jueves, 31 de diciembre de 2015

¿Sabéis lo que toca a estas alturas?


No tengo ni la más remota idea de lo que pasará, ni dónde estaré, con quién, si por fin me convertiré en la rockstar que estoy destinada a ser o, por lo menos, poder vivir de mis trabajos originales y no haciendo banners como si no hubiera un mañana. Pero a día de hoy, puedo decir que, a pesar de lo gruñona que soy a veces, tengo la gran suerte de que las cosas han ido cada vez a mejor desde que abrí este blog.

¿He dicho suerte? Sí, puede que un poco o un mucho de eso haya tenido, pero no pienso callarme: me lo he currado, joder. He trabajado mucho, muchísimo para conseguir lo que tengo y he aprendido en este tiempo. Así que me alegro de que la combinación de estas dos cosas hayan funcionado, porque, como he dicho, sé que mis gruñidos pueden llegar a ser insoportables.

¿He dicho dos cosas?

No, aquí me he equivocado. Porque sin el apoyo de muchas personas, conocidas o no, muchas veces habría tardado mucho más tiempo en dejar de gruñir y de sentir lástima de mí misma. La vida muchas veces es una cabrona, para qué os voy a mentir. Pero otras veces... otras veces es tan increíble que no es ni normal.

Por eso, en mi último post del 2015, quisiera dar las gracias a mi familia y mis amistades más cercanas y/o queridas porque os vea todos los días, o sólo sean unos whatsapps, o haga unos años que no nos veamos pero sigamos en contacto: sois lo más.

Y a todas esas personas que sin conocerme, aún tienen la santa paciencia de venir aquí, de leer mis chorradas, que tienen el ánimo incluso de dejar comentarios dándome ese punch que a veces necesito: un oullea por todos vosotros.


Pues eso, que aunque aún tenga gruñidos para rato: a darlo todo el año que viene nenis. A DARLO TODO*.







* Si en algún momento se me olvidara este momento sincero y buenrrollista que estoy sufriendo, me recordáis este post, ¿vale? ;)


miércoles, 23 de diciembre de 2015

¡Ya era hora!

El 16 de septiembre, este blog cumplió 11 añitos. Pero con todo el ajetreo que he arrastrado este año y, sobre todo, estos último meses de... Pues eso, que entre que he venido, que me he ido, que me he desenchufado, que me he conectado tan fuertemente que no me dio tiempo a preparar apropiadamente la presentación del nuevo look.

Gil Elvgren se ha llevado el gato al agua este año con esta bañista tan estupenda. Que ya fue mi ilustrador elegido, con aquella vecina pelirroja, descarada que le iba escribiendo verdades a las marujas de la urba.


No me digáis que no es divina. De mayor quiero ser como ella.

Pero con las tetas más grandes.

Y ya que me he puesto, como siempre, la he recauchutado y le he puesto alguna cosilla por aquí y por allá. Dadle la bienvenida a Moira, la acabo de bautizar, es mi nueva musa para todo lo que poco que queda de 2015 y todo el 2016.



Ya sabéis: ante la duda, la más tetuda... y con tatuajes, mejor.

Moira ha venido para traer un poco de luz a este oscuro blog, que aunque yo conserve el fondo negro, este año me apetecía una cabecera un poco más clarita. Y más sencilla. El único exceso esta vez está en la piel de ella. Es divina, no es por nada.

Bueno, pues la cabecera me ha quedado tal que así...


Y como la cosa está inspirada en los tatuajes, en los old school mezclados con un poco de retro-modernez, ahí se ha quedado el título del blog, osea, mi nombre artístico, SuperSonicGirl, y lo que viene siendo mi biografía resumida habitual: mala porque me da la gana.

Casi me pilla el toro, nenis, casi. Pero lo he conseguido. Por fin le he renovado la caraja al blog.


Y mañana, versiones navideñas y demás chorradas. Que he tenido un día muy mierder y no tengo más ganas de nada. Sé que ya no le dedico todo el tiempo que solía dedicarle al blog, pero estoy segura de que sabéis apreciar mis entradas. Más vale calité que cuantité.


Muchas gracias, como cada año, a todos aquellos que siguen viniendo por aquí a soportar mis tontás :-D

Creo que me he explicado estupendamente.

Podéis felicitarme por mi gran creatividad y contarme lo mucho que os encanta Moira en los comentarios ;) ;)


Como este blog llegue a los 15 años... No me quiero ni imaginar la que puedo liar*

Para disfrutar hasta entonces, no puedo dejar de poneros una cancionceja maja. Como sigo empeñada en que os hagáis fanes fatales, aquí sus pongo una joyita de mis queridos Hattori Hanzo Surf Experience: Kobayashi Maru. ¡Qué ganas de su nuevo disco!


* Para entonces espero estar ya feliz y legalmente unida a mi BruBru, porque no se me ha olvidado, queridos. No, no.

sábado, 30 de mayo de 2015

Nada tensi

First of all, os voy a decir que he tenido una semana de mmmmmiiiiiiierrrrrda. Pero que si esto sólo fuera por una semana, pues mira... Pero cuando vas arrastrando mierda tras mierda, cuando digo mmmmmiiiiiiierrrrrda no me refiero a la sonriente del emoji ni la a la de color rosa de Arale.

