martes, 29 de abril de 2014

Mi vecindario




JM: ¡Hooolaquétal!

SSG: ¿Sí? ¿Quién es?

JM: Soy tu nuevo vecino,  Jason Momoa, que vengo a presentarme.

SSG: (si no escuchas bien el sonido, aquí)




JM: ¿Te encuentras bien?

SSG: Sí, sí, claro, resquicios de un reciente resfriado. ¿Seguro que vives aquí?... Osea... aquí, aquí no... jeje... ya me entiendes... no en mi casa... pero que si tú quieres...

JM: ¿Cómo?

SSG: ¡Pero qué bonita tabla!

JM: ¡Ah sí! Me han dicho los otros vecinos que te gusta el rollo surfero, por si querías acompañarme.

SSG: (si no escuchas bien el sonido, aquí)



JM: En serio, ¿te encuentras bien?

SSG: Todo bien. Lo que pasa es que para mí hace un poco de rasca, ¿sabes?, y soy de pillarme unos resfriados regonicosdeltó que me dejan baldá.

JM: Vaya, lo siento.

SSG: Pero no te preocupes, yo tengo un remedio infalible que lo cura to.

JM: ¿Sí? ¿Y qué es? Porque aquí donde me ves, no sé cómo me las apaño, pero al final casi siempre acabo medio en pelota picada en todas las pelis que hago y cojo unos fríos quepaqué.

SSG: Sí que es raro sí... Ven, entra, que te lo enseño... Deja la tabla por aquí... Se llama batamanta y.... 

¡POM! (puerta cerrándose)


SSG: MMUUUUUAAAAAHAHAHAHAHAHAAAAAAAAA (risa maligna a la par que maléfica resonando en la cabeza de SSG(.



Pd: Jason... call me!





******************************

En el Hoooolaquétal anterior: James Purefoy

******************************


miércoles, 23 de abril de 2014

Será el eclipse

Dicen que ha habido, hay o habrá un eclipse de esos que trastornan todas las casas de los zodíacos y esas cosas. Ni puta idea.

¿Será verdad? Pero últimamente tengo una sensación gilipollas que me impulsa a escribir post gilipollas como este.

Y creo que medio sé un poco el porqué.

¿POR QUÉ?



Soy de esas imbéciles que aunque sabe que tiene razón, el perder a una amistad por el camino, pues mira, pupita me hace.


Sí, lo sé. Tengo razón. La tengo. evidentemente es desde mi punto de vista. Pero es curioso que pasado el tiempo, rememoras situaciones, comentarios, respuestas... que has consultado con otras personas y... ¡vaya! No es que te me den la razón, si no que un "me fío ceropatatero de esta persona" o un "no hace falta que me la presentes, no me mola" ha aparecido más de una vez.

Así que, ¿por qué estas cosas cuesta tanto dejarlas atrás?.



I'm so pissed off right now...



No sé porqué no doy el paso y hago una limpieza de primavera cibernética.


Porque, entotá, ya no tenemos ningún tipo de relación (desgaste, mucho desgaste, mucho callarme por esas cosas que no dices para no molestar por las circunstancias que sean y que la otra persona sabe que como no vas a decir nada, lo sigue haciendo, esas mierdas), pero ahí está en tu lista de "amigos" enredados socialmente.



Ahora no sólo te dejas de hablar, ahora bloqueas. Sobre todo cuando sabes que la otra persona también lo ha hecho y que va dejando mensajes de esos no-hablo-de nadie-en-concreto-pero-tú-ya-sabes-quien-eres-y-sé-que-leerás-esto.


Lo que pasa es que la jugada salió mal, porque aunque sí que lo leí, no moví un dedo. Que es básicamente como me ha hecho sentir esta persona desde hace ya bastante tiempo. ¿Qué si intenté hablarlo con ella?

Sí. Pero es complicado cuando no puedes hacerlo cara a cara y al intentarlo por otro medio, cuando no le convenía la conversación, dejaba de responder los mensajes. Mu moenno toh.

