domingo, 15 de enero de 2012

Dicen que no la puedes elegir

D no sabe qué haría si le faltaran A, B y C pero lo cierto es que siente pena por los muchos momentos o cosas o palabras que podrían tener y no tienen.

La verdad es que D siempre se ha sentido perdida estando con ellos, esa maldita sensación de no encajar en ninguna parte que no parece irse.

A es muy retraído, con los años no se ha molestado tampoco en adaptarse o aprender por imitación. Apenas habla en casa y pareciera que sigue manteniendo unas irritantes costumbres sólo por molestar. Es poco dado a ser cariñoso y parece que está deseando largarse a su pueblo natal cada vez que tiene ocasión. No ve la necesidad de informar de su fecha de ida y si no le preguntas, tampoco la de vuelta. Por supuesto, lo de llamar de vez en cuando es una actividad bastante innecesaria. Sinceramente, D cree que quiere más a esa otra familia suya que a la que ha construido. Parece que sólo le gusta ser sociable cuando no se trata de la gente con la que convive.

B cada vez se aisla más y se obsesiona más con los gastos. No se socializa, tampoco tiene intención de hacerlo y, mucho menos, aprovechar su tiempo libre en aprender o hacer alguna cosa que le guste para distraerse o hacer nuevas amistades. Es capaz de taladrarte la cabeza repitiéndote una y otra vez las mismas cosas. Primero porque es impaciente, pero no tolera que tú lo seas, y segundo porque pareciera que no tiene más temas de conversación. No reacciona bien a los cambios ni a las nuevas propuestas si no vienen de su persona. Y puede hundirte en la misera cuando tú, a lo mejor, resulta que tienes un gran momento. Pero lo hace por tu bien, porque es mejor no hacerse ilusiones.

C simplemente pasa de la existencia de D. Si en 24 horas le ha dicho un "hola", un "hasta luego" o un "me voy" puede decir que ha sido una gran conversación. Está claro que apenas hablan, así que mucho menos hacer nada juntos. Y aunque en el fondo D espera que no sea verdad, si alguna vez le faltaran A y B, sabe que va a estar sola.

D cada vez se siente más alejada y quisiera poder decir "te quiero" más veces, y no estar siempre cabreada por esta situación. Se ha dado cuenta de que B la ha "atacado" varias veces (consciente o inconscientemente) sólo por ser quien es. Y desde luego, por mucho que lo niegue, sabe que B se emborracha con los vientos por C. Recientemente se ha sentido muy dolida porque, aunque reconoce que perdió lo nervios (y últimamente le está pasando bastante), dijo estar muy preocupada por la salud de B y que le da un miedo atroz perderla.

A D no le gusta ser una blandengue, pero hay temas que le tocan la fibra sensible mucho más que el osito Mimosín envuelto en nubes de azúcar. Pero todo se torna en rabia y furia cuando la reacción a una de sus máximas preocupaciones es la risa seguida de "tú lo único que quieres es llamar la atención".


La última vez que A, B, C y D hicieron un viaje juntos fue hace casi 11 años, para el funeral de una familiar que significaba mucho.

La última (por no decir la única) peli que fueron a ver juntos en el cine fue Sólo en casa.

Apenas hablan durante las comidas o cenas.

Cenar un 8 de abril es exactamente igual que un 24 de diciembre. Sólo que hay más comida y se han pasado más horas en la cocina.


Se podría decir que al menos están juntos. Es cierto. A D nunca le ha faltado de nada y sin embargo se siente uno de los seres más despreciables de la tierra por pensar que no encaja con ellos.


Tal vez ellos necesitan unas vacaciones de D.

Lo que pasa que D no tiene posibilidad de darles esas vacaciones.



Y a pesar de todo, D no se imagina la vida sin A, B y C.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

no sabes hasta qué punto te entiendo...

Anónimo dijo...

YO AL FINAL COMPRENDÍ, QUE NO ENCAJABA, NI YO CON ELLOS, NI ELLOS CONMIGO. Y ME FUI. SOLA. HA EMPEZAR UNA NUEVA VIDA. Y TE ASEGURO QUE ES LO MEJOR QUE HICE. UN BESAZO. ( PERDÓN POR LAS MAYÚSCULAS ESTOY TRABAJANDO :) )

Anónimo dijo...

Petita, mucho ánimo. No podemos elegirles, pero aún con sus defectos, ahí estarán siempre.
BeatrixCR