miércoles, 31 de julio de 2013

Peñafiel estaría orgullosísimo de mí

Aunque a diferencia de él, yo no soy ni monárquica, ni juancarlista, leches en vinagre. Si quieres ser rey, vete a Game of thrones y gánate el puesto, que aquí no se puede estar viviendo de un greatest hit como Rick Astley. Y los descendientes, lo mismo, a estudiar que tenéis pastaca y a currar. No me toquéis los mondogos. Si te quieres ir con "la otra" de cacería, le pides un crédito a Cofidís, no a las arcas del Estado.

Tampoco soy letizista. De hecho... a mí esta señora, Letizia, me cae medio mal. Y digo medio porque no la conozco de nada y a lo mejor resulta que en persona es un encanto. Ni siquiera de cuando daba las noticias. Es que Urdaci directamente me cae como el puto CE-U-ELE-O.

Pues eso, a lo que iba.

A mí esta foto me sugiere...




Me muero de hambre y me han puesto unas tetas muy difíciles de soportar.

Ten ovarios y niéganos que no te hemos pagado las tetas entre todos los españoles.

Y la nariz.

Y el botox.

Y...



Leti, querida, ¿es que no te dan de comer en palacio?

Aquí, Letizia escoltada por un señor con una chapa roja en la solapa y Steven Spielberg de joven, con el uniforme arrugao, por si le da una bajada de azúcar.
Mientras, el señor de la barba de atrás se pregunta dónde trendrá su real trasero.


Letizia ensayando para Halloween. Este año irá de Novia Cadáver. El príncipe Felipe irá de príncipe Felipe en esmoquin.


 




Señor Peñafiel, estoy lista para sus halagos. De nada.


lunes, 29 de julio de 2013

Sin título

No se me ocurre cómo titluar este post porque la verdad es que no va de nada en concreto.

Ha sido un fin de semana raro.

El viernes me quedé en casa porque tenía ganas de tener una noche tranquila, ver reportajes de esos de investigación. Y resultó que tanto los de investigación chachi de La Sexta como los del canal de crímenes y de realities de casas de empeño-transportes-otras cosas de las que no te esperabas que hicieran realities: estaban repetidos.

Buen momento para ponerme pelis.

Pereza.

Agarré una Coca-Cola fresquita y a la cama que me fui a leer. Muy intelectual yo.

Cuando me entró el sueño hacía rato que me había acabado la Coca-Cola (¡dioxxxx qué rica está!) y cuando me disponía a apagar la luz, miro el reloj y... ¡las 23:20!

WTF?

Osea... en serio... ¡¿CÓN LO QUE YO HE SIDO?!


"No importa - me dije - mañana me voy a ver a los Hattori Hanzo Surf Experience, estreno mi nueva falda de lentejuelas y pienso sudar la camiseta hasta que se vaya andando sola a la lavadora".


A las ocho, repito, A LAS OCHO de la mañana ya estaba en pie y con las mismas me fui a la playa. Y tal y como puse en instagram: como las señoras que van a coger sitio.



Tócate los mondongos. Las 9:10.

Pero vamos, que ni loca me hubiera puesto a caminar de punta a punta de la orilla como si la vida me fuera en ello. Me metí en el agua (estaba estupenda, por cierto), nadé un rato, me sumergí, volví a nadar, me dejé flotar y salí cuando ya tenía los dedos arrugados.

Me tiré en la toalla y me puse a leer. 

A la hora y media aquello esaba infestado de mujeres gritonas, críos tocapelotas, bebés llorones y hombres perfeccionando su técnica de plantación de sombrilla.

Eso sólo significaba una cosa: me largo.


Y eso hice. 

Pasé a comprar algunas cosillas que necesitaba para mis nuevos proyectos y decidí darme el lujazo de comprarme polos. De los de hielo de toda la vida, vamos. De fresa. Mancantan.

Y tuve otro momento señora: me puse a leer todas las putas etiquetas para ver qué polos/sorbetes/granizados/heladodeyogur tenía menos azúcar. 

WTF again!!!

Ahora, os digo una cosa, me parece flipante que un vaso de granizado de horchata tenga más de 18 gramos de azúcar cuando la cantidad recomendada diaria es un máximo de 10 gramos. Yo, que estoy en la flor de la vida, con mis recién cumplidos veintidieciseis, que intento cuidarme... y me la intentan colar con mierdas de "sin azúcares añadidos"... sin azúcares que no podías añadir porque no te cabía maricón (dígase con acento vaquerizado por favor)... o "0% grasa"... ¡¿Qué puta grasa va a tener un puto polo de hielo?!. Hielo. ¡El hielo no tiene grasa por dioxxxxx que hasta yo lo sé!

Y bueno, momentazo cuando por fin me decido por los putos polos de fresa (adiós granizado de horchata con cantidades ingentes de azúcar, yogur helado natural... que de repente tiene azúcar o.O'): 15% de fresa.

Mirad nenis... no entiendo nada.

Yo antes compraba lo que me gustaba, independientemente de su cantidad de whatever. Si me gustaba, lo compraba.

Que alguien me diga dónde se apunta una a clases intensivas de cómo convertirse en una señora sin dejar de ser una futura RockStar porque esto no puede seguir así.


Nunca fui a ver a mis adorados HHSE, con las ganas que tenía de echarme unos bailes, y nunca estrené mi nueva falda de lentejuelas. Me quedé sin acompañantes.

La historia de mi vida.

A veces la idea de echarme un noviete no me parece tan mala sólo por tener a alguien con quien poder hacer planes y no sólo conmigo misma o estar pendiente de la gente (que tienen todo el derecho a hacer sus planes, por supuesto).

