martes, 27 de marzo de 2012

Mierda. Ya está aquí.

La primavera y con ella la astenia que me persigue año tras año por estas fechas.

No duermo bien, me levanto con la sensación de haber recibido una paliza, me paso cansada la mayor parte del día... y eso que aún no me ha llegado la juerga total: la alergia. Pero bueno, esto último lo tengo controlado desde que soy una yonki de los antihistamínicos.

Ayer, lunes, oficialmente empecé a tomar jalea real. Mi compi, Nacho O, que dice que soy su dealer de las vitaminas, dice que es lo mejor. Y es que los dos empezamos a endrojarnos el colacao con los exámanes de cuando todavía éramos diseñadores en ciernes. Hoygan ;) algo fabuloso el mundo del polivitamínico y energético.

La variedad que te ofrecen en las farmacias es apabullante. Pero como soy una fanática de los envases, no deja de llamarme la atención la cantidad de colores chillones que hay en todos y cada uno de los packaging. Te da subidón sólo con verlos.

El año pasado se les había acabado la jalea real y, puesto que no me gusta el Red Bull y el café no me estaba dando el powah que necesitaba, opté por tomar otro complemento vitamínico. Era éste. ¡Menudas las pastillazas amarillas esas! Subidón, subidón. A mí al menos me activaron ipso-facto. A Nacho O le daban acelerones.

Yo las empecé en abril, más o menos, y así hasta que presenté el proyecto final de carrera, allá por finales de julio. No sé qué habría sido de mí si no me hubiera tomado ese potingue porque las sesiones maratonianas de preparación no hubieran sido posibles. Después, ya sabéis la siestorra que me pegué.

Pero bueno, que yo le voy a seguir dando a la jalea real que es natural y más del rollo progressive, los subidones diarios no deben de ser sanos. Más que nada porque pierden toda la emoción ;)

¿Por qué os cuento todo esto?

Soy lo peor. No, lo siguiente. Ayer, repito, lunes, me pasé la tarde zanganeando. Fui débil y me dejé secuestrar. Me pasé varias horas mirando como Don Lorenzo se retiraba a despertar a la otra parte del planeta...

That's life

... y me pimplé dos como estas, pimpam-pimpam, mientras tanto:

Me estoy portando malíssssimamente


Así, sin complejos.

Menos mal que por la mañana me había portado bien y había hecho algunos mandaos, porque como se suele decir: por la tarde no di palo al agua.

¿Vergüenza?

Ni la tengo ni la he conocido.

Al menos para estas cosas. En otras ya es otro cantar.



La culpa es del cambio de horario o del chachachá.
Seguro, seguro XD
¡Vete tú a saber!





2 comentarios:

Lileth dijo...

¿Me pasas el nombre de tus drojas?

De vitaminas tomo astenolit y noto que a veces se me queda corto.

Antihistamínicos... he probado Ebastel y mil más, pero no me terminan de ir bien.

Plis.Plis.

Lileth@gmail.com

Mara Jade dijo...

Soy doña jalea real y mis drojas para la alergia es Telfast. Bueno, bonito y barato :-)