lunes, 16 de abril de 2012

Mustiez

Estoy como las plantas, la falta de luz solar me está volviendo majareta. ¿Soy yo o el invierno (aunque ya sea primavera) se está haciendo demasiado laaaaaaaargo?


Que nadie espere que vaya a hablar del Coachella porque no lo he hecho antes en este blog y este año tampoco tengo intención de hacerlo. Estoy hasta el moño de encontrarme articulitos cool de lo trendy y estilosa que va la gente. Sin embargo, intentar encontrar algo sobre las actuaciones se convierte casi en una misión imposible. Pero haberlos haylos. Pero hay que buscar y llegado cierto punto, paso.

Lo cachondo es que en casi todos lados me encuentro las mismas fotos de los mismos famosos cool y trendy que van de neo-hippy-boho-casual-chic con algunas prendas que probablemente podrían pagar la letra de una hipoteca española. Y que van a este festival para dejarse ver y decir eso de "pero si yo soy de lo más normal".

Por eso todos andaban en zonas vip o con sombrero hasta las orejas y gafas de sol y con cara de "tú y todo el mundo sabéis quién soy pero dejadme en paz" cuando se mezclaban con el vulgo. Excepto cuando posaban en los photocalls, claro. No te jode.

Si quieres ser "normal" deja de cobrar tu sueldo de millones de dólares por hacerte cuatro fotos, por rodar una peli, por hacer un concierto, anunciar una marca... y ponte un sueldo "normal" como el de los extras de tu peli, los bailarines o coristas o quien ajuste las luces de un anuncio. Veréis cómo se os quita la gilipollez que, por otro lado, es de lo más "normal" en el ser humano. Veréis cómo de repente echáis de menos ser reconocidos o que os supliquen un autógrafo.

Al mismo tiempo ¿soy yo o todos van igual?


Odio ese aire de "¿esto? ¡es lo primero que he encontrado en el armario!".


¿Qué necesidad tienen de mentirnos? Sabemos que esto es como la temporada de premios pero con la oportunidad de ir sin spanx (= marca pija de las fajas de toda la vida). 


Aunque realmente la insulsa de Kate Bosworth no lo necesita, porque ella ya está al borde de la inanición de por sí y se viste igual tanto como si va o no a un festival pseudo-Woodstock.






Tal como yo lo veo si le ponemos unas medias color can-ne (de esa que tanto le falta) rotas hasta la rodilla (una bajada, por supuesto), la aderezamos con unas cuantas bolsas de plástico llenas de whatever en una mano, una litrona en la otra y la ponemos a empujar (no sé cómo porque tiene las manos ocupadas) un carrito de supermercado hasta arriba de otras tantas bolsas...Para mí, la única diferencia entre lo que lleva esta tipa y una sin techo es que la última no tiene otra cosa que ponerse.

Si esto es trendy-cool-neo-hippy-boho-casual-chic... apaga y vámonos.


Estoy gruñona, ¿eh?


Aún así, sigo siendo un futura RockStar. Pero podéis estar tranquilos: siempre que pueda os firmaré autógrafos.

No hay comentarios: