martes, 12 de agosto de 2014

Todo llega

- Hace un año, por estas fechas, apenas acaba de empezar a trabajar después de pasarme una buena temporada siendo becaria y aprendiendo muchas cosas a marchas forzadas. Ya sabéis mi teoría sobre el "nunca es tarde". Sí, vale, pero para mí es más bien es: casi nunca es tarde, pero si te decides ponte las pilas, hay quien no ha tardado tanto en tomar decisiones y no carga pilas, si no un generador nuclear.

- Hace menos de un año que por fin conseguí mudarme. Y hacerlo sola. Ya vivía con mi familia conociendo sus virtudes y defectos. ¿Vivir con extraños?. No, gracias, pero no. Y no por ser extraños, o terminas haciendo buenas migas o siempre puedes darte el piro. Para mí era cuestión de vivir con mis virtudes, defectos y manías en un espacio donde pudiera hacer y deshacer sin dar explicaciones. Probablemente una de las mejores decisiones de toda mi vida.

- He vivido nuevas experiencias. Unas me han llenado, otras han sido decepcionantes, otras estaban sobrevaloradas, o al contrario, infravaloradas y han resultado fabulosas.

- Me he soltado a hablar inglés (y no sólo a leerlo y escribirlo). He descubierto que a veces algunas expresiones me salen muy naturales. Creo que ver cosas en VO ayuda bastante mucho.

- He aceptado que es muy probable que en mi actual trabajo no tenga la oportunidad de crecer profesionalmente, pero bueno, puedo pagar mis facturas y la mayor parte de mis compañeros son de lo más majo. Por poco que sea, seguro que voy a seguir aprendiendo.

- He viajado, seguiré viajando todo lo que pueda y me he podido pagar un curso que me ayudará en mi profesión.

- Ha sido duro aceptar, de una vez por todas, la pérdida de alguna que otra persona.

- Tambén me di cuenta de que cierta parte de mi pasado se terminó. Por sí sola. Hubo intentos de reanimarla, pero es algo que no tenía que ser. A veces tuve esperanza e intenté mantener "la llama", pero supongo que soy de esas personas que cuando les haces cierto grado de daño, ni olvidan, ni perdonan. Puedes ser una gran persona y la más paciente del universo, pero en algún momento te haré saber lo que me has hecho. Así que, por su propio peso, por una parte o por otra, si se tiene que acabar, os digo una cosa nenis: se acaba.

Hoy todos nos hemos enteramos de la muerte de Robin Williams. A mí este señor siempre me pareció un genio. Un  puto genio del humor.


Y esto es lo que yo llamo un auténtico monólogo y no las moñadas de El Club de la Comedia
(lo siento Luis Piedrahita, Dani Rovia, Leo Harlem, Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes, me molaís, pero este país necesita algo más jevi que hablar de las zapatillas que te tiraba tu madre, chandalismos y/o anéctodas del pueblo de turno).

Uno de esos artistas que se amolda perfectamente a lo que le echen: teatro, cine, series, drama, comedia e incluso musical. Un apasionado de los videojuegos y de la ciudad de San Francisco. Todas las entrevistas suyas que he cazado me han parecido divertidas e interesantes.

Sinceramente, yo veía  The Crazy Ones por él. La torpeda de Buffy (serie que nunca vi) me sobraba infinitamente.

Y aunque me hizo mucha gracia en Mrs Doubtfire, para mí siempre será Adrian Cronauer o John Keating.

Creo que Robin fue una persona extremadamente sensible que no aprendió, nadie le enseñó y/o no supo encontrar la manera de encontrar una solución a un problema tan grave como es la depresión. Que te digan "tienes que ser más postivo", "inténtalo y verás que con el tiempo...", "es sólo una mala racha, seguro que exageras", "tú no tienes problemas reales", "¿esta est u manera de llamar la atención?"... NO ayuda.

¿Qué pasaría por su cabeza durante todos estos años?

¿Por qué, a pesar de tener una familia que lo quería, tener una vida cómoda, tanta gente que lo admiraba, un trabajo que adoraba... por qué?. A pesar de todo esto, ¿qué es lo que no funcionó?.

¿Tal vez eso encima pudo contribuir a su estado de ánimo haciendo que se sintiera que no mercía todo eso?.

¿Podéis imaginar lo duro que debió ser estar divirtiendo a un montón de gente pero por dentro sentirte más pequeño que un grano de arena?.

¿Cuánto daño pueden llegar ha hacer estos años pensamientos y sensaciones en una persona?.