¬¬'



Y ya el acabose: me he vuelto a encontrar, día sí y día también (y el siguiente y el que le sigue) mirando en buscadores de viajes. Ahí, con todos mis dedos tecleando para irme a... wait for it porque lo tengo entre ceja y ceja y es algo quiero MA-TO por hacer antes de que la muerte me convierta en leyenda: 




Ir a Hawaii... ¡Es caro de cojones, nenis!. Al menos el llegar hasta allí. Que los buscadores siempre te ofrecen la posibilidad de pillar el hotel (a cada cual más re-caro también), pero vamos, que no es lo que yo estoy buscando.

No quiero ir para ir de playa a tirarme a sorber agua de coco, tomar el sol y remojarme en la playa y santas pascuas. ¡No!. Eso ya lo puedo hacer aquí. Para eso hay esos resorts moñacas de la pulserita del "todo incluído". Estar alojada en un cinco estrellas donde te dan todo hecho tiene que ser la repera limonera, pero de verdad de la buena, yo estoy buscando otro tipo de experiencia. Me parece una soberanda gilipollez irme a un sitio tan lejano para quedarme toda la estancia en el hotel y su recinto, por muy "natural" que sea, sin conocer a la gente, la comida*, lugares fuera del radar turista...

Yo quiero ir a una escuela de surf (aprovechando que ya me mantengo de pie sobre una tabla con mini-micro-olitas y un remo, no olvidemos este detalle)...

 Quiero una foto como esta, pero con otro biquini que no parezca una faja incómoda.
Prometo no posar a la Obregón: metiendo barriga.
Ya me buscaré la mejor pose para disimular.

En cuanto a estos bañadores, son más sueltecitos,
pero yo prefiero algo retro un poco más moderno

Enviar postales horteras a todos...



Largarme de excursiones por volcanes, cascadas y esas cosas. Quiero ver dónde se rodaron las pelis de Elvis y los sitios por donde actuó, pasó y vivió. Quiero llevar hibiscos en el pelo, asistir a un auténtico luau, no esos de turistas. Y ya, de paso, que estoy rumbera, clases de hula (que no es lo mismo aprender con un dvd).



Y traerme un tiki.



Eso quiero.


Chimpún.


* me parece monstruoso irme a Punta Cana o Playa Bávaro o donde sea de estos sitios de "todo incluido" y me pongan que ofrecen comida española e italiana y no mencionen nada de la gastronomía del lugar.

viernes, 26 de julio de 2013

Frase del día

''I'm a role model for those who dare to be different.
For those who dare to take a stand in their life and have an opinion."

Madonna

miércoles, 24 de julio de 2013

Se dice, se comenta...

... que George Clooney, osea, Mi Yorch, podría ser adicto al sexo.


¿Ah sí?

George, querido, yo tampoco tengo ganas de casarme y mi número es...

lunes, 22 de julio de 2013

Domingo de verano

Probablemente sea el primer fin de semana "tranquilo" que he tenido en los últimos meses.

Ya os conté todo este subidón de cosas que me han pasado últimamente relacionado con el trabajo. El oficial y el oficioso (sólo hay que darse una vuelta por el Facebook para ver que parada, lo que se dice parada, no he estado).

Estoy contenta.

Pero al mismo tiempo, tal vez sea porque ahora tengo un poco de tiempo para pensar, me vuelve una vieja sensación: la de que en realidad soy como el pito del sereno para la gente. Y me importa un pepino ( = una mierda) si es gente a la que le importo otro pepino. Me refiero a la gente que aprecio.

Supongo, quiero pensar eso, que como siempre he estado "disponible" para ir, para venir porque mi trabajo oficioso me permitía ponerme mi propio horario ("si no lo acabo esta tarde, me quedaré despierta por la noche, total, un horario fijo no tengo") como que no hay costumbre de que sea yo la que diga que no puede*.

Pero, de repente, me aparece mi actual trabajo y un montón de peticiones (gracias, gracias, gracias) y ya no tengo tanta disponibilidad. Pero tengo que cumplir, porque me tengo que ganar la vida: o en la oficina o con mis cosas en la mesa del comedor. Pero tengo que hacerlo y en un horario no tan libre comoa antes.

Sigo mosqueada, para qué voy a negar la realidad. Sigo mosqueada porque ahora que por fin estoy equilibrando mis trabajos y horarios, me siento como "castigada" por no haber podido estar "disponible" este tiempo pasado. Una de las razones por las que quería celebrar mi cumpleaños, por fin, este año, era porque yo tenía pensado dar las gracias a todas las personas que invité por darme su apoyo, su amistad y amibilidad. Esas cosas yo no es que no las olvide, es que me las guardo como valiosos tesoros.

Exacto: momento moñón que yo tenía pefectamente planeado para darle las gracias a varios asistentes en concreto. Lo tenía hasta ensayado porque para mí era algo REALMENTE IMPORTANTE. 

Y no, no es que me diera un siroco y de repente me haya vuelto una moñas, es que creo que hay momentos en que está bien hacer estas cosas porque, aunque futura RockStar, yo también tengo mi corazoncito y quería decirles a esas personas que soy su fan.

Imaginad la cara de ggggggilipollas que se me fue quedando cuando fui viendo cómo se reducían los asistentes. Encima algunos que yo consideraba muy importantes.

Estoy mosqueada.

Por fin había llegado mi momento de ser yo la que por fin podía dar y no pareció importar.

