lunes, 25 de junio de 2012

Ahora que tengo un momentito...

.. os ampliaré un poco el post anterior.


Los preparativos ya habían sido un poco caóticos, unos meses antes. Que si actualizaciones de precios en las reservas, que si errores de fechas, pérdidas de vuelos... un follón.


Luego nos adelantaron un vuelo que nos trastocó a todos los horarios.


Pero por fin nos juntamos y llegamos a Barcelona. Lo primero es lo primero y lo primero fue pararnos en el Mercado de la Boquería a reponer fuerzas porque estábamos famélicos. Siempre me ha encantado ese mercado. Lástima que esta vez no me llevé la cámara porque no quería estar pendiente de ella todo el tiempo.






Porque otra cosa no, aunque me encanta Barcelona, desde que me robaron el móvil en una visita anterior, ya sólo me falta ponerme un candado en la goma del pelo. Eso sin contar que te van diciendo por todas partes que si ponte la mochila así, que si no lleves tal, que si... En serio: esa ciudad no se merece estas críticas con lo preciosísima que es. Pero así es, id al loro.


Y llegamos al hotelucho que todo ser humano pilla sabiendo que sólo lo va a usar para dormir lo que se pueda en una estancia de apenas 24 horas.


Atentos al momento lujo, porque nos podíamos considerar afortunados de tener, no sólo "televisión" (tecnología punta y muebles de diseño): es que también teníamos cuarto de baño.


Flipar es poco.


En fin, que dejamos los trastos y nos fuimos a callejear que es lo que nos mola.


Por la tarde por fin conseguí quedar con Fle. Aunque el Google nos jugó una mala pasada mal-geolocalizándonos. Pero lo conseguimos. Y quedamos. Y me alegré mogollones de miles de veces al verla. Fle siempre provoca estos sendibiendos de ab-borrr en mí :-)


Si me da permiso, pongo a foto. De momento, tendréis que fiaros de mí si os digo que el ratito que estuvimos fue estupén.


Y, por fin, llegó el momento de ir a ver a Her Madgesty. ¡Gracias a Diorrrrr por esas escaleracas mecánicas!! Una noche anterior de falta de sueño (maldita precariedad laboral), un trastoque de horarios y un día pateando una enoooooorme ciudad no es lo más recomendable para subir escaleras y escaleras y escaleras y escaleras y...


Pero llegamos y, exceptuando las veces que he estado en Chuca y en el anterior concierto de Madonna, fue la mayor concentración de chicos gays por metro cuadrado que yo recuerde. Todos súper divinos, claro, que son los gays que le gustan a Madonna.


Waiting! Her Madgesty is comiiiiiiing!!Untitled


Entotá, que entramos. ELLA se hizo esperar como una media hora. 10 minutos más que en el último concierto al que asistí. Como no puede ser de otra manera, en otros países no sé, pero nosotros los españoles nos entretenemos con cualquier cosa...






¿Mi sitio? Gradas, justo en frente del escenario. No ha sido de mis mejores ubicaciones pero no es una queja, que al menos pude estar allí. Un triunfo teniendo en cuenta todos los contratiempos y mis circunstancias, nenis, vosotros los sabéis.


De repente...






¿Podría haber seguido grabando? Sí, pero yo voy a un concierto de esta señora pa ve-la directamente, no para grabarla. Ya la veré graba en el dvd que saque de la gira porque fijo que lo voy a querer.


Si habéis leído las reviews del concierto, ya sabréis que el concierto está dividido en 4 partes. Bueno, la primera es como la más sacrílega, en el sentido de que si conoces a Madonna, ya sabes que va a mezclar el rollo católico de por medio.


Dicho y hecho.


Eso sí, un bombardeo constante de violencia, tiros, salpicaduras de sangre a lo Dexter... y un momentazo de asesinato que me dejó flipada. No había visto tanta violencia en ningún espectáculo de esta mujer, ni en vivo ni en dvd ni en nah. Tengo que decir que el Bang Gang se me hizo un poco laaaaaargo. Querida, yo te recomendaría que lo acortardas, sé que tú eres muy "así" con tu concepto pero de verdad, hace que nos quedemos un poco... "¿todo va a ser así?".


Menos mal que esto ELLA ya lo intuye y cambia de tercio (o de cuarto) porque va pasando de una parte del espectáculo a otra mediante composiciones audiovisuales muy chulas. Memorable el rollito majorette, que a mí no me hacía mucha gracia, pero cómo, siempre acabao comiéndome mis palabras cuando se trata de Madonna.


Just #AWESOME #madonna


#madonna


Waitiiiiiiing! #Madonna






Uffff y esas mezclas del nuevo disco unidas a éxitos anteiores... ¡totales! Que Madonna no será cantante, es bailarina y una tipa lista. Muy lista. Porque sabe que este último trabajo no pasará a la historia como uno de los mejores de su carrera, pero si te los mete con canciones que sabe que gustaron... ¡zasca! Chica lista, MUY lista.


Cómo no, a mí me pirró el momentazo Vogue y Like a virgin. Sin contar que la introducción audiovisual con el Justify my love de por medio... con toda esa lencería y glamour del antiguo Hollywood... Perdón por la repetición de esta palabra pero es que todo fue un cúmulo de MOMENTAZOS.