Pero esto ya es otro tema, es sólo para poneros en situaición.

Ayer, viernes, en cuanto abrí los ojos mi primer pensamiento, que se viene repitiendo, desde hace ni me acuerdo, fue: "no puedo esperar a llegar a casa y desenchufarme de todo y de todos".

Cuando vi que medio día de haberme ausentado del trabajo por tener uno de mis poco habituales pero legendarios resfriados, me había supuesto un descuento de unos 40€ de mi nómina... acabé mi pensamiento mañanero anteriormente expuesto con un mental pero sonoro "so zorras" (y que conste que para mí lo de zorras es unisex).

Y luego, una de esas peticiones de viernes por la tarde, estando sola, que son ultra urgentes, ultra importantes e igual y absolutamente imposibles de haber planificado durante toda la semana.

Añadamos un "tremenda y salvaje diarrea os dé".

Mi teléfono empieza a vibrar.

SSG: ¿Digamelón?

MT: ¡Marita! Que tengo algo para ti... es un poco un marrón, lo siento.

SSG: Jopé, si me lo pintas así no me estás poniendo nada Marco (Taboas, un sol de tío, el cual me encanta que me meta en fregaos varios).

MT: Nada, que si te vienes de vip al sarao de Mario Vaquerizo.

SSG: Sí, quieroooooooaaaaaaaAAAAAAAAAUUUUUUUOOOOOOOH!

MT: Pues te me agencias a alguien y os venís pacá en cuanto salgas del trabajo.

SSG: Te cuelgo, tengo que secuestrar a alguien.

Y tal cual, hoygan, seguí con mi trabajo mientras el secuestro se hacía efectivo. Quien diga que no soy una chica muy polivalIente es que no me conoce.

Llegamos al Holiday Garden, un hotel de Muro al que el reciente lavado de cara le ha sentado maravillosamente. Dentro está su lugar de saraos oficial, Samsara Pool, donde Marito iba a perpetrar sus pinche con todos los cedeses que le cupieran en un lunchera pop.

Muy fan de las luncheras pop, nenis, por cierto.

Dimos una vueltecita y tanto a doña Alejandra (la secuestrada) como a la menda (la secuestradora) nos encantó el lugar.

Nos encantó mucho más cuando nos subieron al bar-terraza vip y nos plantaron sendos ginkis, por supuesto. Porque como dice Mr Vaquerizo, estábamos muy tensi.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el



Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Con Marco, el "enmarronador" que me asocia irremediablemente con la palabra "petardada", todas sus variantes y asociaciones. Yeah.


Nos tomamos otro gini, ¡pues claro!, cenamos y nos fuimos a bailar.

Llegó al estrella de la noche, que me da igual lo que digan los haters, porque los haters gonna hate y cuanto más pasa el tiempo más adepta me vuelvo del melapelismo.

Mario Vaquerizo me parece divinamente delgado. Con lo que me gusta a mí un armario empotrado, pues nada, él (y alguno más) es la excepción que confirma la regla. 

Y en esta foto que le he robado de su cuenta de instagram (porque sí, le sigo, y a Alaska también, por supuesto), sólo puedo decir: me da igual, me encanta. Ay omá.




Es así: me gusta un postureo, una pose, un baile, un escote, un golpe de melena y un de toh.






Y ahí estuve toooooodo el tiempo dándolo todo, todo y todo con lo que pinchó este hombre: Blondie, Tino Casal, Miguel Bosé, Fangoria (of course), Barry White, Scissor Sisters y... bueno, bueno, bueno... tuve un mo-men-ta-zo Kylie Minogue superestronguer cuando puso esta canción:



Clarísimamente las Nancys Rubias también estuvieron en la lista y a mí casi se caen mis imaginarias extensiones cuando sonó Peluquitas. Aunque tengo que decir que creo que era una de las pocas personas que se la sabía. Que dirán que Mr Vaquerizo va mucho de postureo, pero allí había postureístas profesionales que sólo se le quedaban mirando, mientras unos poquititos nos lo pasábamos MUY teta bailando y cantando. ¿Ande está el postureo aquí, eh?.

Y luego, claro, llegó...


Y todo el mundo se sabía el estribillo, pero el resto... You know, Mario es un gran postureísta, los demás no ;)

A Mario Vaquerizo le digo que soy muy fan, que sus absurdismos me encantan, pero que de tonto no tiene un pelo, que gracias por el agarre durante las fotos, así, de los de verdad, sin mantener las distancias, que estará delgado, pero nada de fofismos, que ole por la infinita cantidad de cervezas que puede beber y que estoy enamorada de su camisa de estrellas, de su melena y su "hola amiguita, ¿lo has pasado bien?... ¿Sí? Pues muchas gracias, qué pequeñita y divina eres".

¿Que todo es postureo?

¡¿Y qué?!

Estaba trabajando, me lo pasé genial y encima fue amable, cosa que muchos otros que van de profesionales por la vida son incapaces de hacer.