¿Gracias? a las redes sociales luego me di cuenta de cosas y se me volvió a quedar cara de ggggggilipollas

Eso después de haberte sentido culpable porque no podía estar con algunas personas que me decían de quedar, hablar, whatever. Y yo, entre trabajo y trabajo, el tiempo no me daba y me deshacía en disculpas porque de verdad lo sentía mucho. Sólo pedía un poquito de paciencia, que la primera sorprendida era yo.

Estos días los estoy pasando con los perretes de doña Caye, que se ha ido unos días. Por fin pude salir un viernes para salsear a mis anchas sin preocuparme de fechas de entrega o trabajos atrasados. Pero sí, también he trabajado, aunque sin estreses y se agradece. Sobre todo porque cierto hombrecito cumplió 2 años y me encantó ir a su fiesta de cumpleaños.

Llegué tarde por estar trabajando, pero fui porque que quede muy claro: tiene que ser algo que de verdad me supere para que no pueda cumplir. Y ese algo puede ser, incluso, que esté tan cansada que hasta tenga ganas de llorar como los niños cuando no se pueden dormir.

Os aseguro que hasta que tenido ganas de pararlo todo y ponerme a chillar como una loca. Sin importarme si me había comprometido a hacer, entregar o terminar tal o cual cosa.

Pero así como os digo esto, también os cuento que me he armado de una paciencia que no sabía que tenía, he acabado todo lo que tenía entre manos, he aceptado otras cosas mientras tanto y he seguido adelante.

Hasta hoy, que tengo este rato para poder escribir.

¿Estoy preparada para otro subidón de trabajo?. Sí. Siempre. No sólo porque necesito el dinero, es que ME GUSTA Y DISFRUTO lo que hago. Me estreso, me agobio y me siento culpable cuando me proponen algo y tengo que decir que no porque me he comprometido con algo. Pero, a partir de hoy, sólo tengo que recordarme a mí misma la cara de ggggggilipollas que se me quedó hace algunas semanas.

Reitero todas mis palabras de gratitud que dije en el post de la Tiki Party pero también se me han quitado las ganas de volver a celebrar nada.

Alaska celebra su cupleaños de década en década, a lo grande. Yo no celebraba mi cumpleaños desde los dieciocho veinte y quería hacer algo realmente especial.

No sé, a lo mejor dentro de dieciocho veinte años me vuelvo a animar.


El tema está más que decidido, paso de Xanadú, será: Viva Las Vegas.




Ya veremos.





* Y me refiero a esos momentos en los que he podido hacer algo porque no había necesidad de que alguien me invitara por falta de parné. Porque sé que muchas veces he ido a cosas porque sé que esas personas me invitaban de corazón.

lunes, 15 de julio de 2013

Mordor, ese lugar 5: la destrucción

Recapitulemos: 1, 2, 3 y 4.

Previously... el resfriado se había manifestado en mí con todas las de la ley, me mantenía a base de té caliente, muchos pañuelos de papel y unas gotas guarrindongo-descongestionantes para la nariz y me había ido antes del trabajo sorda perdida y con ganas de volver a casa.

Al día siguiente no os penséis que la cosa mejoró. 

Me levanté con la intención de ir a desayunar con mi compañero al comedor del hotel, como todas las mañanas, y después, irnos a la oficina.

Reto conseguido hasta lo de desayunar. Que hice porque es la comida más importante del día y a mí, es sacarme de viaje, y me vuelvo adicta a los desayunos.

La segunda parte, lo de ir a la oficina... casi que no. Pero sin el "casi que".

Con la cara más de pena que conseguí poner, pedí si era posible hacer el check out más tarde. Y, otra cosa no, pero en ese hotel (Gatwick Premier Inn) son amables hasta decir basta. No me pusieron ningún problema y de hecho, me dijeron que si necesitaba alguna cosa que avisara a recepción. Podría decir que soy muy buena actriz, pero de verdad que estaba muy bajo mínimos.

O eso pensaba yo, ya veréis, ya.

Pues eso, lo primero que hice después de cerrar la puerta de la habitación con un "do not disturb", fue poner la calefacción a 25º C porque estaba congelada. Yo, no la habitación. Miré por la ventana, ese cielo tan gris... y el patio del hotel, tan majo y tan desaprovechado...


Encendí el ordenador e intenté hacer lo que pude.

Nosotros hicimos horario español, con lo cual, como era viernes, salimos antes. Pero porque mi vuelo salía por la tarde, que si no, nos toca quedarnos a pringar hasta las cinco y media (aquí hacemos jonada reducida los viernes, cosa que me parece esssstupendo).

Y nos fuimos al aeropuerto. Mi compañero cogió un tren a Londres, que fue listo y lo organizó para quedarse el finde con la churri. Yo también lo había pensado pero... mirad... entre que por esos entonces yo dependía de mi sueldo de "joven emprendedora"... que el alojamiento allí es carísimo... y que en mi estado hubiera disfrutado -28 de la ciudad... me fui a facturar la maleta y a suplicar que no hubiera retrasos.



Tan trapo estaba yo, que hasta que compré una bebida energética de esas. Pero no de esas canis, como las que tenemos aquí, no, no, yo me pillé una que se supone que sabía a arándanos. Y digo se supone porque como tampoco tenía sentido del gusto... no os lo puedo asegurar. Lo más cachondo fue cuando la botella se me cayó, la recogí y me fui a buscar un sitio estratégico para ver qué puerta de embarque me tocaba, abrí la botella... ¡y la bebida salió disparada como si estuviera celebrando haber ganado un premio de F1!

¬¬

 El nombre venía al pelo, nenis.

Papelón: sorda, sin gusto, con los mocos de la muerte, arrastrando el maletín del portátil, lo que viene siendo un espectáculo.