Para más inri, pensando que eso te va a doler como solía ocurrir, te hace un unfollow en instagram. Súpersupersuperfffffuertemeparecetodo, saeh?

Pues no.


Hay veces que saber que tienes la razón no te hace tan feliz como en otras ocasiones. Pero supongo que con el tiempo las vas superando. Por suerte o por desgracia, cuando una puerta se cierra, otra se abre... o te ponen una alfombra roja... ¿era sí, no?.



Siempre quedan los buenos recuerdos, los momentos en los que te sentiste agradecida por poder contar con esa persona, la complicidad, las risas y esos situaciones cruciales en la vida que has tenido la suerte de poder disfrutar.

Años atrás habría estado fatal. Pero fatal, fatal del palo y porqué me tienen que pasar estas cosas a mí, de arrastrarme y pedir disculpas por algo por lo que no debería, de querer conservarla a toda costa como si por cojones fuera verdad eso de que las buenas amistades son para siempre.

Pues a veces sí, pero otras resulta que no. Pero tampoco pasa nada, ¡porque anda que no hay personas en el mundo!. Con el tiempo encuentras personas más afines, más compatibles, y te vas dando cuenta a medida que ese mismo tiempo va pasando y tal o cual persona sigue ahí a pesar de todo. Y entonces te das cuenta de que eeeeeeeso es precisamente lo que significa "buena amistad". ¡Qué cosas! ¿verdad?.

¿Os ha pasado algo parecido?. 




Pues eso, yo a lo mío: a seguir rockanroleando.



Aaaaawww... you're amazing too! And adooorable, and funny, and charming, and sexy, and...



BruBru, aunque parejca mentira me pongo colorada cuan-do me mi-ras.



¡Ay omá!



Me too ;) 


Va a ser verdad que el amor todo lo puede. Aaaaay, Bruno Mars, aunque sea por cansina vas a terminar sabiendo de mí.


Y te voy a encantar.




viernes, 18 de abril de 2014

Mi vecindario

Hace unos meses comencé un álbum chorra en mi perfil de facebook en el que quería recopilar fotos de chulazos de esos que me gustan a mí. 

Sasto, a lo mejor tú no compartes mis mismos gustos, aunque no creo que estés muy en desacuerdo en todas mis elecciones. Ya verás, ya.  

De todas formas, lo que estaría muy, muy bien, osssssea, súper guay es que yo le molara a alguno de ellos*.

En fin, que he decidido hacer un spinoff y traerlos al blog. Bienvenidos a los post con nueva etiqueta: Mi vecindario.

Os daré a conocer a mis vecinitos, que se están mudando poco a poco y muy ordenadamente se me vienen a presentar. Ha llegado a sus oídos que soy una vecina estupenda, muy maja, siempre con una sonrisa y una batamanta que compartir.

Comencemos:
 



JP: ¡Hoooolaquétal!

SSG: Uaaaaal-la, pero si tú eres, tú eres...

JP: Ssssssh, sí, sí, soy James Purefoy, hago de malo malísimo en The Following.

SSG: ¡Lo sssssé! Soy tu mega ffffffffffan... eres taaaaaan malo... y razonas taaaaaan bien tus maldades y... y... ¿y qué haces aquí?.

JP: Pues nada, que me he mudado y quería venir a presentarme como buen vecino y esas cosas.

SSG: Ah pues muy bien. Estooo... ¿sabes que también te vi en La Feria de las Vanidades y las chorreras de las camisas te quedaban muy bien?.

JP: Uy, va ser verdad eso que me han dicho los vecinos, de que eres majísima.

SSG: Sí, sí, ya verás. Estoooo... yo te prefería en Roma.


JP: ...

 SSG: ¿No te acordarás de algunas líneas de tu personaje verdad?.


JP: Bueno, siempre se te queda algo, porque claro...