Eso sí, Mario, querido, la rubia esa que te trajiste, fatal. Una corta-rollos de campeonato, rancia, sosainas y muy cortita de memoria. Si tienes que traerte a un amiga, que sea Silvia, Topacio, tu hermana Marta... Little Joe... a esta zopenca, no.

Y ya, para terminar, lo que todos estáis esperando...

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el
Alaska y yo tenemos algo en común y a Mario le encantaN ;)




Una es lo que es. Y LO SABÉIS.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el




¿Que si me he desquitao?

Digamos que esto no ha hecho nada más que empezar.




miércoles, 6 de mayo de 2015

Met Gala 2015

Madre mía... ¿ha habido alguna edición de esta "fiesta" de la moda donde más espantajas ha habido?

Si es que no hay emoción, prácticamente todas son reinas del espantajismo máximo. Teóricamente esta vez se homenajeaba a la cultura china. Dress code: chinese white tie. 

Yo, de verdad, no entiendo ciertas interpretaciones... o simplemente pasotadas en toda regla.

Por comenzar, comenzaré con esas señoras que por no entender, ni siquiera entienden algo tan sencillo como el largo del vestido. Cortas, cortitas.


Lo de la Kurkova (Hilfiger), aún tienen un pase, porque pinta de chino síq ue tiene pero vamos, que no.

Chloe Moretz y la pavisosa Dakota Johnson, es un definitivo y rotundo: NO. 

Irina Shayk Emily Ratajkowski el saco ese me la pela.


Ruth Wilson (Oscar de la Renta), horroroso me parece poco, pero no más que lo que lleva la torpeda de Lily Collins. Es que ni con pinzas de las cejas hay por donde cogerlo.

Miranda Kerr es de las que se pasó el dress code por todo el arco del triunfo. Sin decir que este ffffffeo eso que lleva.

Rachel Weisz, ¿qué te costaba pedir que te alargaran la falda de ese Chanel, eh?. Que si no querías venir, pues no haber venido, mujer.



Desde aquí tengo que hacer un llamamiento. ¡BASTA A PARECER QUE VAS EN PELOTA PICADA!

Sí, soy yo, la misma que adooooora prácticamente todo lo que hacer Zuhair Mourad, Elie Saab o Marchesa, pero es que esto ya es vergonzoso. Ellos tapados hasta las orejas y ellas... halaaaaa, a despelotarse, porque como ahora los culos están de moda, pues ya no hay nada que insinuar: in your face.


Tengo que decir que el de Joan Smalls (Cavalli), por supuesto, me encanta. Bien.

Lo de Beyoncé (Givenchy), lo siento, me parece excesivo. Osea querida, eso es un puñetero salto de cama muy caro. Te costaba na y menos pedir una capa más de tul y/o un forro que quedara discreto y elegante. Pero no, tú siempre de conceptual y artista de la vida. Pues no, estoy harta. Súper harta.

JLo (Versace) fue a lo seguro, a enseñar culamen y la caraja con mirada de sospecha. Pero esta vez, ya que va de rollo chinorri, pues me planto aquí un dragón y tira millas. Pues no. Eso sí, me gusta el degradado de la falda, creo que es espectacular.

Peeeeero, tengo que decir y rompiendo un poco la emoción, para mí una SuperStar de la noche fue...


Es así, a mí el Cavalli de Kim K me ha encantado. La han comparado con la torpeda de Beyoncé, porque el año pasado llevó algo similar, pero a mí me parece que, obviamente, como dijo la recauchutada Kardashian, es un vestido inspirado en el que llevó Cher en 1974.

Jamía, tu primera vez en esta gala con aque vestido de estampado de sofá fue una manera muy esperpenta de debutar, pero el año pasado te desquitaste. Este año, tía... es que me encanta.

Eso sí, ya está bien, ¿vale?. A ver si, y esto va por todas, nos apuntamos un pelín más a lo de insinuar y tal. Que yo soy muy fan del sexiness y el if you got it, flaunt it, pero ya estamos llegando a unos extremos que hasta a mí me cansan.

Kim, muy fan, de verdad. Dile a Kanye que sonría un poco, coña. Menudo caracartón está hecho.

Cher: diosa.


Seguiré con unas muchachas que parece que se han escapado de un anuncio de Freixenet: Burbujas.



Más o menos se fueron juntas a la mercería, compraron una cantindad ingente de tejidos dorados y a correr.


Kate Hudson, pues es un Meh en toda regla.


Yo que me había reconciliado con la sosainas de Anne Hathaway después de su aparición en Lip Sync Battle, me viene de caperucita dorada. Acabo de aborrecerte otra vez.


Kate Beckingsale (Diane von Fustenberg). Guapa sí, pero el rollito chino no lo veo por ningún lado.


Jessica Chastain vino de Jessica Rabbit. Punto.


Estas chicas Me gustan.


Cookie Lyon Taraji P Henson (Alexander Wang) iba así de sencilla y sin pretender nada que ya se lo curra estupendamente en Empire.


Amber Valletta, marcándose un Uma Thurman, llevó este vestido de clara inspiración oriental con sus transparencias pero sin enseñar cacha como si estuviera en el escaparate de una carnicería.