Y cuando digo mocos de la muerte, me refiero a esos que no se acaban nunca y suenan más potentes que el motor de una Harley Davidson. Un espectáculo, que ya os lo he dicho.

¿Que si conté los minutos?. No. ¡Los segundos!. Yo sólo quería largarrrrrme de allí.

Sabía que al llegar a casa, ese mismo día, había una fiesta en blanco a la que dije que iba a ir, pero en ese estado lamentable seguramente iba a faltar.

Me llama doña Caye, que viene a buscarme y nos vamos a cenar, así le cuento.

Vale, vale.

Os ahorro el momento espera porque fue eso, esperar. Eso sí, me tuve que ver toooooda la cola porque yo me sentaba al principio y entraban todos los demás antes. Unas pintas... tres despedidas de soltero... ¡TRES!... un submarinista, un bebé y un súperheroe. Disfraces súper currados, por cierto. Cada uno con su séquito-jauria, a cada cual más ruidoso. Todos de cabeza a Magalluf. Tela.

A todo esto, un avión de esos de filas de asientos de 3-4-3. Sin embargo, con el que me fui, era más bien normalero.

Cuando conseguí estar dentro del avión, me tocó en pasillo... uffff... un sitio, que incluso para una retaca como yo, era estrecho... me tocó al lado de una madre y una hija que iban vestidas iguales, que hablaban sobre el parto de la Kardashian y se apartaban el pelo de la cara de la misma manera. 

Adoro a SSMom, pero no creo que pudiera vestirme como ella, irme de vacaciones con ella y mucho menos hablar de partos. Esto último básicamente con NADIE.

¿Os he dicho que estaba sorda?. Pues durante el despegue fue sordera quasi profunda. ¿Sabéis cuando en las pelis, alguien se mete en el agua y oye los sonidos del exterior?. Lo mismo.

Un avión prácticamente lleno de hooligans y spice girls clones de Geordie Shore y de The Valleys y la sordera amortiguó todo ese jaleo. Me hice la antisocial total enfrascándome en mi Kindle y pasé de la madre y de la hija porque me daba miedo que se me pegara algo.

El aterrizaje fue peor: sordera a nivel profundidades del océano.

No podía más. Salí disparada a coger la maleta. Casi 45 minutos después, los señores de las maletas deciden, que venga, vale, podemos dejar de esperar. Yo más cabreada que una mona, con la nariz tapada, vestida de invierno, queriendo rajar los vaqueros a lo Hulk y dirigirle una mirada asesina con los ojos inyectados en sangre al primero que osara cruzarse en mi camino.

Cuando vi a doña Caye esperándome... no besé el suelo como dos papas anteriores porque mi agilidad también había menguado. Pero supe que a partir de ahí todo mejoraría.

Primera parada: una farmacia. Sabía perfectamente lo que quería, mis drogas habituales para el resfriado. De esas marcas y en esos formatos. Que no (joder), quiero esto y esto (sabré yo cómo carajo son mis resfriados, hossstia, mocos, mocos, mocos, déjate de malestar general, ¡sal de mi cuerpo mucosidad!).

Ya en el coche de nuevo, me enchufé un espray descongestionante como está mandao y con lo que me quedó de la bebida energética, una pasti y hala, a vivir, que son dos días.

Doña Caye me hizo una cena de picoteo...

 
... y me dijo que tenía una sorpresa:




Como véis, cada vez que aparece mi mano en alguna foto, sale un clínex.
Os aseguro que era uno diferente cada vez.


¡Apperol Spritz! ¡Ooooooh, nos encanta el Apperol Spritz!. Creo que nos tomamos como dos copazos (de los nuestros, no los que te sirven en los bares) por cabeza.

Y de repente, un buen rollo...

Le conté todo lo que fui capaz de recordar en esos momentos, nos reímos como siempre y le conté que estando allí había recibido encargos, que iba a ser intenso pero iba a conseguirlo.

Me llevó a casa y con mi rumbeo me fui a la fiesta en blanco. Y de blanco. ¡Qué gusto ponerme sandalias por dioxxxxx!

Mi intención era hacer acto de presencia, "celebrar" un poco mi cumple, bailar un pelín y volverme a casa. Y eso hice. Después de dos gintonics, bailar mucho y que me tiraran a la piscina. Me vino bien, porque creo que en ese momento estaba teniendo un subidón de fiebre.

Volví a casa. A las cinco y media de la mañana. Con un vestido prestado. Me di una ducha calentita, me puse el pijama de verano, pero cerré la ventana, me tomé otra de mis pastis del resfriado y me enterré en el edredón.

No volví a abrir los ojos a las dos de la tarde del día siguiente. Me tomé un vaso de zumo y volví a dormir hasta las seis. Quedé con unos clientes. Llegué a casa y pasé el resto de mi consciencia en el sofá. A las diez y media ya estaba durmiendo y lo único que recuerdo es que dormí unas catorce horas seguidas. El resto del domingo está como en nebulosa.


Conclusiones: 
  1. Yo no sirvo para vivir en lugares que no tienen verano. Hago un llamamiento a las Bahamas, Maldivas, Bora-Bora, Polinesia Francesa, Hawaii (ejem, BruBru, ejem)... ¿necesitan ustedes de una diseñadora gráfica sociable, maja y futura rockstar?. Contacto: en este blog. Gracias.
  2. No suelo enfermar, pero como sea un resfriado, déjame en paz si aprecias en algo tu vida.
  3. Si sonarme la nariz fuera sinónimo de adelgazar, ahora mismo yo tendría pinta de anoréxica rollo extremo.
  4. Creo que no recuerdo haber dormido tantas horas del tirón durante varios días.
  5. La combinación Cortafriol + bebida energética + Apperol Spritz + ginki mola mucho. Más que el té caliente ;)
  6. Los oídos se me empezaron a destapar el domingo.

