martes, 3 de enero de 2012

Bueno, pues a empezar otro año.

El año pasado para mí acabó pasando por fin la itv a Minerva.

No sé a vosotros, pero basta que tenga que pasar ese "examen" para que de repente no sepa utilizar mi coche. Casi cada día lo uso, bueno, pues no hay cojones a acertar cuando me piden tal o cual cosa cuando me tienen a mi pobrecita en aquellas cosas donde alguien te chilla... ¡Acelera!... ¡Mantenlo!.... ¡Fffffrena!... ¡A fondo!.... y aquello venga a saltar y a pararse y a... ¡todo!

Ahora la luz corta, la larga, abre el capó, interminente... ahora el otro... luces de emergencia... limpias... con el agua... luz de niebla................. ¿lo queeeeeé!?.......... ¿Luces de niebla? ¿Mi coche tiene de eso?

Sí. La tiene.

Viene el mozo de turno y con un deje de superioridad y una sonrisa de "mujer tenías que ser", mete la mano por la ventanilla y me indica elegantemente ande anda la luz de niebla.

Y yo flipando. Porque vamos, en mi vida he usado las luces de niebla en esta isla. Never.

Niebla... ¿aquí?

Ya, claro.

Pero bueno, la cara de imbécil se me quedó.

Mientras tanto, que si punto muerto y vamos p'alante... me frenas... despacito... ahí... boing, boing, boing... mueve el volante... frena... más fuerte.... punto muerto....

Y yo pensando: "por favor, por favor, por favor, que pase la itv... que en la revisión me dijeron que estaba todo bien... por favor, por favor, por favor que no tengo pasta para arreglarle lo que sea... porfaporfaporfaporfaaaaaaaa".

Aquellos con una poker face que daba miedito.

"Prohibido saltar por encima del foso" ponía en un cartel. A mí me se me estaban saltando los fusibles como alguien no me diera el veredicto.

El coleguita dale que te dale a teclear en el ordenador y nada de nada. Yo ahí... mirando la maldita luz de niebla y pensando, "así que ESO es lo que tú eres, hhhhmmmmm".

"Todo bien, el coche está perfecto. Pasa por ahí a por los papeles".

Yupiyupiyupiyupiiiiiiiii.

¿Cómo no la iba a pasarrrrrr? Si mi coche no tiene ni diez años y es más gonico... ahora está un poco guarrete por dentro y tiene unos arañacillos... pero probablemente sea el coche más besado de la historia del automóvil.

Una vez pegada la pegatina esa terrible que te dan (que ya me dijo un señor agente que si no la llevaba, por antiestética que fuera, me multaban) me fui tan contenta a comprar materiales varios para seguir en mi faceta de joven emprendedora (= la cosa está muy malita y yo necesito pelas, nenis).

Mi plan para la última noche del año era tal que este:
  • Cenar con SSParent y SSBro una cena que se habían pasado horas haciendo mientras yo tejía, cortaba, cosía, pegaba, grapaba, empaquetaba...
  • Esperar a que ellos se tomaran las uvas, yo hace rato que paso.
  • Felicitaciones varias.... ver los cuatro cohetes que tiran por los alrededores....
  • ... y pirarme a mi cuarto para el tradicional visionado de la trilogía de Austin Powers, ¡ja!.
Último punto frustrado.

Al final Fer me lio, y con un "saldré contigo, pero no pienso arreglarme", "pues no lo hagas, pero vente conmigo", "vale, pero iré con vaqueros", "me parece genial, ¿cuándo vienes?", "¿no tengo alternativa, verdad?", "pues no", "vaaaaaaaale".... acabé en una fiesta carrozona... osssssea... CA-RRO-ZO-NA... señoras y señores amigos de la madre* de mi amigo, ¿mentiendes?. En un casoplón... osssssea... era en el garaje-sotano-almacén que probablemente era del tamaño de toda mi casa. Que si luces, sofases, pantallonaca de ordenador para ver bien el winamp (la edad media de la mayoría de los invitados probablemente tiraba más hacia las bifocales y no pegan con un atuendo de fin de año)... bueno, bueno, bueno...

Fer y yo, junto con otra pareja de jovenzuelos, mirando desde una esquina el momento álgido en el que con una canción del Dúo Dinámico toda la "juventud" se pone en círculo y se van uniendo y separando del centro.

Por supuesto, no faltaba la típica pareja que se había aprendido todos los bailes de salón, desde la salsa a los agarraos.

La apoteosis fue comprobar que cualquier miembro de esa "juventud" tenía más alcohol en sangre por cabeza que nosotros cuatro juntos.

Un despiporre aquello, la verdad es que me lo pasé genial.

Al final nos piramos a la cuarta sevillana o algo así, y terminamos en un bar muy majo de Santa Catalina bailando...









Y por supuesto...


Creo que algo del Pitbull ese también, pero no sabría decir qué porque está en todas las salsas este tío. Como colabora en todo...

Reímos, hablamos, volvimos a bailar, hablamos, nos contamos cosas, aclaramos otras, nos abrazamos, seguimos bailando y riendo y haciendo el tonto... Y llegué a casa a las 5:30 de la mañana a casa.



Como la futura y glamurosa estrella que soy...



... lo pasé muy, muy bien :-D



* señora estupenda, maravillosa, divertida y con un alma fiestera... ¡de no te menees!

2 comentarios:

CHECHE dijo...

Como siempre tu relato es .....genial, mi niña tienes una bis cómica espectacular, talmente parece que yo estuve en la itv y en el fiestón! Me alegra que pasases el final de año y el principio del nuevo bailando riendo y los etc pertinentes me alegro de veras, este será tu año!!! Si no le prendo fuego, je, je besooooos!!

Mara Jade dijo...

Jajajajaja, tal te lo cuento, tal que así pasó ;)