El vestido de Elizabeth Banks me gusta todo entero: la foma y el color. Que pega más para una fiesta de inspiración 60-70's, pues sí. Pero como ya he dicho, este año las interpretaciones han sido muy libres.


Lo mismo que Amal Clooney, pero bueno, independientemente de que me parece un poco palo de escoba, me entusiasma lo que lleva.


Kate Mara, de cuello para abajo me encanta. No puedo con el pavisosismo intrínseco en su ser.


Sansa (no puedo con ella en GOT) Sophie Turner, porque vino de plata, que si no se habría ganado su puesto en Burbujas. De su amiga, Jourdan Dunn, también estoy muy encantada con lo que lleva, y sobre todo que lo haya combinado con esas esmeraldas de los pendientes. 

Y hasta aquí las chicas que me han gustado, porque ahora ya es casi cuesta abajo y sin frenos nenis.

Meh.


Chrissy Teigen y el adorable John Legend, ains... Pues esta vez no me has entusiasmado chata, con lo espectacular y estupenda que tú eres. 


Adriana Lima (Marc Jacobs). No es horrible. No lo volveré a recordar en mi vida.


Candice Swanepoel (Michael Kors). Sirena, Nude ese color, encaje... todo muy oriental, sí, sí.


Carey Mulligan (Balenciaga): "bueno, yo sé que no soy tu prefe, pero fea no voy, ¿verdad?".

¿De verdad quieres que sea sincera?

"Sí, claro".

Meeeeeeeeeeeeeh.

"Jopé".

Que te calles.


Cher (Marc Jacobs), me parece increíble que tuviera que mirar dos veces tu foto para comprobar que eras tú. No por nuevas cirugías, es que no me creo que vayas tan.... normal 8-O


Alison Brie (Prabal Gurung): "yo voy de morado, sé que es tu color preferido".

Así es.

"Y también llevo brillis, jiji".

Meeeeeeeeeh.


Claire Danes (Valentino): "Pues yo..."

Meeeeeeeeeh.


Ni me voy a esforzar, esposa de Dane Deehan. "¡Pero dame una oportunidad!"

El año que viene, si te invitan. Fuera de mi vista.


"Mi marido ha ganado un Oscar al mejor actor, ¿sabes?"

Lo sé, Eddie Redmayne, veo los Oscar.

"Y yo soy una CEO estupenda, ejemplo a seguir y... "

No me importa, tu vestido ni es de inspiración oriental, ni me dice nada, ni me vale de espantajismo.

"Vaya... "

Pues sí, váyase a contratar a un estilista. De nada.


Lorde Lerda, es fan de X-Men y ha venido de Mística. No me disgusta, tampoco me encanta.

Lo de Ellie Goulding me podría gustar si no fuera corto y te hiciera pecho de abuela con sus mejores galas en la fiesta de un hotel en Benidorm.


Jessica Hart, me gustan los motivos chinos de tu vestido, pero es bastante aburridito, la verdad.


Emily Blunt, ahora mismo sólo quiero que me presentes a tu marido. El vestido es que me da un poco igual.


 Hailee Steinfeld (Michale Kors): "Yo vengo de rojo, que es muy chino".

Y ya está.


Jamie King (Jason Wu para Hugo Boss): "Yo vengo de rojo y estoy embarazada".

Me aburres.


Ivanka Trump (Prabal Gurung): "Mira qué cola la mía, es así como de emperatriz china y... "

Meh.

"Pero fíjate lo bonito del azul y el blanco y los botones..."

Meh.

"Soy rica"

Meeeeeeeeh.


Kendall Jenner (Calvin Klein): "Yo enseño un cacho de cada teta".

Poco más querida, poco más.


Jessica Alba: "Mi vestido es de Kenzo".

¿Sabes que Kenzo es japonés, verdad?.

"Mmmmmm..."

Y esto va de China.

"Eeeeerrrrrr...."

Vete.


Julianne Moore: vas a acabar conmigo. No puedo comprender lo de esta mujer. Es guapísima, es elegante, es diviiiiina... y va siempre hecha una chufla.


Katie Couric: no insistas, que vengas de rojo no despierta en mí ningún interés.


Ziyi Zhang... tía, tú eres china, el tinglado va sobre China... ¿y me llevas estooooo?

"Es que es lo que me ha hecho Carolina Herrera".

¡La otra! Atendeme a esas mangas carentes de forma alguna. No hablemos de ese estampado de aguas furiosas golpeadas por un tornado desatado por los dioses... y esas cosas de las leyendas asiáticas.

A ver, maja, tú, siendo china, lo que viene siendo de la China misma... ¡no le has podido aconsejar a una venezolana sobre tu propia cultura, alma de vasija de porcelana china!


Kristen Wiig: "Yo vengo de diosa griega".

Muy bonito Kristen, pero lo voy a repetir una vez más: ¡ESTE TINGLADO VA DE LA CHINA, DE DONDE LAS NARANJAS!

"Mi vestido es amarillo".

¿Quieres crear tensiones raciales o ke ase?

"Me callo, si eso, ¿no?".

Tal cual.


Sofía Vergara: más de lo mismo, sólo que esta vez la falda no es sirena.