Y eso todo nenis. Mordor ha dado mucho de sí porque como soy tan torrrrrrpe, estas cosas sólo me pueden pasar a mí.

Aunque pensándolo bien, no sé de qué me quejo, Bridget Jones a mi lado es una principianta con bragas de abuela.


Con un Mr Darcy, claro.


Ejem, BruBru*, ejem...



* Bruno Mars, you and me...



martes, 9 de julio de 2013

Esta boca es de... Elia Fibla de Superyuppies

Pues eso queridos, aquí vengo una vez más con una entrevista molona a alguien igual de molón. 

Como dice en el título, se trata de Elia Fibla, diseñadora de joyas y creadora de todo el tinglado de Superyuppies. Una web donde los que queremos montar nuestro propio tinglado, encontraremos toda clase de información para no ir dando palos de ciego (como a mí me pasó en algunas ocasiones).

Pero no os lo voy a contar yo, que para eso he interrogado a Elia.

¡Adelante!


*************************************

¡Súper-Elia! Muchas gracias por aceptar esta entrevista, si es que se me ocurre cada cosa… ¡y vas y aceptas! ;)



Elia, querida, te introduzco en la experiencia de ser entrevistada por SuperSonicgirl. Comienza el entrevistón.


Eres mi segunda entrevistada con “sede” en Barcelona, una ciudad que ya he dicho varias veces que me encanta. ¿Qué te gusta de tu ciudad? ¿Qué no?.

Me gusta saber que vivo en una ciudad cosmopolita, abierta y multicultural. Me gusta que la playa y la montaña estén a 15 paradas de metro, que haya transporte público para ir de punta a punta sin demasiado esfuerzo, me gustan los barrios que se albergan en ella y me encanta que cada uno tenga su propia personalidad.

Me gusta la ‘marca’ Barcelona y lo que ella representa y sobre todo me gusta el ambiente que hay: buen rollo, gente maja, tiendas chulas, locales para todos los gustos, una amplia oferta cultural, gastronómica y de ocio... la verdad, Barcelona mola! :)

Pero obvio no todo es bueno, bonito e ideal. Barcelona es una ciudad cara, está atestada de gente, coches y contaminación.

Hay mucho ruido, o al menos a mi me lo parece, y es difícil encontrar verdaderos ‘remansos de paz’ dentro de la ciudad.

Los parques están siempre atestados, las playas también... es decir, no te vayas a meditar a la playa porque es imposible y no pretendas aisalrte del mundo en un parque porque no va a resultar. 



¿En qué otra/-s ciudad/-es te gustaría vivir y por qué?.


Si te digo la verdad, no quiero vivir en una ciudad. Demasiada locura para mi tan anhelado equilibrio interior. Soy una persona que trabaja con la tecnología todo el día, y necesito vivir en un sitio donde pueda contrarestar ese enchufe constante a la red, con naturaleza pura y dura. Es por ello que gran parte del año vivo fuera, en una islita muy precaria de Tailandia. 


Ahí trabajo, pero también vivo, después de 8 horas como una loca con el ordenata, el móvil, las redes sociales y demás... me resulta indispensable el poder ir a meditar a una playa desierta mientras veo como se pone el sol, salir a pasear por en medio de la selva, vivir un poco a lo salvaje que dices mis amigos vaya!


Cuando eras pequeña, si alguien te preguntaba qué querías ser de mayor, tú respondías…
 
Ay madre, cuando yo era pequeña, y no tan pequeña... quería ser muchas cosas: fotógrafa, bailarina, pastelera, escritora, maestra, astronauta, pintora...COn el devenir de la vida me di cuenta que no iba a ser nada de eso porque me gustaban demasiadas cosas a la vez y no era capaz de decidirme por ninguna. Por eso acabé estudiando Humanidades, y por eso ahora soy ‘indefinible’ ¿Qué soy? Pues lo primero, persona. ¿A qué me dedico? A hacer lo que verdaderamente me gusta: diseñar joyas y escribir un blog. 

 

Estudiaste Humanidades, ¿fue porque los números no eran lo tuyo?.


En parte si, pero sobre todo creo que siempre tuve un interés más allá de lo ‘real’. Me explico, siempre nos han dicho: -estudia algo que te de de comer- Y por lo general, esas carreras suelen ser ‘de números’, pero a mi eso, no se porqué, nunca me preocupó, siempre, desde pequeña tuve claro que yo no haría algo que no me gustara, lo comprobé con los primeros trabajos que tuve, y tras mi última experiencia laboral como asalariada hace ya más de 8 años, me dije que nunca jamás iba a trabajar para otra persona.


Estudié lo que quería estudiar, sin preocuparme de si tendría salida laboral o no y opté por las letras porque soy lectora empedernida, amante del arte, del cine, del teatro, de todas esas cosas que no te dan de comer pero que te llean el alma, y eso, que me perdonen los de números... ni las carreras asociadas ni los trabajos derivados, te lo dan.


(ay que aquí más de uno se me va a tirar al cuello, lo veo!)


 
Cuéntame tu formación, estas cosas siempre me interesan mucho. Después del instituto, ¿qué estudiaste?.

Después del instituto hice bachillerato humanístico. Hice la selectividad, empecé Traducción e interpretación y a los tres meses lo dejé para dedicarme un año sabático. Ese año viajé por toda España y al volver, decidí ponerme a trabajar. Trabajé un año y al siguiente me puse a estudiar de nuevo: Humanidades, que no me iba a servir para ganarme la vida, pero si para tener una visión del mundo un poco más compleja.

