martes, 4 de septiembre de 2012

2.400

Esta semana tengo una larga lista de cosas por hacer. Cosas que me impongo yo la mayor parte. Otra, más pequeña, cosas que afortunadamente me piden.

De las cosas que me impongo yo, siempre me quedan cosas pendientes que se quedan para la siguiente semana.

Algunas veces me entusiasman las cosas que tengo pendientes. Mucho más cuando veo que he conseguido acabar otras cosas que tenía en la lista.

Hay semanas que que estoy que no paro. Que ni siquiera salgo de casa, sólo para ir clase de salsa o para ir a nadar.

Desde el viernes hace mal tiempo. Y, cómo no, me está afectando.

Tengo esa maravillosa lista de cosas por hacer. Es maravillosa, todo lo que contiene tengo muchas ganas de hacerlo. Pero estoy como ralentizada.

Me duele un oído y tengo molestias para tragar. Apenas he dormido. Primero un puto mosquito. No ha aparecido ni uno en tooooodo el verano, durmiendo con la ventana abierta. Cierro la ventana y ahí está, dando la lata. Levántante, pon el cacharrín anti-mosquitos.

Me desvelo.

Me pongo a leer.

Juego al Apalabrados.

Me duermo.

Tengo un frío del copón. He vuelto a sacar el edredón. Me ha puesto de tan mal humor que hasta las 6 no he podido volver a pegar ojo.

Mi humor esta mañana no era el más apropiado para pasar por un ser humano, la verdad.

Después de una ducha, usar el secador del pelo después varios meses, ponerme un café y adecentar mi zulo, me he puesto manos a la obra con esas cosas de la lista.

Me he dado el lujo de leer las mismas noticias de siempre. Mi humor ha ido de peor a lo siguiente de peor. Por cierto, ¿qué es lo siguiente de peor? Pues eso. Es que no sé ni porqué me molesto en pasar por este "lujo". Seré ggggilipollas...

A estas horas sólo he acabado un par de pendientes. Resumiendo: no he hecho absolutamente nada.

Con lo bien que yo estaba fotografiando hibiscos al sol...

#hibiscus #mallorca #flower #september

¿Son los martes nublados de septiembre los lunes 2.0?


Y sí, este es el post número 2.400.

No hay comentarios: