domingo, 8 de febrero de 2015

Goya 2015

Os digo una cosa, nenis, yo no puedo sssssssoportar másssss ni una sola gala de estas. De los Goya. 

Me la pela si quedo como poco patriota.

Celebro que las pelis españolas no sean todas sobre la Guerra Civil, bien. Pero la verdad, el ver esa gala me ha quitado unas horas de mi vida que jamás volveré a recuperar y que podría haber invertido en ponerme al día con The Big Bang Theory.

Y mirad que yo soy muy fan de Dani Rovira, pero es que ni por esas.

Dani Rovira. Me mola. 

A su novia también. Es una chica afortunada, que por fin cuando le pregunten qué busca en un tío no mentirá cuando responda: "que me haga reír".

Bueno, bueno, bueno... ¿y ese arranque con el Resistiré?.

Tan sólo unos días después de que la señora del alcalde de Mijas destrozara esta mítica canción esta misma semana. Inolvidable. El amor es ciego.

Y sordo.

Soy yo y remuevo cielo y tierra para cambiar el inicio.

Pero para vergüenza ajena, el momento artista conceptual/hombre orquesta de Álex O'Doherty. Vergonozoso no, lo de tres galaxias más p'allá.

Hubo un momento en el que realmente me planteé la vida sin música. ¡Yo! ¡Futura RockStar! ¡Sin música!

Las puyas al menestro más sinWertgüenza fueron lo mejor. Se pensaba que después de no hacer acto de presencia el año pasado, nadie se lo tendría en cuenta. Pues, speaking in silver: te han puesto a parir, a caer de un burro, el culo como la bandera de Japón... No sé si me he explicado.

No sé, no sé, nenis. Si es que ya empezando por una maldita alfombra roja patrocinada. ¿No quieren ser tan chachis como los norteamericanos? ¡Pues empezad por la puta alfombra, coño!

Empiezo.

Paso de advertencias, mira las otras crónicas y tal.


Corta, cortita. Sólo es una o al menos es a la que he pillado.



Pasando por el pelo relamío tapa-orejas a esos pedazo de hombros al más puro estilo jugador de fútbol americano... casi que no. Los Goya serán lo que son, una pesadez de ver, pero tú así no te puedes presentar a los premios más grandes del cine español. Respect Blanca Romero.


De las Me gustan, ha habido unas poquitas salvables.


Clara Lago (Ulises Mérida), la chica que no va a mentir cuando diga que lo que busca en un tío es que la haga reír, iba guapa, hoygan. El vestido a simple vista podría pasar por un Meh por ese escote recto que no pega nada con la sinuosidad del tejido, pero todo cambia cuando muestra la espalda. 

Y bueno, el color es granate. Gra-na-te. Es que ahora las fashionistas moñas lo llaman burgundy. Vengayá tontacassssss.

Luego estaba Dafne Fernández (2nd Skin Co), que se pasa todo el año preparándose para esta noche. Es en el único momento en el que yo tengo constancia de su existencia, la verdad. Lo mismo qeu para Clara, los escotes de espalda son los nuevo canalillos. Divino.


Cayetana Guillén-Cuervo: yo te hubiera hecho la falda un poco más recta, pero mateniendo la cola, eso sí. El cuello tal vez más recto también, sin curva. Los aplicques de los hombros me entusiasman.

Ana Belén (Tot-hom), podría estar ya en Señoras, pero... Es que está estupenda. Muy estupenda. Y ese color me encanta. No soy muy fan del tafetán, pero por hoy lo puedo pasar. Te odio Ana Belén.

Alexandra Jiménez, de blanco y dorado como Cayetana. Largo, con un poco de cola, escote en uve, corte frontal, brillis, transparencias, manga-capa... dicho así es un más es más total. Pero es que la chica va monísima. Me planteríaa ese flequillo, te come la cara.

Macarena Gómez (Lorenzo Caprile): ole, ole y ole, señora embarazada con un vestizado rojo de encaje. Essstupenda. Toma.

India Martínez (Blumarine), tira esos zapatos y peínate. Es vestido me gusta. Muy fan del color.