AL terminar la carrera hice un posgrado en Relaciones Internacionales con Asia Oriental y depués un máster en lo mismo. Digamos que soy ‘experta en Asia’ (o eso dicen mis títulos)

Como nunca me han importado demasiado los titulos y titulillos, al terminar estos estudios, los puse en un sobre muy bonito y se los regalé a mis padres, para que estuvieran orgullosos de mi. :)

Me busqué un trabajo (Ikea) y empecé a formarme como diseñadora de joyas. De manera autodidácta, a mi ritmo y a mi modo.

Creo que de todo lo que he estudiado, esto es lo que más me ha servido.

Y como soy mente inquieta, pues siempre me voy reciclando con seminarios, cursos, talleres de ámbitos muy variopintos: fotografía, redes sociales, fiscalidad... cosas que al fin y al cabo te van surgiendo en tus necesidades del día a día. 




Antes de comenzar con Superyuppies, ¿a qué te dedicabas?.


A vivir la vida! jajajaja, no, antes, y ahora lo sigo haciendo, me dedicaba a diseñar joyas que luego vendía en ferias de artesanía. He estado 5 años chupando asfalto que digo yo. Yendo de punta a punta de Cataluña toooooodos los fines de semana y festivos de campañas, haciendo ferias para arriba y para abajo.

Es un mundo apasionante, pero quema rápido, así que ahora, que ya tengo un status (jajajjaja) sólo hago 3 ferias al año, concentradas entre mayo y septiembre (aunque una dura 2 meses enteritos) y vendo en tiendas.
 


Lo del diseño de joyas, ¿siempre lo tuviste en mente o poco a poco te diste cuenta de que era eso a lo que querías dedicarte?.


Siempre fui muy presumida en este aspecto, es decir, quizás no me peinaba (mis rizos me lo han impedido por muchos años) pero no salía de casa sin el collar a juego con la falda, o los pendientes combinados con los zapatos. Compraba mucha bisutería, luego empecé a comprar menos pero más selectivo, más tarde dejé la bisutería y me concentré sólo en joyería y poco a poco me di cuenta de que era tal mi fascinación por ese mundoq ue lo que yo quería era diseñar mis propias joyas.


Y ahora, que las hago yo, voy casi siempre con manor, orejas y cuello libres de cualquier adorno. ¿Lo que son las cosas no?



¿Por qué diseño de joyas y no otra cosa?.

Porqué me apasionaba. Miraba escaparates, comparba libros de joyas de diseño, asistía a talleres artesanalaes a ver como trabajaban los artesanos... Y me sigue pasando eh, pocas veces me verás pararme en un escaparate de ropa, pero eso si, lleva disolvente si quieres separarme de la vitrina de una joyería de diseño. Me quedo pegada como una garrapata.


Así que creo que otra cosa... nunca pasó por mi mente.




¿Trabajas en casa o prefieres tener un lugar externo?

Mmmmm... me encantan los coworkings, pero la verdad, en casa trabajo mejor. Pierdo menos el tiempo, a diferencia de lo que le ocurre a la mayoría de la gente y sobre todo estoy más cómoda. Hago y deshago a mi antojo. Lo mismo escribo sentada en la mesa del despacho que tirada en el sofá, que hago una llamada de ‘negocios’ mientras paseo a la perra o redacto un mail mientras me como unos huevos fritos.

La comodidad de casa es incomparable.



¿Es posible emprender aprendiendo?

Es inevitable. Cuando emprendes, aprendes si o si. No te queda otra. Al emprender, te das cuenta del universo infinito que hay alrededor de la creación de una micro empresa, y como no nacemos sabiendo, pues no nos queda otra que ir aprendiendo todo aquello que nos va saliendo al paso: fotografía, márketing, fiscalidad, legislación... La verdad es que es un mundo, y a veces mirado desde fuera da un poco de vértigo, pero no es imposible y he descubierto que el truco está en no querer hacerlo todo a la vez sino paso a paso y con metas a muy corto plazo.

Al final, acabas pasando a ser una emprendedora empresaria muy bien formada y con mucho conocimiento. 




En cuanto a Superyuppies, ese blog maravilloso donde resuelves tantas dudas para todos esos emprendedores que no saben cómo empezar, ¿cuál fue el proceso de creación del mismo?.



Fue un mix de querer ayudar a gente que podía encontrarse en la misma situación que yo en cuanto a querer montar un negocio y no saber por donde empezar, sumado a mis ansias de querer escribir (por lo de ser Humanista, you know) y por hacer algo útil mientras esperaba a que las joyas diseñadas llegaran de fábrica.

LA verdad, fue una tarde de inspiración, chocoalte caliente y divagaciones frente al crepitar de la chimenea... 





Tienes una sección en el blog que se llama Mini-blogs, donde presentas blogs de artesanos y sus productos. ¿Qué hay que hacer para ser un “elegido” para poder salir?  (yo tuve un buen morrazo y te escribí directamente para ver qué tenía que hacer para que me sacaras XD).



No hay que hacer nada en especial, simplemente hay que ser artesano, creer en lo que uno hace, hacer el esfuerzo de escribirme, jejeje, y enviar un mail en condiciones! (esa es la parte más compleja diría yo!) D hecho, hemos puesto un apartado en el blog en el que se explican las mini condiciones que pedimos para poder aparecer en él. Pero vamos, que ni hay que pagar, ni hay que hacer nada raro, sacrificado o que implique demasiado esfuerzo.

