lunes, 27 de mayo de 2013

Esta boca es de... Rebeca Rus

Pues como os dije aquí, esta sección del blog estará protagonizada por entrevistas a personas chachis y majas que han accedido a ser interrogadas por la menda. Valientes, ¿eh? ;)

En esta ocasión, Rebeca Rus se ha metido en este jaleo, así, de cabeza, porque ella lo vale. Es una señora de los pies a la cabeza, no del siglo XXI, si no ya del XXII. Trabaja en publicidad, es escritora y también tiene sección fija en la revista Cuore. No os cuento nada más, que ya lo hace ella en esta entrevista que comienza... ¡YA!.



Rebeca Rus

 


¡Hola Rebeca!

Antes de nada, darte las gracias por acceder a este invento mío, que no es más que unas preguntillas majas sin ninguna importancia (si sabes la fórmula secreta de la Coca-Cola, eso ya entre tú y yo, you know).


Méome. Bueno, voy respondiendo en azul.


¿Cómo te dio por ponerte a escribir un libro? Osea, ¿esto lo tenías planeado y te encabezonaste en que alguien te publicara o, “mira, fíjate, he dormido tan bien que me apetece escribir un libro”?

Jamás me planteé escribir y mucho menos una novela. Todo comenzó hace muchos años, cuando  estaba trabajando en una agencia de publicidad que fue comprada por una multinacional. Mientras la desmantelaban los empleados tuvimos que ir a trabajar a pesar de que no teníamos nada que hacer durante todo el día. Ocho horas diarias durante seis meses. Mis compañeros comenzaron a enloquecer: jugaban al fútbol en el departamento creativo, veían a Arguiñano en el comedor de la empresa, gritaban... A mí me dio por escribir para matar el aburrimiento. Así nació Sabrina:1- El Mundo:0. Al principio ni yo misma sabía lo que estaba haciendo. Fue mi chico quien me hizo ver que estaba escribiendo una novela. Cuando la terminé no sabía muy bien qué hacer con ella. Al principio la envié tímidamente a algunas editoriales. Cuando comencé a recibir cartas de rechazo ya se convirtió en un asunto personal. Hasta que en el año 2006 me llamó Esther Escoriza, editora del sello Esencia de Planeta y me propuso publicarla. La novela funcionó bien y me pidieron una segunda parte. Y así comenzó todo.


A ver, según la Wikipedia, eres una escritora de chick lit. Es un género que tiene fama de ñoño, de comedia romántica pero en libro. ¿Qué te parece eso?

Yo no me considero una autora de novela romántica cien por cien pero sí de comedia romántica. Aunque muchas novelas trabajan poco la parte del romance. El chick lit es un género en el que me siento más o menos cómoda pero me entristece pensar que por ello no llego a lectores masculinos.

 

Escribes chick-lit, ¿también la lees?.

Intento leer de todo, incluso chick lit. Como decía Tess McGill en Armas de Mujer nunca sabes de dónde van a salir las buenas ideas.

¿Qué querías ser de pequeña?

Siempre tuve claro que quería ser periodista. De la CNN o así.


 

¿Cómo llegaste a trabajar en publicidad?

Mi padre me dijo que los periodistas eran malas personas e insistió en que estudiara Derecho. Me matriculé en Ciencias de la Información, pero en vez de elegir la rama de periodismo elegí la de publicidad porque todo el mundo sabe que los publicitarios somos personas estupendas, súper empáticas, altruistas, etc.


¿A qué te dedicas concretamente dentro del mundo de la publicidad y en qué consiste?

Soy creativo. Es decir, la responsable de la creatividad que hay detrás de los spots, páginas, cuñas de radio, etc. Dentro de ese departamento soy copy, es decir, redactor publicitario. Me especialicé en escribir porque se parecía más al periodismo que yo buscaba.


Muchos menosprecian la publicidad porque dicen que te crean necesidades que no tenías. ¿Qué opinas?

Creo que los seres humanos nunca nos conformamos con lo que tenemos desde mucho antes de que existiera la publicidad, ya sea la caverna más grande, el dinosaurio más apetitoso, ser la cavernícola más guapa de la tribu... La publicidad sólo se aprovecha de nuestra incapacidad para aceptar lo que somos.


¿Con qué marca, firma o producto te gustaría trabajar?

En la primera agencia en la que trabajé llevaban Playstation y siempre quise trabajar para la cuenta, pero no pude. Pero he trabajado para la mejor marca del mundo mundial: Apple. Ahora mismo me encantaría trabajar para Benefit, que es una marca americana de cosméticos con unos productos maravillosos y una comunicación que adoro.


En tu web personal, dices que se supone que sabes todo lo que hay que saber de la publicidad, e incluso algunas que ni eso. ¿Podrías contarme alguna de esas, de las que no, porfaaaaaaa? ;)

Sólo tienes que leerte Sabrina:1- El Mundo:0 y Sabrina contra el Imperio del Zapping. Están basados en hechos reales.


También escribes para la revista Cuore. ¿Cómo surge esta oportunidad?

Fue una mezcla de echarle mucho morro y dar con gente tan encantadora como el director de Cuore y la entonces redactora-jefa. Fui a hacerles una visita, les lloré sobre lo poco que se ganaba escribiendo y les di mucha pena. El resto es historia.

 

Para esos momentos de zapping, ¿cuántas horas de tele te has tenido que zampar para tus columnas?

Mucha más de la que debería una mujer de mi edad y circunstancias. Pero también abuso mucho de la gente que me rodea, quien me cuenta sus experiencias y dejan que me aproveche de ello.



Osea, que trabajas en publicidad, escribes libros y también para una revista. Por si fuera poco, también tienes una familia. Va, en serio… ¿eres humana? ¿Cómo narices compaginas todo eso?