Elena Ballesteros, tu Roberto Cavalli creo que me gusta por tu tono de piel y cabello. No es feo, pero no creo que me hubiera fijado mucho en él.


Meh. Insisto: mejor estar aquí que en las Espantajas.


Marta Nieto. De verde. No puedo decir mucho más porque no es horrible, pero tampoco me apasiona.

Ingrid García Jonsson (Lorenzo Caprile). Parece increíble que yo ponga una prenda con brillis en esta sección, pero es que este vestido es sencillamente soso. Sobre todo después de haber visto el de Macarena, que es del mismo diseñador, eso se queda así como... pfffff.

No me cansaré de repetir que Vera Wang está sobrevalorada. Está claro que Celia Freijeiro aún no se ha dado cuenta o pensaba que iba a un baile en casa de los Windsor.


Pilar Lópe de Ayala. Pues eso, de lo seca que parece estar, parece un pilar, jajaja... chiste malo... ejem... ya lo sé... Es lo más que he podido decir de esta cantidad ingente de tafetán.

Penélope Cruz. Que lo que lleva sea del fallecido maestro Óscar de la Renta no es suficiente para que a todas las revistas españolas de moda (o algo) se les caigan las bragas diciendo que es la ma´s mejor vestida de la noche. Se os ve el plumero perracas. A mí esto me parece algo pasable pero no espectacular. Punto.

Natalia Sánchez. Más tafetán o algo que se le parece. El color no me disgusta. Te faltó ahí un cinturón potente y devolverle la peluca a Shirley Temple.

Nawja Nimri (Cortana). Si Tim Burton hiciera un remake de La novia de Frankenstein, yo le aconsejaría que usara ese vestido para la susodicha. No es feo, incita al coma.


Tu outfit me confunde.


Ingrid Rubio (2nd Skin Co): que digo yo... ¿y esto no te lo podrían haber ajustado más a tu cuerpo o el rollo saco es a posta?. Nada de flequillo recto, unas ondas al agua, un buen moño de lado y, atenta, collarzaco. Más es más y queremos más.

Ángeles González-Sinde. Me gusta la falda. El conjunto me parece que también es parte del vestuario del posible remake que podría hacer Burton de La novia de Frankenstein.

Elena Furiase (Etxart & Panno). Para mí esto es muy look Shena la princesa guerrera. Necesito meditar.

Aura Garrido (Jean-Paul Gaultier). No puedo con los tirantes negros esos. Me rompe toda la continuidad del cuerpo blanco con la capa lateral. No.


Toni Acosta (Alicia Rueda). Es tan de los 80... Yo sólo salvaría el cuerpo.

María León, me ha desilusionado. Me parece una chica preciosa y ese vestido la desluce. Porque no me parece que esos hombros la favorezcan. Tal vez un poco más pequeños y el cuerpo mejor ajustado. Chica, que tienes un cuerpazo, lúcelo.

La que lo de lucir se lo ha tomado al pie de la letra fue Mariam Bachir (Charo Ruíz), que se plantó una braja-faja y tira tira. Que digo yo, que soy fan de transparencias, ¿qué narices está pasando?. ¿Qué tienen de malo los forros en Nude, ese color?.

Que yo sepa, los señores siguen yendo bien tapaícos con sus trajes. Chiquilla, que estamos en plena ola de frío. 


Normaleras.


Carme Elías (Cortana). Pues de negro. Sin arriesgarse a meter la pata. Me parece bien.

Andrea Duro (Basaldúa). El color bien. El patrón bien. El cinturón bien. ¿Por qué estás aquí?. Porque ya he visto este vestido otras veces. Y porqu eno puedo con ese escote pseudo-corazón raruno.

Bárbara Lennie (Cavalli Atelier). Sencillo. Nos encantan los vestidos con cola, lo estoy viendo. Imagina que lo que tienes como adorno en los hombros lo alargas y lo conviertes en mangas. Compro.



Nerea Barros (Oscar de la Renta). Sin arriesgar. Me da un poco igua lo que llevas.