¿Cómo debía sentirse esta persona para terminar haciendo lo que ha hecho?. 

¿Cómo se llega a la conclusión de que lo mejor es acabar con tu vida?.

Una vez tomada esa decisión: ¿Cómo decides el método para llevar a cabo esa decisión?.

¿Tienes miedo o de repente es como si sintieras cierto alivio?.



Puede que tengas personas a tu alrededor, las cuales, trates con ellas a menudo o no, te quieran, piensen en ti, crean que eres lo más. Tú eso no lo ves. Incluso crees que sólo lo dicen por decir porque les das pena, por educación. Lo que sea.

De repente parece que las cosas marchan bien, lo disfrutas y piensas "por fin". Pero en algún momento te asalta la sensación de que lo estás fingiendo porque es lo que se supone que tienes que hacer. Sentirte bien te produce un montón de dudas. ¿Esto estará bien?.

Esás haciendo algo, lo que sea, a lo mejor es algo que te encanta, pero te tienes que parar porque no puedes evitar las ganas y te echas a llorar sin ninguna razón aparente.  Es como si "algo" te llamar la atención: "¡Eh! te lo estás pasando demasiado bien, no seas tan egocéntrica". Y en cuanto puedes evitas a la gente y las cosas que te gustan porque no te crees digna, no las mereces.

Romper el bucle de pensamientos que te dicen que no mereces nada de lo bueno que te pasa y sí todo lo malo es bastante jodido. Algo así como un "¿crees que esto es malo? No tienes ni puta idea" infinito.

¿Por qué simplemente eres incapaz de ver, sentir y aceptar que no eres lo peor del mundo?.

Aún así, cuando te preguntan "¿Qué tal estás?", tú siempre respondes con un "Bien, todo bien".


Supongo que no todos tenemos habilidades para tener una buena autoestima y confianza en uno mismo.


La depresión no es una opción. Ocurre. 

Teléfono de la Esperanza, una ONG dedicada a la atención promover la salud emocional de las personas: 900-500-002

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Somos tan complejos! a mi cuando la gente me cuenta sus problemas, con la excepción de cuando se trata de enfermedades, suelo pensar, ¿de qué se queja? o ves las soluciones a sus problemas muy claramente. Sin embargo, qué difícil es aplicarnos el cuento a nosotros mismos.

Esta decisión que tomaste de ser independiente y vivir sola, la tomé yo un par de años antes y creo que también ha sido una de las mejores que he hecho.

Un beso guapa y a disfrutar de las vacaciones

Marta

Solita Jade dijo...

Esta fue una entrada mas seria de las que generalmente leo en tu blog, pero vale Robin W. lo merecía.
A medida que leía tu entrada me encontraba asintiendo a tus palabras, estoy de acuerdo contigo.
Que bueno que disfrutes de vivir sola. De casa de mis padres, me fui a vivir con mi novio, y solo viví sola un par de meses cuando estuvimos separados, luego volvimos y vinieron nuestros dos hijos... pero tengo mi metro cuadrado para mis cosas, claro que viajar ni pensarlo. Pero bueno hay que lo positivo de la vida ¿no crees? que tengas buen día :)

Eugeac dijo...

Hay Mara, que bueno que puedas disfrutar tu trabajo y encima te alcance para la renta por lo menos y poder hacer una escapadita de ves en cuando.
La muerte de Robin me impactó, una persona rodeada de alegría que esté tan triste por dentro, que ironía, no.

Anónimo dijo...