"Pero te mola mi novio".

Más que tu vestido, maja.


Y hasta aquí, la primera parte de mi visión sobre el Met Gala 2015. Mañana sigo, tengo que cenar.


 *********************

Bueno, ya puedo continuar. La verdad es que este año es un récord de fotografías. Se hace laaaaargo.

Tu outfit me confunde.


Diana Agron, las grullas esas no tienen ningún sentido en esa falda Y LO SABES. A parte de qeu te has debido de poner el mismo modelo de vestido más de una vez. Ese escote está muy visto. Que conste que este vestido también es un Meh.

Helen Mirren: lo de poner un forro nude en el escote... ni se te pasó por la cabeza, ¿verdad?. Mucho mejor ir ahí enseñado un sostén rojo, que ni siquiera coincide con el rojo del vestido. Un pena.

Lizzy Caplan: me sobra colganderío y las plumas del hombro. Tía, alégrate un poco, que parece que vas al matadero.

Olivia Munn (J Mendel): si no hubieras jugado a los desteñidos hippies, no estarías aquí.

Naomi Campbell (Burberry): sólo puedo pensar en brócoli viendo tu vestido.



Zoe Kravitz: no soy muy fan de ese cinturón. Y te digo lo mismo que a Lizzie, que si no quieres estar ahí, pues no estés, menuda cara de oler a pedo tía.

Selena Gómez: la feria de abril ya pasó, rrrrreina, eso sin contar que no entiendo ese escote y el top.

Rose Byrne (Calvin Klein): habría molado mucho más la falda si no hubiera sido transparente o al menos intentar una especie de degradado de tejidos.

Rita Ora (Tom Ford): el lacito en el cuello, no, la especie de cruzado mágico y mix de mariposa en el torso no y mucho menos el momento peluche en el bajo de vestido. Que lo combines con un bolso color burdeos siendo el vestido rojo... pffff.


Llegó el momento más esperado: Espantajas.



Georgia May Jagger vino con una bata de andar por casa de clara inspiración oriental de Gucci. 

Alexa Chung, para empezar me parece una tía absurda, pero esta vez reconozco que sus zapatos lo son aún más. Debió de comprarlos en algún ratrillo de la reina de Inglaterra porque ya sabéis que las it girls les encanta todo lo vintage y de segunda mano aunque sean mierdas pinchadas en un palo. Ni qué decir tiene que el vestido de Erdem, que parece que está a punto de escurrírsele, es corto y parece que le falta un planchado.

La Wintour... este señora, que parece disfrazada de balcón andaluz lleno de claveles reventones. Si ella va así, ¿qué esperabais del resto?

Lo de Bee Shaffer, sería salvable si no le hiciera pecho palomo y no me hubiera recordado al estampado de sofá de Kim K hace dos años. 

"No puedes decir que no te gusto porque mi madre es la dire de Vogue"

¿Tú has leído lo que he dicho sobre tu madre? Pues eso.

Cara Delavinge, ooootra tía sobrevalorada por la que no entiendo tanta fascinación. Estás aquí por lo que estás aquí y no hace falta ni que lo diga. Eso sí: muy guay lo de los tatuajes.

¡Chloe Sevigny! Jamía, cuantísimo tiempo fuera de circulación, ¿no?. Veo que tu retiro no ha afectado en nada a tu estrábico sentido de la moda.


Katy Perry (Moschino). Me duele, porque me caes muy bien y siempre me han gustado tus ropajes poperos y comiquescos, pero lo que te has puesto es que no tiene ningún tipo de sentido, peluca incluida. El bolso-spray es cutre a morir.

Irina Shayk, lo del rollito chino tú te lo has tomado al pie de la letra. Confiesa y di en qué tienda de chinos te has agenciado semejante trapo, que no le falta de na: tela de aspecto barato, brillis, raja en la falda, transparencias... Al menos has salido ganando con el cambio de novio. Eso que te llevas, querida.

Jennifer Connelly: la que vino con los visillos de la abuela y las hombreras de los 80. De chino debe tener que lo compraste online en Sheinside y te encontraste semejante pastel.

Jennifer Lawrence: esto es un cut and paste entre un clásico vestido negro y la funda de un cojín que te sobraba, ¿verdad?.

Karen Elson: esto de D&G ya lo llevó más o menos Katy Perry el año pasado y de chino tiene lo que yo de modelo de 1,80. Si te hubieras molestado un poco sabrías que esa colección es barroquismo puro, pero de oriental nada de nada.


Ay Miley Cyrus... estoy deseando que dentro de un lustro veas lo ridícula que estás siendo. Que sí, que vale, que querías liberarte de la etiqueta de niña Disney. Un mensajito: lo hemos pillado.

Kerry Washington (Prada), simplemente es que no lo entiendo. Que no tenga que ver con la temática, a estas alturas nos da un poco igual, pero que me digas que realmente a ti eso te mola... Olivia Pope habría acabado contigo antes de abrir una botella de tinto.

Lady Gaga Plasta... ¿de verdad necesito explicarlo?.

Liya Kebede... tú me estás queriendo tomar el pelo.