SSG: ¡Perffffecto! Pues pasa, pasa p'adentro, ve rememorando y quitándote el traje, que tengo yo una batamanta que te va a quedar que ni pintada como toga romana.

JP: Pero...

SSG: ¡QUÉ ENTRES!... te va a encantar que seamos vecinitos James ;) ;)


PD: James... call me!!




* Con que le molara al que le llevo profesando mi amor desde hace ya años, me valdría. BruBru (aka Bruno Mars, my future husband), la espera se está haciendo entre mega larga y eterna, ¿sabes?. ¡Hagamos contacto visual de una vez!

El resto ya te lo explico, así entre tú y yo ;) ;)

martes, 8 de abril de 2014

Todo, todo y todo

Yo no sé si a la gente le debe de pasar. Que yo siempre he pensado que soy un poco rara y alguna pieza me debió de faltar... o las cogieron todas y las colocaron como les dio la gana. No lo sé.

El caso es que no consigo que mi cabeza se pare. Un ratito. Pequeñito. A veces quisiera saber qué es eso de pensar en nada como hacen los tíos. O eso dicen.

Tiene que ser relajante eso. Lo de pensar en nada, digo.

Hay tantas cosas que quiero hacer, que a veces me agobio y me ansio, como los perretes cuando se persiguen la cola.

Hasta que me mareo.

Y me tengo que parar.

Y entonces se oigo como mi cabeza hace ¡puf!.

Y se me olvida todo.

Tengo que reiniciar.

Unas veces me pongo en marcha más rápido que otras, eso sí, pero coña, es frustrante.

Puedo entrar en modo zen. Claro. Lo que pasa es que en algún momento debo de perder el norte, porque ahí estoy otra vez en mi espiral perrete perseguidor de su propia cola. Y otra vez a empezar.

¿Mi manera de reiniciarme?

Pues muchas veces recurro a garabatear cosas. Pero no a lo furioso, brochazo por aquí, rayajo por allá. Dibujar figurines me relaja a lot.

Lo bueno que tiene es que para cuando sea una RockStar tendré todos los modelitos necesarios para todas las alformbras rojas a las que tendré que asistir.



Este me lo pondré para unos Grammy, por ejemplo.

Porque sí, a mí no me da vergüenza reconocer que a mí me gustan los escotes. A mí esta moda de ir con cuellitos a la caja (de los cojjjjj... estoy más haaaaaaarta), los piterpanes esos, los redonditos o los cisne... No me van nada. ¡Alegría, alegría!



Este otro, después de ganar un Oscar, en la post-party de Vanity Fair. Que ya entonces podré ir de corto.



 Bueno, bueno, éste está clarísimo que me lo pondré para alguna de mis giras.

Pues sí, que tendré ya una edá, pero los putos Stones siguen dando por saco con más arrugas que un paquete de pasas.

Pues yo también.



Y éste, pues nada, éste lo reservo yo para mi BruBru que sé que le va a gustar.



I know, I know dahlin'.


Lo dicho, que tengo un vestuario...

Ficticio, vale, lo reconozco.

Pero un día...

miércoles, 2 de abril de 2014

Me ha costado

Esta semana, hablando con una ciber-amiga, salió el tema de "es que yo ya tengo una edad" y voy yo y le pongo, "perdona bonita, pero que yo este año ya cumplo..."

Jopetas... me lo he tenido que pensar.

A ver si no era verdad.

Pero sí, sí que lo era.

Ostras, ¡vaya si lo era!

Pero no estoy preparada para volverlo a escribir.

Y ya está, sólo quería compartir este momento de incredulidad con todos vosotros, que todavía me véis como una jovenzuela con aspiraciones de RockStar y gran diseñadora, que se cree que este blog un día va a ser descubierto, escribirá un libro, plantará árboles, tendrá un perrete, se casará con Bruno Mars...


Pues eso. Que ya está.






Estoy un poco de bajón, la verdá.