martes, 20 de agosto de 2013

Random Varios

Random 1: "Mara, tienes que salir más de la cueva"

Esto mismo me lo dijo una chica que conocí este año. Una tía muy simpática. No me entendáis mal: ni es fea, ni lo dijo a mala fé. Simplemente fue porque no me había enterado de un cotilleo.

Le dije que salir sí que salía, pero que no era siempre de parrandeo (ni fino, ni no fino). Que cuando ya vas acumulando edad, los gustos cambian. Y que, además, no podía estar eternamente esperando a que alguien tuviera un hueco despejado en su agenda, se alineran los planetas y decidiera dedicar ese hueco a acordarse de mí para hacer algo. Con lo cual, una se acostumbra a hacer las cosas que quiere sola.

Iba a acabar con un chascarrillo en plan "ya llegarás a mi edad jajaja". Con risa incluida, que así queda claro que lo dices de buen rollo. Es que, no os lo he dicho, pero era una conversación en whatsapp. Ahí si no pones una risa o un emoji todo puede quedar muy culocarpeta.

Pues eso, que antes de que me diera tiempo a darle a enviar, la pobre muchacha se me estaba disculpando. Que no lo decía con mala intención.

Evidentemente le di a enviar y seguidamente le puse que no se preocupara, que era una tontá.

Y aún así, desde que tengo, no uso de razón, que eso ya sería la monda, sino este blog, ese es un tema que ha aparecido recurrentemente: ¿por qué me ha tocado a mí no tener un grupo de amigos habitual?. ¿Por qué he de tener amigos desparramaos?. Ya no sólo porque vivan en diferentes partes de Españistán, es que es más fácil mandar un puto cohete a Saturno desde la terraza de mi casa, que reunir a unos pocos amigos que vivan en mi misma puñetera ciudad.

Es como si de antemano supieran que se van a caer mal entre ellos. Que no es cierto. Es intentar organizar algo con más de uno de ellos y de repente les salen cosas como súper ineludibles y/o repentinas. O el consabido, "es que quiero estar con mi pareja".

Me cabrea

Pero sí, vale, vale, ya me tocará*, ya.

Entonces os cabrearé yo y os váis a cagar.

La decepción es inevitable. Antes me duraba mucho y me he sentido realmente abandonada y muy sola. Ahora, dependiendo del caso, se me ocurre un "pues que te den por saco" que me hace sentir un poco mejor. Pero, al mismo tiempo, no me queda otra que seguir con mi vida. No la voy a parar sólo porque los demás tengan la suya, ¿mentiendes?.

Para los que haya con este mismo problema, os voy a decir algo:
  1. Esto está muy trillado, pero es verdad: de todo se aprende.
  2. La soledad no es siempre ni tan mala ni buenísima para el cultivo del alma y esas mierdas, hay que aprender a lidiar con ella y punto. Unos días estás más hasta el coño y otras te lo pasas muy bien.
  3. Haciendo cosas por tu cuenta, también cambia tu actitud. De repente te das cuenta de que la vergüenza, el pasarlo mal y todo eso, es un rato más o menos largo al principio, pero se acaba y es cuando empiezas disfrutar realmente de lo que haces. Y a querer repetir. O no, que también puede ser. Pero si no lo pruebas no lo sabrás nunca.
  4. Tú no estás obligado a estar siempre disponible para cuando a alguien tenga un plan y quiera compartirlo contigo: si te apetece, no lo desaproveches, pero no olvides que tú también tienes derecho a que justamente en ese momento no te apetezca y/o a no cambiar los planes que tenías sólo porque, ¡oh milagro!, a alguien quiere regalarte un poco de su tiempo.


Random 2: Me tocan los cojones los ggggggilipollas al volante

Entrar en una rotonda sin mirar haciendo que casi colisiones con él (sí, porque al menos en mi caso, siempre es él), que le pites y encima te saque una mano por la ventanilla haciéndote un gesto así como de María Antonieta, con su pañuelo de encaje en mano diciendo "Que coman pasteles". Como muy paso de tu cara, ¿sabes?.

¿Qué coño te has creído gggggggggilipollas?. ¿En qué puta tómbola de la aldea de tus ancestros te han dado el carnet de conducir?. Si existe algún ser superior que jamás te deje ser conductor de trenes, piloto de aviones o capitán de un petrolero o un transatlántico que supuestamente no se pueda hundir. Gggggggggilipollas.

Una vez, un kani de mierda, se pasó por el arco del triunfo una calle de doble sentido, viniendo él de un cruce. Con lo cual, se podría haber convertido en el relleno de un sandwich automovilístico. ¿Sabéis que hizo el muy... ggggggilipollas... cuando le pité por ser tan ggggggilipollas?. Tirarme un beso. Pero así, tal cual, pasó por mi lado mientras giraba la cabeza y me tiró un beso.