Maggie Gyllenhaal (Roland Mouret), en su línea: espantajismo soso-aburrido. Ese corte de pelo te hace cara de pepona.



Zendaya, si esta gala hubiera sido en los 80, podría haber sido un éxito.

Olivia Wilde: ¿qué coño es esoooooo?. Con el vestido estabas en las Meh, pero con los guantes de fregar (tía, que son de piel gorda, pero en qué cabeza cabe) y el bolso a juego y el pelo relamío... Ni me cuestiones esta decisión.

"Pero si yo..."

Ni lo intentes.


Otra sobrevalorada de esas que llama it girl que vino de torero de Pekín. Su nombre artístitco es La Niña de los Palillos (chinos, s'entiende).

Solange Knowles, es taaaaaan conceptual, taaaaan trendsetter, taaaaaaan voy a mi rollo que todo me da igual... que por eso está aquí. Lo primero que me viene a la cabeza es el cuadro de Las Meninas.

Kris Jenner. El klan Kardashian comenzó su invasión de esta gala hace dos años y ya queda cerocoma para que toooooda la familia se presente al completo. A ver Kris, esto, si en los 80 hubieras sido estrella invitada en Dinastía, como hermana mega mala de Alexis Carrington, pues ole tus narices. Ahora mismo, pues no.


Este año no hay reina Espantaja porque es imposible decidir, aunque Sarah Jessica Parker está entre los primeros puestos. Voy a decir 2 cosas a su favor:
  1. El tocado me parece una pasada, es excesivo, cierto, pero me parece absolutamente espectacular. A ti te gusta un accesorio en la cabeza como a mí el guacamole. ¿A alguien más le recuerda Jafar de la peli de Aladdin?
  2. Así mismo, el tocado hace que pierda casi todo mi interés por tu terrible elección de vestido. No todo, pero es que se me van los ojos.
Si ya quisieras parar de una vez de ponerte bottox y envejecer con dignidad, estaría estupendamente.


Y os preguntaréis, ¿y por qué aquí no está Rihanna?

Pues porque a mí me gusta un exceso, una pose y un cómo se te ha quedado el cuerpo y Rihanna este año lo ha petado con su vestida de tortilla francesa.

SuperStars:

Como ya dije antes, Kim K me encantó, así que tenedla en cuenta aquí también, ¿eh?.


No pongáis el grito en el cielo todavía porque para que lo sepáis, al menos aquí doña RiRi tuvo en cuenta el fasto que se gastaba una auténtica emperatriz china. He de decir, que las emperatrices iban vestidas debajo del abrigo-capa, pero a esta señora ya sabemos todos que le gusta despelotarse en cuanto tiene la mínima ocasión. Me pareció un poco forzado ese momento "voy a hacer como que me agarro esto para que no se me caiga y ya, de paso, me apretujo las tetas para hacer un poco de canalillo". Lo doy por bueno.

Muy a favor de esta extravagancia, que ha sido unas de las pocas cosas dignas de destacar, no sólo el espantajismo general. 


Rosie Huntington Whiteley supo usar bien las trasnparenicas. Nude, ese color, vale, pero me encanta. Si no encuentras nada que se relacione con la temática del evento, al menos busca algo bonito, elegante y sin parecer que lo único que te has puesto ha sido un bote de purpurina por encima.


Uma Thurman, que cuando se maquilla correctamente está divina, también confundió la antigua Grecia con lo chinesco, pero no me digáis, POR FAVOR, que este Versace no es diviiiiiiiino.

Pero divino de verdad. Seriously.


Y ya, por fin de los porfines, se acabó.

Hasta el año que viene, claro ;)

miércoles, 22 de abril de 2015

#supersonicgirlenMenorca 2

¡Hola nenis!

Después del primero, el segundo post de mi escapada a Menorca all by myself y tal.

Me levanté cuando me dio la gana este tercer día de escapada menorquina. No fue muy tarde, pero tampoco eran las siete de la mañana. No me gusta madrugar, pero como me pasé los días de pingoneo, caía casi fulminada en la cama. Un gustico...

Pues eso, que no era muy tarde, así que podía desayunar de tranquis en mi terracita y planear el día. Este día me propuse llegar al Faro de Favàritx. Soy muy de faros. No me preguntéis el porqué, pero siempre me ha gustado ese rollito playero-solitario en un acantilado, y si puede ser cerca de una playa, mucho mejor.


Allá que me fui, me puse el You're speaking my language de Juliette & The Licks y tira, tira...



Para llegar hay que atravesar parte del Parque natural de s'Albufera des Grau. Sinceramente, yo a veces no tenía muy claro si estaba en Menorca o en un paraje irlandés de esos con los muros de piedra, con tanto verde por aquí y por allí. No he estado en Irlanda (aún), pero vamos, por lo que he podido ver en las pelis, a eso me recordaba. Y vacas, unas marrones y otras, como dice mi querido MFB, blancasconmanchas. Porque claro, de algún sitio tendrá que salir el famoso y delicioso queso mahonés.

El camino se iba estrechando, pero ahí que iba yo tranquilamente canturreando y viendo el paisaje. Una pasada. Y de repente todo aquello se va transformando en una especie de paisaje lunar chulísimo. Adiós verde, hola pedrusco gris y negro.

