martes, 19 de marzo de 2013

Necesito que llegue directamente el verano

Pero directísimo, por favor. Que mañana salga a la calle y haya 30 grados porque esto es insoportable.

¿Por el frío? Está claro, pero también porque con tanta inestabilidad me estoy volviendo loca. Un día podría arreglar el mundo y al día siguiente sólo quiero quedarme en la cama para sentirme todo lo desgraciada que pueda alcanzar a ser.

Y no me gusta cuando pasa lo segundo. El esfuerzo  por no dejarme vencer es grande, la verdad. No sería la primera vez que os tengo que contar que tengo días de mongolez en los que casi me dejo arrastrar por los suelos. Me molesta tener eso en mi naturaleza. A veces pienso que mis padres hicieron experimentos conmigo ¬¬

Entotá, que lo que llevamos del mes de marzo parece ser que a mí lo de la astenia primaverla me ha llegado antes de tiempo. Aún no me ha dado por ponerme a llorar como una imbécil por estar más triste (y con razones para estarlo) que Cristiano.


 Si lo del capamiento de parte de mi artículo mensual me molestó, lo que me ha dado ya la puta puntilla ha sido la típica señora tocacojones, seguido por el típico tío gggilipollas de turno.

¿Tanto miedo damos las treinteañeras solteras y sin pretensiones de dejar de serlo? Si es que es más de lo mismo y yo ya estoy harta, hoygan, de verdad, cuánta evolución necesitamos para que dejen de preguntarme...

  • Señora tocacojones: ¿Y cuándo te vas a echar novio?
  • Gggilipollas de turno: ¡eso, eso, que se te va a pasar el arroz!


No, en serio: ¿cuánta?

A ver, señora, SEÑORA, ¿y a usted que coño le importa? ¿Y por qué da por hecho que quiero echarme un novio? ¿Y si fuera una novia? ¿Eh? No tiene cojones a preguntarme si lo que quiero es echarme una novia. So zorra.

Y tú, essssssstúpido de la vida, ¿qué arroz se me va a pasar, a ver? ¿Qué puto arroz si ni siquiera sabes a cuántos grados hierve el agua? ¿Pero tú te has visto cuerpoescombro? A ti se te ha pasado hasta tu tiempo de existencia, corticodemente.

A ver, ¿qué os pensáis? ¿Que me mola a mí estar all by myself non stop? ¡Pues no! Soy más bien de estar sola, cierto, pero muchas veces me gustaría tener a alguien con quien compartir... no sé... cosas... que me gustan, que quiero ver, donde quiero ir, hablar, alguna afición... joder, ¡cosas!... Pero jatetú, que a mí no me pasa como a los famosos o a los de las series, que tal que cortan con el amor de su vida, encuentran a otro ¬¬

Vamos, que yo no salgo a la calle y me aparece una ristra de pretendientes disputándose los valses en mi carnet de baile.

De una vez por todas voy a dejar esto claro porque me estoy cansando. Al principio que te hagan estos comentarios te hacen gracia pero a medida que van pasando los cumpleaños tienes que guardarte las ganas de sacarte un permiso de armas... NO MO-LA.


PUNTO 1: 
No es mi prioridad.
No tengo tiempo para mandangas, me levanto cada día para sacar adelante uno de mis sueños: ser diseñadora gráfica y conseguir vivir de ello. Eso son muchas horas al día e incluso de la noche.

Y de los fines de semana. 

Y de los festivos.

He tardado en conseguir llegar hasta aquí y no voy a mandar a la porra todo mis esfuerzo sólo porque un imbécil me diga que se me "va a pasar el arroz". Que te jodan. 




PUNTO 2:
Como he dicho antes, si aún se estilaran los carnets de baile, el mío saldría del lugar tan impoluto como entró. 

Estoy hasta el mismísimo cerebelo de que me digan esas mierdas de bellezas rescondidas o la importancia de ser una tía legal y blablablá... Me la paso por el arco del triunfo la belleza interior, ¿mentiendes? Porque seguro que la típica amiga simpática de la tía buenorra que todos se quieren ligar es la hostia de buena persona, pero claro, ¿a quién coño le importa ese detalle?

Antes ni me miraba al espejo porque no quería ver el esperpento en el que me había convertido después de dedicar prácticamente todo mi tiempo a estudiar y a acumular tiempo de prácticas. Pero ahora, AHORA paso por delante de los espejos y a veces me encuentro mona y, con algunos vestidos, estoy buenísima de la muerte. Y, joder, ¡hay mujeres que pagan por tener mi talla de sujetador y se matan en el gimnasio por reducir su cintura a la mía! ¡Por favor!

No, esto ya no es baja autoestima física (que la hay, claro, esto no se va de la noche a la mañana) porque eso se puede combatir. Y no, tampoco me siento la peor persona del mundo porque NO lo soy.

Belleza interior tengo para dar y regalar, ¿queda claro? Y si tan importante fuera, yo no tendría que bromear con eso de casarme con Bruno Mars: ya tendría un rocón en mi dedo.


PUNTO 3:
Tengo muy mal gusto para elegir mozos. Muy malo. Malísimo. No lo siguiente. Lo de cinco veces más p'alante.

