lunes, 9 de septiembre de 2013

Spam

Mira lo que te digo, tú, que vienes a, no sólo a este blog, sino a los chorrocientos a los que debes de ir a lo largo de tu extenso tiempo libre, no te molestes en dejar NINGÚN comentario si:
  • Vas a decirme que te ha encantado tu blog, pero ni siquiera medio mencionas algún dato significativo del mismo. Ni siquiera del último post de ese momento.
  • Gracias por felicitarme por mi trabajo, lo sé, lo hago bastante bien, si no fuera así este blog no cumpliría nueve años este mes. Pero de verdad, al menos ten la decencia de leerte medio post. Mínimo.
  • NO, no voy a escribirte a ningún mail para decirte que tu neutro comentario me ha llegado al alma y me muero por ver mi blog enlazado en una web que ni siquiera mencionas.
  • Por descontado, QUE NI SE TE PASE POR LA CABEZA que vaya a enlazar tu supuesta y desconocida web sin saber de qué cojones va...
  • ... o por el contrario, que sea de anzuelos de pesca y sólo te interese que te enlace por si suena la flauta y te llegan visitas a través de mi blog. Eso sólo me demuestra, una vez más, que no tienes ni puta idea de qué va este blog. Cúrrate el tuyo, coño.
  • Y, bueno, bueno, si encima de todo lo anterior, me escribes con faltas de ortografía, cual cani que pierde el tiempo intercalando MaYúScUlAs con mInÚsCuLaS... Ni te digo lo que pienso. O sí: cutre.

Y, ya para acabar: POR SUPUESTO, tu comentario será automáticamente clasificado como spam y jamás será publicado.


Adivina qué...


Te estoy evitando perder unos 5 segundos de tu poco valioso tiempo, por lo que veo.


DE NADA.