viernes, 4 de noviembre de 2011

Halloween pasó.

Y yo tenía unos difraces fantásticos entre los que elegir este año. ¡Lo que me gusta a mí un disfraz, un maquillaje, una pluma, un tacón, una pestaña...!

El primero de todos era de Catrina mexicana. Soy súper fansssss de esta figura del folclore mexicano. Me parece una preciosidad. Justito, jutito como lo hizo Debra Messing. A-do-ro este maquillaje:



Ni falta hace que diga que por pasar un Día de los Muertos en México MA-TO. Y también, añado, que me ffffliparía coleccionar estas lindas calaveritas, así que si alguien me quiere regalar alguna no voy a decirle que no. Ahí os lo dejo.

Mi otro disfraz, era uno que siempre me ha hecho mucha ilusión. Odio los bigotes pero...



Ossssea, este año, justamente este año, hubiera sido la repanocha disfrazarme de Freddie Mercury en el vidrioclí de I want to break free. Por supuesto, llevando una corte disfrazada con el resto de personajes que salen en el mismo.

Otra opción era disfrazarme de la Duquesa de Alba y marcarme unas sevillanas o rumbas o lo que coño fuera que perpetrara esa muchacha el día de su boda.


Que vendría a ser lo mismo que disfrazarse de Catrina mexicana, pero sin maquillaje y en horrendo. Pero no sé si me habría podido agenciar un acompañante que hiciera de novio, a mi edad encontrar un novio 25 años más joven lo llaman pederastia.

De todas maneras, tengo muy claro que ya que este año no me he podido disfrazar en Halloween, voy a intentarlo para nuestros tradicionales carnavales. Es el disfraz perfecto: señora de cierta edad pintada como una Catrina con pinta de travestona.


¡Es Joan Collins! Por favor, ¡es perffffffffecta!. Lo lleva todo, todo y todo (bueno, menos bigote). Con esas mangas abullonadas en los hombros pero estrechunas en el resto de los brazos, los guantes blancos, maxi-cardao y floripondio con tules y plumas varias, maquillaje a prueba de atemporalidades (y tornados y otras manifestaciones meteorológicas), con su vestido vaporoso con raja insinuante... ¿Y qué me decís de esas medias de cristaaaaaaal con sus zapatos puntiagudos de tacón vertiginoso?.


Es ideal.



Ideal para mí, digo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Jajajaa me ha encantado el post, doña Juana Colinas es como una Marujita chic y se planta un gorro con una antena cual teletubbie azul, chimpún!