No podía dejar pasar la oportunidad de dejarte un comentario después de leer lo de Robin Williams y su depresión. Siempre que veo una noticia de alguien que se muere, que se quita la vida, no evito leerlo, sobretodo si son personas conocidas, aunque evidentemente no las conozcamos, pero se hacen tan habituales que una siente un pequeño vínculo hacía ellos. Y siento compasión y comprensión porque a veces la vida es demasiado. He leído que fue se asfixió con su propio cinturón. Me lo imagino solo, de pronto verse rodeado de sus fantasmas y dejándose llegar por su oscuridad más profunda en un arrebato. La decisión siempre te ronda. El cómo, me parece más personal. Yo siempre me imagino saltando al vacío, es extraño porque la sensación que deseo experimentar es la salir volando, de liberarme, de desinhibirme, aunque sé que acabaré espachurrada. Creo que alivio, porque la vida es demasiado. Tengo un amigo, que respeta mi situación aunque a veces no puede evitar hacerme preguntas desde su incomprensión. La última vez que nos vimos me contó de un compañero suyo de trabajo, que sus padres murieron siendo él pequeño, que se hizo cargo de su hermana, que salió adelante, que hoy es feliz, tiene hijos, trabajo... me venía a decir que a la gente le pasan cosas reales, cosas que se palpan y que siguen adelante. Entendía lo que me contaba y su finalidad, pero lo único que le pude decir es que a veces la vida, el vivir, es demasiado. No creo que todos estemos preparados para vivir. Muy poca gente lo entiende.
Sí, siento que no merezco nada bueno de lo que me pueda ocurrir y me ocurre y me siento culpable cada vez que disfruto de algo. No me merezco un hola, un que cuenten conmigo, un quedar, porque lo único que veo en los demás es pena hacia mí, o que soy una carga. Y al final lo consigues, al final te dejan de lado y eso te hunde aún más y te demuestra que tienes razón que no mereces nada bueno porque tú misma lo ahuyentas.
Tu texto ha sido bálsamo para mi angustia. Gracias

Mara Jade dijo...

Marta: como tú has dicho, es algo muy complejo. Quien sufre de depresión no sólo se cree inferior y que no merece nada, es que encima se siente culpable por sentirse así, por no ser capaz de disfrutar de las cosas y que hay gente que tiene problmas más importantes que los suyos. Es como vivir con un ahogo constante.


Solita Jade: de siempre he tenido claras algunas cosas. Ha sido una constante desde que tengo uso de razón. Ser diseñadora, tener una casa en la playa, vivir en un verano continuo, un perrete, viajar, probar lo de vivir sola y ser independiente.

Sin embargo, a pesar de lo claro que lo tenía, me dediqué a hacer lo que se supone que debía porque era "lo normal".

Eso se acabó, si tengo que ser "anormal", lo seré. Duermo mejor.

Eugeac: es increíble lo que te puede llegar a afectar la muerte de alguien que no conocer, pero con la que te sientes muy afín. Lauren Bacall también falleció, pero sin embargo no puedo dejar de pensar en Robin Williams y en lo que debía de estar pasando.

Anónimo: me alegra que aunque sea un poco, este post te haya hecho sentir mejor. Tal vez la gente que tiene la suerte de no pasar por algo así, no pueda llegar a entenderlo. Hay gente más empática que otra. El caso es que entiendo perfectamente esa situación. Es una lucha contante entre "no me lo merezco" y el "¿por qué no lo merezco?". Días en los que hasta sólo pensar en salir de la cama se hace tan insoportable que darías todo lo que tienes por no hacerlo.

Me molesta cuando la gente te pone ejemplos de alguien que conoce, que habla, a veces intentando ayudar, pero sin saber. Hablando en plata: que no tienen ni puta idea de lo que está pasando en tu cabeza y que te impide tener una vida. No digo ya normal, una vida.

La vida no es fácil. Es una constante superación de obstáculos y, sinceramente, puede que sea entretenido, pero cansa. Si puedes darte el placer de tomarte descansos, vale. ¿Pero qué pasa cuando no has superado un obstáculo y ya tienes más por delante?. ¿Cómo lo haces?. Y lo que es peor, ¿cómo lo haces cuando no sabes ni por dónde empezar y encima tienes que escuchar comentarios de esa gente que no tienen ni puta idea y se queda tan ancha diciéndote chorradas bienintencionadas como "tranquilo, todo pasa y todo llega"?.

Es que encima te sientes culpable si les dices un fuck you asshole!

La vida no es fácil. Como tú has dicho, es demasiado pero al fin y al cabo es tuya y tú manejas tu vida, no tu vida a ti. Si hay que luchar por algo, que sea por ti, por encontrar las herramientas para manejar tu vida. No lo hagas por nadie, hazlo por ti. ¿Te suena egoísta?. Dime entonces por quién lo harías si te sientes solo y que nadie te quiere. Tú debes de ser la persona que te dé más amor en el mundo y después dejar que los demás te quieran.

Y eso, querido Anónimo, es lo más jodido del mundo.

Pero si no das un primer paso, si no te atreves, nunca lo vas a poder averiguar ;)

Suerte.


A todos: muchas gracias por visitar mi blog, es muy gratificante leer vuestros comentarios :-*

Mar dijo...

A veces las muertes de personas q no conocemos nos llegan como sí fuesen parte de nuestras vidas.La de Robin ha sido una de ellas,una grandísima pena...ojalá nadie se sienta tan solo y frágil como el.