lunes, 31 de diciembre de 2012

¡Que se acabe!

Si tenía ganas de que se acabara el 2011... del 2012 os tengo que decir que, bueno, vale, ha sido menos malo. Pero sinceramente: no me va a dar ninguna pena que se acabe. Mayas o no mediante.

Aunque estos señores dijeron que era el comienzo de una nueva era, no que fuera a petar todo. No sé, nos gusta un escándalo, una profecía, un findelmundo, una polémica, un morbo y un catastrofismo...

Tengo que decir que el 2012 ha hecho que me dé cuenta de todo y mucho que he aprendido. El año pasado andaba como un pulpo en una cacharrería con todo este tinglado de la tienda. Todo me daba miedo, estaba insegura. Aunque parezca una chorrada, al final te pones a hacer cálculos y ves que te has gastado un dinero que te da por pensar que deberías haber ahorrado. El patatús tiene muchas posibilidades. Que si gustará lo que estás haciendo, que si se venderá, que si lo estás haciendo bien... Aquí las posibilidades del patatús van aumentando.

Dudas, dudas y dudas. He pensado en tirar la toalla. He dado la paliza a mis amistades con mis inseguridades, mis miedos y nervios. He pasado horas, horas y horas trabajando. Ahora soy capaz de decir que trabajo en casa sin sentir que estoy mintiendo por no tener un contrato o mantener al Estado (= ser autónoma). Trabajo todos los días, en lo que sea que tenga por hacer en esos momentos: coser, tejer, maquetar, retocar, dibujar, editar... Y me encanta.

Eso de que cuando tienes un trabajo que te gusta, no es trabajo, es mentira. Trabajas, vaya que sí, y mucho, sólo que las ventajas son que:
  • No te pesa tanto como tener un trabajo que odias. Lo sé, lo he vivido.
  • Puedes trabajar en pijama ;)

Este trabajo me obliga a estar activa, al día, a aprender cada día de todo y de todos, a informarme, a investigar... He conocido gente nueva, blogs nuevos, webs de otros artesanos... He visto que no soy la única que tiene dudas, inseguridades y miedos con respecto a este mundo del craft y diseño... ¡es genial!

He aprendido a marcarme tiempos para dedicarlos a mi salud mental y física. Osea, lo que vienen siendo descansos y aficiones.

He comenzado a saldar deudas, otras enteramente (especialemente una que no sabía que tenía desde hacía varios años pero de la que nadie me había informado) y comprar alguna cosa con mi propio dinero. Que será poco, pero me lo he ganado con mi esfuerzo. Es una sensación fantástica.

La parte menos buena es que:
  • aún no vivo de mi trabajo como diseñadora
  • soy la okupa del comedor de mis padres
  • sigo viviendo con ellos
  • ya casi no me quedan ideas para aprovechar más el poco espacio del que dispongo
  • aunque lleve una lista con el material que necesito, siempre termino comprando algo más "por si acaso"

Como suele pasar en la vida de las personas, los caminos se separan. Y duele, sobre todo cuando crees que con ciertas personas eso no ocurriría. Supongo que esas cosas son inevitables, por mucho que intentes lo contrario. Mantengo la esperanza de que nos volvamos a encontrar. Si esa persona te importa, esa esperanza permanece.

Sé de lo que hablo, porque aunque los caminos se separen por algo poco agradable, a veces ocurre que es porque el tiempo pasa y se pierde el contacto. Pero de repente, un día, te encuentras un mensaje, preguntas quién es, te dicen un nombre e inmediatamente sabes quién es y recuerdas todo sobre esa persona y la conexión que teníais. Otra de esas sensaciones fantásticas.

Tuve la oportunidad de reencontrarme con ella y el abrazo que nos dimos fue enooooorme. Fue como si no hubieran pasado años sin saber de ella.

¿Y hacer nuevos amigos? ¡Total! ¿Y si encima les gusta salir a bailar? ¡Mega total! Y tengo un ukelele que estoy aprendido a "tocar", por fin estoy practicando paddle surf...

Y pequeños blanditos que salen de operaciones complicadas, sobrinas perrunas que se dejan achuchar, ir a conciertos chachis, tomarte unas cañas con una chica laaaaarga y gonica del to, pasar unos días con una amiga que vive en el continente, ir a la playa, recuperar ropa que no me podía poner... Y darme cuenta de que este año me conozco un poco más y mejor que el año pasado. Que no es malo decir en voz alta que me gusta tal o cual, que pieno así y no asá, que puedo aceptar cumplidos y que si hago algo mal no tengo que torturarme como si fuera la peor persona del mundo.

¿He dicho que el 2012 ha sido un poco menos malo?

Sinceramente, lo malo me ha preocupado mucho y me lo ha hecho pasar muy mal, pero a cambio han pasado tantas cosas buenas que estaría muy, muy, mmmmmmuy feo no reconocer que eso me ha llenado un montón. ¡Más que las bacanales de comida de estos días! ¡De lejos!

¿Mi canción* para este año? La que estoy segura que mi BruBru** ha escrito pensando en mí, por chachi, funky-disco, divertida, bailable y ab-borosa XD



Por todo esto que os he contado y por lo que no...

Postal Año Nuevo 2013 | metroymedio.net | metroymedio.tol.do







* A ver si para el año que viene U2 me da una alegría, ¡leñes!. Bono, my dear, tanto descanso no puede ser bueno y los fanes ya estamos un poco histéricos esperando.

** Bruno Mars, dahlin', I must to insist... call me!!!

2 comentarios:

Mr. Thunderstruck dijo...

Quedate con todo lo bueno y aprende de lo menos bueno para no repetirlo. Qué 2013 sea un año genial para ti en todos los aspectos. Besos

Mara Jade dijo...

Muchas, muchas gracias Mr Thunderstruck por su consejo y su presencia en este blog :-) Y feliz, feliz, súper feliz 2013