lunes, 4 de febrero de 2013

Zumbando

Así ha ido toda la semana.

Si hace unas semanas estaba siendo atacada por viruses griposos que me dejaron fuera de combate durante unos diez días, parece ser que me he revitaminado y revitalizado a lo bestia.

Empecé la semana de investigaciones varias, siempre con la inestimable y desinteresada ayuda de Bitter Macaron. Os digo yo que esta chica podría ganarse la vida de rastreadora online. ¡Una joya!

Después, yéndome de parranda investigadora de materiales el martes. Aprovechando que un amigo también tenía que ir de ese tipo de parrandeo, allá que fuimos, como un matrimonio bien avenido: tienda de bellas artes, tienda grandota de herramientas y gran supermercado. Ir a estos sitios un martes por la mañana da gustico, la verdad.

Entre y entre investigaciones varias, yo ahí, dándolo todo... ¡Y MÁSSSS! Porque me fui a probar una clase de zumba con un profe brasileño y triunfé. Si ya después de las clases de salsa me volvía atómica perdida a a casa, con esto de la zumba ni os cuento.

Una cosa os digo: esta vez llego un poco tarde, pero para el año que viene estaré lista para ir al sambódromo ese de Río de Janeiro a cubrirme de plumas, brillantitos varios y lentejuelas. Ahí os lo dejo.

Menudo espectáculo, nenis.

Oficialmente ha dado comienzo, no la operación bikini, ¡TRIKINI!.

Sin duda alguna, una de las mejores tardes de la semana fue visitar a mi sobrinito postizo que está hecho un mini-hombrecito de lo más molón. Pues sí, por fin existe el niño que me tiene loca por ir a verlo y achucharlo.

Mini-N es un niño molón a más no poder. Va a salir artista, como su tía. Osea, yo. Y encima le gusta el rollo percusionista. Estoy deseando verle con su primera batería. Lo que yo os diga, artista.

¿Qué os parece? Yo cogiendo amorosamante a un mini-humano que estuvo encantado de ser achuchado. ¡Ainssss, es adoreibol total!


mininandme

Y que sepáis que el pañuelo que lleva al cuello, más otro, se lo hice yo con mis manejas. Y también le tejí un gorrete que le queda estupendo. Mancanta hacerle cosillas.

El chavalín mola, pero es que sus libros molan también. Su prefe se llama "Un punt vermell". No lo conocía, pero una vez lo estuve viendo, desplegando y jugando, ahora resulta que también me he hecho fan.


I un punt vermell




Esta semana ha sido muy intensa en cuanto a trabajo. Pero me refiero a trabajo creativo, porque de momento, lo que hay en la tienda es básicamente rebajas. Pero es que he estado preparando cosas que se van a presentar en breves instantes (una, dos... y la tres al final jeje).

Así es, a lo largo del día de hoy por fffffffin puedo poner cosas nuevas en la tienda y estoy deseando que las veáis y me déis vuestras opiniones. Estoy muy, muy contenta porque son cosas tototalmente nuevas para mí en las que no sólo he invertido tiempo (para probar y realizar), también en un pastizal que espero rentabilizar 8-S

Por favorcito.

Como nos gustó tanto la clase de zumba, volvimos el viernes. Como crack que somos B, CompartirEsVivir y la menda. ¿Darlo todo? ¡MÁS! Lo que nos pudimos reír no está escrito. Nota mental: repasar el espisodio de Barrio Sésamo sobre izquierda y derecha.

Abro inciso.

Para risas las que me eché con la "comparecencia" del preshi diciendo que él es buenecito y sus minions también. No sé vosotros, pero yo ya ni me mosqueo ni nada, la risa fortalece los abdominales y yo ya os he dicho que estoy en medio de la Operación Trikini. Este verano voy no pienso salir de la playa.

Cierro inciso.


Bueno, que fui a zumba. Y luego, con un par, me maqueé y me fui a bailar salsa con mis compas de clase. ¡Tooooooooomaaaaaa!

Porque soy así de chula, zumbera, salsera y bailonga. ¡Un dolor de pieses cuando llegué a casa...!

Había un ligero vendaval en la calle, pero estaba tan cansada que me quedé roque en menos de lo que se tarda en decir "de ninguna manera" al más puro estilo MariCospe.

A la mañana siguiente, tan feliz y contenta me planifiqué el día para currar al calor de la chimenea que tenemos en el salón. ¡La virgen del pollo! Primer paso y sentir LAS AGUJETAS más astronómicas que he tenido en los gemelos en toda mi vida.

Así es queridos, me he pasado el fin de semana andando como Robocop. Como un cowboy recién bajado de su montura después de cabalgar durante una semana sin descanso. Como SPJ, vamos.

Un chow.

Hubiera descansado de hosssstia por la noche si el tornado que se llevó la casa de Dorothy a Oz no hubiera rodeado mi casa. Cagontó. No conseguí pegar ojo en toda la noche.

Agujetas y sueño, combinación letal.

Me hice un café triple, me senté un momento en el sofá... y me desperté dos horas después con un mensaje preguntando que a ver dónde andaba.

O.o

La noche anterior Doña Caye me avisó de un bruch dominical.

Ni una ducha me reanimó.


Me perdí el brunch. Con lo que me gusta a mí desayunar con una mimosa en la mano y llenarme el plato con caye-tortillapatata, tostadas, queso, jamón y mermelada de tomate.



Y así pasó mi domingo: dormitando, comiendo y cenando un riquísimo puré de calabaza con parmesano.


Para cuando leáis esto, quiero que sepáis que ya no hay viento, que fui a dormir después de Salvados y he dormido como una ceporra. ¡OULLEA!


Hoy es lunes. Estoy engancahda a la trama del BárcenasGate. Al ataque.


Libretita de pruebas. Veremos qué más sale ;)



A ver, ¿me váis a contar qué tal vuestro finde? o ¿cómo se presenta la semana?