MAN-CAN-TA.

Que sí, que una naturaleza salvaje me gusta mucho, pero no sé si es por haberme medio criado entre Fuerteventura y un cachito en Lanzarote, a mí me pierde un rollito desértico cosa mala.

En mi mente todavía me decía: "Pero qué tontaca has sido todo este tiempo, ¡¿por qué no has hecho esto antes?!".

Y llegué al faro.

¡Vaya que si llegué!

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Haciendo el tonto, que se me da muy bien. Gñe.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Alucinante. El faro está sobre un acantilado de pizarra y es una gozada darse un paseo por allí. Bueno, a mí al menos me encantó. Subí por las piedras, hice miles de foto (por supuesto), robé unas pocas (que no se enteré nadie) y dejé un montoncito. Que no es en este faro donde se hace la tradición, pero bueno, a mí me hacía ilu.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

A saber cuánto duró en pie XD

Ese día hizo viento, pero no hacía frío, cosa que agradecí. La verdad es que Menorca es más ventosa que Mallorca y suele tener 1 ó 2 grados menos que nosotros (refiriéndome a Mallorca otra vez, claro), pero se estaba genial.

Estuve dándole vueltas al faro y al lugar como una hora. Que si sube, que si baja, que si foto, que si me siento aquí a contemplar el mar y pensar en mis chorradas...

Puse rumbo a Mahón otra vez. Me volví a perder un poco por sus calles, pero esta vez más cerca del puerto. Fue llegando la hora de comer y busqué una terracita a la que le diera el solete. Encontré La Josefina y allí que me paré a zamparme un bocata de carn i xua (salchichón típico menorquín), unas patatas con allioli y una clara fresquita. Leía... mordisqueaba el bocata... que si ahora miro algún barquito... pero qué bien se está al sol... Pasándolo muy mal, nenis, fatal, fatal.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


De repente apareció una nube y me cortó el rollo. La miré muy malamente y le dije "a mí no me amenaces, guapa, que te la estás jugando". Así que decidí que a lo mejor eso era una señal para que levantara el culo y me fuera a dar otro paseo. Procedí a ello. Mahón es chulo. Básicamente Menorca es chula. Era como estar en casa. Era todo muy familiar, una sensación genial, la verdad.

Ese día, sábado, abrían la Cova d'en Xoroi a partir de las 15:30 si no iba mal. Ya eran cerca de las cinco de la tarde, me dirigí al coche y volví a "mi pueblo". Dejé el coche aparcado en "mi casa" y me fui caminando. Porque uno de los grandes aciertos de haber elegido ese sitio como "mi casa", es que está a un tiro de piedra de uno de los lugares más espectaculares de la isla.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Ahí, una cueva en un acantilado con unas vistas sobre el Mediterráneo de esas de se va a cagar la perra. Y aunque había algunas nubes en el cielo, el sol brillaba, me agencié un mojito, una silla y una mesa y...

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Lujo y poderío. No hay otra manera de describir ese momento.

Incluso desde el baño tienes unas vistas espectaculares al acantilado, no os digo más.

El bar, que por la noche es discoteca, está en una puñetera cueva. Pero tal cual, un enorme agujero en un acantilado. Con sus recovecos, plantas y demás. Pues ahí.

Supongo que en verano habrá mucho postureo moñas, pero hay que ir porque es uno de esos sitios privilegiados.

También tengo que comentar que entablé conversación con una señora, que me guardó el sitio (hay poquitas mesas) mientras iba a pedirme el mojito, que estaba de vacaciones con su marido. Gallega, pero que vivía en Madrid, y que esto ya era mucho sol para ella, pero que encantada con la isla, ¿eh?. Muy bonita y tranquila, que la había sorprendido que menuda suerte vivir en las Baleares. Y que tenía dos nietas, y que su marido se había pasado el día chapoteando en la playa como un crío, y... Muy maja, de verdad.

Se despidieron con un "encantados de conocerte y que seas muy feliz". Oullea.

Yo me quedé un rato más. Bastante más, ¿cómo iba a bandonar ese lugar divino con el mar, el cielo y sol, todo en uno, ahí puesto para ser disfrutado?. 

Empezó a ponerse el sol, había echado ahí buena parte de la tarde. Me fui a casa, terminé de ver la puesta de sol con algo de cena en la terraza y cuando empezó a resfrescar me metí p'adentro recordando el maravilloso a la par que increíble-ble día había disfrutado.

Como siempre, recordaros que podéis seguirme en mi instagram y si ya me seguís, con el hashtag, #supersonicgirlenMenorca, podréis ver las fotos de mi escapada.

Chimpún hasta la siguiente entrega ;)

miércoles, 15 de abril de 2015

#supersonicgirlenMenorca 1

¿Recordáis cuando os dije que me iba de vacaciones?

Pues ya he vuelto.

Ha sido un poco traumático.
  1. Viajar sola me ha FASCINADO, evidentemente tenía ganas de alargar la experiencia.
  2. Sinceramente, cuando ya no tienes ilusión por un sitio en el que no te valoran, muchas ganas de volver tampoco tienes.
Anyway, me fui a Menorca. Y como os he dicho en el punto número uno, me fui sola. Ya sé que a lo mejor no tiene mucho mérito, porque me fui a la isla vecina. Muy lejos tampoco me largué. Pero no quería un destino demasiado alejado para empezar.