  



¿Cuál es el criterio para que puedan salir en esta sección?. ¿Te has negado a publicar algún blog artesanal porque lo que viste era horripilante?.



Sinceramente... sí. Un par. No es que el blog fuera feo, es que no había por donde cogerlo. A veces creemos que lo que hacemos es precioso, y suele ser así, pero si la presentación no acompaña... se pierde todo el esfuerzo invertido en la pieza que hemos creado.


El criterio es mínimo y básico: que los productos sean hechos a mano, con cariño e ilusión, que el producto tenga una marca, es decir, que haya detrás un trabajo mínimo por parte del artesano en cuanto a presentación del mismo, que tenga un blog o una página donde se puedan ver las creaciones, y sobre todo, que no me den gato por liebre. Ya he visto muuuuuuuuchos productos, ferias y artesanos como para distinguir a la legua lo que es handmade y lo que no.




Además, en el blog, ofreces otros servicios muy interesantes como diseño gráfico low cost, gestoría, talleres online… ¿cómo se te ocurrió todo esto?.



Pues un poco por lo mismo, por ayudar a los soñadores a convertir sus sueños en realidad. Y como nuestro principal problema es el dinero, o la falta de él, pues que mejor que ofrecer servicios asequibles para todos los bolsillos. No nos vamos a hacer de oro, pero tampoco es nuestro objetivo. Mientras nos de para vivir, es suficiente, y si encima podemos ayudar a otros emprendedores a alzar el vuelo... pue sya nos damos con un canto en los dientes!




Además, tienes un Directorio Crafty. Cuenta, cuenta, que yo sé lo que es pero los lectores no.



Ahhh, esto es la niñita de mis ojos. La idea es ir conformando poco a poco el mayor directorio crafty de España en la red. En él, publicitamos marcas handmade, ya sean de productos, servicios y/o materiales.


De forma y manera que tanto si buscas cositas para bebés, como un fotógrafo para tu boda o una tienda de materiales de scrap por ejemplo, lo encuentres en nuestro directorio!


Además, publicitarse aquí es muy económico: por 30€ al año (2,50€ al mes) te cramos una ficha, la promocionamos por las redes y te incluimos en los Mini Blogs del mes en el que te apuntes. Genial no? :)






¿Las plazas para poder estar ahí son limitadas?



Rotundamente no! :))




Teniendo en cuenta todo este tinglado, que no es tontería manejar esto de Superyuppies y todo lo que conlleva, ¿cómo te lo montas?. ¿Tienes duende-ayudantes?. Si es así, ¿quién o quiénes?



Jajajjaja, ya me gustaría a mi tener duendes-ayudantes, rollo los del cuento del zapatero... pues no, soy muy pringada y muy Juan Palomo. Yo solita, me lo guiso y me lo como. Obvio que para los diferentes servicios cuento con colaboradores, pero el blog lo llevo yo, el primer contacto con los clientes corre a mi cargo, organizo los talleres, hago la publicidad, los posts, los... bla bla bla.


Hago absolutamente todo. ¿Cómo? Con una gestión del tiempo eficaz. Antes era una caos total y perdía el tiempo de una manera que ahora hasta me avergüenza, pero por necesidad, sobre todo a nivel salud mental, he parendido a organizarme, a disponer de mis horas para trabajar y también, ahora empiezo a gestionar mi tiempo libre a mi antojo. Eso significa que lo estoy haciendo bien y que el esfuerzo, la fuera de voluntad y todo el sacrificio echo durante este último año, empiezan a dar sus frutos.


Hasta hace no mucho vivía u poco agobiada con la carga de trabajo, pero me puse las pilas, empecé a priorizar de nuevo, salí de ese agujero negro al quela rutina te acaba arrastrando y de nuevo, me he dado un toque de atención a mi misma: Elia, siq uieres seguir siendo feliz, planifícate, trabaja mucho, pero no te olvides de ti misma.




¿Eres una persona organizada o más bien tiras de improvisación?.



Jejejjeje, como me enrollo tanto, creoq ue un poco he contestado arriba. Soy recontraorganizada, y si bien tiro muchas veces de improvisación, intento no hacerlo con asuntos relacionados con mi trabajo.


En el día a día de mi vida como Elia, no como Superyuppie, si que soy más de improvisar una cena, una salida, locuras varias, y cosas diferentes, pero cuando trabajo no, soy rollo mentalidad alemana: poco tiempo, máxima productividad.




En estos tiempos que corren y con la actual situación, ¿tú te has sentido “obligada” a convertirte en emprendedora?.



Mmmmm, creo que no. Nunca me gustó trabajar para otro, soy demasiado ‘libre’ como para rendirme al yugo de un jefe dictador. He tenido varios y ahora hace ya 7 años que me juré no volver a trabajar para nadie más que no fuera yo misma. Creo mucho en mis capacidades y sabía que cuando encontrara mi verdadera ‘vocación’ o aquello que me gustara, la cosa me iba a ir más o menos bien, porque a testaruda y trabajadora pocos me ganan...


Igual si por un casual me volviera loca y quisiera buscar un trabajo, creo que tampoco podría y no me quedaría otra que autoemplearme.


Si es que al final... todo me lleva a lo mismo!


Convertirse en emprendedor en este país, es bastante complicado, no sólo porque no hay apoyo financiero (por mucho que se les llene la boca a los mandamases con eso de facilitar el crédito) y los gastos son brutales, ¿crees que realmente vale la pena?



Depende. Todo depende de si tu idea vale la pena o no, no recomiendo a nadie que se meta a autónomo sin haber hecho antes un mini plan de empresa para ver si le salen los números, porque tal y como tu bien dices, emprender en este país es complejo y CARO, así que antes de meterte en camisa de once varas... mejor saber si te sale a cuenta hacerlo!