No por feos, porque creo que, salvo algún descuido (que todos hemos tenido, ejem) creo que me han tocado mozos bastante bien parecidos. Pero para hacer un pequeño resumen, mi aguante ha sido puesto a prueba por:
  • Un psicópata muy, muy mal de lo suyo que encima se creyó con el derecho a controlar mi vida. Por desgracia este ser unicelular marcó mucho lo que pienso sobre lo que NO quiero y potenció mi firme creencia en que la venganza no es tan mala como la pintan.
  • Un chico realmente encantador y con el que hubo conexión desde el primer momento, pero que no se cortaba en hacerme saber que su cociente intelectual era mucho más alto que el mío... y el de la mayoría de la población. No fue el momento para esta relación. Problemas por ambas partes. ¿Que a Carrie la dejaron con un post-it? A mí con un puto sms. Supéralo.
  • El que recibió prácticamente de inmediato el beneplácito de la mamma. Jackpot. Majo, simpático, atractivo, divertido, atento, con ganas de hacer cosas nuevas, de viajar, amable... y se convirtió en un champiñón. Se encerró en su cueva y todo se acabó tan rápido como empezó. A día de hoy sólo sé que no sabe pillar la ironía a través de un sms (no tenía whatsapp) y nunca más ha vuelto a manifestarse. Nuestro intento de ser amigos tuvo el mismo éxito que nuestra relación.
Esos han sido los "serios". Por mi vida han pasado con los que he congeniado intelectualmente pero no en el dormitorio, los recurrentes (todos hemos tenido de esos también), un "a ti no te toco ni con un puntero láser pero hoy tengo el día tonto" (menos mal, sólo fue uno)... ya sabéis, ese tipo de personajes con los que sabes a ciencia cierta que no pasarán de eso. 

Si algún mozo me llama la atención os puedo asegurar que es el que menos me conviene. Confirmado y demostrado. Tengo un don y es el de elegir siempre el tío con el que menos debería mezclarme. 

(Porfa, porfa, porfa, porfa... que me equivoque con Bruno Mars, porfa, porfa, porfa...)

Y subo la apuesta con que si ese mozo al que yo le he echado el ojo, se fija en otra (muy habitual), resulta que he reunido a dos almas gemelas.   

(Porfa, porfa, porfa, porfa... que Bruno Mars sea mi alma gemela, porfa, porfa, porfa...)

Conclusión: mi cupo está lleno, NO más tarados (sin ánimo de ofender, sin generalizar y tal y tal y tal).



PUNTO 4:
Me da pereza. 

Cuanto más mayor te haces, más sabes y más manías tienes. 

Por suerte o por desgracia, no he tenido suerte con las relaciones, por lo que entiendo que tampoco soy fácil de aguantar. Si a eso le añadimos la mencionada pereza, todo lo que ahora sé y mis manías e idiosincrasias que conllevar ser una futura RockStar... No voy a decir que soy un caso perdido, pero si así fuera, tampoco me importa.


Además, ya, gracias, ya me ha quedado claro que no tengo nada que ofrecer como pareja. Ahora, como amiga soy la repera limonera.

Así que dejadme en paz ineptos del mundo. Hay personas en el universo que no estamos destinadas a tener pareja y que podemos cocinar nuestro arroz como nos dé la puta gana sin tener que preocuparnos por presiones imbéciles o relojes de cualquier clase.

Me hubiera gustado explicarles estos puntos, pero ya llegaba tarde para entregar un trabajo, así que me limité a responderles, "Los tres sabemos que ese tema no es de vuestra incumbencia" y, mientras flipaban, con las mismas les dejé mientras veían cómo me alejaba hacia el horizonte.


(Hubiera sido un puntazo llevar esa camisa con chorreras)

Espero no tener que volver a tener que escribir sobre este tema porque ya estoy mucho más que harta.


Esto no tiene nada que ver, pero es que Joe Manganiello está muy, muy, mmmuy buenorroaaaaawwwwwrrrrrrggg y quiero más escenas suyas en la segunda parte de Magic Mike.

Ay omá... 


Y que llegue el verano, sí, eso también lo quiero.

3 comentarios:

Athelas dijo...

Te dejo dos GIFs

http://media.tumblr.com/2d443a11b539ef965477b85aa97220b3/tumblr_inline_mfz2l8E8nF1r94jil.gif


http://media.tumblr.com/b9a45dedaebe815b2ce8fdc93c483238/tumblr_inline_mjbrsfS87R1qz4rgp.gif

Y "pa'lante" :D

Mara Jade dijo...

Jajajajajaja me has alegrado la morning :-*

Martha dijo...

Me ha encantado tu post, me siento super identificado con todos tus puntos.
34 años, cv envidiable, trabajos de sustitución y mierdas de relación con personajillos, lo peor? 1. la pregunta del novio? q yo ya digo q me gustan las tias o que me ha llamado Dios a su lado 2. el arroz y yo ya contesto que tranquilos que tengo los óvulos congelados, 3. amigas todas casadas cuando eras la más guapa, lista, estilosa etc..... pero tu bruno, en mi caso, cualquiera que me gustase nunca llegó y todas te pregunta y tu? y tu? y tu? ufffffffffffffffff que te da ganas de decir mira amigas nunca lo he dicho pero es que soy hermafrodito, asi que yo me lo guiso y yo me lo como!