lunes, 15 de abril de 2013

El ataque de los macarrones malignos

Así es, la semana pasada tuve la mala fortuna de sufrir un malvado ataque de un plato lleno de macarrones con tomate.

Bueno, era un tupper. De esos que deja SSMom en la nevera de cuando le sobra comida.

El domingo estuve yo tan feliz con mis cosas que, de repente, eran las diez de la noche y yo noté un extraño vacío en el estómago.

Normal: no había comido nada desde las dos de la tarde. ¡Me moría de hambre!

Y cuando tengo hambre no pienso en ponerme a cocinar. Abrí la nevera y allí estaban ellos: tan rodeaditos de salsa de tomate...

Me los tuve que comer, previo paso por el microondas, claro.

Me los comí todos. No dejé ni uno. 

Media hora después de engullirlos, notaba yo otra sensación en el estómago bien distinta al vacío inicial.

Una sensación rara.

Pensé: "tía, es que tenías tanta hambre que apenas has masticado".

Será eso. 

Sí.

Y me fui a dormir al rato.

Ya no era "sensación" sin más en el estómago. Era: EL REVOLTIJO.

Eso no iba a acabar bien.


Vamos a calmarnos, nos ponemos en rollito zen que aquí no pasa nada.

A la primera me dio tiempo de llegar al baño.

Una hora despuéss...


... no hubo tanta suerte. 

El ascazo. Unos sudores y un tembleque...

Eran las cinco de la mañana cuando por fin conseguía cerrar los ojos.

Suena el despertador y, concentrándome mucho en cada movimiento que hacía, me dispuse a poner un poco de orden el salón (es que me adueño del sofá durante el fin de semana y se puede decir que construyo un fuerte con los cojines).

Tampoco tuve tiempo de llegar a donde tenía que llegar. Un espectáculo de luz, color y sonido. Mucho sonido.


Resumiendo: me pasé el lunes hibernando, alimentándome de manzanas, tostadas y Aquarius.



Va a pasar una larga temporada antes de que vuelva a comer macarrones con tomate.

Menos mal que fueron macarrones, porque lo que yo de verdad adoro son los espaguetis. 

Esta ha sido la principal razón por la que no he venido mucho por el blog: no he estado en mi momento más glamuroso.


¿El resto de la semana? Comiendo sin condimentos (¡puaj!), intentando no ver muchos informativos para no revolverme más el estómago, trabajando en muchas cosas que me hacen muchísima ilusión (y que ya os contaré más adelante cuando las tenga más avanzadas) y presentando las novedades de primavera en mi tiendecita. Las cuales os voy a enseñar porque me han quedado muy chulas y para algo de lo que puedo presumir...   ;)








(y lo que sostengo es la Funda para ebook más molona)





















La verdad es que hay un montón más de cosas, porque ya he retirado todas las prendas tejidas de invierno (excepto los mitones, ¡que están de rebajas!). Así que, si queréis cotillear, ya sabéis que teneís que ir a Metro&medio Designs.

Ademaaaaaaaás... resulta que estoy de SORTEO también. ¿La razón? Porque me da a mí la real gana.

El premio es esta pulserita tan hippy-veraniega.


 Y lo único que tenéis que hacer para participar es clicar...

AQUÍ   
(y seguir las instrucciones, que son poquitas y sencillas)


A todo esto, por aquí ya se huele el verano y mencaaaaaaaaaaaaaaaaaaanta :-D


Smells like #summer!! ☀

1 comentario:

Opiniones incorrectas dijo...

A mí me encantaban los macarrones a la carbonara, pero un día me sentaron tan mal que no los he vuelto a probar.