jueves, 30 de enero de 2014

En la MaraMansion

Casi a un mes del estreno de la MaraMansion puedo decir que cada vez quedan menos trastos por medio. Aún queda alguno, pero el peligro de morir sepultado bajo cajas, bolsas y demás embajales ha disminuido considerablemente.

A parte de esto, también quedan algunas cosas por colocar. Ya sabéis, las típicas cosas en las que se necesita un taladro, con sus brocas y cosas de esas para colgar estanterías. También tengo que deshacerme de unas ristras de halógenos terriblemente ffffffeos y que consumen lo que no está escrito, unas infames cortinas, hacer un cabecero, planear alguna composición chula para alguna pared demasiado desnuda... esas cosas.

Por lo demás, algunos amigos ya se han pasado a visitarme, se han quedado a cenar, a tomar algún café, me han traído detallitos... De momento ninguna planta. Quien me conoce sabe que como no sea un cactus o algo de plástico, pasará a mejor vida en unas semanas. Si llega.

Ya me he hecho amiga del horno y del lavavajillas. El uno porque no tenía claro su funcionamiento, a pesar de tener sólo dos rueditas, pero me despistaba de dónde venía la fuente principal de calor (algo muy importante), y el otro porque no nos comprendíamos a la hora de colocar cacharros.

Con la lavadora ha sido más fácil: SSMom y MFB me explicaron cómo funcionaba. Vieron mi cara, dejaron los mando en una posición y me dijeron dónde estaba el "on". Pues eso. La ropa sale estupenda.

Tengo un limpiador de suelos rosa en una botella tan grande que va a durarme siglos. Básicamente porque no tengo pensado fregar los suelos everyday. Deja un olor a ropa limpia que mola mucho.

También me he comprado una alfombra de bañera en la sección de niños de Ikea porque hubo un amago de resbalón en el que vi mi vida pasar en un microsegundo.

Ahora tengo una estrella sonriente mirándome desde el suelo cuando me ducho O.o

Y más o menos las cosas están quedando gonicasdeltó.













A ver qué se me va ocurriendo sobre la marcha. No sabía yo lo peligrosa que era teniendo un espacio propio por amoldarME.


¿Os imagináis lo que será cuando tenga mi auténtica beach house? ;)


3 comentarios:

ester dijo...

Me encanta lo que vas mostrando en las fotos!! Se ve que lo del resbalón en la ducha es un clásico de cuando te emancipas. Yo me olvidé de encender el calentador en la primera casa en la que estuve y al salir de la bañera sin nada me resbalé, había dejado el armario abierto así que...chichonaco, algo de sangre y un mucho de "dios,que facil es morir en casa y que nadie se entere" Pero a parte de eso y de los electredomésticos que no obedecen tus ordenes mentales hace mucha ilusión ir montándote tu casita así que enhorabuena y a disfrutar :)

Anónimo dijo...

Felicidades!! yo vivo en un piso alquilado y me da pereza arreglarla porque pienso que es temporal. Pero mira, desde que llegué a Palma hace dos años y medios vivo en la misma casita asi que ya va siendo hora de que nos vayamos amoldando ¿no?
Tú sigue poniendo ideas porque eres muy apañada y con cuatro tontás te está quedando una casa muy cuqui.


Marta

Mara Jade dijo...

¡Muchísimas gracias chicas!! Creo que es bueno adaptar lo mejor que se pueda el lugar donde se vive a nuestra personalidad. Más que nada porque volver del trabajo a un sitio donde sólo están tus cosas y donde puede ser tú misma, es un auténtico regalo :-)