Lo compagino mal. Escribo poco, una novela cada año o año y medio. Las columnas y la página de cocina de Cuore forman parte de mi parrilla de trabajo semanal, así que tengo que hacerlas... o tengo que hacerlas. Cuando mis hijas crezcan espero tener más tiempo libre para poder dedicarme más a mi carrera literaria.


 

En la web Recetízate, las únicas recetas tuyas… ¡son cócteles!. Todos con la ginebra como protagonista, para homenajear tu libro Ginebra para dos. ¿Cómo se te da cocinar? ¿Pones en práctica tus recetas publicadas en la revista?.
 

La gente de Recetízate me ofreció la oportunidad de hacer un espacio en la página en honor al lanzamiento de la novela y se me ocurrió hacerlo así, con mis cócteles favoritos de ginebra y con un lenguaje muy cómico. No sólo me gusta cocinar sino que hago asiduamente Jornadas de Conejillos de Indias en mi casa, para que mis amigos prueben las tonterías que se me ocurren. En resumen: me gusta cocinar mucho. Las recetas que salen en Cuore son todas mías y las fotografías también.

 

Reconozco que aún no he podido leer tu último libro. Pero lo haré, de verdad. Ginebra para dos, ¿cómo se te ocurrió el título?

Esta vez fue fácil (normalmente no lo es), pues tenía una ciudad, Ginebra, que coincidía con una pasión personal. P.D.: No soy una borrachuza.

 

¿Eres fan del gintonic?. ¿Qué te parece esta moda fervorosa del gintonic y de ponerle tantos aderezos?.

Soy híper fan del gintonic desde mucho antes que se pusiera de moda, de lo que no soy fan es del precio que cobran en los bares por poner todas esas cosas tan monas. Pero estoy a favor de que se innove en este asunto todo lo que sea necesario.


Tu personaje más conocido es Sabrina. ¿Es alguien que conoces, es una mezcla de varias personas? ¿Quién es Sabrina?

Al principio decía que no, que Sabrina no era yo... pero tengo que reconocer que hay mucho de Sabrina en mí, aunque físicamente está inspirada en una compañera de aquella agencia cerrada. Sabrina es como la parte de mi personalidad que no tiene frenos, que está como un auténtico cencerro. Afortunadamente, yo tengo luego otra parte muy exigente, que se pone seria con la anterior y me obliga a ordenar la ropa en el armario por colores.


¿Te ha pasado algo de lo que ha vivido Sabrina en la vida real? Si no a ti, ¿a alguien?. ¿Algún ejemplo jeje?

Como comentaba anteriormente, casi toda la novela de Sabrina está basada en hechos reales, hechos que viví yo personalmente o que sucedieron en la primera agencia en la que trabajé. También hay personajes que existen de verdad, el más famoso es Juan Pacheco.

 

¿En qué, quién o quiénes te inspiras para tus libros?. ¿De dónde salen estas historias locas?

Me inspiro muchísimo en las cosas que me cuentan mis compañeros, mis amigos... En la realidad puede que muchas de esas anécdotas no parezcan divertidas pero vistas  desde fuera son carcajeantes.


Si te preguntan a qué te dedicas, de todas tus actividades profesionales, ¿cuál es con la que más te identificas: publicista o escritora de libros?

Mmmm... a mí lo que me da de comer es la publicidad y me sigue gustando muchísimo, pero mola más decir que eres escritora. Tiene mucho más glamour. Y, aunque no da dinero, te permite estar en contacto con mucha gente diferente, gente que no conoces y hacer cosas distintas cada día. Ahora que lo pienso... la publicidad también.


Isabel Allende dice que cuando tiene que empezar a escribir un libro siempre empieza el 9 de enero de cada año. ¿Tú también tienes esas rarezas de escritor?

Yo no tengo ninguna rareza porque no me las puedo permitir. Escribo cuando me dejan y si se me da bien, fantástico. Y si no, pues nada. Otro día saldrá.





Rebeca claramente ha mentido, para escribir se pone siempre su sombrero de la isnpiración XD
 

La penúltima pregunta: ¿cuál es tu plan para dominar el mundo?

Jajajaja, me conformo con seguir manejando todas estas pelotas como un buen acróbata, sin que se me caiga ninguna al suelo.


 

Y ya sí, la última (que con el jaleo que tienes no sé ni cómo me has dicho que sí a esto): ¿qué tal soy como entrevistadora? XD

Muy divertida, completa y original en algunas preguntas. Es difícil que alguien te pregunte algo nuevo y tú lo has hecho. Gracias y un beso.





Gracias a ti Rebeca, que has sido una entrevistada la mar de divertida y sincera.

Los libros publicados por Rebeca los puedes comprar, por ejemplo, aquí:
  • Sabrina 1 - El mundo 0 
  • Sabrina contra el imperio del zapping
  • Diez maneras diferentes de ser Laura
  • Mientras tanto, en Londres...
  • Ginebra para dos 

También puede leer gratis semanalmente "Y ahora, ¿qué hago?" desde aquí.

Su twitter: @rebecarus 



A todo esto: MA-TO por trabajar con Apple y sí, fan total de los productos de Benefit (muy adicta también).

Me resulta curioso que muchas de las personas que me parecen interesantes, quisieran estudiar periodismo o que ya lo sean. O que les encante escribir y que, de alguna manera, su trabajo implique la escritura. Eso me hace pensar: ¿por qué narices me daba tanta cosica ponerme firme y querer dedicarme a algo así?

Pero eso ya lo iréis viendo a medida que me vayan aceptando el reto ;)

 
 
En fin, ¿qué os ha parecido mi primera entrevista?. ¿Me véis sustituyendo a la gran Diane Sawyer? ¿A la divina Ana Pastor, tal vez?