Tan gggggilipollas sería, que no sólo podría haber acabado entre dos coches, es que luego se dedicó a conducir unos buenos metros sin mirar p'alante.

Si esto no es ser gggggilipollas que baje aquí Elvis Presley y me lo cante.

¿Y los que no pueeeeeden estar detrás de ti y tienen que adelantarte, superando así el límite de velocidad en una carretera, que no autopista, y ponerse delante para llegar los primeros a un semáforo en rojo?. ¿Eh?. Esos que, por supuesto, hacen el gamba y no se dan cuenta de que se ha puesto verde. O sí, y salen acelerando con su A3 o su Golf o su Kani-Car de turno como si estuvieran compitiendo contra Alonso.

¿En serio?

Por supuesto, y para que conste, yo suelo responder con una lustrosa, firme y bien visible peineta. Tú dime que me calme o tírame un beso, ggggggilipollas, pero el karma te lo devolverá. Y espero que sea en forma de hemorroides reventonas y sangrantes. De las que no se curan. Te va a encantar.

Gggggggilipollas.



Random 3: Hay que argumentar

Estoy de acuerdo, hay que saber hacerlo y no hay nada mejor para empezar a practicar que con los famosos "razona tu respuesta" de los exámenes. O al menos de los que se ponían en los exámenes de antes en las escuelas de verdad y no en las mierdas que está desmantelando el cabronazo ese del Wert.

Una de las cosas que te enseñan cuando estudias algo relacionado con gustos/visiones/opiniones diferentes a la tuya y en ventas, es que tienes que saber rebatir con argumentos razonables y de peso las pegas que te pueden poner. En  mis años como comercial de telefonía e informática, de eso he aprendido mucho. Así que el hecho de tener que dar argumentos sobre mi actual trabajo como diseñadora gráfica, no me resulta monumentalmente complicado (generalmente).

Es algo que tienes que hacer sí o sí, porque hay veces que los clientes piden unas cosas que... y tú les muestras otras opciones (tampoco muchas que no hay que agobiarse) que, si argumentas bien, pueden dar una visión completamente diferente a tu cliente de lo que él quería a lo que realmente quiere. La mayoría de las veces quedan encantados.

Hasta ahí, bien.

Pero todo tiene un límite.

Últimamente estoy escuando mucho eso de "tienes que pelear por tu trabajo". Eso ya lo tengo sabido. Pero hay veces que no vale ni la pena. Es más fácil hacer el cambio, que intentar decirle a esa persona porqué has entregado tal cosa así.

Me empieza a molestar un poco tener que escuchar eso alguna que otra vez. Y el tono que yo interpreto como de "eso conmigo no pasaría" es ya el remate.

Además, ya anteriormente oí... no, escuché, porque me hablaba a mí, un "mmm no sé, todo te parece bien, no parece que tomar decisiones sea algo tu fuerte" O.o'

Soy muy impulsiva, cuando entro en zona roja, más de una vez me he dejado llevar y he dicho/hecho cosas que no debería haber dicho/hecho. Así que intento controlarme cuando noto el impulso de decir, por ejmplo: "no me conoces absolutamente de nada y el hecho de decidir esto o aquello en estos momentos y en estas circunstancias me da un poco igual comparado con elegir entre que me extirpen el corazón o el hígado".

Sí, soy muy de poner ejemplos extremos. Pero, ¿a que se ha entendido?.

Igual que en el primer random, no me malinterpretéis, yo tampoco conozco mucho a la persona que me ha dicho esto. De momento me parece maja e interesante. Y estoy segurísima de que no lo hace con mala intención. Probablemente sí que he malinterpretado su tono al decir eso. Pero tal vez tampoco es necesario repetir eso de "tienes que luchar por tu trabajo" más de ¿una?... ¿dos veces? en el corto periodo de tiempo que me conoces.

Argumentar sé argumentar, pero también sé cuándo no quiero calentarme la cabeza por detalles que, a mi entender, no me parecen tan importante como para tener que hacerlo.



Random 4: Dexter Holland (ahí donde lo véis, es licenciado en biología molecular, chupaos esa ricitos de oro y chungo cortavenas), el cantante de The Offspring siempre me ha dado un poco de miedo.Ignoro la razón.






Y hasta aquí los Random Varios.

Que nadie se asuste, no lo voy a convertir en una sección habitual.

O sí.

No lo sé, este sigue siendo mi blog y haré con él lo que quiera ;)




*O no.



1 comentario:

El ornitorrinco ilustrado dijo...

Fan fatale de tus "randoms" ánimo darling, que tu vales un mucho, plus, plus!!!!!!