Prácticamente todo lo que tenga un corsé de por medio me enloquece, ahí os lo dejo. Y la parte en la que uno de sus bailarines le quita el que lleva y le pone otro que luego le ajusta al más puro estilo Scarlett O'Hara... MA-TO.


Emoción, tras emoción. El despiporre fue cuando Her Madgesty se planta sobre unos elásticos a hacer equilibrios. ¡Toma, toma y toma! Y mientras canta.


Y os digo otra cosa: ¡PEDAZO CUERPAZO DE BAILE MASCULINO! Ains, por fffffavorrrrrr, ¡qué buenorros estaban! Y vamos, desde el primer momento cuando abrió en conciertazo con el Girl Gone Wild. Hasta con los tacones estaban buenorros.


Pero todos los que somos fanes sabemos que prácticamente el 90% de sus bailarines son gays. Y sí, me atrevo a dejar un margen de "confianza", pero no las tengo todas conmigo. Los pelos de punta se me ponen de recordar tanta can-ne bien colocada y con tanto ritmo y sincronía.


Sí, yo quiero ser una rockstar, que la fama y la pastaca son la leche, pero que todos esos tipos te adoren, incluso siendo gay tiene que ser... ¡ay omá!


Ya lo dije en el anterior concierto, Madonna convierte sus espectáculos en un fiestón, porque exceptuando los cambios de bloque, prácticamente no paramos de bailar.


Y os digo otra cosa: después de la que montón con Like a Prayer, casi me dieron ganas de irme a Harlem a irme a una de esas misas gospel. Genial. Pero no os hacéis una idea. Me faltó Cee Lo Green como en la Super Bowl, pero vamos, casi, casi.


¡Ah! Y hablando de artistas invitados, Her Madgesty, listérrima que es, siempre va pillando a sus Elegidos. En este caso fueron Lil' Wayne, que me da un repeluco que pa qué, Nicki Minaj, que me parece una esperpenta de mucho cuidadín y M.I.A., otra rapera. Sinceramente, no soy una entendida del mundo del rap y estas tres personas pasaron totalmente desapercibidas para mí. Quedarán como torpedas en mis recuerdos.


El trío ese vasco, que no me enteré que lo eran hasta el día siguiente, yo convencida de que eran hindúes o algo así, porque la tía estuvo canturreando con un vídeo en pantalla de un recorrido en tren la India y sus bailarines simularon un baño en el Ganjes. Un jaleo, pero me gustaron mucho, todo hay que decirlo.


El momentito tien-no a la par que romanticón fue con Masterpiece (right in your face Elton! 3:02). Que viene a ser un descanso a para sus bailarines, que se sientan alrededor de ELLA, como quien se pone  alrededor de una hoguera. Y luego iban abandonando el escenario a medida que se iba acabando la canción. Esta táctica ya la usó en el Sticky & Sweet Tour.


Masterpiece no es mi canción favorita. Pero ahora la considero tolerable. Si no has visto W.E. puedes ver un resumen en las pantallas mientras ELLA la canta.


Pero bueno, dos horas después, tenía que llegar el final y va y marca una versión del Celebration que pa qué. Muy, muy, muy Broadway, con todo todos los bailarines, chicos y chicas, con toda la parafernalia que había usado en todo el show (pantallas-plataforma retráctiles, pantallones, focos...) a saco.


¿Qué tengo que decir a esto? Pues que todavía estoy dudando si es lo correcto, porque con Like a Prayer te deja como en subidón espiritual pero de buen rollo. Ahora si me acabas con Celebration lo que consigues es que te pida más y después me quiera apuntar a una clase de spinning (que odio, por cierto). Pero el final de Celebration queda muy, muy bien a la hora de despedir a todos los integrantes del espectáculo.


Y así nos dejó, flipándolo y sin un puto bis.


¿Que si esto NO se puede hacer? Pues claro que no, pero es que cuando se llega al nivel Her Madgesty (ELLA tiene su propio nivel) empiezas y acabas cuando y como te la gana. ¿Estamos? Pues eso.


Ni un bis. ¡Ni UNO! ¬¬


Aún así:

The End #madonna

Para la próxima combatiré la pereza: me llevo la cámara buena sí o sí. el iPhone me ha sacado del apuro, pero yo quiero MÁS.


Después, claro, que si rememoras los mejores momentos.... que si encuentras un bus.... que si te haces amiga de unos gays que te restriegan por la cara que han estado en zona vip... putas... y yo sólo con un puto pompón de animadora... Un día matarás por verme sobre un escenario perra.


La noche movidita. No dormí muy a gusto en ese hotelucho al que no pienso volver en mi vida. Limpio estaba, eso sí, pero... que no, que no...


Y nada, al día siguiente nos fuimos al Mercado de Santa Caterina...

Untitled

Untitled

... callejeamos un poco más, yo me iba antes, así que me despedí y los siguientes días...

Esto lo voy a pagar caro. Lo sé

Untitled

Hours ago.... #holidays

Visitando a mi amiga Churri, descansando un poco entre Murcia, La Manga y Cala Raona.


Primer baño del año: ¡HECHO!


Y ahora a seguir.


Con los baños ;)


Y no me voy a sentir culpable, por más que lo intento más no puedo hacer, así que si me he podido permitir esto, bienvenido sea.

1 comentario:

Eugeac dijo...

Que pedazo de crónica, al estilo Mara Jade por supuesto!!!!