Si la idea es buen,a los números te cuadran y estás dispuesto a sacrificarte durante un buen tiempo.... si, ni te lo pienses, sino, olvídate, esta no es la salida a tu propia crisis.




Ahora mismo hay un montón, un verdadero chorrazo de blogs que venden cursos para hacer/aprender tal o cual cosa. En esos blogs, siempre termina apareciendo un post sobre “es que me están copiando y lo mío es más mejor”. 

Recuerdo que escribiste una entrada donde tratabas el tema de los plagios/copias/homenajes. Sé que has recibido muchos apoyos, incluido el mío, pero, ¿has recibido muchas críticas en cuanto a comparaciones?.
 

No, la verdad es que críticas recibo muy pocas, y por lo general, provienen de gente que no se ha leído nuestros posts o que no ha comprendido nuestra filosofía. Recuerdo que ese post lo publiqué porque hubo un ‘troll’ que me fastidió bastante con el tema de los precios de nuestro servicio de Diseño a Mini Precios.


Yo lo que quise explicar es que no hacemos dumping ni plagiamos a nadie, si tenemos precios mini es porque realmente queremos ayudar a la gente que no tiene 500€ para invertir en un logo, pero si leéis nuestra condiciones, se ve claramente que hay limitaciones de tiempo, propuestas y demás. Trabajamos bajo unos parámetros en los que no invertimos más que el tiempo que cobramos.


Y en cuanto a las copias, plagios etc, pues es que la gente que no se dedica a esto, toma unos referentes y creen que ‘ellos’ son los originales y todos los demás copias, y lo que pretendía yo con ese post es el hacer ver que ni los ‘supuestos originales’ lo son tanto, ni las ‘supuestas copias’ lo son tampoco, porque hay estudios de diseño que llevan muchos años en esto, mucho antes de que el mundo fuera ‘wonderfuliano’. Sin más, sin criticar a nadie y sin fastidiar, sólo diciendo las cosas como son.



¿Qué te parece este boom de lo handmade, de lo hecho a mano?.  ¿Crees que es producto de la situación que atravesamos o que perdurará en el tiempo?.



Es una burbuja, sin duda. No creo que vaya a explotar, sino que acabará deshinchándose, así nomás. ¿Cuándo? Pues cuando la situación laboral se normalice, las miles de mamás sin trabajo vuelvan a tener uno y los jóvenes vean la luz al final del tunel.


Es cierto que debido a la falta de empleo la gente se busca la vid como sabe y puede, de ahí el boom de lo handmade, pero todo lo que sube baja, y así será con esto también.


¿Qué me parece? Maravilloso y horrible a la par. Genial porque hay una revalorización increíble de lo hecho a manos, de la artesanía y de todo lo que envuelve a este mundillo, pero también hay una proliferación de pesudo-artesanos, de semi-profesionales y de gente que se apunta al carro que hacen de contrapeso negativo en todo esto.


Además, no contemos la economía sumergida que está creciendo como la espuma, pero eso ya no es tanto culpa de la gente como del gobierno, que nos pone tantos palos en las ruedas, que al final resulta imposile avanzar.




¿Le ves futuro a la creatividad?. Me refiero a dedicarte a profesiones que se dedican a crear, a diseñar… a todas esas profesiones que hasta hace poco eran consideradas para bohemios, perroflautas y personajes que van de cool por la vida.



Jajajajaj, ahora ya no somos hippies, somos crafters! Bueno, la creatividad siempre tiene futuro, de hecho es el futuro, como sino iba el mundo a avanzar? El arte ha existido siempre, en todas sus variantes y desde el origen de la humanidad, no creo que vaya a extinguirse a corto plazo! :)



Recientemente nos contaste a todos que te casas. ¿A favor o en contra de la figura del wedding planner, que está tan de moda últimamente?.



A favor de las wedding planners profesionales, formadas y con estudios sobre el tema. Totalmente en contra de las aficionadas que porque ellas se casaron, creen saber organizar bodas.


No me gustan los ‘boom’s y creo que hay demasiado ‘wedding things’ en este momento.


Sí, me casaré, pero ni por asomo voy a contratar a nadie, más que nada porque mi boda se va a limitar a ir a un juzgado a firmar un papel. Para mi lo importante no es la ‘boda’ en si, sino el compromiso adquirido por mi parte y por parte de Juanchito de pasar la vida juntos. Nunca creí que fuera a encontrar a esa persona, y mira aquí estoy, enamorada y feliz tras 10 años de noviazgo!




¿Tienes wedding planner o eres una valiente y vas a organizarlo todo tú (y tu chico, claro, que también es su boda jaja)?



Acabo de responder a eso.... :))



Bueno, llegamos ya casi al final de esta entrevista. Tengo dos preguntas con las que siempre cierro. La primera: ¿cuál es tu plan para dominar el mundo?.



No quiero dominar el mundo, con tener un cierto control sobre mi mundo laboral ya tengo bastante, y con mi mundo personal... dejaremos que siga creciendo y floreciendo. Me estoy haciendo una selva preciosa! :))




Y la segunda y última pregunta: ¿qué tal soy como entrevistadora? (sí, lo sé, me gusta un autobombo y un ombliguismo…).



Madre mía, ni Ana Pastor haría una entrevista tan profunda chica! jajajja. Creo que se te da bien. ¿Querías ser periodista? Seguramente si. Querida Mara... (de nuevo) que la fuerza te acompañe y que no pase mucho hasta que llegues a convertirte en toda una rockstar! :))