lunes, 14 de octubre de 2013

Problemas de concentración

Que una está muy metida en sus tareas y cuando es concentración profunda cuesta bastante sacarme de ahí. Pero lo que me está pasando últimamente es tan abssssurdo que ni yo misma me lo puedo de creé.

Ni es una mosca, ni escuchar conversaciones ajenas con sus consecuentes cotilleos, ni tenemos barra libre de gintonics u otras bebidas espirituosas, ni nos han puesto una tele con interesantísimos realities sobre cupcakes... ni siquiera con programas de Lonely Planet ni el Canal Viajar, por eso de que estamos en el sector.

Si no es nada de eso, ¿qué queda?.

¡Exacto!

Por mi trabajo se pasea un mozo al que le quedan extremadamente bien los vaqueros y el 100% de todas las camisas, camisetas y polos que le he visto llevar. Sospecho que los jerseys y chaquetas no se van a quedar atrás.

Y diréis, "pues qué bien, jamía, alégrate la vista".

Pues sí, pues sí. Una alegría...



¿Qué diríais si os cuento que yo a este mozo ya lo conocía de antes?

"¿Que más mejor que bueno porque así no hay que romper hielos varios?"

Razón no os falta nenis, que sois gente muy sabia.


Resulta que anteriormente habíamos trabajado juntos en otra empresa pero en departamentos diferentes.


 Voy a subir la apuesta: ¿y si os digo que también lo he visto en pijama?.



¡Pues sí! Pero no os emocionéis: por trabajo, estuvimos haciendo el curso de formación fuera de la isla y nos alojábamos en el mismo sitio, obviamente. Nos reuníamos en diferentes apartamentos y claro, era inevitable verse alguna vez en pijama.

Pero la cosa no queda ahí, no.

Cuando lo volví a ver en mi actual trabajo, me sonaba su cara, pero no sabía de qué.

Y no recordaba para nada su nombre.

Para nada.


Tal cual me quedé.

¡Pero la culpa no es mía! ¡En serio! Es que este chico es tan calladito... no como otras, ejem... que pasaba muy desapercibido.

"Mara, ¿le estás echando la culpa?"

A ver, toda, toda  suya no es. Pero vamos, que tuviéramos horarios diferentes y trabajáramos en departamentos diferentes, como ya he dicho, no ayudó mucho a fijar esta información en mi cerebro (aunque luego sea capaz de recordar innumerables Separados al nacer, unidos por...).

Pero aaaaaay amiguitos... aaaaay cuando se levantó  y salió de detrás de la mesa y vi lo que vi: ¡ESTÁ CAÑÓN!




Con 100 cañones por banda y viento en popa a toda vela... TE-LA.

Si yo esto lo llego a divisar por aquellos entonces, ¡¿os creéis que no lo recordaría?!

¿Osea, yo, que yo no recordaría semejante cuerrrrrrrpo??. Si piensas que pudiera ser, es que definitivamente eres nuevo en este blog.

Sólo se me ocurren dos explicaciones posibles:
  1. Por entonces el muchacho estaba en proceso de construcción.
  2. El uniforme del trabajo hizo un magnífico trabajo de tapamiento.
No me malinterpretéis, yo sigo haciendo mi trabajo como siempre, pero las veces que este chico tiene que pasar "a vernos"... He descubierto que Fernando Trueba y yo tenemos algo en común.

Pero no queda ahí la cosa: le he estalkeado. Como una vulgar adolescente me he aprovechado de que tenemos amigos en común y he mirado su Facebook.

Ya sólo me falta hacerme un puto perfil en Tuenti ¬¬

Esto es de estar muy locaria. 

Como chico listo, que parece que es, tiene la seguridad bien activada. Así que poco he podido ver. Pero ese poquito...

 

¡Ole, ole, ole y que viva la madre que lo parió!

Aún así, sé que os seguís preguntando qué es lo que perturba mi lado de la Fuerza.



TIENE 26 AÑOS





Por ffffavorrrrrr... ¡¡es un pequeñuelo y yo soy una depravada!!

Sólo me falta decirle obscenidades como uno de esos obreros que antes pobablan la vasta extensión d'Esssssspañiiia.

Madremía, madremía, madremía... ¿qué carajo me está pasando?.

Soy una vieja verrrrrrde. Soy una Ana Obregón... ¡Una Duquesa de Alba cualquiera!




"¡Anda, anda, que no es para tanto!"

Si fuera norteamericana me llamarían Demi Moore. Sería una cougar de esas, que mola más. Vale, vale, puede que tengáis un poco de razón, estoy exagerando un poco y entrando en un bucle infinito de drama queen.


"Pero si Bruno Mars, tu BruBru, tiene 28 recién cumpliditos y lo llamas tu future husband".

One month to meet me, darling. Take your vitamins ;)


¿Mmmmm?





Mmmmm.




¡Mmmmm! ¡Cierto es! 







 Como que ya me siento mejor.


Seguiré alegrándome sin remordimientos.


Ni uno solo.







Pero por favor, que esto quede entre nosotros, ¿eh? ;)

6 comentarios:

El ornitorrinco ilustrado dijo...

Me parto, te faneo hasta el infinito, no eres una depravada mujer, disfruta que estas divina de la muerte, como diría Timón "A la yugular!!A la yugular!!!!!!!"

Anónimo dijo...

Cariño, no te flageles. No has probado nunca los encantos de un toy boy? Lo único chungo es que trabajéis juntos, por lo demás te diría que te lanzases.
Porcier...te tengo en mis pensamientos: voy a ver a Bruno Mars en Londres (again) en noviembre, anímate que en directo es la caña.
Un besito desde Tenerife
Yaiza

Mara Jade dijo...

Ornitorrinco: disfrutar disfruto jamía, unas vistas...

Yaiza: ¡ay qué mencaaanta tu nombre y qué recuerdos me trae! Again? suertuda. Yo lo veré en noviembre, pero vamos, que tú si acaso le vas enseñando alguna foteja mía y le vas diciendo que me haga buscar. Como su futura esposa no me haría ninguna gracia tener que saltar sobre perracas que no tienen nada que hacer, obviamente ;)

Y no, neni, no, yo no me lanzo, que ya me he estrellado muchas veces y no quiero más pupitas.

Pilikina dijo...

Deja de decir tonterias y al ataque.
Yo tuve una aventura de 4 años con un chiquitin y fué estupendo.

Mara Jade dijo...

Jajaja ole y ole Pilikina.

Yo no paso del "sólo mirar". Mis malas artes no se extienden a las habilidades ligatorias. Soy más bien nula.

Eso sí, ¡menos mal que tengo buena viesta! ;)

The Slayer dijo...

Pues que quieres que te diga, yo salvo por lo de ser compi de curro, que en un momento dado es un mal rollaco que tira más patrás que los pies de un mendigo, no veo problema alguno. Y lo digo por experiencia.
TheSlayer, ex-yogurín, ex-bollycao. Actualmente pensionista, pan de leche con nocilla bicolor.