lunes, 9 de enero de 2012

En fin...

... esos tres malditos no sé si me van a traer lo que les he pedido. Pero teniendo en cuenta su historial conmigo, no sé qué pensar.

Este año, aunque poca cosa, no me puedo quejar. Me encontré con un maravilloso peliculón de esa gran dama del cine llamada Bette Davis.

La Loba, de Bette Davis. Mi regalo de reyes

Y un billete majo que se fue directamente a la hucha.

No está mal. Poco pero molón.

Hay gente que no ha recibido nada, así que yo estoy contenta con lo que he tenido. Al menos esta vez han tenido en cuenta que el cine clásico me ultra-mega-híper-súper chifla y que un poquito de dinero no me viene malamente.

Así comenzó el maravilloso último día de la puñetera navipeich. Este año ha sido especialmente sosa, aburrida y hasta el moño de escuchar la palabra crisis mientras veía a la gente abarrotando tiendas llevándose bolsas y cajas y más bolsas y más cajas. ¡Los cojones!

Por la noche Doña Caye, un amiguete de lo más jasssshondo y la menda nos fuimos a un cumpleaños salsero. Yo no pude estrenarme porque el cumpleañero baila estilo cubano, yo estoy aprendiendo en línea... i així no hi anam (= así no vamos a ningún lado). Así que nada, estoy como las momias de las santas: incorrupta. Salseramente hablando, que tal y como está el panorama, como me ofrezcan unos milloncejos por construir un lo que sea o montar un evento de no sé qué, me apunto. La pela es la pela y a mí me la pela. De todas formas, vivo en un paraíso de la corrupción, con el permiso de Valencia ;-) ¿Quién lo va a notar?*

Entotá, que ahí estuvimos las tres cacatúas flipando con lo apretao de la moda salsera, con la decoración made in chinorris, de lo gonicos que son los zapatos de baile y muriendo de la calorada que hacía. Tanto calor nos dio que empezamos a hacer el tonto con un plato de plástico (previamente vaciado de patatas fritas de bolsa) y no solamente acabé la noche incorrupta, (repito: salseramente hablando), sino que de verdad me convertí en santa. Con mi halo, mis morros rojos y, a falta de un sable láser en condiciones,
mi cetro incluídos.

Pero no en una santucha cualquiera.

Quiero ser santa

Santa SuperSonicGirl de la Sagrada Pestañaza y Todos los Tacones

Esa soy yo, encomendaos a mí para...
  • Cuando no encontréis la combinación ideal de tejidos, texturas y colores para cualquiera de vuestros outfit.
  • Acordaros siempre de llevar bragas.
  • Para que no os duelan los zapatos nuevos.
  • Que Joan Collins, Elena Bonham-Carter, Swinton, Tita Thyssen y la Duquesa de Alba NO monten un negocio de asesoramiento de imagen... O sí... aún no lo he decidido del todo.
  • Que nos os salgan carreras en las medias (que aunque digan que son anti-carreras, ¡es mentira!).
  • Para que la raya del ojo no os quede como a la Wino.
  • Que la 38 la hagan un poco más grande.
  • Dita von Teese siga siendo una inspiración.
  • La bisutería no te dé alergia.
  • Que muera y desaparezca para siempre la maldita y horrenda moda ochentera...
  • ... ¡y los metrosexuales!.
  • Ser una señora de Facebook.
  • Que los brillos y las plumas no te falten en el armario.
Y, sobre todo: aprender a colocaros a la perfección las pestañas postizas...


... y no acabéis tan pedorramente como Courtney Love, porque con ella ya nos basta.




Una Sssssssssanta, eso es lo que soy.




Lo de estrella del rock todavía está en proceso.

Espero que no muy largo.

Porque no estoy segura de si podré vivir del diseño y el mundo está falto de una auténtica rock star como, dice ese señor de la Moncloa, diossssshhhh manda.


Take that!**





* Me parece muy triste a la par que vergonzoso cachondearme de algo tan sumamente grave teniendo la sensación de que todo es un paripé y al final los que pringan son los de siempre.

** Y no me refiero al ex-grupo de Robbie melocomosinpan Williams.

No hay comentarios: