viernes, 11 de enero de 2013

Cuesta, pero se puede

Tú eres el protagonista de tu vida. Lo que tú no decidas, alguien lo hará porti.

No sé vosotros, pero yo un día me atreví a preguntarme: ¿por qué?

¿Por qué no me puedo atrever a tomar mis propias decisiones? Es más, ¿y por qué esas decisiones tienen que ser las que se esperan? ¿Qué sentido tiene tomar la misma decisión que parece ser que ya han pre-estabalicido para ti?

Alguna vez ya os habré contado que crecí con eso de no llamar la atención, de estar calladita, de que se tenía que hacer lo que se tenía hacer sin más, no molestar a los demás y si lo hacía, es que era mi culpa.

Vamos a ver, mis padres, para mí, son los más mejores de la galaxia y no tenían un certificado de SSParents cuando me tuvieron. Probablemente se hubieran esterilizado si llegan a echarle una miradita al tamaño de mi libro de instrucciones ¬¬

Mis opás me han educado lo mejor que han podido y sabido. Tal vez, es cierto, ellos no se han atrevido a preguntarse tantas cosas porque estaban muy ocupados sacando adelante a una familia. Seguro no. Segurísimo.

En fin, pues como no tenían certificado de "papás de la menuda fistra que os lleváis", es normal que en algunas cosas no supieran cómo reaccionar. Se equivocaron un poquito y tal. A todos nos pasa.

Aún así, en algún momento ellos seguro que se veían venir que a mí me iba a dar un aire y me iba a cansar de la monotonía.

Ejem... ¡tachaaaaaaaaán!... Bienvenidos al blog de SuperSonicGirl :-D

A lo largo y ancho de este blog se ha podido vislumbrar mi proceso de transformación. Desde todo me importa una mierda, qué invento es esto, pero qué he hecho yo para merecerme esto, estoy cabreada con la humanidad, menudo ascazo de existencia, mi vengaza será terrible a... anda... pues resulta que por aquí hay una puerta... ¿qué pasa si la abro?

¿Y si hecho una miradita?

¿Y si encima me atrevo a pasar?

Entoces se me fue la pinza, dejé una carrera universitaria que me importaba 1 pepino (= 1 mierda) para estudiar lo que realmente me gustaba, me quedé sin trabajo y me pareció la hosssstia de genial olvidarme de esa panda de ggggggilipollas (no hay nada peor que un mindundi que se cree alguien, imaginaos sin van en grupo), lo pasé mal, dormí poco, engordé mucho, estudié mucho, disfruté del aprendizaje, cagontó el 3D y códigos varios, fui becaria en sitios chulos y en sitios de mierda, conocí gente increíble-ble mientras tanto y ahora tengo mi portfolio y tienda online, colaboro en varios sitios y me levanto cada día pensando que aún no sé la suerte que tengo de que mis opás no sólo me aguanten: me apoyan a saco*.

Es un breve resumen todo esto, ¿eh? Por si eres nuevo y te acabas de tropezar con este blog. Pero vamos, que por aquí hay ocho (para nueve) años de dar la paliza. Entre y entre me he entretenido poniendo a caer de un burro a cuanta celebrity se me ha cruzado entre ceja y ceja.

Y hoy, de repente, me encuentro con este vídeo, que me ha explicado e ilustrado fantásticamente que he hecho bien. Que quedarse siempre andestás no le funciona a todo el mundo. Que no es malo no seguir la línea que te marcan. Que cuesta mucho dar el primer paso. Y el segundo. El tercero ya no tanto. Y todo es seguir, pero no parar porque si lo haces luego te cuesta coger el ritmo.

Esto te lo puede explicar estupendamente alguien a quien le guste salir a correr. Yo me lo creo porque no tengo intención de probarlo por mí misma. Odio correr. 

Ahora, enchúfame una cancionzaca y verás tú lo que tardo en subirme a una mesa a darlo todo, todo y todo.

Así que, desde aquí os digo, si os encontráis en en "ese punto" en el que crees que has perdido los papeles, que los que tienes no te gustan, que tienes demasiados, que no tienes los suficientes o quieres cambiarlos y no sabes cómo... Mira:




De verdad que se puede. No es fácil. Pero se puede. Date un tiempo, después mira hacia atrás y verás todo lo que has aprendido, visto, conocido, experimentado... 


Y sólo es el principio ;-)




* cierto es que al principio no les hizo ni puta gracia que "la niña" dejara una carrera, que es lo más de lo mássssss.