Goya Toledo, súper fiel a Elie Saab, pero con un modelo que está bien. Nada memorable, pero no es horrible.

Chicas, empezaría a plantearme las posturas marcando hombracos.

Hiba Abouk iba de guays con un vestido de lo más simple pero con un color rojo bien molón. Pues bien que hiciste hija.


Señoras. Inclasificables.


Rossy de Palma, ¿qué puedo decir?.

Lolita Flores. Bien por ese escote y bien por esas lolas. Mal por esos hombros. Melenón.

¡Qué está pasando con los hombros este año!

Carmen Machi (Nicolás Vaudelet). Muy estupenda. Querida, por favor, ese color, que te lo dejen. Anda que no has mejorado tú desde aquella gala en la que ibas de mujer de cariño negociable.

Loles León. Ya lo dije en las redes sociales: ÍDOLA.



Pero para rematar, aquí estaba Terele Pávez, con sus encanjes, sus transparencias, su voz de cazallera, el animal muerto al hombro y unas Doc Marteen. Que lo sé.


Lo más.


Espantajas.



Ana Álvarez (Álex Vidal). ¿En serio tengo que explicarte por qué estás aquí?. Esto te lo ve Britney Spear, nuestra Brinni, y te lo quita de las manos. Ya sabes, Brinni, esa que sale siempre entre las mejores vestidas.

Claudia Traisac: tú a í no me tomas el pelo, eso no es un Dior. Y sin peinar que venía la muchacha. ¿Tú de qué vas?.

Carolina Bang. Esta mujer, con el cuerpazo que tiene y me viene embutiza cual butifarra esn ese despropósito de terciopelo y tafetán. Odio el tafetán. Así no Caronila. Así. No.

Cristina Alarcón, que es una chica jovenzuela, vino con un vestido que le robó a su abuela por eso del rollito vintash. Y con un estilo cogiendo al bolsito baguette... Tela.

Pero ese brazalete, me lo quedo.



Leticia Dolera (Dolores Promesas). ¿No aprendiste nada del desastre del primer Met Ball de Kim Kardashian?

Si Cristina le robó el vestido a su abuela, Cuca Escribano aprovechó que la Pantoja está en cárcel para asaltar su vestidor. Increíble-ble.

Inma Cuesta tiene la misma habilidad para elegir los peores vestidos de Dolores Promesas.

Juana Acosta, te podrías haber salvado de estar aquí si le hubieras dicho a Carolina Herrera que con ese estampado de sofá, nanai.


Yolanda Ramos, una especie de Elvira y la patita de la Jolie, con moratón incluído. Y ese ribete rojo. Mira, yo hay cosas que no entiendo. Será que de tanto imitar a Belén Esteban ya se le he a quedado algo en el adn. Desde el cariño.

Rubén Hernández ha conseguido que Sandra martín parezca una sexagenaria ultra operada con ese vestido. No hay nada como que estemos en invierno y te vistas con colores mortecinos. Muy audaz.

Y luego tenemos a la burbuja perdida de Freixenet, Manuela Vellés (Elisabetta Franchi), que así como la he visto, por un momento he pensado que era la Igartiburu. Por segunda vez no puedo creer que yo, amante de las lentejueras, las ponga aquí, pero es que eso no hay por donde cogerlo. Es de cabaretera barata. O de Beyoncé. Pero para ti, no.

Macarena García (Alberta Ferretti). Lo que me alucina no es que elieras ese horror de vestido, ¡es que hayas elegido ese bolso de mano para combinarlo!

No podéis esperar más, lo sé. Y es que la Reina Espantaja, es como el gordo de la navidad, que a veces se hace esperar pero nunca decepciona. ¡Tachaaaaaaaaaaán!



Adriana Ozores,  que además es la rina del más es más y requetemás: drapeados, fruncidos, mangas largas con puños vueltos, cuello de camisa cerradito hasta el último botón, ese brochón, corte de falda centra enseñando medias negas bien tupidas y lo que parece ser, o un pelucón de los que te hacen sudar o un cardado hecho con la batidora más potente.


Oullea tía.


