martes, 22 de enero de 2013

Vísteme despacio que...

Lo que sea, yo sólo puedo decir: 

¡Malditos viruses destructores!

Esta semana puedo decir que por fin estoy en activo. Pero de verdad, que lo de la pasada fue algo así como "un ensayo". Decir que voy de culo es como decir que lo que tienen algunos en sus cuentas de Suiza son esos ahorrillos para las vacaciones (cagontoas vuestras muelas cabronazos). Yo debería haber sido de la puta realeza, coño.

Pues eso, mi fin de semana.

Digamos que la actividad social a la par que molona tuvo una concentración máxima el viernes por la noche. Primero me fui con mi amigo Miquel y Bitter Macaron a ver a mis ya adorados Hattori Hanzo Surf Experience. A los cuales pienso llevar al estrellato aunque sólo sea dándoos la paliza para que los conozcáis.


#hattorihanzosurfexperience

Los muchachos habían preparado un trofeo bailongo para que el que lo diera todo durante el concierto.


Trofeo bailongo. La próxima vez será mío y estará lleno de gintonic, yeah! #hattorihanzosurfexperience

Hubiera sido nuestro, de Bitter Macaron y mío, porque cualquiera que nos hubiera visto le hubieran entrado unas ganas terribles de convertirse en director de película playero-surfera para contratarnos como protagonistas.

Sólo diré tres cosas:
  1. Menos mal que llegué a tiempo a mirarme en un espejo porque el riesgo de parecer un oso panda (o algo peor) estaba a puntito de hacer realidad.
  2. Ese trofeo lo hubiéramos llenado de gintonic.
  3. Yo no me piro de ningún concierto de esta gente hasta que tocan Hawaii 5-0.

Pero no pudo ser. Yo había quedado para echarme unos salseos por ahí y tuve que irme antes de que acabara el conciertazo. Pero vamos, el próximo, sí o sí, el siguiente bailongo-trophy es mío. ¡Vamossssss!

Entotá, que sí, que me fui a bailotear de otra manera a un sitio nuevo que yo no conocía. Y bailé. ¡Vaya si lo hice! Con el calentamiento previo que me había echado antes como para desaprovechar la oportunidad. Además, hay que darle caña a los zapatos nuevos ;)

Ni qué decir tiene que lo único que resistió de mi restauración facial (lo que las mujeres sanas y normales llaman maquillaje) fue el pintalabios rojo-rojísimo. Ni línea de los ohoh, ni coloretes, ni nada de nada... Unos calores... Pero bien agustito que me quedé después de estar diez días dándole forma a mi cama y al sofá ¬¬

No contenta con eso, subí la apuesta con una afonía la mar de silenciosa. 

Así que prácticamente no pronuncié ni una sola palabra las siguiente 24 horas. 

Bueno, tampoco es muy importante, porque para tejer prácticamente no hay que decir nada. Sobre todo si estás sola. A no ser que tengas un amigo invisible que te dé conversación o.O

Pues eso, que el resto del fin de semana fue el momento ideal para recuperarme de tanto bailoteo. Recuerden ustedes que estuve convaleciente y que hay que tener cuidadín con los grandes esfuerzos jajaja. Eso me dio la oportunidad de reorganizar la agenda-lista de tareas de "mi trabajo".

Gracias a San Sebastián, patrón de Palma, su día cayó en domingo. Así que ayer, lunes, era festivo. Un poquito más de margen para ponerme al día y a tope para acabar novedades de la tienda (terminar de tejer, coser, intentar auto-hacerme fotos sin parecer borracha y editar dichas fotos).

Llega el momento auto-bombo, porque para estar malucha esto no me ha quedao tan malamente...

Bufanda infinita y súper calentita que me enrosco hasta las orejas

Gorrete pomponero que mantiene calentitas todas mis ideas
(y que viene con un broche de regalo)


No sabía yo que mis brazos daban para alejar tanto el objetivo. Un día de estos voy a tener que hacerme con un trípode en condiciones.

Hasta que sea una RockStar. Entonces tendré un fotógrafo megapró que me hará fotos con modo "divinayestupendaforever". 

Y además, estoy de regalitos en Metro&medio Designs...


Así que calculo yo que tardaré en ponerme al día durante toda esta semana. Eso significa que habré puesto en orden todo lo que tenía pensado haber finiquitado hace una semana. Vamos, que en realidad seguiré yendo una semana por detrás con respecto a los planes que yo tenía en mente.

¿Qué os parece?

Por supuesto, en casa del herrero... a SSMom le regalamos un Kindle. Aún sigue esperando a que la menda le haga su funda

No tengo perdón.

Este fin de semana me enmiendo.

De verdad.

No hay comentarios: