jueves, 17 de mayo de 2012

Claroscuros

Que yo recuerde ahora mismo, mi primer cuelgue masculino se produjo.... no tengo muy clara la edad pero creo que fue Harrison Ford como Indiana Jones (con la peli de El arca perdida). Más concretamente con la ilustración, al más puro estilo cartel de cine de antes, que había en la contraportada de uno de mis tebeos. Alucinante lo atractivo que estaba.





Mucho más mejor que de Han Solo, lo reconozco.


Aquí con mi novio Chewie, en sus años mozos

Con la locura hortera de los 80, me dejé llevar por las masas y caí platónicamente rendida por John Taylor, de Duran Duran. Sssssúperffffffuerte. Ahora lo miro y me da un repeluco...


Vamos, que pasé de un hombretón intrépido a... en fin... al tipo de la foto. Pero es que era este o Tony Hadley, el cantante de Spandau Ballet. Ostras, la cosa estaba complicada, porque por aquel entonces eran mis grupos favoritos. Uno llevaba mullet y el otro...


... seguro que fue el referente de altura de pantalones para Cachuli. Ante esto, el mullet era un mal menor. Pero un mal al fin y al cabo. 


Intenté compensarlo y también tuve mi momento cuelgue con Steve Guttenberg, con ese pechacopalomo. Precedente de David Hasselhoff sin duda, pero que conste que con este ya no caí.


¡Madre mía qué vergüenzzzzzza! ¡Cuánto daño hicieron los 80! No me cansaré de repetirlo.

En los 90, no fue mucho mejor. Yo, súper fan de Jessica Fletcher, también veía Diagnóstico asesinato, no porque saliera el magnífico Dick Van Dyke: por su hijo, Barry Van Dyke, que fue cambiando de color de pelo cada cierto número de capítulos. Pero a mí me daba igual. Si esto no es sssssssssúperffffffuerrrrrrrte... 



Y nada de los mariquitas de Sensación de vivir, anda, anda... A mí me gustaba el waltrapas de Donnie Whalberg (fan criminal de los NKOTB). Y después el chulángano de su hermano Mark. ¡ZASCA!



Menos mal que Bono ya me había rescatado hace rato y me salvó de tanto despropósito. Bono y su época del Joshua Tree. Cuando él mismo se había deshecho de su mullet y re-mullet ¬¬


A los 11-12  años me robó el corasao y aún no me lo ha devuelto. Sin duda, creo que es una de mis épocas favoritas del que sigue siendo mi amor platónico por excelencia. Con toh su pelo, su barba, morenaaaaazo... sesssssi... ains....

Y también fui entrando en razón con macizos de la talla de...



Clark Gable, Escarlata O'Hara fue gilipollas por preferir al insulso de Ashley durante la mayor parte de Lo que el viento se llevó.

Sean Connery, para mí es el único 007. Después de él... NO ONE.

Cary Grant... osea... Cary Grant.

Dean Martin por canalla.

Sidney Poitier por elegante y mega atractivo.

Paul Newman. Marlon Brando. Punto.

Rock Hudson, pérdida por partida doble: falleció, sí, pero es que encima era gay. Jo.


Gene Kelly: majete, bailongo, cantante, elegante... genius.

Por ffffffa-vor, ¡todos ellos rezumando old fashioned masculinidad!

Con la edad está claro que me iban gustando los señores bien pasaditos los 30 en adelante. Bastante en adelante. Con toda su enjundia.


Will Smith tiene orejas de soplillo, pero el resto compensa sobradamente.

Robert de Niro es Robert de Niro y me encanta todo él.

Jon Hamm. The Man. The Legend. No Words.

Clive Owen ha conseguido que me muera por un whooper.

Jean Dujardin, o como le sigo llamando en la intimidad, mon petit macaron, sigo diciendo que no se puede estar tan buenorro y ser francés al mismo tiempo. No, a no ser que seas queso. He dicho.

Robbie Williams, sigo loca por este psicótico, qué le voy a hacer.

Lenny Kravitz porque si tuviera su propio helado yo tendría un gran problema de adicción. No os digo más.

Hugh Jackman es Wolverine. Y yastá.

Chris Cornell, porque si ya me gustaba en mi adolescencia, con los años está cada vez más estupendo y si me versiona el I will always love you (que ya os puse aquí)... MA-TO.

George Clooney, mi Yorch. What else?

Taye Diggs, otro completito: que no sólo está como un cacho de tarta banoffee, que además actúa, canta, baila, hace cine, tv, musicales de Broadway y encima no paga entrada para disfrutar de los conciertacos de Idina Menzel.


Gerard Butler, qué gustaría que se vistiera de Leónidas sólo para mí. Oyoyoyoyoyyyyyyy...




Pero... ¿qué pasa? Que me he desbaratado. Que con la edad también yo me estropicio un poco porque ahora resulta que me están gustando los menores.

Los menores de 30, quicir. Y tampoco tengo yo una trayectoria tan enooooorme como para estar harta de "señores" y echarme a los brazos de "jovenzuelos".


Por supuesto, ya sabéis que bebo los vientos por Bruno Mars. BruBru, I have to insist, darling: 


Darren Criss, bonico que es el muchacho, talmente.


John Legend... aaaaaay, es tan divinoooooo...


LeBron James, un portento.


En cualquier momento me saturo y me hago inapetente, asexual, pasota o algo asín. Ya veréis, ya. Porque teóricamente tengo muy buen gusto (LO SÉ) pero en la práctica... en fin, corramos un EStúpido velo.



Voy a abrir la ventama a ver si entra un poco el fresco porque de repente hace un calor...

1 comentario:

Eugeac dijo...

Mara, que bello post..
Siempre te leo pero hoy me atreví a comentarte, no podía dejar pasar una oportunidad como esta.

Coincido contigo con George, Lenny y Hugh, pero te has olvidado de Eric Bana!!! esos ojazos negros son inolvidables!!!

Besotes desde argentina, me voy a ventilar porque me has dejado...