falda y que la haya combinado con su mallot de gimnasia. Sí, sí, te sienta estupendamente sobre ese cuerpo de niño de 10 años. Es como un intento de Lisbeth Salander por vestirse de chica.

Felicity Jones: ni en un millón de años me voy a creer que esto es de Alexander McQueen. Y el pelo. Todo es un cúmulo de malas decisiones.



Señora de Steve Carell (Monique Lhullier). Eso es imposible de llevar. El cuello redondo no el tullo, menos si es rollo babero. Ahí no hay estructura, por tanto, tetas caídas. Y luego pretendías marcar la cintura pero... ¿Qué cintura exactamente? Porque yo veo más bien una especie de barriguilla. Casi que no. Y es por eso que Stevie mira para otro lado.

Lady Gaga Plasta llevaba lo que podría haber sido un Azedine Alaia si no fuera porque como es tan espantaja por naturaleza, no se dio cuenta esas mangas bocachancleras son horrorosas. Y ya que estaba, estrenó guantes de fregar, porque todos sabemos lo súper moderna y conceptural que es.

Y el pelo. Relamío. El toque.

Me la pela tu actuación.

Naomi Watts lleva un peto de Armani, Y es feo. Con efe. Efe de FEO. Y con erre. De rrrrrequetefeo.



El puesto de Reina Espantaja este año se lo reparten las torpedas outsiders de Tegan y Sara, muy conocidas en su casa a la hora de comer, especialmente, y Lorelei Linklater (Gabriela Cadena), que se pasó unos cuantos minutos siguiendo un patrón del Bruda con algunos retales.

Ains... echo de menos a Helena Bonham Carter. Pero clar, ella ya pertenece al grupo de Señoras para siempre. Esa foto con el atún... mancanta...



Y ahora las mías: Superstars.


¡Qué rabia me da! Pero reconozco que Rita Ora está maravillosa con este Marchesa azul marino y brocados dorados. Perra loba... no te soporto.

Luego está la pavisosa del lifestyle, Gwyneth paltrow que quiso revivir su momento Oscar vistiendo de rosa otra vez con esta maravilla de Ralph & Ruso Couture. Esa flor en el hombro es sublime. Lo vi y supe que estaría aquí. 

Aaaaaaaahhhhh... Chrissy Teigen. Dos Palabras: Zuhair Murad. Y dos más: John Legend. Escuchad.


Y esta es una razón más por las que adoro a este hombre.


Como finalista de Superstar Suprema, está Lupita Nyongo con su muchimillón de perlas de Calvin Klein. Es sublime. Lupita, me fascinas.


Pero sin duda alguna, está clarísimo, que aquí, quien se lleva la palma, es... ¡la Jenniiiiiiiii!



No, no es Zuhair Murad. Son otras dos palabras fascinantes: Elie Saab.

Y me lo pido.

Me lo super pido.

Y me encanta JLo y todos sus brillismos y prácticamente todos sus estilimos. Y esa mirada de poweful latina, tanco con la boca abierta como cerrada. Y sus escotes. Más es más. Es así. 

Este vestido no lo voy a poder llevar para cuando recoja mi Oscar, pero bueno, no importa. Tendré otro evento chulo al que asistir. No sé... Para cuando recoja mi Grammy.



En cuanto a los Mozos, chulazos y guaperas...



Michael Strahan... Chris Evans... Hola, soy Mara Jade y estoy esperando vuestras respectivas llamadas. Daos prisa, porque mi boda con Bruno Mars es inminente.


Si Neil Patrick Harris fue con su marido, David Burtka, así de guapos los dos, son como Ken y Ken, tengo que decir que...




Así mismo, a lo Birdman, es como mejor está Neil ;)



¡Y se acabó la temporada de premios!



7 comentarios:

Evamar dijo...

Me ha encantado tu crónica de los Oscars, como siempre!!!! La espero siempre con muchas ganas, jejeje. Sólo una cosa me ha extrañado, cómo es que no has comentado el Chanel de Julianne Moore?

Besos!!!

Anónimo dijo...

Gracias hermosa!!! Y así es como un día mehhh se convierte en uno máh mejóh!
BeatrixCR

Anónimo dijo...

como me parto con tus posts alfombraroja.
he flipado con la foto del atun. wtf???
muy fan de lupi. como arriesga la tia, como acierta. que bien le queda todo.
por cierto, viste el vestido de jamie chung (conocida tb en su casa a la hora de comer)? creo que tb seria uno de esos que te pondrias para recoger tu Oscar (o para tirarte en la cama a lo carrie en paris). y eso que tiene uno poco de nude... pero no se, creo que te podria ir.
y otra cosa muy heavy. no es de la alfombra roja, pero... has visto el vestido que se planto irina shayk para ir a la fiesta de vanity fair? muy fueeeeeeerte. lo vi anoche y me quede ojiplatica.
ahora voy a ver si puedo comentarte en el post de ayer, que te hice un comentario de la pera y al publicar se borro... tocatelospies.
hala un besito!!
LP (la que te reclama el post de la alfombra roja en instagram... ;))


Mara Jade dijo...

¡Qué fuerte Evamar! ¡Se me pasó! Pero gracias a ti ya he arreglado el olvido, muchísimas gracias :)

BeatrixCR: ains, ¡gracias querida!

LP: qué ilu que también pases por aquí, ¡viva instagram! ;)

Pilikina dijo...

Como me ha gustado tu crónica. Como no lo puedo ver porque soy una inutil para verlo por internet pues me conformo con leerte.
Para moi el de las perlas.

Solita Ar dijo...

Mara, como siempre he disfrutado tu entrada. Este año no vi a Oscar, así que solo me remito a tus comentarios, he estado de acuerdo en algunos y otros en desacuerdo, pero lo que me gusta de todo, es tu manera de contarnos tu opinión.
Que tengas buen día.

Anónimo dijo...

Madre mía, ya estaba tardando en pasarme por aquí en una entrada como ésta!!!
Cuantas cosas: me ha faltado una estrellona, que sé que la JLo te ha gustado mucho, pero para mí personalmente siempre acaba rozando la ordinariez, pero sí que tenía actitud, todo lo contrario que Nicole Kidman que se ponga lo que se ponga siempre se la ve insegura como si alguien la obligara bajo muerte.
Personalmente me quedo con Emma Stone, por la misma razón que por los Globos de Oro, es tan pizpireta, para mi gusto se pegan un poco de tortas el tono del vestido con el de su piel, pero me gusta ella y me gusta el vestido. Y quien me encantó a la primera cuando la ví en la alfombra roja fue a Gwyneth Paltrow, por todo el conjunto: ella, la sencillez del vestido con la flor, el peinado, todo el conjunto muy equilibrado (yo también pensé en el vestido rosa que llevó cuando ganó hace ya mil años...)
También me confunde el outfit de Scarlett Johansson, me gusta tanto el verde que cuando veo un vestido verde me enamoro, supongo que la culpa la tiene Escarlata O'Hara por hacerse aquel vestido con las cortinas de terciopelo de Tara, pero sé que el vestido de la Johansson no me gusta, pero es verde y me encanta, pero no me gusta el vestido, pero es verde... y así podría estar en bucle. Y muy bien por Julianne Moore, porque iba vestida de ganadora y ganó.
Y para terminar, porque acabaré algún día, me gusta el vestido de Lady Gaga, no los guantes, y supongo que en un cuerpo más estilizado se luciría más, y lo digo más en referencia a la altura que a la talla, que conste.
Pues na', ya está, ya han pasado los Oscars
El último anónimo de ayer