Acabaré la sección de las pibas con mis favoritas, como siempre: Superstars.


Nieves Álvarez (Stephane Roland), uno de los muebles más bonitos que haya visto, estaba espectacular. Pero evidentemente no tiene mérito: es modelo y si una modelo no luce bien, dime tú a mí quién. 

¡Zuhair Mourad! Por favor, súper ffffffan. Gracias Blanca Suárez. Me entusiasma. Ay mirad esa ffffalda, es diviiiiiinaaaaaa. Amor.


Glamour jolibudiense nenis, que me lo den todo. Marta Hazas (Jorge Vázquez) está maravillosa. Todo, todo y todo. El vestido, el corte, las manguitas, la espalda, los complementos, el pelo... Fabulosa.

Megan Montaner (Emilio Pucci): ole, ole y ole. Vivan las transparencias bien colocadas. Tomen ustedes nota señoras fanas de Charo Ruíz. No hace falta ir despelotada para ir increíble. Increíble-ble. Un diez.

Pero mis Reinas Superstar, sin duda...



Elena Anaya (Sybilla). ¡Qué me gusta una capa! Pero de estas, no como las del plasta de Ramonchu. Ese color beige dorado, el cinturón, el escotazo... es que es preciosoooooooo. Me lo quedo.


Y luego está Úrsula Corberó (Teresa Helbig), que sinceramente, me da un poco igual esta chica, pero me en-can-ta su vestido. Y el momento espalda también. ¡Qué bonito por favor!. Otra vez jugando a transparencias pero con tejido que insinúan y sin tener que mostrar la braga-faja.

Divinas las dos.

Dorado. Yo ma-to por un doradismo.

Ay doña Elsa Pataky, lo que hubiera disfrutado ella ahora que se llevan tanto las espaldas. Pero como ahora es una señora madre que hace yoga... Gracias por dejar la interpretación, by the way, que ya te has llevado el gordo con el tronco que tiene por marido. Ay omá.


Como me veo que no podré cerrar esto si no pongo a algún Mozo, chulazo y guaperas, allá que van.


Tenemos a Quim Gutiérrez... hola Quim... llámame ;) y a Álvaro Cervantes con ese traje azul oscuro y esa barba y esa mirada y ese de toh... tú también debes llamarme.

Aunque yo siempre he tenido más preferencia por los señores ya con cierta solera y para mí Antonio Banderas siempre está de buen año. Ay Antoñito, jomío, Geroge se me ha casado y tú te has divorciado. Si es lo que dicen, cuando una puerta se cierra, se abre una ventana.


Y Antonio de la Torre, también me mola. ¿Qué tiene? Pues no lo sé, pero me encanta tías, este señor me encanta.



Aunque os voy a decir una cosa, así que quede entre nosotros: los Antonios nunca se me han dado bien.

Una pena.












2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo aguanté la gala por Dani Rovira, la verdad que me gustó muchísimo como lo hizo y un acierto que fuera en sábado.
Es lo que tú dices, Nieves Álvarez hace trampas, la verdad que es exquisita, soy fan de sus posados en el ¡HOLA! alta costura. Y me gusta mucho el vestido de Blanca Suárez, el color es precioso y el cuerpo transparente con pelas a tono también y la falda princesa... levo una temporada que las faldas pincesa me tienen loca, puedo oir el fru-fru... Pero había algo que la hacía mayor y creo que era el peinado on el tono del pelo.
La espalda del vestido de Bárbara Lennie era muy bonita; y el vestido de María León, me gusta muchísimo la línea años 40 pero me parece horroroso, así tal cual: horroroso ese color tofee, y el detalle de los hombros dbería ser más suave, parece pasamanería de la mercería de abajo de casa...
Y nada, deseando que lleguen los Oscar (es mi época favorita del año!!!)
El último anónimo de ayer

Glo dijo...

Ufff!! yo me tengo q poner al día con tu blog. Así leyendo por encima te diré que no es Álvaro Cervantes el de azul, es Carles Francino (hijo, jajaja). Lo dicho ya tengo lectura para este fin de semana.