Lo decidí tal que así, en un pispás. Estuve dándole al runrún unos días y el detonante fue la prueba definitiva que me desmonstró el punto número dos de mi lista. Así que pedí vacaciones, llegué a casa, reservé vuelo, alojamiento, coche y hala. Si me lo pienso, no lo hago.

Y sí, he perdido la cuenta de las veces que me he preguntado: ¿y porqué coño no lo he hecho antes?.

Pues eso digo yo, ¿por qué?.

Me daba cosica nenis. No es que necesite estar siempre con gente, pero no sé, creía que me iba a sentir un poco raruna cuando estuviera emocionada por ver algo o estar en algún sitio y no poder decirle a alguien: "¡mancanta!".

No me ha pasado nah. Me lo he dicho a mí misma y tan pichi. Es así, me he dicho muchas cosas estos días en la divina isla de Menorca. Porque es una isla tan tranquila y maravillosa, que me ha obligado a relajarme, tanto cuerpo como mente. Empezando por la manera de conducir. Yo no sé si es que me encontré con todos los conductores más pachorras de toda la isla, pero en las carreteras, un gusto... sin prisas, uso de intermitentes, ni un sólo claxon...

Me costó un pelín adaptarme. Nada, unas cuantas horas, de repente fui consciente de que no tenía prisa. Sí, quería explorar, pero oye, si hay algo que me agobia es ir en plan ansias. Así que cambié el chip y tira tira.

El vuelo puntual, recogí el coche de alquiler y me dirigí a mi alojamiento, que era un pequeño bungalow en Cala en Porter. Una cucada, nenis.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el



El primer día me fui a Mahón, donde paseé por el casco antiguo y visité la iglesia de Santa María y el ayuntamiento.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y después disfruté de mi primer atardecer de colores maravillosos en Binibeca.

Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Alucinante.

Me di cuenta de que estaba sola y me encantaba lo que estaba viendo, pero no tenía ganas de hablar. Sólo quería quedarme allí y ver cómo el sol desaparecía.

Al día siguiente hice una ruta maja:



Desde Cala en Porter hasta Ciudadela. De camino a Alaior, me paré a ver un asentamiento talayótico. Ir a Menorca y no ver unos cuantos de estos pedrolos es como ir a Nueva York y no subir al Empire State.


Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Me entusiasman, he de decirlo. ¿Cómo carajo harían estas cosas?

Luego me perdí por las calles de Alaior...

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Subí a Monte Toro, vi el contorno de la isla (salvando las malditas antenas de telefonía que estropean bastante el sitio) e hice algunos amiguitos.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Me di sendos paseítos por Es Mercadal y Ferreries. Intenté comprarme unas Pretty Ballerinas, pero entre que, ¡oh sopresa!, por lo visto las personas que tenemos el pie pequeño deberíamos ir descalzas, y que, la verdad, yo soy más de Vans que de bailarinas... pues como que pasé de largo. Ellos se lo pierden. Me habría comprado las que me gustaban.

Seguí la ruta y llegué a Ciudadela.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Me paré a comer en La Reina. Un bar pequeñito con una terracita estupenda. Me pimplé un bocata de escalivada y queso que bueno, bueno, bueno... Ese solecito... Fui paseando hasta el puerto y me fui hasta Cala Macarella, que estaba un poco revuelta porque se levantó un poco de viento.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Para llegar tienes que hacer un tramo andando y luego desde allí puedes comenzar un Camí de cavalls. Hice un cachito de media hora yendo y otra para volver a la playa y, luego, el tramo de vuelta al coche. ¿Por qué tantas ganas por volver a casa?

Pues es que en la pastelería Ca'n Sintes de Alaior, me dijeron que tenía que probar una banya. Me asusté cuando me dieron semejante monstruo, pero oyes... Mientras veía la puesta de sol desde mi terraza, me puse manos a la obra. Mirad qué belleza.

Una foto publicada por Mara Jade (@supersonicgirl) el

Y ahora, mirad y escuchad.


Un vídeo publicado por Mara Jade (@supersonicgirl) el

¡Madre mía! Si me descuido me la zampo entera en ese mismo momento. Pero me dejé un poco para el día siguiente. Gñe.

Y así estuve, hasta pasadas las ocho de la tarde, viendo cómo el sólo me daba las buenas noches, poniéndome ciega a deliciosidades dulces de la tierra, rememorando los lugares visitados durante ese glorioso día y... jopetas... ¡preguntándome cómo narices he podido ser tan cobardica, reina de las gallinas!


Más y mejor en próximos post :-)

Pero si queréis ver más fotos de esta fantástica escapada a Menorca, encontradme en Instagram como @supersonicgirl y el hashtag #supersonicgirlenMenorca


Banda sonora de ese día:


Porque los Arctic Monkeys me flipan en todos y cada uno de sus discos, cracks, y Alex Turner tiene un yoquesé queseyó quepaqué.